sábado, 20 de febrero de 2010

Premios de poesía - último trimestre de 2009

Hacía meses que no habíamos podido publicar nuestro resumen de premios. Aquí va.


José Luis Rey ganó hoy el premio Internacional de Poesía Loewe, en su XXII edición, por su libro Barroco. El premio a José Luis Rey (Córdoba, 1973) está dotado con 20.000 euros y la edición de la obra en la colección Visor. Instantes después de hacerse público el fallo el autor comentaba al ELCULTURAL.es que se hallaba "muy contento" por el reconocimiento, sobre todo porque "cuenta con el jurado de poesía más ilustre de toda España y porque el libro será publicado por Visor". ¿Lustre o ilustre?
Respecto a Barroco, Rey comentó que "enlaza con la poesía de los 70, en la que destacan Gimferrer, Siles y Carnero". Y añadió: "Mi intención es recuperar la imagen, el ritmo y el esteticismo". Toda una declaración de intenciones conservadoras sobre una poesía, la española, lo suficientemente reaccionaria.
El jurado que ha fallado los premio estuvo presidido por el director de la Academia de la Lengua, Víctor García de la Concha, y compuesto por Francisco Brines, José Manuel Caballero Bonald, Antonio Colinas, Jaime Siles, Cristina Peri Rossi (ganadora de la pasada edición, Jaime Siles y Luis Antonio de Villena.
Con la excepción Rossi, se nos ocurre pocos jurados tan conservadores como éste, equiparable a algún grupo que organiza los premios a los mejores sonetos en un pueblo de Castilla-La Mancha. Rey ya había ganado un premio de Visor, el Gil de Biedma, y había publicado dos libros más en la casa de don Chus. Tenía por tanto el beneplácito de los de la experiencia, de quienes ahora reniega pero que le votaron para el Gil de Biedma, y por supuesto el de los culturalistas, de quien se proclama fiel seguidor. Nuestra valoración es acorde a una familia tan extensa.

Valoración subjetiva de la ecuanimidad del premio: 1/ 10

El nombre del valenciano Andrés Navarro figuraba en la plica correspondiente al poemario titulado "El huésped panorámico", ganador del XXXVI Premio de Poesía Ciudad de Burgos. Lo hacía público, poco después de culminar la deliberación, el presidente del Instituto Municipal de Cultura, Diego Fernández Malvido y recordaba que el elegido -por unanimidad y en un fallo «muy limpio»...
"Además de las alabanzas de quienes le escogían como vencedor de esta trigésimo sexta edición del certamen, Andrés Navarro se lleva la nada desdeñable cuantía de 7.200 euros y verá publicada su obra bajo el sello DVD Ediciones."El responsable de la editorial, Sergio Gaspar, que también formó parte del jurado, subrayó la importancia del Premio Ciudad de Burgos «en la más reciente poesía española». «Participar en él está de moda entre la clase poética española», señaló Luis Alberto de Cuenca, «lo que, por cierto, viene muy bien para el certamen en sí». La razón de esta apuesta generalizada «más allá del suculento premio en metálico o la edición del libro, es el prestigio que supone tener este reconocimiento en el currículum»
Al margen de la opinión que podemos tener sobre quien piensa que las modas son buenas para la poesía, Mallo sería otro ejemplo de la colección, entre los años 2006 y 2008 Navarro disfrutó de una beca de creación del Ayuntamiento de Madrid en la Residencia de Estudiantes, donde compartió espacio con Elena Medel. Medel es amiga íntima y de todos es sabido la enorme influencia que Medel tiene sobre el editor y sobre la suerte de sus protegidos más cercarnos.

Valoración subjetiva de la ecuanimidad del premio: 3 / 10

El pasado martes 17 de noviembre tuvo lugar el fallo del XV Certamen de Poesía “Villa de Cox” 2009, el ganador de éste año ha sido el autor colombiano John Galán Casanova con la obra cuyo lema es “Árbol Talado”. Este certamen está dotado con un premio de 3.000 euros y con la publicación del libro por parte la editorial Pre-Textos. John ha publicado varios libros de poesía.


Valoración subjetiva de la ecuanimidad del premio: No tenemos elementos suficientes para realizar una valoración de este premio.


El escritor y periodista José Pulido Navas (Jaén, 1958) ha ganado la quinta edición del Premio Internacional de Poesía ‘Luis López Anglada’, que convoca el Ayuntamiento de Burgohondo (Ávila). José Pulido Navas nació en 1958 en Jaén. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, es el responsable de Radio Nacional de España en Ávila. Es colaborador en revistas culturales como ‘Hermes’, en Toledo, y ‘El Cobaya’, editado por el Ayuntamiento de Ávila.

En esta quinta edición el jurado ha estado compuesto por José María Muñóz Quirós, Carlos Aganzo, Margarita Arroyo, Alfredo Pérez Alencart y Joaquín Benito de Lucas.

Un premio demasiado local en todos sus aspecto. Nuestra valoración no es buena.

Valoración subjetiva de la ecuanimidad del premio: 2 / 10


La Asociación Colegial de Escritores de España (ACE) de Andalucía ha concedido el I Premio de las Letras Andaluzas Elio Antonio de Nebrija al poeta malagueño Manuel Alcántara por su destacada y polifacética labor en el ámbito de las letras, especialmente por su trabajo como articulista de los periódicos regionales de Vocento. El premio reconoce también su «brillante personalidad literaria y su delicada belleza creadora como poeta», que le ha valido, entre otros, el Premio Nacional de Literatura.

Qué vamos a decir de Manuel Alcántara, su propio premio, y sus premios varios, que no hayamos dicho ya.

Valoración subjetiva de la ecuanimidad del premio: 2 / 10



El poeta costarricense José María Zonta ha ganado el premio de poesía Antonio Oliver Belmás que convocan la Universidad Popular del ayuntamiento de Cartagena y la consejería de Cultura, y al que este año se han presentado 160 trabajos. El ganador José María Zonta recibirá 12.000 euros y la edición de su poemario, titulado "La casa de la condescendencia". El jurado seleccionador ha estado formado por Blanca Andreu, Luis Alberto de Cuenca, Salvador García Jiménez, Vicente Gallego y Eloy Sánchez Rosillo, actuando como secretario el director de la Universidad Popular, Miguel Navarro Salinas.

A priori parece un premio ecuánime.


Valoración subjetiva de la ecuanimidad del premio: 8 / 10


(TEXTO CORREGIDO) La poeta madrileña Julieta Valero ha ganado el XXII Premio de Poesía, "Cáceres, Patrimonio de la Humanidad" con el trabajo "Autoría", con lo que obtiene un galardón de 6.000 euros, ha informado hoy la alcaldesa, Carmen Heras, en una rueda de prensa. El galardón está dotado con 6.000 euros y la publicación de la obra por "DVD" El jurado ha estado conformado por los poetas Benjamín Prado, Luis García Montero, Diego Doncel y Eduardo Moga, que, además, representa a la Editorial "DVD", mientras que el presidente ha sido el profesor de Literatura Teófilo González Porras. Desde 2008 Julieta es coordinadora de la Fundación Centro de Poesía José Hierro.

