lunes, 9 de febrero de 2009

Carta para Addison de Witt sobre Nelly Sachs


Carta para Addison de Witt sobre Nelly Sachs

Estimad@s Addison,

Como bien recordarán –y quizá recuerde alguno de sus lectores– me ofrecí voluntariamente hace unos días para echar una mano, ya que se encuentran ustedes en un punto cercano a la embolia poética por todo lo que los desaprensivos poetas del 2008 hemos publicado. Mi intención –porque debo aclarar, desde ya, que se ha quedado en una intención– era comentar la obra poética completa de Nelly Sachs, Viaje a la transparencia. Editorial Trotta. 2009. Esta obra fue reseñada por Antonio Colinas a finales de enero. Hasta donde yo sé Colinas no tiene ninguna relación con Trotta y sí un interés muy sano –y conocido– por las traducciones. Con lo cual, en mi opinión, habría que poner una nota de objetividad alta que sólo podría verse afectada por el entusiasmo que suele mostrar el señor Colinas ante toda traducción.

La reseña publicada en el suplemento es interesante, aunque se trata en el fondo de un retrato –ilustrativo– de quién fue Sachs y desde qué óptica escribió y por qué. Lo que sí menciona Colinas es la característica de la poesía de Sachs que me lleva hoy a escribir esta carta en vez de una crítica como Dios (¿Luis García Montero? :)) manda. De Sachs dice Colinas que “empieza su larga meditación desde el exilio sobre su condición de judía” y “El peso de la tradición judía -literaria, religiosa, existencial- es enorme en esta obra”.

Pues aquí empiezan los (mis) problemas, que trataré de resumir: me resulta difícil, por no decir imposible, leer estos poemas de profundas raíces judías que hablan del horror del Holocausto sin pensar en las recientes declaraciones de la ministra de Relaciones Exteriores de Israel, Tzipi Livni, sobre la ausencia de crisis humanitaria en Gaza. Pienso que poesía y política poco o nada tienen que ver, pero uno es humano –no como Tzipi Livni– y, en ocasiones, no distingue, como tampoco distinguía Pound, la experiencia personal y la experiencia colectiva. Con lo cual mi nota de objetividad, por oscuras razones, es de cero o de menos cuatro. Pero no todo está perdido, volvamos al libro:

Como apunta el crítico en El Cultural, el trabajo de José Luis Reina Palazón ha sido ingente y exhaustivo. Sin su extensa introducción y su breve análisis de cada uno de los libros que contiene esta obra poética completa sería muy complicado cualquier acercamiento al simbolismo que Sachs utiliza (donde encontramos elementos del jasidismo, del Libro del Zóhar de Moisés el Sem Tob de León, de Job y de la liturgia Hebrea…). Sería fácil fusilar algunos párrafos de Reina Palazón para aparentar un conocimiento sobre Sachs que no tengo. Es necesario decir, eso sí, que Nelly Sachs fue y es una poeta del sufrimiento, dueña de un desasosiego que intentó canalizar en forma de poemas.

Como he dicho antes una serie de prejuicios -¿infundados?- me distancia de su dolor, de sus “Oraciones para el novio muerto” y de su general pesar por el destino de Israel y el pueblo judío. Pero Sachs escribió lo que escribió porque la historia fue lo que fue, así que, sin el mismo acierto, hago lo mismo
.
Perdonad, pues, Addison de Witt, que no os haga una buena crítica de esta cuidada obra que, por otra parte. Nelly Sachs es, sin duda, una autora fundamental para la lírica del siglo XX, por su fuerza y su testimonio. Pero quizá merezca un lector que no vea tanta tele.

Vuestro amigo, Serafín de Tsemana.

34 comentarios:

Viktor Gómez dijo...

Desconozco a la poeta, pero en los próximos días lograré situarme y si puedo conseguir el libro aparecido en Ed. Trotta dar cuenta de su trabajo.

Gracias por la referencia, por la contextualización y por la tentativa de crítica.

Una salvedad, permítaseme:

Toda poesía conlleva una política. Toda poesía es social. Todo el arte es político y social pues va del individuo que lo crea a una sociedad y en ella juega una función de relación simbólica y estética que infiere en la conciencia de sus particulares componentes.

Un cordial abrazo,

Víktor

Anónimo dijo...

Menuda ceguera, Serafín. Se empieza así y se termina negando el holocausto. Realmente es inconcebible que te dejen escribir estas chorradas en este blog. Si no eres capaz de distinguir entre la obra de una poeta escrita y las acciones de un gobierno 50 años después, es que ni siquiera mereces estar en la lista de poemarios porque probablemente eres un simulacro de poeta.

helena dijo...

Sin la acritud del anónimo, querido Serafín, creo que se te ha escapado una poeta muy buena. Si te gusta la tele, ponte El Pianista o La Lista de Schindler y a lo mejor comprendes la situación de la que parte la poesía de Nelly Sachs. Situar el texto en su contexto histórico creo que es algo que se enseña muy pronto a la hora de analizar un escrito.

Por otra parte, voy a ser impopular, situar el conflicto en términos de buenos o malos es simplificar en extremo un problema con muchas aristas. Hay muchas personas en Israel que no están de acuerdo con la forma de actuar de su gobierno. Ni te digo cuantos judíos fuera de Israel. Y sin embargo creo que los judíos tienen derecho a defenderse, aunque en este caso, y en muchos otros, la respuesta ha sido absolutamente desproporcionada. Pero recuerda que es difícil ser israelí y vivir rodeada de países que no te reconocen, que te consideran un infiel y cuyos habitantes, en un porcentaje elevado, creen en la guerra santa contra el enemigo judío. Evidentemente la situación de los palestino es peor, situación de la que es responsable fundamentalmente occidente, en parte también Israel y en parte los propios dirigentes palestinos.

Si has viajado alguna vez por la zona sabrás que si tienes en tu pasaporte un matasellos de Israel porque has estado allí no puedes entrar en muchos países árabes. Te podría poner muchos ejemplos denigrantes, ejemplos que tienen seguro su contrapartida en el lado israelí. Pero mirar sólo a un lado es una broma pesada y pueril.

