viernes, 28 de marzo de 2008

Vicente Valero. Días del bosque. XX Premio Loewe

Comenzamos a realizar parte de los deberes atrasados. Como ya dijimos en su momento, de los libros que se nos han pasado por culpa de los premios, que tampoco han sido muchos, haremos contracrítica y crítica sólo de aquellos cumplan algunas de las dos condiciones siguientes: que o bien tengan una valoración alta por parte del colectivo y/o que sean poemarios que por su importancia mediático-poética no podamos dejar sin reseñar.

A este segundo grupo pertenece "Días del bosque". Vicente Valero ya había ganado el Loewe joven, coincidiendo en esto con otro Vicente, Gallego, casualidades de la vida. De nuevo, un premio Visor dado a un premiado Visor en un jurado con varios premiados visores. Casualidades de la vida, poética en este caso.

La crítica primera, como no, la realizó el másmejoramigo de la editorial: El Cultural. Ainhoa Sáenz de Zaitegui se encargó de darle forma. Para todos aquellos que necesiten una cierta dosis de humor en sus vidas, ahí va el enlace:

http://www.elcultural.es/HTML/20080313/LETRAS/LETRAS22656.asp

La reseña a nosotros nos produce urticaria, especialmente ese final apoteósico: "Este Loewe lo hemos ganado todos". Interesante también su afirmación: "Postmodernos que somos...". En fin, que la crítico quiere arrasar en los Ratzie del año que viene, y va por buen camino.

El triángulo Visor-El Cultural-Ainhoa se merece una nota de objetividad acorde con su manera de tratar el premio, a la editorial y casi a todo lo que empieza por v:

Objetividad a priori de la crítica en este caso según nuestra valoración: -10/10

Nuestra manía general a ciertos premios y al Loewe en particular hace que nos pongamos al nivel de nuestra amiga postmoderna: -10 / 10

Una vez desnudos todos, podemos comenzar.

Portada: nos recuerda a la portada de la rosa de García Posada pero sustituyendo la rosa por una hoja otoñal. Buen comienzo.

El libro se divide en tres partes: Poemas, Declaraciones y Discurso en verso. Los Poemas son en su mayoría poemas en prosa aunque también hay algún poema en verso. Las Declaraciones son explicaciones de cada uno de los poemas de la primera parte, explicaciones que suelen ser redundantes, y el Discurso en verso es un poema-resumen del libro.

El poemario parte de una idea conceptual, a la que se vuelve al final, basada en la nada original metáfora que asocia las palabras a las hojas de los árboles. Sin tirar de Internet ni de biblioteca, nos recuerda a Alexander Pope :"words are like leaves", siglo XVIII, a parte de alguna letra de canción pop que mejor olvidar.

El libro es, en su conjunto, una enorme antropomorfización de la vida del bosque, tal y como la hubiera escrito Walt Disney si se hubiera decidido a escribir poesía: el mirlo convoca a las palabras, el ciervo habla al poeta invitándole a un baño, el árbol sueña un montón de cosas, las palabras se sumergen en el río, los pájaros construyen ermitas y le rezan a Dios, el poeta la habla al "Ojo del bosque", el jilguero tiene una escuela musical, el viento busca al bosque para ser libre, el zorzal ama al limonero porque está más allá, la luz se recoge asustada, el bosque reclama las huellas, después del viento el bosque está siempre cansado, el sol tiene frío o hambre, etc.

Llega a haber momentos en que creemos estar a punto de ver a Blancanieves. El poeta se refiere a los pájaros en estos versos:

"Y el agua que vienen a beber en la palma de mi mano se parece a la luz, es un agua alegre que alumbra: mi mano es una fuente entonces.
Oh pájaro de Octubre. Oh sed tan luminosa".

¿Recuerdas una crítica Ainhoa en la que te ensañaste con los poemas que decían Oh?. Ay, qué mala memoria.

Un poemario tan basado en el lenguaje metafórico podría haber hecho un uso más brillante y original de tan difícil arte, pero en general falla y cae en el amaneramiento, ausencia de originalidad y sensiblería tan propios de los premios españoles Visor que se vienen concediendo últimamente: "el bosque secreto de las palabras", "La escritura de la primavera vierte su tinta de color...", "Tejieron una isla con el hilo pobre y transparente de los sueños", el alma es "cántaro del infinito", rebuscado con "el oficiante de la planimetría voladora", cursi en "la primavera...los baña siempre con agua de color, con perfumes amorosos", extrema originalidad en "Así fluye este río de palabras oscuras", cursi en "al bosque le he pedido que cuide de mi alma"...