Julieta Valero ya había publicado anteriormente con DVD y ahora es premiada, hecho que no es la primera ni la segunda vez que ocurre con la editorial catalana. No es una poeta precisamente ajena a la editorial ni a su co-director Eduardo Moga. Nuestra valoración es acorde.

Valoración subjetiva de la ecuanimidad del premio: 3 / 10

Destaca un hecho singular sobre este premio. Anteriormente el premio lo llevaba Visor. DVD lo lleva ahora pero el jurado es casi el mismo que siempre utiliza Chus. ¿Razones para este matrimonio? Visor necesita no ser la única editorial que hace lo que hace. Y DVD parece que, como muchas otras editoriales de poesía, no lo está pasando precisamente bien. A partir de ahí, que cada uno ate los cabos si es que se pueden atar.


La escritora Isabel Pérez Montalbán, natural de Córdoba y residente en Málaga, es la ganadora del XVII Premio de Poesía Ciudad de Córdoba "Ricardo Molina" por su "comprometida" obra "Están clavadas dos cruces". El jurado del certamen ha estado compuesto por reconocidos literatos del territorio nacional como Pablo García Baena, Jesús Munárriz, Aurora Luque, Ángeles Mora y Ángela Vallvey, quienes hoy han dado a conocer su dictamen.

El premio insiste en premiar a autores de la zona. Hay alguna amistad con algún miembro del jurado pero nada definitivo.

Valoración subjetiva de la ecuanimidad del premio: 5 / 10


Alto en el camino para desentumecer las piernas. "El empresario, mecenas y Presidente de la Fundación Loewe, Enrique Loewe recitará mañana una selección de los poemas que mas le gustan y han marcado su vida profesional y personal, en el transcurso del ciclo Aula de Poesía que organiza el Palau de la Música. Según han señalado fuentes de esta institución, Loewe mantendrá un coloquio con los asistentes al ciclo, que coordinan los poetas valencianos Carlos Marzal y Vicente Gallego. Fuentes del Palau han recordado que el Aula de Poesía reúne esta temporada a personalidades de distintos ámbito de la cultura y del deporte, como el jugador del Valencia, Juan Mata que la protagonizará el próximo 10 de diciembre."

Marzal y Gallego luchando por la popularización de la poesía. Cuanta generosidad. Empresarios millonarios, futbolistas millonarios, ¿cuál es el denominador común?


Un jurado presidido por la catedrática Carmen Bobes concedió el premio internacional de poesía «Ateneo Jovellanos» a «La lengua del mirlo», primer libro del asturiano Servando Cano Lorenzo (Somiedo, 1943). Localismos de nuevo.

Valoración subjetiva de la ecuanimidad del premio: 3 / 10


Ramón Crespo, catalán de origen y almeriense de vida, es el decimotercer ganador del Premio Ciudad de Salamanca de Poesía con "Palabras que acepta el fuego", fallado de Antonio Colinas, presidente del jurado en el que estuvieron también César Antonio Molina, Clara Janés Nadal, Juan Antonio González Iglesias, Asunción Escribano y José Luis Puerto.

Según el autor: “Significa un reconocimiento que los poetas estamos de siempre anhelando, el de otros poetas a los que admiramos. Son grandes poetas y el jurado es de alto nivel”.

Peloteos aparte, no vemos grandes conflictos de intereses entre el jurado y el premiado.

Valoración subjetiva de la ecuanimidad del premio: 7 / 10


El escritor andaluz afincado en Madrid Jorge de Arco recogió en la tarde de ayer en Ávila el XX Premio Internacional de Poesía San Juan de la Cruz, galardón obtenido por el poemario titulado 'La casa que habitaste'. El jurado del Premio, compuesto por Gonzalo Santonja, Jesús Munárriz, Carmelo Guillén, Antonio Colinas, Clara Janés, Carlos Aganzo (coordinador del mismo y director de EL NORTE DE CASTILLA) y Luis Hernández.

El escritor, de 42 años y juglar de Fontiveros (Ávila) desde el 2005, cuenta en su haber con los otros dos grandes premios literarios que se conceden en la provincia abulense, el Fray Luis de León y el Premio Nacional de las Letras Teresa de Ávila. El premio está dotado con 6.000 euros e incluye la publicación del libro ganador en la colección Adonais de Ediciones Rialp

La presencia de su íntimo Carlos Aganzo, Fontiveros, su amistad con otros miembros del jurado, no olvidemos que el padre del poeta es Carlos Murciano, nos llevan a dar al premio la siguiente valoración:

Valoración subjetiva de la ecuanimidad del premio: 1 / 10


La obra 'Mientras el lobo está', del autor nacido en Lima, Eduardo Chirinos Arrieta, resultó ganadora tras el fallo del jurado del XII premio Internacional de Poesía Generación del 27, según informó hoy el presidente del jurado del premio, José Manuel Caballero Bonald. Entre los miembros de este jurado se encuentran José Manuel Caballero Bonald, Jesús García Sánchez (Chus), Luis García Montero, Julia Ochoa, Julia Varela y Aurora Luque. .

Algo se nos está escapando en este premio. Chirinos ha traducido varios libros de Pre-Textos y últimamente la casa de Valencia tiene buenas relaciones con la casa de Madrid. Pero todo pueden ser conjeturas.

Valoración subjetiva de la ecuanimidad del premio: 6 / 10


Ángel Mendoza (El Puerto de Santa María, 1969), con la obra Pájaro negro, ha resultado ganador del II Premio de Poesía Fundación Ecoem. El jurado ha estado compuesto por Julio Martínez Mesanza, Felipe Benítez Reyes, Juan Bonilla, Abel Feu y Javier Sánchez Menéndez, presidente de la Fundación Ecoem. Con anterioridad, Ángel Mendoza ya había obtenido los premios "Luis Cernuda", del Ayuntamiento de Sevilla (1997), "Arcipreste de Hita" (2001) o "Fernando Quiñones" (2004). Entre sus libros ya publicados se hallan Pequeñas posesiones (Editorial Renacimiento. Sevilla, 2000) Cercanías (Editorial Pre-Textos. Valencia, 2002) y Horario de invierno (Editorial Pre-Textos. Valencia, 2006).

Vamos a dar una valoración media porque si bien el premiado es amigo de Reyes, y quizá de otro miembro más del jurado, no nos consta la misma relación con otros miembros del mismo.