Desde la tele se ven muy bien las cosas. La realidad de la zona es muy compleja. Y hay que visitar las dos partes para comprenderla.

Vuelve a Nelly y leerás a una poeta más que interesante. Te la recomiendo.

Jaula dijo...

Bueno, no es una crítica, es una carta. Y su propuesta está alejada de la poesía de la autora, más bien hace una valoración personal del enfoque y la situación de ésta y, como tal, una valoración sesgada. De cualquier forma es de agradecer el comentario, Serafín. Suerte en futuras intervenciones, Jaula.

Pablo dijo...

Querido Viktor, pese a que Dios me quiere arrepentido, insistes: Me niego a concebir los poemas de Cernuda, Medrano o Toulet en términos de "polis", de bien común o de algo consuetudinario.
¿Un poema no será una cuestión de lenguaje, de habla o de sintaxis? ¿No será acaso un éthos (una morada), una provincia de la muerte? Y perdón por la cursilería.
Por lo demás, saludos.
Pablo

Miriam Litvan dijo...

Tuve la suerte de escuchar hace poco a Reina Palazón leyendo algunos poemas de Nelly Sachs. Me conmovieron enormemente sus versos. Después compré el libro. Me parece una poeta de una intensidad inusitada. Sus poemas surgen del sufrimiento, de un sufrimiento auténtico, así que no debe ser juzgada bajo criterios extraliterarios. Lo importante es la grandeza de su obra. Hay más: ritmo, tersura, clímax.
Saludos.

antonio dijo...

Serafín, con esos mimbres y anteojeras es difícil leer literatura en sentido amplio. No incido en lo que bien explica Helena, así como de paso concuerdo con Pablo.

Recuerdo que hace décadas estaba mal visto leer al fachoso Borges, y hoy se ve la equivocación de los guardianes de la ortodoxia ideológica. Con Céline lo mismo, con Pound e tutti quanti. El último y más cercano, Vargas Llosa, atacado e insultado, pero de una dignidad encomiable en los últimos años. ¿Que pensarías de alguien que se niega a leer a Darwix por motivos simétricos?

A veces la ideología funesta nos ciega. En el bachillerato aprendí que el muy bestia de Quevedo escribió algunos poemas sublimes al margen de sus ideas, basados en la imitación de los mejores autores clásicos e italianos, ahí me curé de espanto.

Serafín De Tsemana dijo...

Amigas y amigos,

gracias por vuestro comentarios. En ningún momento he dicho que Nelly Sachs no sea una poeta buena (si vuelven a leer el final de la "carta" verán que digo que es una autora fundamental del siglo XX). Sólo he querido hacer una tentativa de reseña (y soy el primero que afirma no haberlo conseguido)para rescatar la crítica que se hizo de este libro a finales de enero, ya que Addison se encuentran, como es lógico, saturad@s.

Completamente de acuerdo con Anónimo en que las acciones de un gobierno (cualquiera) 50 años después tiene poco o nada que ver con un poemario escrito entonces. Pero nosotros, es decir, los que estamos vivos ahora, nos encontramos en un contexto cultural que puede condicionar nuestras lecturas (puede que no a todos, pero a mí me condiciona).
Si alguien piensa que ha perdido el tiempo con lo que he escrito, mis más sinceras disculpas (sin ironía). Sólo he intentado poner mi granito de arena. Puede que si todos hiciéramos los mismo (arrimar el hombro), Addison no se comería todo el marrón. Y lo digo porque, al final, tener a Addison es cómodo, es fácil: a esperar a que reseñen todo lo atrasado y punto.
Está claro que cualquier intento de aportar será duramente castigado (ahora es cuando alguien salta diciendo que esta carta no aporta nada).

En fin, Serafín, que os recomiendo a Nelly Sachs y, como último apunte, decir que me parece absolutamente fuera de lugar insinuar que -si ese ha sido la intención- yo pueda acabar por negar el Holocausto. Es un pensamiento que me produce nauseas.

No voy a intervenir más, porque entiendo que no aporta nada al conocimiento de Sachs. Si alguien tiene algo interesante que decir sobre esta autora (que seguro que sí), estaré encantado de leerlo.

Un saludo a tod@s.

Serafín.

willyimagine dijo...

No voy a insistir en el tema, porque ya varios lo han dicho bien antes, pero simplemente quería unirme a la perplejidad de que alguien lea a una autora judía muerta en 1970 a partir de lo que ha hecho un gobierno en 2009. Claro que se puede hacer una lectura en clave política, pero tendrá que ser partiendo del contexto real de la poeta (y de forma más sutil, por cierto, un poeta no tiene por qué ser culpable de lo que haga su gobierno, o habría que acusar a Mestre, por ejemplo, y a nosotros mismos, de la guerra de Irak). Si no, tendremos que valorar a Jorge Manrique teniendo en cuenta la conquista española de América.

De todas formas, siempre es de agradecer las aportaciones, sobre todo si están hechas con el humor y la humildad de Serafín. Sólo que se agradecería más si se intentara una crítica literaria propiamente dicha.

Un saludo.

Viktor Gómez dijo...

Querido Viktor, pese a que Dios me quiere arrepentido, insistes: Me niego a concebir los poemas de Cernuda, Medrano o Toulet en términos de "polis", de bien común o de algo consuetudinario.
¿Un poema no será una cuestión de lenguaje, de habla o de sintaxis? ¿No será acaso un éthos (una morada), una provincia de la muerte? Y perdón por la cursilería.
Por lo demás, saludos.
Pablo


Pablo:

No me parece cursi. Otro asunto es la ortodoxia. Si el poema sólo es lenguaje, lo es para la filología. Para la medicina puede ser terapia. Para la matemática precisión y belleza. Para la historia un testimonio. Y así podríamos convenir que según el prisma con el que analizamos, concluimos o nos preguntamos.
Yo, en cualquier caso a lo que me refiero es a que cuando leo un poema, por ejemplo de Pedro Salinas, estoy estableciendo un diálogo, estoy palpando, oliendo, su visión del mundo, del ser, de su tiempo desde su singularidad. Y ese adentrarme en su manera de ver/no ver me transfiere un mapa de la realidad. Y la realidad humana, por más que queramos es política, social. Si Razón de amor es poesía amorosa, no deja de transmitir una determinada comprensión de la relación sexuada entre personas, del deseo, del sentimiento de posesión o desposesión del otro, de su cosificación o humanización, de mi manera de querer vivir, convivir, etc.,. Pedro Salinas escribio una obra en conjunto más que aceptable y estimable. Con su correspondencia, prosa y poemarios traza su manera de estar en el mundo, como cualquier poeta. Y como no era un eremita, como vivía en sociedad, su palabra iba dirigida a las gentes de su sociedad y en ese sentido es social, política. Entiende por político en un poema el cómo negocio mi relación de atención o ninguneo frente a los otros, abarcando muchas clases de otros: amigos, conocidos, desconocidos, enemigos, adversarios, competidores, jefes, familiares, vecinos, amantes, etc.,

Si en mi tiempo y vida, en un país con determinadas circunstancias significativas, toda mi obra elude los asuntos espinosos sociales o religiosos o políticos, clara es pues mi prioridad. Ese orden de prioridades marcado queda además por la vida y los hechos.
Un poema para ser político no necesita hablar de obreros o esclavitud o genocidio. Simplemente cómo me situo frente al amado y cómo frente al desconocido es ya una opción política.

José Viñals tiene magníficos poemas con temática amorosa o erótica. Y eso no quita que su obre, su poesía tenga un claro signo político. Eso vale para cualquier autor. A eso me refería, Pablo. Lo subversivo puede estar en la sintáxis, en cómo abordar un tropos como el erotismo o la elegía. Mira Pizarnik, Gamoneda, Cohen...

Dijo Sartre a los poetas de su época que no existe la neutralidad. A eso me refiero todo el rato.

Gracias por conversar, dialogar, confrontar criterios. Es enriquecedor,

Un abrazo,

Víktor

David dijo...

¿Deberíamos ser juzgados como país porque nuestro gobierno, con nuestro dinero, ayuda con BILLONES de las antiguas pesetas a los bancos, y hoy mismo sale que el presidente del BBVA con un plan de pensiones de 72,5 millones de euros, 12.000 millones de pesetas, y cobrando 5,3 millones de euros. Su consejero delegado tiene un plan de pensiones de 52,5 millones de euros, 8.700 millones de pesetas, y cobró por encima de los 4 millones de euros.

http://www.elmundo.es/mundodinero/2009/02/10/economia/1234271184.html

Mientras tanto, el pueblo calla y traga, los sindicatos aceptan las palmaditas (y los 6 millones de euros) y cada mes 200.000 personas se van a la calle.

¿Se podría juzgar a ese pueblo y decir: no leeré más poesía producida por una sociedad tan cobarde?

Hago la pregunta porque realmente no tengo clara la respuesta.

Anónimo dijo...

Hola

XX dice:

Serafín tal vez no haya acertado en su crítica a la poeta pero ha generado un debate que he escuchado. Gracias Serafín por haberte tirado a la piscina.
En verdad es que hacer una buena crítica a cualquier poeta es muy dificil y arriesgado.

Entre los comentarios siempre hay un intento de definir la poesía. Yo creo que la poesía es una transgresión del lenguaje, buscar la forma de decir la realidad de otra manera. En realidad no sé qué es la poesía pero vuestros comentarios me acercan a ella.

A lo mejor alguien quiere seguir el debate de qué es la poesía.

Anonimito, Joan echo de menos vuestros comentarios. ¿Dónde estaís?

Un saludo a todos.

Anónimo dijo...

XX dice:

Bueno justo he encontrado esta entrevista de Raúl Zurita. La verdad es que es un poeta que me encanta leer y rescato esto:

"- Tras el golpe militar de 1973 sufrió la represión y la cárcel. Esas primeras obras, Purgatorio (1979) y Anteparaíso (1982) son fruto de aquella dura experiencia y hay quien los ha señalado como sus verdaderas obras maestras ¿qué opina del dolor, de lo atroz como motor del arte?
- La historia del arte es la historia oficial del dolor, de lo contable de él. Sin dolor no hay arte. Es la fisura a través de la cual emerge lo expresable, si no hay herida no hay expresión. Eso es así, pero el deber de lo humano es la felicidad, no el arte. En otras palabras, el deber de lo humano es persistir en la construcción colectiva del paraíso aunque todas las evidencias nos indiquen que ese propósito es una demencia. Porque el dolor en sí es una estrella negra, ninguna luz sale de allí. Cualquiera que haya tenido una experiencia real de dolor, la muerte de un hijo o la experiencia del abandono o de la extrema soledad por dar ejemplos a la mano, sabe que hay cosas que jamás accederán a las palabras. Tus llantos o tus gritos en ese instante son para nadie y no escuchas tampoco nada, ningún consuelo, ninguna palabra de aliento. El dolor te expulsa del mundo y cuando ya al menos, aunque sea sólo para ti, dices “sufro” es que has decidido reintegrarte al mundo, esto es al lenguaje. La última línea que publicó Borges es impresionante. Es el último verso del último poema del libro en Los conjurados. El poema se refiere a Cristo en la cruz que es impresionante y su última frase es: “no importa que él sufra si yo sufro ahora”. En realidad todo Borges esta sintetizado en esa frase y mi admiración hacia su obra es, cómo decirlo, una admiración fría. Las infinitas catástrofes, los infinitos dolores, pérdidas, abandonos, nos dan una dimensión absolutamente sobrecogedora, la dimensión de la existencia, pero el fin del arte es el fin del dolor. Los que anuncian el fin inminente de la poesía están equivocados, pero la razón es dura: mientras haya un solo ser humano desdichado la poesía continuará siendo el arte del futuro."

(La entrevista es de Ana Solanes.

Espero que Addison me dejen compartir estas lineas con vosotros. Me parece muy interesantes. (No es spam porque solo soy una admiradora de Raúl Zurita como he dicho antes).

Un saludo.