El uso cromático de los colores, bastante abundante, tampoco es original: aire amarillo, piedras azules, fragmentos azules de un pan desconocido, alas azules de las mariposas, las venas azuladas, resina roja, venas blancas de las hojas, lluvia negra del bosque, sangre verde...

Hay obviedades convertidas en afirmaciones: "El aviador no es como el pájaro", y luego toda una "Declaración" para explicarnos por que no son iguales. Merecería una explicación si nos quisiera convencer de que son lo mismo, no de que son diferentes, porque ya lo sabemos. Pasa lo mismo en la Declaración V en donde el "Por eso digo" final es una explicación redundante e innecesaria. En el VI nos sorprende afirmando en hipérbaton: "Conocimientos de sí mismos no tienen los árboles". Importante descubrimiento. Vuelve a tratarnos como si no nos enteráramos de nada en el final de la Declaración XIV: "Por esta razón yo digo que mis pies aman la música". Después de leer el poema y las líneas precedentes de explicación, casi que lo sabíamos.

A veces aparece un sentido del humor involuntario cuando le pide al agua del bosque: "Hazme invisible".

Y otras veces parece que el escritor no se haya documentado bien en sus afirmaciones. ¿Quién ha dicho que en la noche no hay caminos ni senderos?. ¿Ni que los demonios no acompañen?. ¿Es el cernícalo el único que sale al encuentro del viento?. ¿El lobo tiene miedo a estar solo?. ¿A los árboles no les gusta el mar?. ¿Pero no es ibicenco?.

Y bueno, importante también es que el poeta se tenga en alta estima, como cuando pide al bosque que haga de su alma un cántaro para que media arca de Noé pueda "beber agua misericordiosa, agua del infinito".

Hay a pesar de todo, momentos más acertados, como el poema XII sobre los pájaros que se fueron y su declaración correspondiente, el poema XX sobre las manos y su declaración correspondiente, el XXIII sobre los espinos y su declaración mejor que el poema incluso, la declaración VI a pesar del comienzo, y la declaración XXIV. En la mayoría de estos poemas o explicaciones poéticas, el poeta minimiza la fábula antropomórfica y se dedica de verdad a escribir poesía con talento y oficio. El último poema, Discurso en verso, salva del suspenso al poemario y de nuevo Vicente demuestra un buen oficio y talento ausente en casi la totalidad del resto del poemario.

El gran problema de "Días del bosque" es que está basado en un universo mistérico que no sólo no resulta creíble sino que suena impostado, a fábula antigua, excesiva en su sentimentalidad, sensiblona, infantil a veces, y no en el mejor sentido de la palabra. Todo esa arquitectura del secreto, la fábula y el misterio cae en el primer poema porque no está construida. Al poeta se le olvidaron los cimientos. Si a eso se le añade un lenguaje metafórico amanerado y escasamente original, una métrica escuela Loewe (empieza con un alejandrino seguido de un endecasílabo), el poemario, más que atalaya de lo postmoderno, parece una representación adaptada del modernismo de principios del siglo XX.

En la última declaración el poeta termina diciendo "escribo estas palabras que son también hojas del bosque, hojas húmedas que anuncian su secreto". Y nos atrevemos a decir, siguiendo el lenguaje metafórico del poeta, que caerán pronto del árbol. No es un libro que, para nosotros, aguante varias lecturas.

Agradecemos, eso sí, la ausencia de dedicatorias a todos los amigos, tan propia de los loeweros, y de algunos antiloeweros también.

