lunes, 28 de abril de 2008

Secretos de poesía: "Los campos de Dios", de Rosa Díaz. El Cultural, última semana de abril

Esta semana El Cultural viene con su artículo semanal sobre un libro de Visor, uno más de Bukowski, acompañado de otro libro homenaje a Bukowski. Como no somos mitómanos, como nos cansa el seguimiento empecinado a Visor por parte de El Cultural, como ya está todo dicho de Bukowski y nos aburre, como nos produce urticaria la forma de escribir reseñas de Ainhoa Sáenz de Zaitegui y nos enerva el falso e impostado malditismo de algunos que, en cuanto pueden, terminan en Alfaguara o DVD a la primera de cambio, hasta aquí llega lo que tenemos que decir esta semana del que se está convirtiendo, en nuestra subjetiva opinión, en el peor suplemento cultural de la llamada prensa nacional, al menos en lo que a poesía se refiere. Nos preguntamos por qué Antonio Colinas ha dejado de cubrir, al menos de momento, la poesía en idioma extranjero. Esperamos que sea por su nuevo libro en Tusquets y no un cambio definitivo del mejor crítico que tenía este suplemento.

Y aprovechamos para presentar un libro en nuestro particular rincón llamado "Secretos de poesía". Y lo hacemos con una poeta que ni es joven, ni es una postmoderna de salón, ni necesita escribir "polla" o "corrida" para sentirse liberada no se sabe muy bien de qué traumas, ni es falsamente maldita, ni otros adjetivos comerciales de la impostada marginalidad, tan insufrible como la oficialidad rampante. Es sencillamente poeta. El libro es "Los campos de Dios", lo escribe Rosa Díaz (1946) y edita Alhulia.

El poemario ya había aparecido anteriormente en "La palabra vivida", libro muy recomendable de la editorial Point de Lunettes, que reúne la poesía completa de la autora. Sin embargo, "Los campos de Dios", que era el poemario inédito y último incluido en ese libro, se presenta ahora en formato de prosa poética, con el orden cambiado, con añadidos y cortes importantes, y sin duda con una nueva orientación.

Se introduce el poemario con dos citas importantes. Una primera de Juan Ramón Jiménez, del que el poemario de Rosa adopta la estructura y en parte el estilo del extraordinario "Espacio". Y otra de María Zambrano, que da cierta claves del lenguaje usado, con claras referencias místicas y bíblicas del poemario, misticismo que también implícitamente tiene la cita de Juan Ramón.

Estructuralmente el poema es un monólogo de la conciencia continuo dividido, como el poema de Juan Ramón, en once lineas en cada página, sin interrupción y con frecuentes cambios de plano de pensamiento y espacio/tiempo.

Comienza "Los campos de Dios", ¿título-homenaje al poema de Machado?, de una manera casi aforística: "Una mujer tiene mucho tiempo de esperas y ha forjado de minucias un imperio". La poeta identifica el alma con la luz en una primera clave interpretativa, que a continuación desvela en seguida los dos temas fundamentales del poemario: la memoria como cadena de transmisión de los múltiples recuerdos y el amor como pasión pretérita que ha dejado de ser.

A la intertextualización del bíblico "setenta veces siete" como número de veces a perdonar, la poeta se sitúa inmediatamente como hecho femenino, como madre y por tanto creación, y nos dice que "escribo desde el grito del mar que ha sido río, charco y llanto de las madres".

Una vez definido objeto y narrador, la poeta comienza una larga reflexión sobre la maternidad, el sufrimiento, el azar, la denuncia de la madre a la guerra, la vida del hombre moderno, el capitalismo, y lo hace casi gritando, preguntándole al lector, inquiriéndole, hasta terminar con una reflexión sobre la muerte que comienza así: "Si el amor no retorna, será preciso ir hasta los cementerios a construir sus manos".

Y así comienza la poeta a profundizar en el amor, y lo hace con una parte del texto que en su origen eran los salmos, una antífona, un de profundis (salmo penitencial) y un salmo responsorial. Son versos que cantan efectivamente al amor, y nos hablan de un amor apasionado, de un amor que "a tientas y en silencio te encontraría otra vez", un amor definido en lo que no es, sacralizado, todo poderoso, y que, paradógicamente, pista nihilista, conduce a la nada. En el "De profundis", la poeta le da un sentido completamente distinto al salmo 130, y más bien es ella quien pide explicaciones, quien se queja del "espejo donde posamos la vejez" y quien termina preguntando: "¿A qué infierno de amor nos dirigimos?...". Y justo tras esas preguntas, la parte que anteriormente era el salmo responsorial, efectivamente, de alguna manera indirecta, responde. Y lo hace en la espera, y en la esperanza.

A continuación, en la parte anteriormente llamada Epístola, la poeta pregunta al Maestro y él le responde poseyéndola. A partir de aquí un lenguaje muy rico en imágenes nos lleva hasta el papel de la poeta como portavoz de todas las madres, y comienza a contar su historia, marcada por numerosas referencias bíblicas, en un lenguaje de alto simbolismo. La poeta grita su inocencia porque "quien mejor sabe de la niñez con la que bajo al patinillo a mojarme las alas para no volar nunca, para quedarme en la piel de aquella muchacha que andaba con miedo, se acurrucaba con tres animales para no morir en la desolación y había zigzagueado por las arenas hasta encontrar su pozo o la bondad de su Dios".

Y a partir de aquí la poeta nos narra sus viajes iniciáticos, en donde sus ojos se posan, por ejemplo, en "las lavanderas semidesnudas que voltean las ropas al sol y, a pesar del Corán, el animismo les sale de dentro por los pechos desnudos y las sonrisas castas". La poeta salta de Djenne a Praga o a Bombay con detalle, y luego su mente nos lleva con rapidez a multiples y variados sitios, a veces conectados por el dolor, como las madres de Mayo, o las de Chile, o las del 36 en España.

Tras viajar en su mente, la poeta se envuelve un chal nuevamente cargado de simbolismo, el chal como "manta de insectos. Un camino de irás sin regresar". Y nos habla de las manos usadas, que "surcaron el hueco de mi boca hasta coger mi grito que, después, cosieron a sus frentes. Por eso he vivido la piel de los eunucos, de los apóstatas, de los mártires que cantaron su desesperanza frente a las metralletas". Y nos habla de la Libertad con lucidez y atrevimiento, Libertad que va "a esparcirse en ese charco que hace la persona cuando sale de sí violentamente...".