Anónimo dijo...

David dijo:

“¿Se podría juzgar a ese pueblo y decir: no leeré más poesía producida por una sociedad tan cobarde?”

Y yo me pregunto:

¿Existe la creación poética en una sociedad tan cobarde?

A la primera pregunta no sé qué contestar. A la segunda sí: la poesía española actual es absolutamente irrelevante a nivel internacional.

Se mire como se mire, ciertamente la sociedad española es cobarde. Y un pueblo cobarde, evidentemente es incapaz de exigirle arrojo a sus políticos. Cuanto más y mejor nos mientan, cuanto mayor sea la sonrisa con la que nos clavan los 300.000 puñales mensuales (porque en enero han sido 300.000 parados), menos nos recordarán lo cobardes que somos.

Si la palabra es acción y en España quedan poetas, estos deberían empezar a decir algo.

Anónimo dijo...

Probablemente esta mujer se avergonzaría de la actitud de parte de su pueblo en estos momentos. El resultado de las elecciones es bastante duro y derechista.

Ya que Serafín ha nombrado al dios patriopoético, no vendrá mal recordar la lista final de poetas que apoyaron a su dios:

http://www.apoyoaluisgarciamontero.blogspot.com/

Veremos cuantos de estos apellidos aparecen en los próximos premios, porque muchos ya han sido agradecidos con su bendición pero pueden volver a serlo, y quienes son capaces de ganar algo sin haber pasado por la penitencia pública.

willyimagine dijo...

Interesantísimo el debate que se ha generado.

Primero, debo manifestar mi apoyo a las ideas de Viktor: la política no es eso-que-hacen-los-políticos: está en la forma de relacionarnos con el otro, en la concepción del mundo que tenemos, en lo que creemos de nosotros mismos (de hecho, ese "yo" individualista es un "invento" del capitalismo, de ahí la coincidencia de romanticismo y revolución industrial), e incluso en la forma de escritura que utilizamos (para quien esto le parezca absurdo, que note cómo la poesía derivada de un mundo agrario con visión cíclica del tiempo abunda en anáforas, paralelismos, etc).

Segundo, en el tema de la cobardía de los españoles y sus poetas, yo lo valoraría a nivel global: no sólo los españoles permitimos que regalen nuestro dinero a los bancos, y toda la mayoritaria clase media del mundo occidental ha permitido el saqueo de los poderosos mientras le dieran las migajas. A eso yo también lo llamaría cobardía, además de egoísmo.

Y, por eso, si españa es irrelevante en poesía a nivel internacional, los motivos habrá que buscarlos en otro lado, porque esas circunstancias las compartimos todos. Además, el que una sociedad sea cobarde no descalifica de inmediato a todos sus miembros.

Podemos debatir si la poesía española actual es cobarde, si está a la altura de las circunstancias o no lo está (también se podría debatir de qué manera se puede estar a la altura de las circunstancias en poesía, claro está). Mi opinión es que puede despitarnos el hecho de que reciba muchas loas y alabanzas la poesía más recalcitrantemente ombliguista, conformista y hasta retrógrada. Creo, o quiero creer, que a su lado, medio oculta, camina una poesía que sí vale más la pena conocer (pondré tres ejemplos del 2008: juan carlos mestre, manuel vilas, esther ramón).

perdón por el rollo, pero el tema estaba interesante y me he liado. un saludo.

anonimito dijo...

Hombre, Willymagine: parece que trazas un mapa en el que la poesía visible es retrógrada y sólo la interesante está oculta. No creo que sea así: hay poesía buenísima visible e invisible.

Tampoco creo que Mestre sea un autor medio oculto. Precisamente 2009 puede que sea su año, porque sus conexiones políticas con las más altas esferas le dan muchos puntos para los premios (además de tener un buen libro). Esther Ramón sí es una autora muy interesante y medio escondida, como otro muchos: Julieta Valero, Yaiza Martínez, Raúl Quinto y otros. Aunque tengo la impresión de que son voces que irán emergiendo con el tiempo, porque tienen calidad suficiente y encontrarán su espacio.

Nada, es sólo que no me creo esa dicotomía: visibilidad-mediocridad/invisibilidad-calidad. De todo hay en la viña del señor...

Respecto a si la sociedad española es cobarde, ¿qué sociedad no lo es? Generalizaciones y enmiendas a la totalidad de esta clase son estériles. Tampoco entiendo por qué los poetas españoles, en masa, son irrelevantes a nivel internacional. ¿Acaso los actuales poetas italianos o alemanes son más relevantes en ese escenario? ¿Quién mide la relevancia, a través de qué cauces se instaura el canon y se promocionan unas u otras obras? Si algunos de nuestros poetas fueran estadounidenses, sin duda tendrían más proyección internacional.

En definitiva, y sin querer hacer un discurso de nacionalismo cultural, yo sí veo a un puñado de poetas de gran calidad, equiparables a la mejor tradición europea. Es lo que me dice mi experiencia como lector. Pero entiendo que es más fácil y divertido el trazo grueso, arremeter contra todo y denigrar lo propio. Cosas buenas y malas hay en todas partes, y este país no es una excepción.

Caso aparte son los 300.000 puñales que se le clavan a anónimo en el pecho. Celebro tu visceral empatía, y tal vez puedas asesorar al gobierno, al FMI, al BCE y al propio Obama, ya que estamos, y ofrecerles tu receta infalible para salir de la crisis. Te animo a hacerlo. Y también a que seas tú el poeta con relevancia internacional, redentora, que venimos necesitando. Si logras serlo, cantaré hossannas al luminoso porvenir que donosamente exhibas ante nuestros ojos ciegos...

Nelly Sachs: es una pena obviar la obra de un escritor por consideraciones políticas o extraliterarias. En este caso, y en otros, esta autora es mucho más que eso. Pero tampoco cargemos contra el buen Serafín, él ha sido sincero y se ha expuesto a nuestra malevolencia a pecho descubierto.