Las comparaciones son odiosas pero que el premio más mediático de poesía en España sea el Loewe nos lleva a recordar cuando el premio de poesía más famoso era el Adonáis: Claudio Rodriguez por "Don de la ebriedad", Hierro por "Alegría", Valente por "A modo de esperanza", Francisco Brines por "Las brasas", Diego Jesús Jiménez por "La ciudad", Felix Grande por "Las piedras", Mestre por "Antífona de Otoño"... Sin contar con algunos accésit (Caballero Bonald, Ángel González, Goytisolo..) que fueron mucho mejores que los premiados, caso del año de Montero. Afortunadamente nadie se cree hoy en día que el Loewe sea el premio de mayor calidad poética de España salvo los premiados, Ainhoa, Anson, la directora de El Cultural y alguno más. Más bien se está convirtiendo en un contraindicador. Es bueno que no exista el monopolio de calidad que tenía Adonáis hace 40 años. Pero también sería bueno que los buenos poetas que hay en España, y los buenos poemarios que se publican, tuvieran más luz de la que se merecen y de la que les dedica la mediocridad mediática que nos rodea.

Valoración del libro "Días del bosque": 5 / 10

30 comentarios:

anonimito dijo...

Qué bien sienta cuando gastáis esa "mala leche ilustrada" que de cuando en cuando prodigáis.

Hablar, como decís, de bosques y cultos mistéricos requiere una gran pericia y un "alma" especialmente declinable en ese sentido. Es lo que pensé hojeando el libro, y lo que me llevó a dejarlo en su sitio: me pareció que el buen Valero sobre bosques no podía decirme nada, a mí que soy una lombriz de tierra y me crié trepando a los árboles para hartarme de cerezas :) (luego la ciudad se encargó de ponerme en sitio: el limbo).

El Loewe me parece poesía pija para niños bien, juventudes del PP (no es baladí que en la entrega se deje caer el antipoético matrimonio Aznar) y aspirantes a tener bufete propio (con secretas ínfulas literarias); retórica de suspiros en pechos almibaradamente henchidos, coqueteos evanescentes y hojarasca, hojarasca.

Más recomendable, en esa línea que bordea lo mítico y la naturaleza, es el librito de Yaiza Martínez sobre los animales Ada, que me está gustando bastante... y quien quiera seguir mi consejo, en "La princesa Mononoke" encontrará más poesía que en muchos Loewes (esto no es coña, lo digo completamente en serio) ;)

helena dijo...

Hay que reconocer que los witteros se muestran especialmente finos y acertados cuando destripan a un poemario Loewe. Son como cirujanos operando y comentando el mal estado del cuerpo con bastante humor negro. Lo del libro que hubiera escrito Walt Disney si hubiera escrito poesía me ha llegado al alma jajaja.

Es muy difícil intentar hacer magia cuando uno no es mago. Pero para mi no es ese el problema del libro, que efectivamente tiene algún momento bueno, como el último poema. El problema es, como otros tantos visores, lo antiguo y gastado que se lee todo. Cuando sacas el libro de la librería, y me pongo visora yo también, las páginas ya son amarillas.

La princesa Mononoke. Mmmm, aquello sí era un bosque encantado...

Por cierto anonimito, no estoy nada de acuerdo con tu entrada penúltima pero no he tenido tiempo de escribirla. Te la responderé con todo mi cariño pero desde la discrepancia.

anónima dijo...

Y ya van 20 ediciones de Loewe en las que no gana una poeta. ¿No es sorprendente?. En el jurado del premio hay varios homosexuales y éstos no suelen ser misóginos. ¿Qué ocurre entonces?.

Es que no tiene explicación posible salvo que las mujeres no estén dispuestas a ceder lo que haya que ceder, si es que hay algo que ceder, que ni lo sé ni me importa, para ganar el desprestigiado, poéticamente hablando, Loewe.

A todo esto, que el suplemento cultural que lleva una mujer, me imagino que de más de 50 años, sea el vocero oficial del premio me hace pensar que a veces somos nuestras peores enemigas.

anonimito dijo...

Olvidé dos comentarios:

1) ¿Por qué a los lobos no les gusta estar solos? Por supuesto los cánidos son sociales con estructuras muy jerarquizadas, pero también hacen incursiones en solitario y se los ve, si no hay cazador de por medio, muy felices.

2) Esta frase es inquietante: "Este Loewe lo hemos ganado todos". Pues no: yo no lo he ganado, e imagino que hablo por muchos.

Anónima plantea unas preguntas muy interesantes para las que no se me ocurre una respuesta clara... quizá es un premio excesivamente conservador que recae en vates rancios, y las mujeres (opinión mía exclusiva) no suelen o no caen tanto en esa modalidad poética.

Y por último, Helena: aquí estoy para que me defenestres. De todos modos era un comentario para generar un poco de polémica, nada más.