Valoración subjetiva de la ecuanimidad del premio: 5/10


Luis Artigue ganó el premio Fray Luis de León que convoca la diputación de Cuenca (MODIFICADO). La obra fue elegida por mayoría por el jurado del que formaban parte Luis García Montero, Benjamín Prado y Caballero Bonald. El premio, que convoca anualmente la Diputación Provincial de Cuenca, está dotado con 15.000 euros en metálico y con la publicación de la obra por la editorial Visor.

El jurado, repetido hasta la nausea, no nos ofrece ninguna confianza. Como señala un anónimo en los comentarios, la relación entre Luis Artigue y Luis García Montero es bastante estrecha, cosa que desconocíamos hasta que comprobamos los enlaces enviados. La amistad, la crítica que no es crítica sino alabanza y falsa construcción de una imagen, tiene en este país su recompensa.

Valoración subjetiva de la ecuanimidad del premio: 2 / 10

97 comentarios:

Anónimo dijo...

En otras palabras, el 80% del dinero que los Ayuntamientos y demás destinan a premios de poesía lo controlan 4 o 5 personas, cuyos gustos son siempre los mismos y sólo cambia el número de amigos del grupúsculo, cada día mayor. No es de extrañar que ese 80% de poesía escrita suene igual, parezca igual y sea igual de mediocre.

Anónimo dijo...

Lo más estremecedor es que nuevas editoriales cojan premios de Visor y usen el mismo jurado. Es para echarse a temblar.

Anónimo dijo...

Y el Ciudad de Melilla?

Anónimo dijo...

Os agredezco la labor que realizais,
es como un soplo de aire fresco entre
tanta podredumbre. Estaría bien hacer un ranking de certámentes en base a su "limpieza", así nos ahorraríamos algunos euros en envíos
donde nuestras obras serviran sólo como coristas de la bedet de turno.

Muchísimas gracias por este espacio, os habeis ganado mi respeto entrada a entrada.

anonimito dijo...

Impresiona la repetición de nombres de unos jurados a otros. Un monopolio neocon en toda regla. Si superponemos esta relación a las anteriores, se tiene un mapa bastante completo de quién hace y deshace.

No es de extrañar la repetición de esquemas consabidos, que tantos poetas jóvenes repitan el cliché, la fórmula desgastada, el ritmo añejo, o que jueguen a disecar metáforas tomadas del herbolario de la seudo-tradición colectiva. Esos jurados no toleran otro tipo de poesía. Por suerte, acaban emergiendo francotiradores en algunas periferias consentidas u olvidadas por la mirada censora del clan retrógrado de turno.

Apabullante...

David dijo...

Como no encuentro un lugar donde contactar con vosotros para esta cuestión, me gustaría haceros saber, que es muy cansino para la vista leer vuestra pagina. No sé si se debe al contraste o al color de las letras, pero al cabo de unos minutos, aparecen ilusoriamente líneas horizontales a modo de persiana que persisten en la retina.Un saludo

Anónimo dijo...

En cuanto al Oliver Belmás:

El jurado no forma ningún "grupúsculo"ni puede ser más ecléctico en sus gustos, pues cada uno de los miembros hace un tipo de poesía completamente diferente y no comparten predicamentos estéticos comunes.

El jurado del Oliver Belmás estuvo presidido por José Hierro hasta su muerte.

En la edición de este año, cuatro de los miembros del jurado llevaban el mismo libro como ganador.

"Qué casualidad", dijo uno de ellos. El que no lo había seleccionado siquiera, espetó indignado: "¡ Eso lo veremos cuando se abra la plica!"

Como si hubiera un complot.

Por fortuna, una vez abierta la plica, resultó ser un tipo de Costa Rica al que no conocía nadie.

Sucedió una cosa muy sencilla: el libro adelantaba en varias cabezas al resto de los presentados.


Todos los premios no son iguales. Todos los jurados no son corruptos.
No todos creen que sus amigos son los mejores, por encima de cualquier objetividad.

Antes al contrario, hay jurados-de la escuela de jurados de José Hierro y de Claudio Rodriguez
-que si reciben "la llamadita"se enfurecen como leones y lo consideran una agresión personal, no sólo contra su honradez sino contra su gusto como lector y contra su amor a la literatura.

santiago dijo...

Estoy con Anónimo, yo he mandado algún poemario y ya no voy a repetir,
empezaré a tomar anotaciones para esa lista y no mandar nada.
Un saludo

Anónimo dijo...

Si me lo permitís, quiero manifestar mi apoyo a dos opiniones anteriores, y que conciernen a dos temas totalmente distintos:
- Es cierto que la visualización de vuestra página (y de esta sección de comentarios) acaba resultando desagradable. Intentad solucionar este problema, amigos De Witt, que vuestra labor merece mucho la pena.
- Estoy totalmente de acuerdo con el compañero o compañera que ha sugerido la elaboración por parte de Addison de Witt de un ranking de premios, en función de su honradez.
Animáos, pues, y complacednos, queridos amigos.
Un abrazo.

Addison de Witt dijo...

Pues la visualización...Intentaremos hacer algo, aunque a lo mejor hemos descubierto una droga barata e interesante. Si alguien tiene una plantilla que dejarnos, sea bienvenido.

Sobre el tema de la lista, es sencillo. Si pensáis que podemos tener algo de razón en nuestras valoraciones subjetivas, tan solo tenéis que leer las valoraciones que hemos hecho sobre los distintos premios en 2009. Y a partir de ahí, actuar en consecuencia con vuestra propia información.

Nos alegramos de haber acertado con el Oliver Belmas. Con Luis Alberto y Gallego tenemos nuestras dudas por lo ocurrido en otros premios, especialmente con el primero. Pero Blanca tiene bastante personalidad y debía de servir de contrapeso a los visor boys. A Rosillo no lo conocemos como jurado.

Enrique Gracia Trinidad (EGT) dijo...

Como siempre, certeros y razonados en vuestros comentarios. Os sigo desde hace mucho y os felicito por vuestra labor. Es necesaria y debería conocerse mucho más. No paro de recomendar esta página. Mañana mismo volveré a hacerlo en mi programa de radio.
Contra la mucha corrupción instalada en estos temas no cabe más que la denuncia seria y continuada. Hasta que queden sólo los más decentes.
Gracias.

Anónimo dijo...

Realmente están crecidos. Atención a estas declaraciones de uno de esos miembros del jurado vitalicio que tan democráticamente se ha constituido:

"Quiero exprimir todo el rock que hay en cada uno de mis poemas, que es mucho."

Benjamín Prado. Revista Metrópoli. El Mundo. 19 de Febrero de 2010.

gallego dijo...

Lo malo no son sólo los premios, el dinero tirado a la papelera, jugar con los sentimientos de cientos de personas, etc.