Y sobre el conflicto, pues... Helena tienen razón, es algo que reviste muchas caras y no podemos quedarnos con una sola. Pero hay varios hechos incuestionables en la masacre de Gaza: el primero, su asimetría. Más de mil muertos en un bando, 14 o 15 en otro (la mayoría, por fuego amigo). Israel no puede invocar el legítimo derecho a la autodefensa en este caso porque estamos ante una masacre pura y dura de población civil; una agresión desmesurada, inhumana, perpretada con un país civilizado contra quien no puede defenderse. Y lo más triste es que se ha hecho por razones electorales: el Kadima hace suyos los presupuestos de la extrema derecha, aparca la moderación y se lanza a una espiral suicida. ¿Cuántos israelíes inocentes sufrirán por las decisiones de un gobierno enloquecido? Han removido el avispero aún más, sellando las puertas a toda posible conciliación con los terroristas de Hamás, y los jóvenes palestinos se alistarán en masa para la "guerra santa". Por supuesto, muchos israelíes se avergüenzan: en los próximos días se estrenará en nuestras pantallas "Vals con Bashir", de Ari Folman: una cinta de animación donde el director relata su experiencia en la guerra del Líbano en los ochenta. Un israelí que se avergüenza de la actitud de su gobierno y la denuncia.

Pero luego resulta que el partido xenófobo de Liebermann consigue 16 escaños, dejando muy atrás a los laboristas moderados. Liebermann propone utilizar la bomba atómica contra Teherán y exterminar a los palestinos. Además, asegura que "ya les arreglará las cuentas" a los ciudadanos israelíes de origen árabe o palestino, que representan el 20 % de la población. Todo esto es excesivo y peligroso, y muestra un viraje extremista en la sociedad.

Y todo ello con la complicidad de Occidente, que cuando no le interesa mira para otro lado. Como ocurrió con el genocidio armenio. Todos nos desgarramos las vestiduras con el Holocausto nazi, que fue una aberración sin par, estamos de acuerdo, pero ¿dónde está la "lista de Schindler" que denuncie la matanza de armenios? No interesa denunciar eso por la actitud cómplice y cobarde de los gobiernos europeos de la época; el Holocausto ha sido rentabilizado como exorcismo colectivo para no ahondar en otras heridas que también fueron muy hondas. ¿A quién le interesa Armenia o Ruanda?

Esto sí que es lamentable, y no los puñales que se le clavan a anónimo o la mediocridad contrastada de nuestros poetas.

willyimagine dijo...

anonimito! que tienes razón, yo mismo estoy en contra de lo que, de hecho, insinué antes (aunque no tan exagerado!. cierto que hay buena poesía en lo visible y en lo invisible, y lo invisible está lleno de poemarios malísimos, sólo que da más rabia que sean malos los visibles. en realidad, lo que quería señalar era un poco lo que tú: que no son tan malos nuestros poetas (a pesar de la canción de "astrud"...). claro que la mayoría son mediocres, pero eso era también así incluso en la generación del 27, lo que pasa es que a esos, a los mediocres, los hemos olvidado. a mí tampoco me gustan los victimismos apocalípticos, la verdad. así que tenemos de todo, también en aquello de la cobardía, y para eso estamos los tertulianos: para discutir dónde está el grano y poderlo disfrutarlo más.

anónimo - blue dijo...

Me identifico para no crear otros anónimos.

No entiendo esa agresividad y mala leche que sueles derramar por estos lares, anonimito.

Mestre no es un autor medio oculto. ¿Quién ha dicho eso? Su libro ha estado en la lista de más vendidos muchas semanas. Que conozco a políticos es lo más normal después de 30 años de actividad poética. ¿O es que crees que los otros poetas que mencionas no tienen sus amigos políticos?

Considerar a Esther Ramón oculta es una broma salvo que no vivas en Madrid. Es un poder en la sombra, dentro de lo poderoso que se puede ser en el ámbito de la poesía. Raúl Quinto dirige una colección poesía y publica en editoriales como Renacimiento. No está ni mucho menos medio oculto. Es más, para la edad que tiene, asoma mucho la cabeza, más de lo que la calidad de su poesía, por el momento, aconsejaría. Yaiza Martínez no me interesa pero no voy a entrar ahora a valorar su obra salvo que sea menester. Sí me interesa y mucho Julieta Valero, y en eso caso coincido respecto a su medio anonimato.

Dices: "Generalizaciones y enmiendas a la totalidad de esta clase son estériles." Acabas de decir una generalización. El que la sociedad española sea cobarde no quiere decir que sea la única. Pero yo vivo en España, no en Mozambique. Creo que ha habido momentos en nuestra historia en los que la sociedad ha sido valiente, por ejemplo, en la instauración de la primera y segunda república, pero entiendo que me aparto mucho del objetivo de este blog.

La irrelevancia de la poesía española en el panorama internacional, tema que no he sacado yo creo, es un tema para discutir aparte. Disiento por completo con el hecho de que tenga que ser norteamericano. Por poner un sólo ejemplo, ¿Mahmud Darwis pertenecía a una nación poderosa?
Es ridículo.

El problema concreto de España creo que tiene que ver con el hecho de que la poesía oficial, en un porcentaje elevado, es muy mala. Los extranjeros que vienen la leen, la comparan y no hacen un estudio en profundidad al respecto porque creen que todo lo que hay debajo será peor. Error.

Respecto a la estupidez que comentas: "Caso aparte son los 300.000 puñales que se le clavan a anónimo en el pecho. Celebro tu visceral empatía, y tal vez puedas asesorar al gobierno, al FMI, al BCE y al propio Obama, ya que estamos, y ofrecerles tu receta infalible para salir de la crisis. Te animo a hacerlo. Y también a que seas tú el poeta con relevancia internacional, redentora, que venimos necesitando. Si logras serlo, cantaré hossannas al luminoso porvenir que donosamente exhibas ante nuestros ojos ciegos..."

Bueno, este tipo de comentarios son los que te descalifican. Ni soy poeta ni soy político. Ignoro cuál es tu estado laboral, y mental, y me importa poco. Pero estamos viviendo una etapa de sumisión a los poderes económicos que no tiene parangón. Si te parece bien la mierda en que vivimos y el estado de narcotización social, siéntete satisfecho pero permite a los demás usar la libertad de expresión para llamar cobardes a los que se callan y llamar inmorales a los que nos gobiernan y mandan.