Y la poeta pasa a reflexionar sobre el tiempo cuando es lento "como el opio y como el tiempo de la infancia". Y llega el Silencio. "Como el miedo físico a los Campos de Dios, ésos que solamente se miran con las pupilas dilatadas por el propio miedo...Como cuando nada te responde y vas de vértigo en vértigo, saltando los pretiles de los rascacielos con la boca de alguien...". Y la poeta, dentro de su sueño llora, "delante de la puerta cerrada de mi casa...y la bata arrastrando tras de mí, como un aparecida, o la ahogada que habita algún cuadro".

Y para terminar la poeta elige el Verbo, la palabra, a la que clasifica y describe de múltiples maneras: las metafísicas, las de los políticos, las destinadas a los felinos, farmaceúticas, de pasión, etc. Hasta las palabras que matan y "se visten de uniforme". Y la esperanza final: "Nunca se puede con los que más que pisar la tierra, traen los pies de andar por los volcanes...". Y entonces, termina la poeta, el mar.

En resumen, estamos ante uno de los mejores libros de prosa poética que hemos leído últimamente y de ahí que lo hayamos escogido para nuestra sección de "Secretos de poesía". El secreto de este poemario en concreto está quizás en su capacidad para sumergirnos en un universo propio y personal, a la vez sagrado y diabólico, tan poético como actual, capaz de denunciar sin necesidad de pancartas, y elegante a la vez. ¿Qué es lo que menos nos gusta? Quizás en algunos pocos versos las metáforas no resultan del todo afortunadas, y algún momento puntual el tono tiende a la prosa. No hay poemario perfecto. Pero "Los campos de Dios" es un buen resumen de una buena poeta y a la vez un libro que permite releerse y que invita a la reflexión. Tal y como están las cosas, casi un lujo.

Valoración del libro "Los campos de Dios": 7,5 / 10

42 comentarios:

Tricotilomanía dijo...

Aprovecho este insólito hecho: ser el primero en comentar (antes de Helena, etc etc) para saludar a la afición y desear que Antonio Colinas se libre de El Cultural de una vez por todas.

No lo merecen.

Abrazos.

anonimito dijo...

Un libro que tenía en el punto de mira... muchas gracias por tan buena reseña, me habéis convencido para adquirirlo, y van... :)

Acabo de borrar un párrafo sulfúrico contra el Cultural y contra el Mundo. Por una vez, anonimito sabe contenerse, sí.

no sé si es lícito comentar aquí lo de la entrada anterior, en todo caso quería decir que me ha encantado, una vez más, la última intervención de Helena. Impresionante y admirable, sencillamente. Me ha gustado la imagen de ir andando vs. ir en coche... lo que pasa es que andando llegas con 50 años o más y en coche o cohete a los 30, ahí está la diferencia, je je.

"Yo te voy a enseñar lo que es la paciencia", le dice su amigo historiador a Alain Leroy en "El fuego fatuo", una de las películas más oscuras de la historia del cine.
Pues eso.

Por cierto, te encantará saber que Gombrowicz pasa por mi ciudad y que iré a presentarle mis anonimitos respetos y a que me firme Esta luz, me hace mucha ilusión :)

Y por todo ello quería dedicarle a Helena este poema de Anne Sexton, que leí el otro día y me partió por la mitad:

Enfermedad hasta morir

Dios me dejó
como si el mar se acercara igual que papel de lija,
como si el sol se transformase en una letrina.
Dios dejó mis dedos.
Se volvieron de piedra.
Mi cuerpo se convirtió en la ijada de un carnero
y la desesperación vagó por el matadero.

Alguien me trajo naranjas en mi desesperación
pero no pude comer ni siquiera una
porque Dios estaba en esa naranja.
No pude tocar lo que no me pertenecía.
Vino el sacerdote,
dijo que Dios estaba incluso en Hitler.
No le creí
porque si Dios estaba en Hitler
entonces también estaba en mí.
No oí el sonido de los pájaros
habían partido.

No vi las nubes mudas,
sólo el pqueño plato blanco de mi fe
romperse en el cráter.
Seguí diciendo:
Quiero tener algo a que aferrarme.
La gente me daba biblias, crucifijos,
una margarita amarilla,
pero no podía tocarlos,
yo, que era una casa llena de movimientos intesntinos,
yo, que era un altar desfigurado,
yo, que quería arrastrarme hacia Dios
no podía moverme ni comer el pan.

De modo que me comí a mí misma,
bocado a bocado,
y las lágrimas me lavaron,
ola tras cobarde ola,
tragando úlcera tras úlcera
y Jesús se detuvo por encima de mí, miró hacia abajo
y al verme desaparecer se echó a reír,
y puso Su boca sobre la mía
y me dio Su aire.

Mi espíritu afín, mi hermano, dije
y entregué la margarita amarilla
a la loca de la cama de al lado.

Y "youtubeando" se encuentran cosas como ésta. Sobrecogedora mirada y dicción la de esta mujer...:

http://es.youtube.com/watch?v=UfvS_fgbuDI

Siempre he tenido varios deseos que no se han cumplido. Uno ha sido ser la reencarnación de Robert Walser. No se me ha concedido. Otro ha sido ser la reencarnación de Witold Gombrowicz. Tampoco se me ha concedido. Y aunque no estoy de acuerdo en lo que dice de los poetas, me asombra su sinceridad descarnada, que usaba, democráticamente y a quemarropa, con todo lo que se le ponía a tiro. Aquí lo tienes, Helena:

http://www.willaldea.com.ar/revista/numero-2/Gombrowicz.htm

Gombro-"Crack"-wicz (hoy no doy para más) ;)

PD: empiezo a sospechar que soy el único no poeta que aparece por aquí, ¿me equivoco?
¿Se extinguió ya la ilustre raza de lectores puros?

anónima dijo...

Gracias por bucear en las librerías para descubrir, nada y nada menos, que secretos de poesía.

Eduardo dijo...

Curioso que se os haya pasado el comentario de Juan Palomo. Básicamente acusa al ministro de incompatibilidad por seguir escribiendo, por participar en jurados de premios, por ir a presentaciones de amigos, etc.

Estando de acuerdo en casi todo menos en lo de escribir, pregunto, ¿es que el tema de las incompatibilidades es sólo para los cargos públicos? ¿Qué pasa con los privados? ¿No han sido el señor Anson y la señora Berasategui miembros de unos cuantos jurados? ¿No han presentado libros? ¿No deberían de ser objetivos y no tratar a Visor como si fuera el rey y amo?

Algunos ven sólo la paja en el ojo ajeno.

Joan dijo...

Muy bueno ese video de Sexton, anonimito. Y el poema también.

Estoy tan en contra de lo que dice Gombrowicz que casi estoy de acuerdo.