Hay otros daños colaterales que este grupúsculo crea. Ejemplo. Nueva antología de poesía gallega. Y van, ¿seis mil? Esta vez la financia el Ministerio del Poder Popular para la Cultura de Venezuela, es decir, Chavez, (no es broma) otro demócrata de toda la vida. Y otra vez tenemos que tragar la fotito de la yanotanniña con sus poses. ¡Esa no es la poesía gallega ni es la imagen que queremos transmitir de la poesía gallega! Y sobre todo no puede ser siempre la misma. A ver si los plumillas de aquí se dan cuenta de una puta vez que la poesía gallega ni empieza ni termina ni se para delante de esta mujer. Qué vergüenza.

http://www.anosagalicia.es/index.php?option=com_content&task=view&id=289&Itemid=28

Anónimo dijo...

¿Por qué no la convencéis para que emigre a Venezuela? Es una tierra llena de oportunidades.

Anónimo dijo...

A cualquier cosa la llaman rock. Y a cualquier cosa poesía.

eduardo dijo...

Anónimo, la entrevista sigue. Más adelante dice Benjamín refiriéndose a Coque Malla: "El tira de mi prestigio y yo me aprovecho de su fama."

Es absurdo que un tío con tan poco talento para la poesía esté donde está. Pero también es absurdo que sea niño mimado de Visor y sea jurado de DVD y de Hiperión. Quién entiende a esta gente.

Anónimo dijo...

¡Hombre!, en el fondo lo que trasluce de todo este tinglado es que los responsables de Visor, de DVD, de Hiperión y de otras xxx similares, de poesía no entienden mucho, pero de dinero... ¡De dinero entienden una barbaridad! Y de eso se trata: de ganar dinero, no de publicar poemitas.

Anónimo dijo...

No sé si os estáis dando cuenta de un fenómeno que se está produciendo. Toda esa gente que mamoneando los concursos y que publica a base de enchufe y subvención poemarios deleznables, está cambiando el significado de los premios, está dotándolo de un contenido nuevo. Ganar un premio o presentar un currículum plagado de éstos ya no da prestigio, sino que más bien lo quita. No son pocos los que ya se fían mucho más ya de aquellos autores y aquellos libros que han sido publicado sin que medie ningún premio de por medio. No sé si esto será bueno o malo pero está pasando. Se han ensuciando tanto los premios que se van a volver en su contra. Ganar un premio terminará significando sinónimo de mediocridad y de alcanzar logros por la vía rápida o poco clara. Es triste pero en España estamos llegando a semejante punto por tanta xxxx y tanta subvención.

Anónimo dijo...

Medel aupando a los suyos siempre: María Salvador, Andrés Navarro, Sofia Rhei y ahora en la residencia sus amiguitas Alba Gonzalez y Sofia Castañón. Llegan tiempos peores...

Amparo dijo...

Pues sí, tal como está el tema, se está convirtiendo en un descrédito (no de héroes, precisamente) el hecho de ser jurado y el de ganar un premio.

Tanta prostitución de neuronas de unos y otros, se desprestigian ellos mismos.


Addison, gracias por este esfuerzo tan necesario. Besos.

Ana Hidalgo dijo...

Ayer, caminando por la facultad de Granada, vi el cartel del festival internacional de poesía de Granada, como cabeza de cartel estaban Benjamín Prado, Luis García Monterro, Enrique Morente, Miguel Ángel Silvestre y Fran Perea. Creo que no hace falta que diga nada más, ¿pero por qué lo llamaran festival de poesía y además festival de poesía internacional?

joan dijo...

Joder, que venga Pérez-Reverte a hablar en la portada gutural de un país gozosamente inculto. Gracias a vivir en un país gozosamente inculto la gente lo lee mucho más que a otros novelistas que no se quedaron parados en lo peor del XIX. Qué coñazo de suplementos. Cuanto puto conservadurismo.

jordi dijo...

Pues querida Ana, el cartel de Cosmopoética tampoco te creas que cambia mucho. Ayer se presentó en la Residencia de Estudiantes. ¿Imaginas quien cerrará el Festival? Luis García Montero y Enrique Morente. Mira la noticia:

http://www.abc.es/20100226/cordoba-cordoba/garcia-montero-morente-cerraran-20100226.html

Y también estarán José Luis Rey, Visor, Eduardo García, Visor...Claro que el también Visor Carlitos Pardo está detrás de todo esto.

No puede haber mayor monopolio ni éste puede ser más lamentable y patético.

A ver cuando los poetas hacen lo mismo que los estudiantes cuando van los politicastros a las facultades. Hay que poner a los poetastros y camarillas en su sitio.

Anónimo dijo...

Hombre,Jordi, también van Edoardo Sanguineti, John Berger, Cees Nooteboom, William Ospina, Nicole Brossard, Robert Hass, y muchos más, pocos visores. No hay que ser injustos. Y no hay comparación.

jordi dijo...

No hay comparación porque los nombres internacionales son mucho mejores, anónimo. Pero el mamoneo nacional es igual o peor. Y juntar a Berger, a Brossard o a Hass con esta gente es hacerle un favor muy grande a esos poetas y un favor muy malo respecto a nuestra poesía y nuestra credibilidad. Pero ya sabemos quienes mandan en ambos festivales: los mismos. Que cierre Montero el festival habiendo poetas infinitamente mejores para hacerlo entre los nombres que comentas da una idea de lo que estamos hablando. Quien se prestigia con este evento son quienes pegan su nombre a poetas que ni leen ni entienden. Y sé de lo que hablo. Así que, por favor, con la excusa de que traemos, porque lo pagamos todos, a poetas internacionales buenos, no tapamos el tufillo Visor que tiene este evento. ¿Una mascarada mayor que Granada? Por supuesto. Pero para mí es un montaje para mayor gloria de los de siempre y sus amigos. Conmigo al menos que no cuenten.

Anónimo dijo...

Querido Jordi, no dudo que no sepas de lo que hablas, pero he consultado el programa en la página de Cosmopoética
http://www.cosmopoetica.es/cosmo10/COSMOGRAMA_(AVANCE).pdf

y la lectura de clausura será de Julia Uceda, Pere Gimferrer, Robert Hass, Cees Nooteboom y Edoardo Sanguineti.
Lo de Luis García Montero y Enrique Morente es un concierto.
El programa me parece lo más plural. Sin ánimo de ofender.

Salvaje Oeste dijo...

Gracias por seguir con vuestra labor de dejar las cosas claras. Desde luego hay algunos poetas válidos que son premiados, pero el panorama es descorazonador. Tantos premios que dependen de anquilosados como Colinas, Cuenca o Villena o amiguetes como Prado o García Montero.

Anónimo dijo...

Bueno, a ver si un día me llevan a mí... ¿Pero cómo me van a llevar a Cosmopoética si yo vivo en una planeta extrasolar? Pues por aquí seguiremos.

jordi dijo...