Tu salvación final de Serafín lleva a pensar que tú también caes en el amiguismo que tanto denigras.

Y respecto al tema israelí, no sé que tiene ver una poeta con un gobierno. Y más un gobierno 40 años después de su muerte. Hay muchos más sitios donde ha habido genocidios aparte de Ruanda y Armenia. Populismo barato.

anonimito dijo...

Anónimo-blue:

para ser considerado un interlocutor válido, lo primero que se te ha de exigir es que sepas leer, porque me atribuyes afirmaciones que precisamente he tratado de rebatir, en concreto en lo relativo a Mestre y a Nelly Sachs.

No vivo en Madrid y desconozco los entresijos de la corte. En la periferia donde vivo Esther Ramón es una perfecta desconocida.

Lamento que no te interese Yaiza Martínez. A otros sí nos gusta y pensamos que quizá esté destinada a ser una de las voces más interesantes de las próximas décadas. Dentro de veinte años hablamos.

Sobre agresividad no puedes dar lecciones.

Me gusta especialmente que resaltes que intento coartar tu libertad de expresión. Es algo muy común cuando no hay argumentos sobre la mesa: atacar al otro diciendo que no nos deja expresarnos. Estrategia muy difundida entre la derecha española, te remito a las hemerotecas.

Y sí, de mis intervenciones se deduce que soy un ser narcotizado por los poderes fácticos y la mierda en que vivimos me parece perfecta.

También practico el populismo barato, la indignación, la papiroflexia y el cariño incondicional a mi gato. Por ese orden.

Viktor Gómez dijo...

"Dejemos que prosiga su diario quehacer / el animal silente que a ciegas nos conduce./ Todo estaba ordenado desde que un pez antiguo / soñó mar de por fuera la burbuja que somos.//"

'Afán' se llama este poema de Atencia, María Victoria.

Escuchad, amigos, más allá de la retórica en la que habitualmente nos enzarzamos, la poética. Y dejemos que el vuelo de la sustitución ensanche la grieta, habilite un espacio mínimo pero suficiente para intuir, para entrever, que poesía es aquello que se escapa a toda lógica racionalista y conversacional, al crítico y al contracrítico. Es, me parece, susceptible de revelarse a quien se abre de orejas y a quien cierra los ojos para ver en lo profundo.

La escritura requiere oralidad si por poesía se requiere. Y esa oralidad es un cuerpo. Cuerpo a veces fragmentado. LLegar al contacto suele ser difícil. Es escurridiza, liviana pero sutil y aun ligera pero inextricable. Porque lo que se pueda decir fuera del poema ya no es poesía, seamos humildes al hablar de los poetas y su sonoro signo. Y hagamos como recomendara mi abuelo, de vez en vez, que tampoco es mala política: si no puedes hablar bien de alguien, mejor no hables. Esto último entiéndase con cierta flexibilidad, cómo la del junco que deja que la nieve se escurra, junto a troncos de arce partidos por el peso y beligerancia de la nevada.

Un abrazo a todas y todos,

Víktor

P.D.:

Los últimos comentarios de unos y otros dejan bastante claro una especifidad del mercado editorial y de los afanes de algunos autores. También las rivalidades en el control y hegemonía de lo que se entendería como cultura oficial y popular. Me gustaría más desgranar asuntos de constructo semántico frente al asunto semilológico y en progresión a una hermenéutica que denote cierta madurez en las obras poéticas, cierta capacidad de sumar en el Caudal temporal y bibliofilo.

blue dijo...

Que el mundo de la poesía atraiga sujetos como tú es realmente descorazonador y a la vez motivo de reflexión.

"Para ser considerado un interlocutor válido" - ¿Eres Dios en persona, el que pone y quita, da y recibe, acepta o desaprueba?

Has sugerido, como sueles hacer habitualmente con toda la mala leche del mundo, o has querido dejar un rastro de sombra sobre un poeta, como has hecho sobre muchos, en base a quién conoce o deja de conocer. ¿Pero tú quién eres? ¿Eres el juez universal? ¿El gran moralizador? ¿Quién te has creído realmente que eres? La gente tiene decenas de amigos y conocidos. Que tú no tengas amigos es comprensible, pero que los demás los tengan no quiere decir que vean la amistad como un trampolín. Realmente eres de los que creen: piensa mal y acertarás. Hay poca bondad y humanidad en tu discurso de la sospecha continua.

No creo por tanto que sea un problema de lectura y sí de escritura. Escribes con veneno porque todos son sospechosos para ti salvo cuatro nombres. No se puede ser más reduccionista. Siempre con la teoría del complot universal, la sospecha continua.

Tu única defensa es asimilarme a la derecha porque digo que coartas mi libertad de expresión. Es un argumento propio de alguien que no está acostumbrado al diálogo sino a escucharse en voz alta y asintiendo. Ni un adolescente razonaría así. Como cuando has dicho lo del FIM. Tú no quieres interlocutores. Quieres cabezas inclinadas.

Si te sientes de alguna manera identificado cuando digo que la sociedad española, en general, vive en la cobardía, de nuevo es tu problema. No me pienso callar porque no tenga la varita mágica de su resolución. Pero este gobierno de derechas que tanto parece contentarte es tan inmoral en sus complacencias como los 70 millones del plan de pensiones del presidente del banco o como la venta de armas a países africanos por parte de tus queridos subsocialistas. El que el PP sea peor no me deja tranquilo. No vivo en el dualismo.

Sobre los poetas no tengo mucho que decir. Qué te voy a contar que tú no sepas o no quieras saber. Que no conozcas, o conocieras, a Esther no es un problema de periferias sino de ignorancia. Sobre Y prefiero ni hablar.

anonimito dijo...

"Que no conozcas, o conocieras, a Esther no es un problema de periferias sino de ignorancia. Sobre Y prefiero ni hablar".