Yo recomiendo el libro de Rosa "La palabra vivida" porque por un poco más de dinero está su obra completa hasta la fecha, una obra mucho más interesante de los que los antólogos y demas constructores de aire nos quieren hacer creer.

Yo espero que Colinas no se vaya, porque con Colinas fuera, Antonio Ortega fuera, los dos ganadores de los premios a mejor crítica del año pasado, ¿con quién nos vamos a quedar?

Helena dijo...

Antes que nada, gracias a los Addison por sacarnos de las orejas de burro que algunos suplementos nos quieren meter. Leeré a esta poeta cuyos versos me han sorprendido muy positivamente en lo poco que he podido leer en la reseña.

Sobre hank over, tengo una opinión distinta, porque es un grupo muy heterogéneo y hay de todo, pero reconozco que no soy objetiva porque tengo amigos.

Me parece interesante hablar un poco del artículo de Gombrowicz.

Comienza confensando que "los versos no me gustan y hasta me aburren un poco", lo cual, traducido al cristiano, es como las notas de subjetividad que se autoimponen los señores de witt. Baja nota, vamos.

Luego dice "Me cansa el canto monótono de esos versos, siempre elevado, me adormecen el ritmo y la rima, me extraña dentro del vocabulario poético cierta "pobreza dentro de la nobleza" (rosas, amor, noche, lirios)...". ¿Pero hace cuanto no lee este señor poesía moderna? Y por moderna hablo de mediados del XIX. De hecho, la mayoría de la poesía moderna huye precisamente de lo que crítica Witold.

Luego comenta que hacía un truco infantil: "leía cualquier poema alterando intencionalmente su orden de tal suerte que se convertía en un absurdo y ninguno de mis oyentes (finos y cultos, por cierto y fervientes admiradores de aquel poeta) advertía la treta...". Habría que ver quién era el público, como se alteraba el verso. ¿Es una muestra representativa? ¿Y que pasa si algo lo mismo con una novela? Esto me ha parecido un argumento débil.

Un poco más abajo dice: "en vez de hablar empiezan a cantar y de hombres se convierten en bardos y vates, consagrándose única y exclusivamente al canto". Insisto. Este señor se ha quedado con una parte minoritaria de la poesía actual. Igualmente cuando dice: " porque esa forma es ya tan rígida y precisa, sagrada y consagrada que deja de ser un medio de expresión".

Luego asume que su gusto y capacidad de lectura personal es la de todo el mundo: " Libros como "La muerte de Virgilio", de Herman Broch o aun el celebrado "Ulises" de Joyce resultan imposibles de leer por ser demasiado "artísticos". Todo allí es perfecto, profundo, grandioso, elevado y, al mismo tiempo, nada nos interesa porque sus autores no lo han escrito para nosotros sino para el Dios del Arte." No puedo estar en mayor desacuerdo. ¿Cómo puede decir que el Ulises es imposible de leer? ¿O La Muerte de Virgilio? ¿Por qué generaliza?

Así no es de extrañar que a continuación asevere: "Pero la poesía pura además de constituir un estilo hermético y unilateral, constituye también un mundo hermético". Creo que el concepto de hermetismo de este señor es muy cerrado, paradógicamente.

De acuerdo cuando abandona el fundamentalismo de la claridad subjetiva y dice algo que suele repetirse aquí: "Los poetas escriben para los poetas. Los poetas son los que rinden homenaje a su propio trabajo y todo este mundo se parece mucho a cualquier otro de los tantos y tantos mundos especializados y herméticos que dividen la sociedad contemporánea". Pero es una exageración decir que "los poetas viven entre ellos y entre ellos forman su estilo, eludiendo todo contacto con ambientes distintos, quedan dolorosamente indefensos frente a los que no comparten sus credos". Una cosa es la endogamia en los grupos, los premios, las citas, las antologías, y otra muy distinta que el poeta del siglo XXI no viva en el mundo. Desgraciadamente, salvo dos o tres afortunados, el resto nos ganamos el pan con otras cosas.

De acuerdo cuando dice "y por eso sus revistas están llenas de poetizaciones sobre la poesía muy a menudo horripilantes por su estéril malabarismo verbal". La pedantería de algunos prólogos y ensayos es terrible, y hay algunos nombres que son especialmente hábiles en ese aspecto.

Y,para terminar, comenta que " en un recital poético es casi imposible asimilar un verso (porque no basta escuchar un verso moderno una sola vez para entenderlo), que miles de libros se compran para no ser leídos nunca, que los que escriben en los periódicos sobre poesía son poetas y que los pueblos admiran sus poetas porque necesitan mitos. No se dan cuenta que si las escuelas no enseñasen a los niños el culto de los poetas en sus tristes y tan formales clases de idioma nacional y si este culto no se mantuviera todavía por inercia entre los adultos nadie, fuera de unos pocos aficionados, se interesaría en ellos".

Hay poetas que cautivan en un recital y otros que aburren terriblemente. De nuevo, una generalización gratuita.

Sólo hay que recordar los versos de Idea Vilariño que hace poco escuchamos. ¿Es imposible de asimilar? ¿Aburre?

Esperaba más de este autor mi querido anonimito, pero gracias por poner el artículo a nuestro alcance. Siempre es bueno escuchar a alguien que piensa de manera tan distinta.

anonimito dijo...

Mi querida Helena:

las palabras de Gombrowicz, personalmente, me parecen bochornosas... además, me sorprenden en un hombre tan lúcido, de una inteligencia usualmente cortante con un cuchillo. Ahí estás sus Diarios u obras como Ferdydurke, Cosmos, Transatlántico, es excepcional, cáustico, hilarante, esperpéntico... por todas esas virtudes me soprendió no poco esa generalización un tanto grosera sobre la poesía, de lo que se deduce que está hablando de un tipo concreto de poesía, tradicional y versificada, que le irrita en grado sumo, y no de la poesía en su conjunto.
El ejemplo de Broch y Joyce es significativo. No están escritos, evidentemente, para el dios del arte. Yo los he leído y disfrutado con mi inteligencia media de anonimito...

En definitiva, se obcecó Gombrowicz, se nubló su capacidad de penetración... a no ser que haya que entenderlo como una burla...
En "Ferdydurke" encontrarás sin duda otro Gombrowicz, mucho más interesante.

¿Debo entender, Joan, que dentro de "La palabra vivida" se incluyen "Los campos de Dios"?
Gracias

joan dijo...