Parece que no hay peor ciego que el no quiere ver, y perdón por el cliché. No sé lo que pondrá el avance del programa porque ayer no estaba disponible. Sólo sé lo que dijeron en la presentación y en la rueda de prensa. Y el broche, el cierre de todo Cosmopoética, es el acto conjunto Montero-Morente. Como te puedes imaginar no es un concierto porque Montero, de momento, no canta. Es un espectáculo que mezclará poesía y música.

La forma en la que se ha presentado, los nombres que se han destacado, los lugares que ocupan esos nombres. No sé chico. Insisto en mi idea de que se trata de poner a los chicos visor al lado de poetas mucho más importantes y relevantes a nivel internacional. La única diferencia entre el festival de Granada y el de Córdoba es que en el segundo hay poetas internacionales que en el primero. Pero los dos están controlados por Montero y compañía. El segundo disimula más hasta ahí.

jordi dijo...

Y eso sin contar los que no son visores pero amigos amiguitos de Carlitos: Ana Gorría, Canteli y todo es grupúsculo que tanto se quiere y apoya. En Facebook y más allá. Mucho más allá. Añade a Elena Medel, Juan Carlos Abril, Alejandra Vanessa (de coña), Azaústre (otro Visor) y así podría seguir y seguir ad nauseam.

La parte española me recuerda a los partidos de fútbol amistosos: Ronaldo y sus amigos. Pues aquí sería Carlos Pardo y sus amigos. Sólo que no hay equipo enfrente. Ahora ponte otra vez las gafas de no ver y me hablas de seriedad, objetividad y esas cosas.

Anónimo dijo...

He hecho el conteo:
(Un año de convocatorias en vuestro blog)
20 certámenes "sucios"
9 certámenes "limpitos"
9 certámenes valorados con reservas.

Amén.

Anónimo dijo...

Queridos Addison, aquí les dejo una serie de enlaces que podrían cambiar su opinión sobre la ecuanimidad del premio Fray Luis de León. La amistad García Montero-Artigue está más que probada.

http://agoralarevistadeltaller.blogspot.com/2009/12/conversaciones-con-luis-garcia-montero.html

http://www.escritores.org/index.php/recursos-para-escritores/articulos-de-interes/706-jovenes-escritores-defienden-la-perpetuidad-de-la-literatura-del-xxi

http://www.luisartigue.com/2008/05/vista-cansada-de-luis-garca-montero.html

http://www.luisartigue.com/2009/05/manana-no-sera-loque-dios-quiera-de.html

Que no quede ni un solo premio sin denunciar.

Addison de Witt dijo...

Pues tiene usted toda la razón, anónimo.

Cambiamos por tanto el texto y la valoración de ese premio. Muchas gracias.

Anónimo dijo...

Addisons:

Si pensáis que ésto es spam, no ponerlo. Dadas las características del blog y sus lectores, lo he creído interante:

Conferencia: "La cultura de la cursilería: mal gusto, clase y kitsch en la España moderna"

La conferencia la imparte Noël Valis, profesora de la universidad de Yale, y tendrá lugar en el International Institute el 10 de marzo de 2010, a las 19.30 horas (c/Miguel Ángel, 8, Madrid).

Es una pena no tener tiempo para mandar a esta profesora ejemplos de Marzal, cualquiera de los culturalistas, Rey, Vicente Gallego, Colinas.......................................

Gracias, por si cuela.

Julieta Valero dijo...

Vaya por delante y por principio mi respeto, consideración que precisamente avala el hecho de que quiera hacer algún apunte crítico, por alusiones y, más allá y fundamentalmente, por comunicaros mi visión sobre este asunto de los premios en un sentido más amplio y espero que constructivo.

Me parece sano y necesario el ejercicio crítico sobre este tema. Y me parece difícil abordarlo porque juzgar la ética de las personas es algo complejo y sobre todo tan, tan grave que, si uno se anima a hacerlo, pienso que debe estar convencido de que los instrumentos y la información con que lo hace ofrecen enormes garantías. Obviamente es algo que os habréis planteado hace tiempo y yo no voy a pecar de aquello sobre lo que advierto en sus peligros: ni tengo la información sobre vosotros respecto a formación, neutralidad, capacidad crítica profesional, etc. (aunque lógicamente pueda hacer determinadas deducciones a partir de vuestro trabajo) ni sobre las personas a las que aludís. Tampoco tengo la vocación necesaria. Sí poseo información directa y fiable (parto de la base, no sé si ingenuamente, de que una persona es creíble a no ser que demuestre lo contrario) sobre mi persona; pero creo que para ser convenientemente contextualizada, antes es necesario que plantee la que es para mí una cuestión fundamental en todo este tema: el supuesto erróneo de la vinculación como elemento de descrédito por definición. Me explico:

Es humanamente imposible que una persona que escriba y naturalmente vaya estableciendo relaciones a lo largo de los años (por afinidad, por necesidad emocional de compartir la escritura, por mero ejercicio de socialización, por la actividad profesional que desempeñe) no acabe conociendo en mayor o menor medida a un número amplio de poetas, alguno de los cuales acaben formando parte de un determinado jurado. Francamente, esto me parece una obviedad que admite poca discusión. Si para hacer un ejercicio crítico sobre la limpieza y función de los premios se parte de la premisa de que cualquier candidato que conozca a cualquier miembro de un jurado está estigmatizado por este hecho, se está negando la posibilidad de participar en un premio a muchísima gente y, lo que es verdaderamente grave, se está prejuzgando como algo anti ético el mero hecho del conocimiento entre personas; sí lo es, y ésta es para mí la clave, el uso que se le pueda dar a esa vinculación. La honestidad es un ejercicio antes que nada interno. La deshonestidad consiste en decidir manipular, pactar, presionar o utilizar dicha relación para conseguir una prebenda en un premio; nunca en la mera existencia de un conocimiento o una vinculación.

Me parece importantísimo reflexionar sobre esto porque creo que esa falsa premisa vulnera un principio fundamental que no por tópico periodístico deja de ser el punto de partida irrenunciable para cualquier convivencia, incluida, por supuesto, la creativa: la presunción de inocencia. La práctica tan extendida en la vida pública de exponer determinados datos parciales como indicios incuestionables de actitudes deshonestas es tan fácil como perversa. Obviamente si estuviera convencida de que esos son vuestros procedimientos voluntarios y generalizados, no tendría interés alguno en abrir este diálogo, que espero sirva como punto de partida para un intercambio constructivo.

Una vez hecha esta reflexión, quiero aclararos que buena parte de la información que dais respecto a mí no es correcta: de los miembros del jurado del Premio Ciudad de Cáceres conocía exclusivamente a Eduardo Moga (del resto dudo de que supieran siquiera de mi existencia literaria). Lo cual, y según los propios criterios que acabo de exponer, no es más que eso, información que, por sí misma, no debería “significar”. Mi honestidad, como la de cualquiera es, antes que nada y en definitiva, un asunto propio. Si os decidís a hacerlo vuestro espero que sea desde la información veraz y desde su interpretación no capciosa; desde el crédito y el respeto.