¿Has visto entonces Mononoke? Aquellos lobos y jabalíes gigantes, y el Espíritu del bosque que se transforma al alba, y los duendes-sonajero... ¡Palabras mayores!

Anónimo dijo...

Ya sé que esta web es de contracrítica y crítica y que vuestra loable intención (moral) es revelar la "cortina de humo" de los premios celebrados dentro de la Piel de Toro. Pero, visto lo visto -me refiero a la crítica de Ainoah y al prometedor libro premiado en la última edición del Loewe- ¿no resultaría más "contracrítico" no hacer aprecio? Ya sé que es una utópica propuesta, pero es que el libro y la crítica saenziana son como el rey desnudo. Que griten los niños, y nosotros a lo nuestro, ¿no? Yo empezaré leyendo otras críticas estupendas pendientes en esta misma página para conocer grandes valores que aún no he descubierto. Gracias por todo. Besos.

lavinio dijo...

¿Algún Loewe de este siglo vale los 8 euros que cuesta?

Tal vez el de Lorenzo Oliván.

Pero vamos, que estamos todos hartos.

Joan dijo...

Como diría Hinostroza, pero invirtiendo la numeración

"...en el calor de Ibiza el tránsito sagrado del 0 al 1 al 0"

Y sin necesidad de Wittgenstein,

vamos a peor

Las corbatas úsenlas para atar a sus parejas y jugar con ellas. Aviso: ciertas manchas no saltan.

Addison de Witt dijo...

Podría ser una opción Anónimo, tan válida como cualquier otra. Pero uno de los objetivos de este blog es hacer evidente que el pensamiento único en poesía que nos quieren vender algunos medios de comunicación está muy alejado de la realidad.

Si dentro de 30 años un investigador bucea que ocurría a principios de siglo XXI en España, si leyera sólo los suplementos culturales pensaría que había un consenso sobre la poética del momento. Y, como otros blog, queremos dejar constancia de que eso es sencillamente mentira. Que ni estamos de acuerdo con ciertas formas en los premios, ni compartimos determinados criterios estético-poéticos.

La realidad poética es muchísimo más rica de lo que algunos quieren vendernos y el silencio por nuestra parte sería una especie de complicidad que no queremos asumir.

Aceptamos, cómo no, que otros prefieran el silencio. Nosotros seguiremos diciendo en voz alta lo que pensamos, si un día hay un Loewe bueno lo diremos también, y tratando de manera paralela de dar voz a todas las corrientes poéticas que hay en nuestra, como dices, piel de toro.

En el fondo es una tarea ingrata porque los utilitarios asumen que todo se hace en beneficio propio, una tesis muy neoliberal, y no pueden entender que este blog exista por el placer único de la poesía. Afortunadamente son minoría, la minoría que siempre manda gracias a su manera de ser y actuar, y se entiende su inquietud.

Gracias de todas formas por tus palabras y consejo

Anónimo dijo...

A mi el libro no me parece malo. Es verdad que no pasará a la historia pero tiene algunos poemas bastante buenos como el de "El aviador no es como el pájaro", a parte de los comentados en la crítica.

Es verdad que hay un abuso de la prosopopeya, y sobre todo la brusquedad con que entramos en el universo que propone el poeta nos impide entrar en sus mismas condiciones, pero el poemario se lee rápido, aunque es cortito, y con cierto interés. Una nota de 6 me parecería más justa. Ni un aprobado pelado ni un notable.

Anónimo dijo...

Teneis razón Addison de Witt, alguien tiene que decir lo que vosotros decís. Un abrazo

Vanesa dijo...

La comparación con los antiguos Adonáis ha sido terrible pero muy afortunada.

La diferencia entre los Adonáis de antes y estos premios de ahora, no sólo el Loewe, es que antes cualquier persona sin nombre que presentara un buen poemario podía ganar. Cuando Claudio Rodríguez ganó el Adonáis tenía 19 añitos y no lo conocía ni Dios. Pero claro, en aquel entonces los jurados se leían todos los libros, no sólo la selección que prepara la editorial de los títulos de los autores que le interesan, y los premios no eran un adorno para los autores de la editorial.