Precisamente por eso, por mi ignorancia, este año he votado el libro "Reses", de Esther Ramón. Y aprovecho para recomendarlo como una lectura muy interesante.

Sobre "Y" no hace falta que hables, ya nos encargaremos otros. ¿Será un oráculo o un veneno cuando hay que recurrir a la inicial?

Me pillaste también en lo del PSOE. Llevo años afiliado. Pero estoy por debajo de los sub-sociatas: en galeras, remando. Coloco pegatinas, ato cordones y atiendo opíparas cenas de subcomités regionales.

Hacía tiempo que no me reía tanto, blue. Gracias por amenizar esta tediosa tarde invernal. Algún mérito tenías que tener.

blue dijo...

Una risa que parece vesánica, vista desde/a la periferia.

Tu ignorancia en Esther no parece poética, sino que escapa a tu olfato de moralizador inquisidor.

No sé si estarás afiliado. Qué nos importa si eres tu propio Dios. Pero sin duda te siente reflejado cuando hablamos de cobardes.

Sigue con tu gato porque la humanidad no te entiende ni tú a ella. Qué pena que los gatos no puedan pedir cambio de dueño.

helena dijo...

Viktor:

"Me gustaría más desgranar asuntos de constructo semántico frente al asunto semilológico y en progresión a una hermenéutica que denote cierta madurez en las obras poéticas, cierta capacidad de sumar en el Caudal temporal y bibliofilo."

Para los humanos que nos gusta hablar y desgranar, ¿de qué quieres que hablemos? Tantos años en la universidad para nada...

Viktor Gómez dijo...

Helena:

Perdón, perdón.

Reviso mi comentario y fuí injusto, más bien inexacto.

Lo que quiero decir es que
es peligroso salirse de una
crítica y contracrítica de
los textos en dirección hacia
las arengas personales.

Y cuando se comentan el uso
de recursos estilísticos
y su pertinaz o no distribución,
selección, ubicación y originalidad
que sea para atender del texto
a su entraña y extrañamiento,
a su semántica, no sólo a su semiología, y más allá, lo que
estaría bien al analizar textos,
poemarios es revelar, cuando lo haya, a través del análisis del vocavulario, la sintáxis, el estilo, la estética, los recursos sobre la forma sonora, etc., si hay detrás de esa poética solamente retórica o ese plus necesario para que releer a un autor, es decir una propuesta hermenéutica propia que sea discursiva y no sofística ni banilizadora del pensamiento crítico y de su expresión creativa. Hablaba Machado del gay-trinar y de los afeites de la nueva cosmética. Pues eso.

Helena, acepta mis disculpas
ya que hay bastantes personas
que en este blog superan la superfialidad de las lecturas
y en abisal ejercicio, no sólo distinguen la metáfora de la aliteración y la sinestesía del hiperbaton sino que en una clave simbólica y heurística "desgranan" posibles aproximaciones a lo imposible y real del texto en cuestión, del poeta en ciernes.

Como rectificar es de humanos
y sólo desde ahí se puede avanzar permíteme ajustar el anterior comentario a éste.

Hay otros contertulios que se afanan más en discusiones de vanagloria o enemistades tribales entre poetas o grupitos. Ese ejercicio es legítimo pero no es crítica o contracrítica poética sino de la inteligencia social y del deseo de poder o contrapoder. Vale como apunte, no como eje central de una discusión.

Yo creo que "la poesía no es elocuencia. No tiene por mira la persuasión, sino que produce purificación de las pasiones del terror y de la compasión" (Paul Ricuour, La metáfora viva) por lo que ese analizar y desgranar textos debería servir para constatar y entrever cuanto y dónde se manifiesta en los poemas o en los versos o en las palabras esa potencialidad verbal. Lo digo,
Helena, porque decir que hay en un poemario mucha aliteración o escasas metáforas o mucho eneasílabo, sin dar una hipótesis del sentido práctico que el autor quiere conseguir con tal manejo o propuesta tampoco me parece gran avance.

Helena, mi objeto y objetivo de pasar por este blog a leer y releer es por esos 7 ú 8 que comentan con propiedad, razones, ejemplos y propuestas de sentido, la poesía. De ellas y ellos voy aprendiendo. Y por esas lecturas con lupa y suspicacia, a veces doctas, otras intuitivas o apasionadas, seguiré leyendo en Addison. Gracias anticipas por tu oportuna puntualización.

Un beset

Víktor

willyimagine dijo...

viktor, dices cosas que son interesantes, pero ganarías mucho si las dijeras en un lenguaje más claro y menos afectado, aplícate lo que tú mismo dices de los afeites y retóricas, deja de lado la moda post-estructuralista, aunque te quedes con sus ideas. aún en el caso de que todos fuéramos doctores en teoría de la literatura, las cosas hay que decirlas de la manera más sencilla posible, hasta donde se pueda, y en la mayoría de tus intervenciones se puede, y mucho. así todos podremos disfrutar más de tus ideas que, como ya he dicho, son muy interesantes.

cambiando de tema, es una pena que un debate tan interesante como el que estábamos teniendo aquí acabe en un concurso de insultos. y lo más triste es que parece que siempre los foros de poesía acaban así...

Anónimo dijo...

Aprendiez dijo:

Ante una situación dificil como la actual nuestra sociedad no sé si es cobarde o no, puede que también lo sea, pero principalmente es egoísta y cómoda. Somos egoistas y cómodos. Hemos llegado a esta situación por el estilo de vida que hemos llevado y no estamos dispuestos a cambiar, solo esperamos que se calme la tormenta y seguir igual, hasta una que se forme una nueva tormenta y asi....
No nos damos cuenta de que nuestro estilo de vida es insostenible para el planeta pero defendemos nuestra comodidad cerrando los ojos y a costa de lo que sea.
Y de eso tienen culpa, los políticos tanto como los intelectuales tanto como los poetas tanto como los actores tanto como los carpinteros tanto como los auxiliares administrativos.
Una regeneración moral y ética es necesaria, y ¿de eso hablan los poeta? ¿de qué hablan los poetas?..
..

uno dijo...