Addison de Witt dijo...

Hola Julieta:

Agradecemos tu espíritu constructivo. Vamos a tratar de hacer lo mismo. Intentaremos aclarar lo que queremos decir con "Valoración subjetiva de la ecuanimidad del premio".

Nuestra valoración no es una valoración ética sobre una persona o conjunto de personas, ni sobre su honestidad. En ningún caso afecta a la calidad del poemario (podríamos recordar el tristemente célebre caso de Luis Antonio con el premio Valdepeñas, libro que valoramos positivamente a pesar de todo lo que pasó a su alrededor).

Nosotros valoramos la presunta ecuanimidad del premio. Cuando hablamos de ecuanimidad nos referimos a la valoración que realizamos sobre el siguiente aspecto: posibilidades que tendría una persona perfectamente desconocida de ganar el premio. En el caso del premio al que te presentaste y ganaste, valoramos esa ecuanimidad con una nota de 3 sobre 10. ¿Por qué? En primer lugar porque la mayoría de los miembros del jurado están acostumbrados a premiar, y así lo hacen una y otra vez, a poetas conocidos o muy conocidos.

Por supuesto es una apreciación subjetiva, y de ahí que incluyamos ese adjetivo en nuestra frase.

Sobre tu caso en concreto tenemos los siguientes hechos:

1) Como tú bien dices, conoces a Eduardo Moga. Eduardo Moga es el representante de DVD en el jurado. No es el secretario ni un miembro cualquiera. Existe la posibilidad de que Eduardo defendiera tu libro de manera ardua sabiendo qué estaba defendiendo. Eso no quiere decir que tú le hayas llamado para que te coloque el libro entre los finalistas. No hace falta. Es fácil reconocer tu poesía.

2) Ya habías publicado antes un libro en DVD. Evidentemente puede ser una casualidad pero DVD premia en no pocas ocasiones a personas que ya han publicado con ellos (o bien con libros propios o con traducciones).

3) Creemos que infravaloras el conocimiento que otros poetas pueden tener de tu obra y persona. Estás en no pocas antologías y publicada en dos editoriales que se leen. Además, has trabajado en Radio Círculo y ahora eres coordinadora de la Fundación Centro de Poesía José Hierro. Escribes en varias revistas. Más que preguntarte quién te conoce deberías preguntarte qué poeta no te conoce.

Teniendo en cuenta los antecedentes de buena parte del jurado, los hechos que hemos presentado y el fallo final del jurado, creemos que un perfecto desconocido habría tenido pocas posibilidades de ganar esa premio. Y eso es lo que estamos valorando. A eso llamamos nosotros valoración subjetiva de la ecuanimidad del premio.

Julieta Valero dijo...

Continuando con la intención constructiva quiero insistir (creo que en mi entrada quedaba claro) que mi intervención no consistía en una respuesta o la apertura de una dialéctica sobre mi honestidad personal ni la de nadie; de ninguna manera voy a entrar a eso. Interpreto por tanto tu contestación desde esa perspectiva, y por ahí sigo.

(El tema de la calidad del poemario, como muchos otros cercanos a esto de los premios, no lo planteaba ni lo pongo en duda).

Vuestra intención es valorar las posibilidades de un desconocido de ganar un premio. Muy lícito. Sobre lo que yo llamo la atención es sobre la información y los métodos que empleáis. Ni siquiera entro al hecho de que el tipo de información en que basáis vuestros análisis sea (en sí misma, por su naturaleza, al margen de que se enfoque con intención neutral) poco contrastable y obtenible de maneras irremediablemente rumorológicas. La base de mi argumentación es: sólo el modo en que un individuo se desenvuelva en su vida define su honestidad; y sólo se puede cuestionar eso con pruebas; jamás con deducciones. La honorabilidad es un derecho connatural; si se cuestiona, deben aportarse pruebas serias, nunca posibilidades, casualidades ni conjeturas.

Para afirmar las pocas posibilidades que tiene un desconocido de ganar un premio, tu argumentación pasa por dar por hechas varias suposiciones que desde luego implican una actitud no honesta por parte de una o varias personas. Y que pueden implicar errores netos en los datos. No te invito a que repases tu propio ejemplo porque, insisto, por principio no voy a participar en algo así; pero vale cualquier otro. Y no quiero ir de mirlo blanco por la vida; por supuesto que tengo mi opinión personal sobre muchas de las afirmaciones que hacéis (y coincidiría en algunas probablemente). Lo que pienso, con toda franqueza, es que no se puede extrapolar eso, sin pruebas y sin una interlocución en igualdad de condiciones.

Vuestra valoración no tendrá como objetivo la ética de las personas, pero los métodos que usáis la puede vulnerar. Y eso me parece inadmisible, aunque se anteponga la etiqueta de subjetividad. Subjetivo significa relativo a nuestro modo de pensar o de sentir, y no al objeto en sí mismo. Pensar a nivel interno o en círculos personales determinada cosa sobre alguien, por muy subjetiva que sea, es un derecho; convertirla en denuncia pública no es ser subjetivo; es, cuando menos, una arbitrariedad.

Me temo que estamos ante una manera ontológica radicalmente distinta de ver ciertas cosas; pero doy por hecho (en positivo sí me atrevo a hacerlo públicamente) que esto lo habréis reflexionado mucho antes de lanzaros a esta aventura. Y cada uno es como es.
Un saludo para todos

Addison de Witt dijo...

Sí, va a ser la ontología y el mirar a ciertas cosas. Y el hecho de que algunos no quieran mirar más que a ciertas cosas.

Asumes métodos que desconoces por completo y hablas de ética por ti misma. Eso sí es inadmisible. Todo suena a justificación que nadie te ha pedido. No dudamos de tu ética. Sencillamente creemos que tu poemario no habría ganado, o habría tenido muchas menos posibilidades, si hubiera ido firmado por Josefa Pérez Rodríguez. Nadie te he arrojado la culpa por ello. Desde luego nosotros no lo hacemos.

Miradas paralelas y opuestas, Julieta. Hasta siempre.

Amparo Bernal dijo...

Julieta, dices que llamas la atención por la información y los métodos que emplean los Addison.
Dices también que quieres hacer crítica constructiva. ¡Adelante! ¿Qué alternativa propones a la información? Y ¿Al método?

Julieta Valero dijo...

Si las reflexiones que he hecho te han sonado a justificación, siento que no has querido o no has podido entender en absoluto desde dónde y por qué he intervenido, pero en fin, volvemos a la subjetividad y sus conjuntos y, en todo caso, son riesgos que implica cualquier debate; eso sí lo asumo, y no va a más.

He hecho una crítica,respetuosa, de métodos que se exponen a sí mismos y desde luego que hablaba de ética desde mí; eso no es inadmisible, es inevitable, también ontológicamente.