Hoy, si un chico o chica desconocido se presenta a cualquier de estos mal llamados premios con un poemario de calidad similar, ni siquiera llegará a finalista porque al no tener nombre, el "organizador" no lo incluirá entre los finalistas que debe leer el jurado.

Así que la posibilidad de que nos estemos perdiendo a gente muy buena es bastante alta y por eso iniciativas como la de este blog de leerse el mayor número de poemarios posibles es una pequeña esperanza. Por supuesto, quedan todos los que no pueden publicar o los que no tienen dinero para pagarse una autoedición.

En, fin que no os calléis, amigos.

Anónimo dijo...

No encuentro donde están reseñados los libros incluídos en "Secretos de poesía", puede ser ahí donde podemos encontrar libros y autores que merezcan ser leídos en España.
Gracias por vuestra orientación amigos.

Carlos dijo...

Quizás el libro se te ha hecho corto, anónimo, porque es un libro corto. Se lee, releyendo, en una hora sin problemas. 8 euros por una hora es más caro que el cine.

Y sí, quizás sea el de Oliván, sin ser un libro para echar cohetes, uno de los pocos premiados que se pueden releer sin ocasionar problemas a la retina.

Buena crítica compañeros.

Anónimo dijo...

¿Porqué a este tipo de premios que de antemano se sabe que están "dados" se presentan tantos poetas (creo recordar que en esta edición del Loewe se presentaron 1.081)?. ¿No deberían presentarse sólo los 2 ganadores y, quizás, alguna docena de ingenuos, que siempre los hay?. No lo entiendo.
Que me lo explique algún amigo que se haya presentado.
Gracias

Addison de Witt dijo...

La sección Secretos de poesía es de nueva creación y sólo ha tenido un libro reseñado hasta la fecha, aunque queremos darle más importancia este año. Lo puedes consultar aquí:

http://criticadepoesia.blogspot.com/2008/01/
el-cultural-y-babelia-4-semana-de-enero.html

Si alguno tenéis sugerencias sobre libros realmente buenos que valdría la pena reseñar, por favor escribid a nuestro email: buzondewitt@gmail.com

Muchas gracias

Anónimo dijo...

Cómo cumplir 50 con miedo al vacío (se mueven los próximos premios, Loewe y siguen firmas):


UNIVERSIDAD AUTÓNOMA

Poesía y Divergencia VI: Realismo y compromiso en la poesía de los años 80. Homenaje a Luis García Montero



Durante los días 15, 16 y 17 de abril tendrá lugar en la Universidad Autónoma de Madrid una nueva edición del curso Poesía y Divergencia VI bajo el título Realismo y compromiso en la poesía de los años 80. Homenaje a Luis García Montero en el que se darán cita los poetas Álvaro Salvador y Antonio Jiménez Millán, con quienes García Montero firmó el prólogo al volumen antológico La otra sentimentalidad, poetas como Carlos Marzal, Ángeles Mora, Francisco Díaz de Castro o Felipe Benítez Reyes, y críticos como Juan Carlos Rodríguez, Andrés Soria Olmedo, Joan Oleza, Ángel Luis Prieto de Paula, José Andújar Almansa, Araceli Iraedra o Juan José Lanz, entre otros. El encuentro quiere contar también con la participación de algunos poetas más jóvenes que partiendo de la poética representada por Luis García Montero supieron dar un giro estético hacia diferentes direcciones: Juan Carlos Abril, Carlos Pardo, Elena Medel, Andrés Navarro o Antonio Lucas.

______

Termine de ver la información, sin sonrojarse:


http://portal.uam.es/portal/page/profesor/epd/profesores/prof3497/tablon/49326A2BAFF34FF5E0440003BA0F80D2

Anónimo dijo...

Quizás sea porque hay gente que piensa que no pierden nada por intentarlo, y tengan una vana esperanza de que un desconocido puede ganarlo. Aunque yo no me he presentado, tengo muchos amigos que sí lo han hecho por aquello del "no pierdo nada".

Como tampoco hay un notario que dé fe, es imposible saber si la cifra es cierta o está hinchada por motivos publicitarios.

También es posible que la cifra incluya a los que se presentan al Loewe joven, donde hay más posibilidades de que "suene la flauta".

Y por supuesto, hay un 90% de españoles que se consideran católicos, es decir, que creen en la inmaculada concepción, la resurrección de la carne y cosas similares. Idem en hispanoamérica.