Sí, y no. "Los campos de Dios" es el último de los poemarios de "La palabra vivida", un libro de casi 400 páginas. Pero el libro de "Los campos de Dios" que publica Alhulia es una versión distinta del poemario. Se pasa del poema en verso al poema en prosa, se reordenada, se añade texto, se quita texto. Evidentemente el substrato es similar, pero el resultado no es el mismo. Yo prefiero claramente la versión de Alhulia, pero para quién no le sobre la pasta, en el libro de Point de Lunettes tienes "casi" todo.

Trico, ¿hay algún suplemento al que salves de la quema? En cuanto a poesía me refiero.

jasantano.blogspot.com dijo...

La auténtica poesía existe, también los verdaderos poetas, caso de Rosa Díaz. Como director de la colección Palabras Mayores de Poesía, de la editorial independiente Alhulia, me satisface que el poemario Los campos de Dios, de Rosa Díaz se la haya prestado la atención que merece. La valoración del mismo me estimula para seguir por este difícil camino, pues son muchos los fantasmas y los medradores que oscurecen y silencian la verdadera POESÍA. Otros títulos de esta misma colección son también dignos de ser reseñados: Sonetos del amor tardío, del italiano Emilio Coco; Blanco silencio sobre el mar, de Juan Manuel González; El alba en pedazos, de la poeta noruega Anne-Marie Berglund y Las capitulaciones, del poeta almeriense José Antonio Sáez. Mi más sincero agradecimiento, José Antonio Santano.

Ben Clark dijo...

Anonimito:

Siento contactar así, pero me interesa mucho Anne Sexton y quisiera saber de quién es la traducción que has puesto, etc.

Si te hace, pásate por mi desatendido blog y hablamos de mi norteamericana suicida favorita (no necesariamente por ese orden). Salud!

Dlotiw dijo...

Me hace mucha gracia que una burrada de Gombrowicz escrita hace ya unos cuantos añitos siga pasando por seria.
Él estaría encantado de esta manía por juzgar en el platillo del ego racional todo lo existente y existido. Helena Mesperabamás, has inaugurado una especie de crítica literal que consiste en comentar con "sentido común" las frases del polaco. Si él dice que la poesía leída en público es un experimento fallido, tu comentas: bueno, no toda. Que ya lo sabemos, mujer. Si hasta el facha de Gombrowicz debía saberlo, pero escribir a veces es exagerar.
Tampoco se pueden descontextualizar las ironías -el gusto imperante de la época, etcétera. Por otra parte, me parece muy respetable -o cucuespetable- el juicio de Witold acerca de dos obras que había leído en su idioma original y que no podían menos que parecerle artificiosas. A él, que escribe mascaradas.
Resumiendo -y aquí viene la moraleja, queridos anonimitos- también se obcecaron Swift, Sterne, Leauteaud y demás ironistas. Y para quién no se haya dado cuenta -y tomad buena nota, anda, que esto es importante- el texto de Gombrowicz es irónico.

anonimito dijo...

¿Cómo puedo acceder a tu blog, Ben Clark? al pinchar en tu nombre me dice "Perfil no disponible".

La traducción está sacada de la breve antología de Icaira "El asesino y otros poemas" en traducción de Jonio González y Jorge Ritter.

Y saludos para José Antonio Santano. La poesía existe, en efecto. Pero no sólo en la colección que él dirige, y de la que ha hecho una suculenta publicidad. Existe en otras partes, también. Hay vida y universo más allá de las fronteras de nuestros intereses, dicho sea esto sin malevolencia, ¿vale?

Y como muestra de que la poesía existe en otras partes he aquí la demoledora letra de una canción de Leonard Cohen. Si alguno aún no conoce las letras de este hombre, no sabe lo que se pierde. Dedicado al "sospechoso habitual" Joan:

Avalanche

Well I stepped into an avalanche,
It covered up my soul;
When I am not this hunchback that you see,
I sleep beneath the golden hill.
You who wish to conquer pain,
You must learn, learn to serve me well.

You strike my side by accident
As you go down for your gold.
The cripple here that you clothe and feed
Is neither starved nor cold;
He does not ask for your company,
Not at the centre, the centre of the world.

When I am on a pedestal,
You did not raise me there.
Your laws do not compel me
To kneel grotesque and bare.
I myself am the pedestal
For this ugly hump at which you stare.

You who wish to conquer pain,
You must learn what makes me kind;
The crumbs of love that you offer me,
Theyre the crumbs Ive left behind.
Your pain is no credential here,
Its just the shadow, shadow of my wound.

I have begun to long for you,
I who have no greed;
I have begun to ask for you,
I who have no need.
You say youve gone away from me,
But I can feel you when you breathe.

Do not dress in those rags for me,
I know you are not poor;
You dont love me quite so fiercely now
When you know that you are not sure,
It is your turn, beloved,
It is your flesh that I wear.

Ahí queda eso...

La noticia es que Cohen iba a venir a Benicassim (sí sí, suena a paranoia, pero Leonard Cohen era cabeza de cartel el Benicassim!!!) y al final ha sido un bulo. No hay concierto, por ahora, en la piel de toro. ¡Paciencia!

anonimito dijo...

Estimado "Dlotiw": perdona que disienta, pero como lector curtido en Gombrowicz yo no estaría tan seguro de que el texto sea irónico. Después de leer sus insólitos diarios y profundizar en el personaje te das cuenta de cómo se las gasta. Otra cosa es que quiera jugar a cierta ambigüedad y que el lector se plantée, seriamente, si aquello es una burla o es real. Si lo hubiera escrito otro, habría pensado que era ironía.En Gombrowicz, que paradójicamente es un maestro de la ironía, pero que también tiene una mala uva sin parangón, ya lo pongo en duda. Además, más que ironía, su obra destila un amargo sarcasmo. Y sus juicios literarios (sólo hay que ver sus palabras sobre Borges y otros) son hirientes, crueles e injustas. Y no creo que la denigración sistemática equivalga, en ningún caso, a la ironía. Irónico es Robert Walser, y mira por dónde, el propio Borges y Joyce. Gombrowicz pertenece a otra categoría, exigua, donde incluiría a Curzio Malaparte y poco más: mordacidad, diagnóstico sangrante, hiriente sarcasmo.
Admiro mucho al polaco, pero no admiro su falta de penetración en ciertos campos: si de Joyce y, sobre todo, de Hermann Broch, sólo es capaz de decir que son artificiosos, a mí me parece síntoma de pobreza analítica, no puedo comulgar con ese trazo grueso.
Cualquiera que lea sus diarios entenderá que nos encontramos ante una personalidad ególatra, que cultivó su personaje a conciencia, donde la verdad y la máscara se confunden y nunca puedes saber, a ciencia cierta, qué pertenece al ámbito de la ficción y qué a la realidad.
Dicho esto, a lo mejor tienes razón y después de todo es irónico o una burla, pero estarás de acuerdo sería una burla bastante zafia y más bien pueril. A los 20 años escribí, yo mismo, un artículo en una revista literaria atacando burlonamente a la poesía en términos muy parecidos, y no sabía quién era Gombrowicz. Hoy aquel artículo me parece una chulería de niñato, una pose "irónica" y posmoderna, una patraña, ni más ni menos.
Ah: y anonimito es singular, sólo hay uno, no te confundas.