Diversidad de miradas, sí.
Hasta siempre.

jordi dijo...

Al final el yo hablando de sí mismo en la defensa que no quiere ser defensa sino construcción de no se sabe qué. Voy a ser constructivo pero voy a hablar de mi y de mi libro que para eso he venido. Si entre ontología y epistemología meto la palabra sospecha y otras similares, mi discurso quedará más creíble.

Y ni una sola palabra sobre un hecho incontestable y terrible para la poesía española: buena parte de los premios con mayor dotación económica cuentan con la presencia en el jurado de LG Montero y de Benjamín Prado, miembros del jurado de tu premio, además de otros amigos de LGM. ¿Eso te parece bien? ¿Contribuye a la riqueza poética del país? ¿Por qué los premiados no gastáis ninguna energía en hablar de eso y toda en demostrar que vosotros no, que los "malos" son los demás?

Yo nunca me he presentado a un premio porque me parece una xxxxx, pongo yo las xx, de la poesía. Cuando los jurados sean variados, premien de manera habitual a gente que no tiene que ver con su editorial, exista transparencia en sus votaciones, exista un notario que controle todo el cotarro y levante acta de cada movimiento, me lo pensaré.

Y teniendo en cuenta que la mayor parte de los premios se pagan con dinero público, en el que yo participo, tengo todo mi derecho a decir lo que opino sobre vuestros premios. Y en pocos sitios puedo expresarme salvo en este foro, que es una garantía de pluralidad y libertad ante el monopolio al que cerráis los ojos y del que algunos viven, no me refiero a ti, literalmente, y muy bien.

Mientras en las revistas que muchos premiados publican uno sólo lee reseñas de un amigo a un amigo y viceversa. Nada de crítica a lo que les rodea. Todo es superguay porque si te mueves, no sales en la foto. Y claro, hay un sólo fotógrafo.

Julieta Valero dijo...

Amparo, respecto a ese método en concreto sobre el que hemos debatido, no tengo soluciones que aportar porque, como he dejado claro, desconfío del método en sí. Es mi opinión.Y no merece la pena ocupar más espacio del foro con ella.

Pero hay, por ejemplo, un aspecto del que poco se habla y que creo que es una fuente de "edulcoración" de los premios. Muy frecuentemente hay un prejurado que, por problemas de presupuesto, está conformado por una sola persona, que debe leer en no demasiado tiempo un montón de originales. Por muy entregada y honrada que sea, por muy plural en su selección que se empeñe en ser (yendo más allá de sus gustos personales y objetivando al máximo la calidad de lo juzga), es una sola persona, con sus inevitables limitaciones, determinando algo complejo. Garantizaría muchísimo más la pluralidad que la institución correspondiente invirtiera más dinero en conformar un prejurado de cuatro o cinco personas. Pero están ahí siempre esas limitaciones de pasta, enormes en el medio cultural de este país.

Otra solución, muy depurativa y radical, pero quizá la mejor, sería lo que comenta Jordi: acta ante notario.

joan dijo...

Conozco un poco el tema de los pre-jurados y de los jurados. No creas que es un tema de falta de dinero, Julieta. El problema es que los pre-jurados, casi siempre, eligen libros malos o muy malos que no gustan al jurado final. No creo que sean elecciones casuales. Y entonces sale el representante editorial diciendo: fulanito de tal se ha presentado y tenía un libro muy bueno. Y entonces otro miembro del jurado dice: futanito de cual se ha presentado y tiene un libro muy bueno. Y ahí comienza el verdadero premio. Todo el pre-jurado es un paripé, salvo que lo organice la propia editorial (en cuyo caso ya viene marcado: "dime el título con el que te presentas y nosotros rescatamos el libro"). Se preselecciona tres o cuatro autores y son los que llegan a la votación final. Si el editor está muy seguro de un libro, lleva el libro que quiere y otros cuatro horrendos.

La idea de Jordi creo recordar que estaba en el código deontológico que estos idiotas de Addison escribieron hace años ya. Y digo idiotas porque hay que ser rematadamente idiota para luchar contra un sistema tan perfectamente controlado y que atrae a todo tipo de personas independientemente de su inteligencia, validez poética y demás. Todo su esfuerzo para nada. Bueno sí, para que los premiados y editores de estos premios te pongan a parir y te tachen de frustrado, perdedor, defensor de perdedores, etc Nada más alejado de la realidad.

Dejo aquí el enlace:

http://criticadepoesia.blogspot.com/2007/10/cdigo-deontolgico-addison-de-witt-para.html

La presencia de un notario sería condición necesaria pero no suficiente. Debería afectar al periodo de pre-jurado. Debería registrar los libros que entran el día final del plazo (no son pocos los libros que ganan un premio al que ni siquiera se han presentado). Deberían excluir al editor del jurado y deberían evitar que cualquier miembro del jurado se repitiera en un plazo de 5 años al mismo premio.

Si nadie tiene nada que ocultar y todo es tan limpio como algunos quieren hacernos creer, ¿por qué no se hace algo similar? ¿Por qué se hace justo lo contrario?

Anónimo dijo...

¡Ostras, esto es nuevo: pasarle el marrón a los encargados de currarse la criba final, que hasta puede ser que seguramente sí! Pero en general, compañeros, no seamos pardillos, por favor, aunque fuera así. La mayoría de los premios no hacen siquiera esa primera selección que publicitan en sus bases. Y tiene una lógica: si ya lo van a otorgar a alguien en concreto que se conoce... ¿para qué hacer filigranas? Eso sí, ojalá y esa preselección la hiciera ese primer "muro" aunque hubiera tongo, ya que sería un tongo que más o menos haría imparcial al jurado, la mayoría de las veces arbitrario per se y porque sí. Y como dijo el poeta: // "Espero un premio literario / como el que aguarda amargamente un beso. Y lo peor es que me lo darán / más tarde o más temprano: el beso. // Saludos.

Anónimo dijo...

"Primum vivere einde philosophari"
No estaría nada mal que muchos poetas se aplicaran esta nueva cita:"Primero vivir, luego publicar".
¡Vaya obsesión que hay por ganar premios y publicar! Mientras tanto, la vida que se cuela por el dobladillo de nuestros pantalones, convertida en calderilla...
Al final, la cultura acaba conviertiéndose en el Olimpo de los dioses y, nosotros aquí, como pobres mortales, intentando recoger las migajas que caen de sus platos.

jordi dijo...

Joan, sabes mejor que yo que, de esas medidas, la más difícil sería que el editor no estuviera en el jurado. La razón la conoces también mejor que yo: los premios son el mecanismo por el cual las editoriales editan a "sus" autores con cargo al erario público y mimándolos de forma que se llevan unos cuantos miles de euros al bolsillo, que nunca se llevarían con los derechos de autor de diez libros, y poniendo en sus CV unos premios que para algunos todavía siguen siendo símbolo de prestigio. Para el editor es la jugada perfecta: no arriesga un duro, gana dinero sí o sí, se mete la pasta del jurado, contenta a los poetas-jurados vitalicios de cara a reseñas, festivales y demás, y así podría seguir.