Lo cierto es que muchos critican la establishment poético pero son muchos también los que quieren formar parte de él. A veces coinciden. Es parte de ser humano, esa especie tan redundante como peligrosa.

Y luego también está la pasta.

Jordi dijo...

Elenita Medel la llama Montero. Qué tierno. Y su "íntimo amigo" Carlos Pardo, premiado por él. Y Juan Carlos Abril, de coordinador, premiado por él. ¿Algún futuro Loewe?.

Otra gente me descuadra que esté ahí pero cada cual tiene derecho a retratarse donde quiera. Parece el famoso "el que se mueva no sale en la foto".

Y estando Rafael Morales Jr. detrás..., en fin, mejor me callo para que este mensaje pase el filtro.

Anónimo dijo...

A la luz de lo que se comenta, señalar la ya periódica publicación de una nueva antología de poetas por Hiperión: "Cambio de siglo: Antología de la poesía española 1990-2007". La lista de nombres es muy arriesgada (léase la ironía del participio). Un clásico, vamos. Abrazos a todos, iván.

Alejandro dijo...

Con una antología casi mensual, y contratando y poniendo en primera página a Montero y a Benjamín Prado como "estrellas" del jurado del premio "Hiperión", seguro que Hiperión remonta.

¿Conocerán el concepto diferenciación de la competencia?.

Segundas copias nunca fueron buenas.

Anónimo dijo...

Algunos de los que van son fieles declarados, confesos y a mucha honra, que beneficios da el oficio del Santo Poder.

A otros simplemente nos pagan bien por hablar un rato, y no nos sobra el dinero.

duna dijo...

Me acabo de ahorrar 8 euros.

Estimado Addison, creo que después de tu crítica, ácida y sabia, no me has dejado duda. Sí discrepo en cuanto a vuestros comentarios sobre la crítica de Ainhoa. Creo que es perfecta. Ya sé que es muy prosaico pero en mi pueblo dicen: "según es el chozo así es el xxxxxxx" (sin intención de ofender a nadie). Por lo que comentáis, el libro tiene a la crítica que se merece.

j. dijo...

Vicente es un poeta bueno, y mejor persona, que haría muy bien en abandonar el mundo de la farándula para dedicarse a escribir libros sin prisa ni focos.

Y sinceramente no creo que la reseña que escribió la crítico se la merezca nadie.

joan dijo...

Seguro que es una excelente persona, que trata bien a los animales y le deja azúcar a los vecinos, pero alguien que desde tan joven lucha por el Loewe, primero joven y luego senior, es que tiene unas ganas de figurar y estar hasta dentro en las tripas del "sistema" que hace su persona poética no me sea nada simpática.

Y lo de buen poeta, quizás lo demuestre algún día, pero ya ha tenido demasiadas oportunidades.

Montse dijo...

No sé por qué, leyendo estos versos de Luis Rogelio Nogueras de la antología de Visor, pensé que tenían cierto hueco en este comentario:

La poesía se parece a la censura
porque también la poesía
es el arte sutil
de suprimir lo que molesta.
Pero el poeta es lo contrario del censor
porque el poeta suprime siempre lo que sobra
mientras que el censor suprime siempre
lo que después falta.

Luis Rogelio Nogueras

Anónimo dijo...

Se empieza contando sílabas

y se sigue contando, y contando y contando........

Claudiano no es claudicar dijo...

¿Venderé mis palabras hoy que carezco de
utilidad, ingresos, hoy que nadie me fía?

Claudio Rodríguez

Anónimo dijo...

Qué bien viene leer esta otra perspectiva, después de tanto Vicente Valero en el Culturas de ABC y en Babelia...
Miriam Litvan

Ernesto Intriago dijo...

qué concursos entonces valoran la poesía de este siglo?

Jacobo Abeccassis dijo...

Acabo de descubrir vuestro blog, y me alegra que deis vuestra opinión sin tapujos. No siempre estoy de acuerdo, pero me alegra.
Acabo de empezar con un blog de lecturas irrespetuosas, aunque algo más comedido que el vuestro, y donde reseño libro de todos los géneros. Se llama "La aldea de Gutenberg". Y detrás de él sólo hay un lector compulsivo.
Un abrazo,
http://www.laaldeadegutenberg.blogspot.com/