Deportivamente.

Dlotiw dijo...

Querido Anonimito,
siempre es un placer leerte. No puedo más que estar de acuerdo contigo. Claro que cuando yo digo "ironía" no me refiero a "significar o contrario de lo que se dice", o no tan sólo a eso, sino a lo que tú comentas del personaje "a conciencia, donde la verdad y la máscara se confunden y nunca puedes saber, a ciencia cierta, qué pertenece al ámbito de la ficción y qué a la realidad." Hay mucha bibliografía al respecto, que me ahorro. Un saludo,

Ben Clark dijo...

Anonimito,

mi blog:

www.delversoyloadverso.blogspot.com

encontrarás una traducción de 'The Touch' de Love Poems.

Gracias. Ben.

carmen dijo...

Me gusta el libro. Es verdad que tiene partes algo más narrativas, pero aún así son interesantes.

Y hay partes brillantes:

"Antes las madres hemos puesto jadeos guturales por las alcobas, por las salas de los hospitales, por los tinglados que habilita la tierra para que, por debajo de las estrellas, el río amniótico corra y tropiece con el sonido animal del dolor abierto a la esperanza".

Me parece una buena elección para esta sección.

Anónimo dijo...

Con ánimo de meter más leña al fuego, me he encontrado este texto de Michelet:

"La prosa es la forma última del pensamiento...lo más próximo a la acción. El paso de la poesía a la prosa es un progreso en la igualdad de las luces; un nivelamiento intelectual".

maría dijo...

Que tranquilidad se respira en este foro. Como se nota que hasta los poetas están de puente.

Sólo quería decir que me ha gustado mucho el libro de Rosa. Es curioso que consiga hablar de tantas cosas, incluso que llegue casi a denunciar, y sin embargo nunca pierda el tono lírico. Me gustaría saber que tal recita la poeta.

anonimito dijo...

Pues debe ser que como no soy poeta no estoy de puente. Y sigo vigilante, atento a algunos movimientos larvados y otros explícitos.

En una librería encuentro "Blues castellano" de GAmoneda comentado por... ¡¡¡Elena Medel!!!

Mezcla tan explosiva no se le hubiera ocurrido a ningún alquimista, ni a los de Riechmann. Esto es un fallo en Matrix, como mínimo.

Pero de oca en oca y...

En un muy ameno programa de radio escucho un fragmento de entrevista a Carlos Marzal: marmóreo, previsible, "buen rollito", está acorde con sus versos. No deja de citar a sus amigos: Benjamín Prado, Benítez Reyes, Vicente Gallego, Brines, etc. Que quede claro a qué tribu se pertenece, por si hay algún oyente desnortado.
Pero flipo cuando el locutor le lee unas declaraciones que sobre el presente ha hecho Elena Medel:

"Un poeta de los grandes, de los que mis hijos leerán en el bachillerato, y un tipo de los grandes ante el que hay que santiguarse [...] Bendito señor Marzal, ¿cómo no vamos a quererle y a venerarle?"

¡Yeah! Para escribir va a ser que no, pero desde luego no se puede negar que talento para arrimarse a los braseros que más calientan, no falta, no.

En fin, en la portada del Rock de lux dicen que Scarlett Johanson se ha echado a la canción, "fascinada por Tom Waits". Evidente: Waits y la Johansson, uña y carne.

Y por último, haciendo cola en el festival de cine oriental, para una peli de un director de nombre deliciosamente impronunciable pero convenientemente exótico, escucho a una señora rezongar, al pasar a mi lado:

"Hacer cola se hace para una necesidad, pero para ir al cine..."

En definitiva, que no me queda más remedio que vivir en Matrix; así que a tomarse la pastillita azul, calarse las gafas de sol y a la calle a ver qué hay.

shelley dijo...

Mmm Carlos Marzal y la Medel...

No son Scarlett y Tom Waits precisamente.

Interprétese como se quiera

Joan dijo...

Yo interpreto una ácida ironía. Una comparación con toda la mala leche, vamos.

Esta chica y su amigo quieren el Loewe y todos los méritos son pocos. ¿Llegarán a tiempo? ¿Y qué tiene que ver Benjamín Prado o Marzal con el gran Brines, a parte de haber sido jurado de alguno de ellos?

Pero la Scarlett anticipo que no canta nada mal, además de ser un ejemplo de buena actriz y, por qué no, voluptuosidad extrema y deliciosa.

soperos dijo...

Estimado Anonimito,

Me alegra ver que te pasas por nuestro blog radiopoético. Esperamos no contaminarnos demasiado de la influencia tribal de la fauna poética.

Salud y poesía!

mariano (y òscar, y pepe)

Pd. Por cierto, ¿Marzal ya tiene el Loewe, no, Joan? Creo que por el libro "Fuera de mí".

anonimito dijo...

Por una vez voy a disentir, sin que sirva de precedente, de mi admirado e hiper-cañero Joan, y es que no he entendido su condescendencia: no me meto en la valoración cinematográfica de Scarlett como actriz ni en su voluptuosidad (quizá seré el único hombre de la tierra que no la encuentra tan atractiva, prefiero una belleza más personal y refinada), pero como cantante tiene mucho que aprender. La portada de Rock de Lux, y su versión de una canción de Tom Waits, me alucinan porque es como mezclar vino peleón con un gran reserva. Dicho sea con cariño, Joan, quizá la vista de esa voluptuosidad (aburrida y previsible, como digo, para mi gusto) ha nublado tu ojo crítico :)

Aquí tienes algunas grandes cantantes, sólo hay que comparar y la diferencia salta a la vista (o al oído):

Yma Sumac (fragmento de una peli más bien mala, pero que por ella ya merece la pena)
http://es.youtube.com/watch?v=R-C7jZfAQ34

Ute Lemper (tengo un dvd suyo firmado con lapiz de ojos ;)
http://es.youtube.com/watch?v=p6vSGwYw9mY

Mariza (sin comentarios)
http://es.youtube.com/watch?v=wTiDK05RuC8&feature=related

Diamanda Galas (algo más movidito, la primera canción es un poema musicado, la otra un estándar de jazz ;)
http://es.youtube.com/watch?v=1XNkdLLgHE0&feature=related

Elis Regina (eu adoro e adorarei, é una deusa menina)
http://es.youtube.com/watch?v=SS4DW7jMzbY

Barbara (gracias a la oportuna recomendación de un blogero de aquí, he descubierto a esta artista inmensa y sin parangón):
http://es.youtube.com/watch?v=j7LJWYviTag

... y unos años más tarde (en pocas palabras: increíble):
http://www.dailymotion.com/relevance/search/ile%2Baux%2Bmimosas/video/x2qlrm_barbara-lile-aux-mimosas-chatelet-8_music

además barbara aparece citada en una de mis autoras favoritas, así que anonimito es feliz :)

Joan dijo...