Hablamos del próximo libro que vamos a sacar, de cómo presentarse a un nuevo premio, de quién ha salido en la prensa esta semana, de a quien le han dado caña o alabado en este blog, de nuestro próximo libro de colegas que llamaremos antología etcétera etcétera. Somos el ombligo del mundo pero nadie se da cuenta.

Viktor Gómez dijo...

viktor, dices cosas que son interesantes, pero ganarías mucho si las dijeras en un lenguaje más claro y menos afectado, aplícate lo que tú mismo dices de los afeites y retóricas, deja de lado la moda post-estructuralista, aunque te quedes con sus ideas. aún en el caso de que todos fuéramos doctores en teoría de la literatura, las cosas hay que decirlas de la manera más sencilla posible, hasta donde se pueda, y en la mayoría de tus intervenciones se puede, y mucho. así todos podremos disfrutar más de tus ideas que, como ya he dicho, son muy interesantes.

cambiando de tema, es una pena que un debate tan interesante como el que estábamos teniendo aquí acabe en un concurso de insultos. y lo más triste es que parece que siempre los foros de poesía acaban así...


Willyimagine:

Concibo tu intervención bienintencionada como un eco que me viene siguiendo, que me recuerda aquello de "conoces bien la teoría. Aplicala" que me dijera un gallego muy sagaz hace años, que me repitiera Elena Escribano cuando leía cosas mías no hace mucho y algún otro referente.
Vale, claridad y sencillez expresiva. Tomo nota y te reconozco que a veces no priorizo la comunicación a la vanidad mal aplicada. También, al menos en un 50% de causalidad, me explico poco claro y conciso porque escribo a bote pronto, sin medir las palabras, sin sopesar y ajustar lo que propongo o reflexiono. Y me sale rebuscado. Farragoso, tal vez. Hay que purificar la verborrea hacia la verbigracia por tachadura y por síntesis. Y en lo posible, rehuir tecnicismos. Lo priorizaré a partir de ahora, compa. Gracias.

Otra cosa, en la que disiento, es que haya que dejar de un lado lo que llamas "moda post-extructuralista". Creo que en cualquier caso lo que tendré que hacer es conocer mejor esa corriente y actualizarla y actualizarme desde ella y hacia lo por venir. Pero eso como opción mía personal, ahora. Al menos en mí, no está agotada ese horadar la escritura y el pensamiento, los rizomas deleuzianos, la sospecha foucaultiana, etc., aún a riesgo de fracasar, de naufragar, de perder antes que ser domado, antes que normalizarse en clave narcótica.


Vuelvo a estar de acuerdo contigo en lo de los insultos. En los navajazos gratuitos. ¿no podíamos reservar la gratuidad para los afectos positivos o para compartir hallazgos enriquecedores, reveladores de la materia poética?

En fin, me despido con un regalo, como hacía Seneca en sus cartas a Lucilio, y es de Aníbal Núñez, que se titula, "El himno del desolado" y cuyos tres últimos versos son para mí un referente vital.

Un abrazote,

Víktor

HIMNO DEL DESOLADO

Qué hacer para mostrarse solidario
de la ruina. Arruinarse. No es astuta
la hiedra que derrumba; el viento menos
que echa tejas abajo. El atributo
de la desolación florece, crece:
vida sin colorín que sustituya
donde vida no habrá. Se poda el canto
no para su esplendor, para el embuste
mandado a suplantar. Nazca el asombro
donde no -es invisible la mano, la sonrisa
es norma- quedan brotes de otra especie.

Como la hiedra crezca terco el asombro
y, si abatido, más; hasta un abismo
-de qué hablar a los cómplices- de fértiles,
inútiles lianas: que así la ruina, al menos,
se aniquile dejando a la victoria
el campo libre para sus batallas,
pues nosotros -se suman otras voces-
llegados a este punto hemos tomado
la ilustre decisión de naufragar.

Aníbal Núñez

blue dijo...

No os preocupes que por mi parte no habrá más historias salvo que me vuelvan a provocar.

Sólo quería señalar que cuando hablé del estado de cobardía en el que vive la sociedad española, yo soy parte y sin duda me incluyo, y desde ahí quise extenderlo hacía el modo en el que los poetas viven esta situación tan complicada desde el punto de vista social. Evidentemente un poeta no puedo cambiar el mundo pero es una pena que se haya perdido la idea del sueño y, más importante, que hasta los poetas más inclinados en lo supuestamente social sigan en un mundo que tiene mucho que ver con el que describe Uno.

Quiero decir, si el mundo poético es un microcosmos de las mismas corruptelas, envidias, ambiciones, amiguismos, peloteos y demás, es evidente por qué los poetas permanecen callados y por qué cuando hablan tienen tan poca credibilidad.

Por cerrar en lo grotesco, Belloch ha dado una calle céntrica de Zaragoza a Escrivá de Balaguer.

http://www.elpais.com/articulo/espana/Belloch/escandaliza/Zaragoza/dando/calle/santo/Escriva/elpepuesp/20090214elpepinac_20/Tes

Hay muchos días en los que no entiendo nada.

margarita dijo...

ahhhhh que hay lectura en estos comentarios..solo por el texto inicial que les da soltura- lo que me reventaria es un poeta "neutral", suma de biblioteca, concenso general, causa "buena" y papel de baño para su pasion, el mundo, o lo que le de su reverendisima gana...El resto, depende de que lado del espejo se lea.
Vengo de descubrirles.

paul dijo...

De coña la nota de objetividad que le da Serafín a Antonio Colinas. La objetividad del Colinas con respecto a Reina Palazón es la misma que la tuya respecto a Nelly Sachs, querido. De 1 a 10 debe estar en -100.

A ver si algún día habláis también del premio nacional de traducción y todo lo que le rodea, porque no tiene desperdicio.

Anónimo dijo...

Me quedo asombrodado por el reclamo sobre Yaiza Martínez Montesdeoca, una señorita que dirige un portal web Tendencias 21, pseudocientífico y sin fundamento alguno en la metodología científica.

Es un puro delirio, una poeta, también poeta, metida en pseudociencia.

Para hecharse a temblar.

Raúl