Queridos soperos:

No me refería a ese amigo. Me refería a su amigo de Madrid. Al otro amigo íntimo y joven de Montero, vamos. Don Carlos. La duda ofende. Yo no estudié la LOGSE.

Siento decir que os falta un poco, o un mucho, de caña en vuestras entrevistas, soperos. Ahora mismo suenan algo así como Lorenzo Milá entrevistando a ZP o Sanchez Dragó a Esperanza. ¿Por qué no invertir los papeles? De lo contrario, más que una entrevista, parece un medio para hacer amigos. Que no digo yo que no esté bien, en los tiempos que corren. Pero quizás una entrevista, al menos antes, era otra cosa.

Y sí anonimito, mi opinión sobre esa señora es tan lúbrica como subjetiva. Pero si la encuentra aburrida y previsible, quizás debería de salir más por donde sale usted o comprarme un piso en su barrio. Incluso las dos cosas.

anonimito dijo...

"Pero si la encuentra aburrida y previsible..."

Joan, no me hables de usted que matas, que soy anonimito nada más! Ya sabes, "pequeño y suave, diríase de algodón"

No seas tan serio, anda, y échale un ojillo a los vídeos que te he puesto :)

Saludos, soperos! Así que os pasáis también por aquí, de puntillas... pues me encanta vuestro programa, me parece fresco, divertido. Quizá no metéis mucha caña, como dice joan, pero para eso ya está Addison de wit, y ya estamos aquí nosotros, los polis malos ;)
Os gusta llevaros bien con todo el mundo y sois amables y simpáticos, qué demonios, me parece muy bien.
Por mi parte seguid así, que seguro que pasáis de tribus y zarandajas. Un abrazo intervirtual.

Joan dijo...

Sólo hablo de usted cuando estoy borracho, querido anonimito. Si los niños y los borrachos dicen las verdades, los viejos, que no somos sino niños feísimos, al menos en mi caso, decimos las verdades doblemente cuando nuestro cuerpo arde en el líquido elemento, es decir, el güisqui. Pero hablo a igual a ilustres poetas, a ilustres camareros y a ilustres putas, porque todos son criaturas del señor, en especial estas últimas, que deberían de volver a su antiquísima condición de sacerdotisas sagradas.

Dicho lo cual, ni seiscientos videos seguidos me harían cambiar de mi subjetiva opinión. Soy así de cerrado. Pero agradezco la lista. Afortunadamente nunca nos pelearíamos por la misma mujer.

Y respecto a los señores soperos, no entiendo los dobles raseros de medir, anonimito. Veamos, si se tiene a un mediático enfrente, ¿por qué no se le pregunta por todo el follón que está habiendo con los premios, follón que la tribu poética del señor Marzal conoce tan bien? Y digo esto porque de lo contrario parece que en realidad los señores soperos realizan el programa no tanto desde un interés informativo-periodístico sino para hacer colegas y entrar en la rueda de la fortuna. Soy un malvado malpensado, pero es lo que parece desde fuera.

anonimito dijo...

Eres un crack, joan, nada de malvado malpensado, hombre. No nos pelearemos por la misma mujer, tú te quedas con Scarlett Johansson y yo con la fadista Mísia o con Ute Lemper (salgo ganando, jeje).

Mísia en el Palau (con Adriana Calcanhotto)
http://es.youtube.com/watch?v=qJhonRdbjJQ&feature=related

En mi opinión Sopa de poetes cumple una función distinta, que es acercar la poesía de una manera lúdica, simpática, sin asperezas y en cierto sentido sin decantarse en realidad por una estética definida. Lo mismo hacen un especial a Valente que entrevistan a Elena Medel. Por supuesto, desde mi punto de vista como lector son extremos irreconciliables, pero entiendo que una labor de difusión cultural que en principio me parece altruista (creo sinceramente que estos chicos no quieren medrar en nada, sino estar, apasionarse, transmitir) puede ofrecer un censo heterogéneo sin necesidad de casarse con nadie, y que luego el oyente sea libre de escoger la línea o líneas poéticas que mejor le parezcan.
A lo mejor hablo desde la extremada simpatía que me provocan esos tres pájaros de cuenta (a los que no conozco), pero creo que el trabajo de zapa y derribo corresponde más a un blog con este perfil y no al programa y blog de los soperos, que va en otra onda.

En fin, Joan, no me enrollo más.

Abrazos

anonimito dijo...

PD: por cierto, Joan, eché de menos un comentario sobre el último Ricardo Molina a Ada Salas. Sobre el tema ha caído una cortina de silencio...

soperos dijo...

Soy Mariano, uno de los soperos.

Joan,

Añadiré a mis latigazos diarios por ignorante, unos cuantos más por no captar la sutilidad de tu comentario sobre el ilustrísimo amigo madrileño de García Montero. Es lo que tiene la LOGSE.

Entiendo tus sospechas y asumo la crítica que nos haces. Pero nuestra propuesta no es más que un divertimento que nos está permitiendo conocer a gente que nos interesa a nivel poético, sin una línea fija, sino asaltando al personal de manera algo anarca. Anonimito no podría haber explicado mejor.

Nosotros acabamos de aterrizar en esta selva y ahora es cuando estamos empezando a captar y ver muchas de las cosas que comentáis por aquí. Si hubieramos empezado repartiendo estopa desde el principio, quizás muchos de los que hemos entrevistado no nos hubieran cogido el teléfono. Porque, aunque parezca excusa de alumno de LOGSE, pero ni somos la SER, ni Radio Nacional, sino que tenemos un espacio en una pequeña emisora local y con medios mínimos.

Ni tú dejarás de ser un malvado malpensado, ni nosotros renunciaremos a pasar un buen rato hablando de poesía con cualquier escritor, pertenezca a la tribu que pertenezca, y lo hagamos de manera más o menos acertada.

Salud y poesía!

Mariano

Joan dijo...

Luego el objetivo es "conocer gente que nos interesa". No se puede ser más claro.

Entre ser unos killers y unas hermanitas de la caridad hay un cierto punto intermedio que incluso le puede dar morbo-interés al entrevistado, y al oyente, teniendo en cuenta el penoso estado del periodismo cultural en España. Porque lo que hacéis, aunque sea involuntario, es periodismo. Para conocer gente y hacer amigos hay maneras más sencillas y baratas, como los bares, los festivales, el teléfono, la feria del libro, etc

Yo soy un viejo poeta malvado, malpensado y terrible pero al menos sé lo que hay delante del espejo y no me engaño a mí mismo.

Salud, Sexo, Verdad y Poesía

Viktor Gómez dijo...

Leo y retemo mañana. Sigo este blog con avidez.

Un abrazo a todas y todos los que participan. Pena de no llevar esto a una tertulia de cuerpo presente.

Vuestro Víktor

joan dijo...

A todo esto, queridos soperos, os leo y os escucho cuando puedo y me parece interesante. Considerarme simplemente un oyente exigente, o un oyente cabrón, lo que prefiráis. Pero coño, un poquito de caña.

Hablando de caña, querido Viktor, lo de cuerpo presente espero que no lo digas por mí. Me caes bien pero todavía estamos esperando tu reflexión sobre Rubén Darío. ¿Has cambiado de opinión?

soperos dijo...

Aquí Mariano de nuevo,

Joer, Joan, te la coges con papel de fumar. Lo de "conocer gente que nos interesa" era una manera de hablar. Afortunadamente, con "Sopa de poetes" nos miramos bastante al espejo, y para mí, todo allí es verdad.

A pesar de todo, me alegro que te pasees por nuestro blog y escuches las tonterías que decimos. Déjanos un poco de margen para afilar el látigo.

Salud y poesía!

Mariano

Viktor Gómez dijo...

Ruben Darío es para mí en primer lugar un mito. Un indio políglota que conquistó mi infancia con voz mezclada del dialecto de Metapa, el musical canturreo francés ("De la musique avant toute chose" P. Verlaine) y un español transoceánico que se explaya en sucesos y personajes fantásticos de la Grecia antigua al gran Withman.

Consiguió una perfeccción formal que permite memorizar facilmente sus canciones o poemas. Dejó escrito la esencia de la espiritualidad más misericorde y humana, como la del pequeño Francisco de Asis o el entregado Vicente de Paul, reclamó la dignidad de Verlaine con el mismo ahínco que la del gran Caupolican.

Por encima de todo transmitió el sufrimiento personal y americano con gran intensidad. Y además...

Divagó, enseñó, ejemplarizó, amó, perdió, desaprendió. Puso el ojo en el peligro yanki y reclamó para el Continente una libertad y esperanza basadas en la justicia, la concordia y el trabajo.

Creó un universo léxico-semántico propio. Con la sinestesia nos enfrascó en otro mirar sobre el mundo y la imaginación. Hizo con rima y metro lo que quiso, y lo hizo también que sus seguidores quedarón muy atrás. Parecen caricaturas poemas posteriores de Amado Nervo, Lugones, etc.,

Fue apasionado, humanamente vulnerable, bebió sin medida, fue brillante embajador y aprehendió de los paises que visitara lo suficiente para lograr luego una mezcla que llegó hasta Girondo y las vanguardias.

Divirtió y acongojó, sonroró y desenmascaró.

Los que ven cursis sus poemas o sus cuentos, piensen con el corazón de un niño y la madurez de un anciano. Y no se olvide que su manejo del simbolismo va más allá de una lectura literal.

Fue más que el modernismo, fue Rubén Darío, cuyo verso conectaba lo real y lo deseado, la quimera, la utopía, lo urgente y necesario, la catástrofe, lo político y lo erótico.

¿Qué puedo decir de Rubén?

Yo no hubiese llegado a Jenaro Talens, a Kafka, Ponge, Jabès, Mendez Rubio, Wallace Stevens, Olvido García Valdes, sin la fascinación primera e inextricable de la poesía de Rubén.

Os lo digo como simple lector, sin cátedra, sin doctorado, sin licenciatura tan siquiera.

Pero decía Eduardo Milán:

He visto a poemas salvar vidas sin lo supieran ni los poemas ni las vidas (Ostras de coraje, México, 2003)

A mí, en una edad en la que es muy difícil engancharse a leer (de los 9 a los 15 años) Darío me captó, enamoró, encorajinó y lanzó contra un mundo a la deriva. Su propuesta estética, la belleza formal y fonética de sus textos apostaban por una idealidad, por un principio de arquitectura social basada en la música que luego he leído en María Zambrano, desde otra perspectiva, pero con afinidad ontológica y política.

Pero, pero ¿qué tiene que ver que yo participe sobre Rubén con el hecho incuestionable de que una tertulia entre los que habitualmente aquí debatís y os batís sería un logro y un acierto?

Yo ni tengo vuestro nivel ni a veces me da tiempo a digerir toda la información crítica que vertís.

De hecho, ni recuerdo exactamente en que contexto surgió lo de hablar de Ruben.

De Ruben tengo, a mis 41 años, unos poemas que releo con deleite. Séase:

Coloquio de los Centauros
La canción de los pinos
Letanías de nuestro señor D. Quijote
Triste, muy tristemente
Walt Whitman
A Verlaine
Los Tres Reyes Magos
A Roosevelt


El poema que releó desde los quince años y que dice mejor que yo de la potencia y autenticidad del versar dariano es éste soneto:



CAUPOLICÁN

A Enrique Hernández Miyares

Es algo formidable que vio la vieja raza:
robusto tronco de árbol al hombro de un campeón
salvaje y aguerrido, cuya fornida maza
blandiera el brazo de Hércules, o el brazo de Sansón.

Por casco sus cabellos, su pecho por coraza,
pudiera tal guerrero, de Arauco en la región,
lancero de los bosques, Nemrod que todo caza,
desjerretar un toro, o estrangular un león.

Anduvo, anduvo, anduvo. Le vio la luz del día,
le vio la tarde pálida, le vio la noche fría,
y siempre el tronco de árbol a cuestas del titán.

"¡El Toqui, el Toqui!", clama la conmovida casta.
Anduvo, anduvo, anduvo. La Aurora dijo: "Basta",
e irguióse la alta frente del gran Caupolicán.

[1888]



Un abrazote y perdonad el rollo,

vuestro Víktor

Helena dijo...

Joan,

Te olvidas que Sopa de poetes le dio un premio a este blog. Si tan interesados los ves en entrar en la "rueda de la fortuna", ¿cómo van a darle un premio al blog de poesía más políticamente incorrecto de Internet?

Gracias por hablar por fin de Rubén, Viktor. Te voy a leer lentamente.

Dios, se acabó el puente...

anonimito dijo...

Espectacular, sesuda y entretenida disertación, Viktor. Enhorabuena.

Yo sigo a lo mío, que no me hacen mucho caso. Buaaaah, snif

Anónimo dijo...

Hola a todos,
perdón por interrogar por lo personal, pero Joan no serás además de un poeta mayor un poeta célbre, no? hay algún Joan poeta que me interesa mucho y que viene esta semana por Sevilla, eres tú?.

El Otro dijo...

Un poquito de leña al fyuego no os vendrá un poco mal, la verdad: ¿alguien se ha parado a contar cuál es la editorial "independiente" con más reseñas por suplemento en los últimos meses en babelia, de Don País: no perdáis el tiempo. La respuesta es la cacereña Periférica. ¿Quién dirije los destinos de esta editorial? Julián Rodríguez. Nada sospechoso si no se le añade el segundo apellido: Marcos. ¿Os suena un tal Javier Rodríguez Marcos? Pues a los que añoramos la presencia de la poesía en el suplemento de cultura semanal de El País nos suena y mucho. Es decir: trato de guante blanco para la editorial de uno de los que coordinan dicho suplemento. resultados a la vista. Toma castaña. Viva la independencia y la objetividad. Por cierto, Julián rodríguez Marcos es uno de los entrevistados en el artículo sobre editoriales independientes que publicó el viernes pasado, en mitad del Puente, el diario El País. Por si alguno albergara dudas al respecto de este chismorreo...

Joan dijo...

Señor anónimo, le perdono pero no le absuelvo de sus pecados. Para un sitio en el que puedo disfrutar del anonimato, permitame que lo disfrute. No sé a que Joan en concreto se refiere pero es muy posible que mi verdadero nombre no sea Joan. O sí. Qué mas da.

En cuanto a si soy un poeta "célbre", entiendo que se refiere a célebre, y no a célibe. A lo segundo la respuesta es no. Y a lo primero, ¿hay algún poeta célebre en España ahora mismo? ¿Alguien que conozca el españolito de a pie como se conocía a Gloria Fuertes o a Alberti? Que yo sepa, no, a dios gracias.

Muy interesante tu artículo Viktor. Me voy a comer y no tengo tiempo de hablar de él. Salvo por la cuña publicitaria a tu amigo, me pareces una persona cabal e inteligente.

joan dijo...

Bueno, ya te tenido tiempo de digerir comida y Rubén.

La falsa modestia es otro pecado, querido Viktor. Sabes que escribes bien, aunque a veces tus gustos no sean los míos. Quizás te falta un mayor sentido crítico en los poetas que son tu referencia, pero escribes bien.

Rubén escribió tanto que es difícil hablar de Rubén. Los que acusan a Rubén de cursi lo hacen con razón en el sentido de que tiene algunos de los versos más cursis de la historia de la poesía. Pero también tiene poemas alejados de la cursilería.

Mi mayor problema con este poeta es que buena parte de su obra está tan influenciada por el post-romanticismo y por los parnasianos, que la mayoría de sus poemas suenan antigua y falsamente bellos. A pesar de leer a Verlaine o a Whitman, jamás consiguió superarlos. Fundamentalmente se quedó en un post-parnasiano, una versión muy mejorada de lo que sigue escribiendo García-Posada 120 años después de él.

Es verdad que métricamente, y sobre todo prosódicamente, fue un poeta más atrevido, pero hoy leo su poesía y lo único que anhelo es que alguien, por favor, degüelle al maldito cisne.

Creo que hay otros caminos para llegar a Wallace Stevens sin tener que pasar por un camino tan recargado de dalias, topacios y alabastros.

Pero en fin, soy sólo una opinión subjetiva.

Sobre tu pregunta anonimito, qué voy a decir. Si el portavoz de la oposición se va a Telefónica, cuyo presidente puso Aznar, si el asesor económico de Zapatero se va al lobby de los constructores, si el jefe del Estado cobraba, no sé si lo seguirá haciendo, por cada barril de crudo procedente de Arabia Saudí, esa democracia envidiable parangón de los derechos humanos de homosexuales, mujeres y demás, ¿cómo coño queremos que se comporten los poetas?

Aunque, como sólo los poetas compramos poesía a parte de unos cuantos y deliciosos locos, y no somos idiotas, ¿por qué no llaman becas a los premios? La gente que compra poesía no compra poesía porque el premio sea el Ricardo Molina o el Juan de Mena. En EE.UU. funciona muy bien el sistema de becas a los poetas. Que lo copien. Pero que dejen de tratarnos como a imbéciles, por favor.

Y no dudo que a veces, y éste puede ser el caso, el libro premiado y el mejor sea el mismo, pero ya está bien. Que como un día hablemos los viejos...en fin, tampoco iba a pasar nada. Nunca pasa nada porque nadie tiene la voz más alta que el dinero.

Joan dijo...

Y lo que comenta "El otro", y ya me callo, si es cierto, es una prueba más de lo bien que estamos.

Por cierto, El País tiene defensor del lector. ¿Por qué no escribirle?

Addison de Witt dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Gracias por abrir, trico, y encantados de volverte a ver.

Anonimito, afortunadamente no has sido la reencarnación de nadie sino que has sido tú.

Eduardo, gracias por recordarnos el comentario de JPalomo. Lo hemos incorporado a la crítica de la siguiente semana.

De acuerdo con Helena en su contracrítica.

Gracias a José Antonio por pasarse por aquí y esperamos verlo más veces.

Bienvenido dlotiw.

Y gracias por volver a María y a Shelley.

Soperos, sed como sois. Si os sale ser buenos, es que lo seréis. Para malos ya estamos nosotros y ese viejo gruñón de Joan.

Muchas gracias a Viktor por su esperada aportación sobre Rubén. Como dice Joan, escribes muy bien.

Sobre lo que comenta "el otro", poco tenemos que decir porque no conocemos la editorial ni el caso que comentas. Si es cierto lo que dices, creo que la sugerencia que alguien ha hecho de escribir una carta al defensor del lector de El País parece un primer paso importante. Gracias también por tu participación.

En fin, que gracias a todos por mantener esto vivo. Y gracias a Rosa Díaz, sobre todo, por escribir un poemario tan interesante. Sigue escribiendo Rosa. No desfallezcas.