El cambio nunca vendrá por los editores que viven de los premios. El cambio vendrá, si viene, cuando los Ayuntamientos sientan la presión de la mayoría de poetas y cambien sus formas de funcionamiento y contratación respecto a los premios de poesía. O cuando un nuevo editor decida presentar sus premios de esa nueva manera y deje con el culo al aire a los de siempre.

Anónimo dijo...

Julieta, hábil dialéctica, respetuoso y loable talante, inteligencia y habilidad en tus argumentos no le faltan a tus comentarios, pero sin ser juez para nada (entro sólo muy ocasionalmente en esta página y podría hasta llegar a compartir algunos de tus puntos de vista y de tus planteamientos sobre la dudosa y finísima frontera entre subjetividad y arbitrariedad y los riesgos de las denuncias inspiradas en simples conjeturas y sin pruebas) con algo de humor y absoluto respeto te diré como jovial damnificado en el Premio de marras que no cuela. Ni te conozco personalmente ni soy yo quién para valorar tu posición ética en la vida pero esta página da datos que no son conjeturas y sí hechos demostrables, hechos que por otra parte cualquier persona involucrada en estos ámbitos literarios puede conocer sin gran esfuerzo (yo mismo he adquirido un libro tuyo editado por DVD y recibo cartas del Centro de Poesía José Hierro firmadas por ti). Conoces a Noga, tú misma lo reconoces, has publicado en DVD, y ocupas un importante cargo en el Centro de Poesía José Hierro. No he leído tu libro aunque lo haré sin duda y no discutiré su valor, pero aquí de lo que se trata es de que si idéntico libro de la misma calidad y hechura lírica lo escribe Rosa Pérez, que en lugar de en DVD ha publicado previamente en Ediciones el Pato Amarillo y trabaja en Caixa Manresa el libro no gana, vamos, Julieta ¿o no? No entro ni salgo en el modo, forma, manera o intensidad con la que un miembro del jurado –decisivo y orientador del premio y la edición por lo demás- conociera tu obra y su autoría pero me permites que ponga respetuosamente en duda lo contrario y que este buen hombre sufriera un alborozado y nervioso sobresalto tras abrir la plica. Yo te doy de corazón la enhorabuena por tu premio, Julieta, pero no es uno ya un chiquillo que mande ilusionado un poemario al Loewe pensando que la vida es color de rosa, aunque en algo si tengas razón, no sé puede llegar al extremado purismo de pretender que nadie se conozca, que los seres humanos y los jurados estén aislados en cápsulas o en torres de marfil, y que cada vez que se abra una plica haya alborozo general porque el Premio lo ha ganado un desconocido esquimal del Polo Norte. Elemental que si uno es poeta y escribe conozca a gente que hace versos y escribe, como si uno es taxista o abogado conoce a gente que es taxista o abogado, lo pernicioso es el cambalache, el mercadeo, la utilización de los premios como moneda de cambio, el yo te premio aquí y tu editorial publica el año que viene este otro premio que gestiono acá, el tú me metes en un jurado en Moguer (mis respetos, por favor, por Moguer) para que premiemos a aquel y yo te doy el Premio de la Crítica de Villacastillo de las Altas Peñas. La transparencia de la obtención de cada premio está en la conciencia de cada uno y tú sabrás. Si la tuya está limpia no deberías condescender a entrar en explicaciones ni debates constructivos porque la verdad, y te lo digo con todo el afecto, es que suena a “excusatio non petita”. En fin, que no creo que Addison, en este caso, yerre. Yo te doy mi enhorabuena por tu importante premio y me alegraría mucho que tanto esta página como yo estuviéramos en un error en su valoración y en mi apreciación (y nada de esto prejuzga la calidad del poemario). Sería un rayo de luz y de ilusión en este vertedero.

Anónimo dijo...

Venga, yo propongo una solución (ya que se está jugando con mi dinero, con el dinero público quiero decir): a cualquier premio que se premie con dinero público, ya sea metálico o publicación o lo que sea, sólo se deberían presentar poetas inéditos. Para los poétas "éditos", que las mismas editoriales o grupúsculos de la pléyade organicen sus propios premios con sus dineros; o que, como siempre he entendido, que cada poeta "édito" mande a la editorial que estime oportuno su copia de su libro y que el editor la evalúe según su gusto (ahí sí que correrá la sangre, cuando un premio organizado por Visor se lo lleve un "visor" en vez de otro "visor").

En cuanto al jurado, obviamente por sorteo (como en las elecciones generales, municipales, etc.) entre, por poner un ejemplo, profesores de institutos, de universidad, de filólogos, lo que sea; esto sería discutible para llegar a un consenso. Yo propondría a profesores de institutos (hoy en día, con esto de internet, es fácil hacerle llegar a un profesor cien o doscientos poemarios para que los evalúe)

Ni que decir tiene que, puesto que sería con dinero público, lo del notario es no sólo necesario, sino inadmisible que no lo hubiera.

En cuanto a los premios privados, que ellos se lo guisen y que se lo coman, ahí no me meto pues no es mi dinero el que iría a parar allí.

Como no tengo ni idea de cómo organizar algo, ¿qué podría ir mal si se hiciera la cosa como digo?

Gracias a los de AdW por permitirme escribir aquí.

¡Ah! Y a Julieta Valero decirle que no la entiendo, que moviéndose donde se mueve y con la experiencia que debe tener, parece que, para este caso, nació ayer, que no sabe lo que hay hoy en día, del sesgo que sufre la poesía española de hoy. Igual es que cree que la cultura debe ser sesgada, dirigida, y ahí es donde está el conflicto.

Gracias de nuevo y perdón si fuese necesario.

tomas rivero dijo...

¡¡Qué debate!!. Yo que ya tengo edad para saber, creo saber que esto es más de lo mismo. Y no pretendo ser negativo, al contrario. Más de lo mismo a partir de los espacios de poder que van siendo ocupados por familias que siempre son “políticas” como es política todo lo que pasa en nuestras vidas. Todos, absolutamente todos los personajes que ejercen de jurados en los premios de poesía, fueron hace 50 años, 40 años, 30 años, hombres y mujeres que lucharon más o menos contra la dictadura de Franco. Gente con “conciencia”, “inquieta”. Gente que “ayudó” a pasar eso que llamamos todos “La Transición”, transición que yo aún no sé a dónde. Hemos transitado mal. Pero la razón la tienen las urnas. Putada de urnas. Ya lo decía A. González:
Sí, fue un malentendido./ Gritaron: ¡a las urnas! / Y él entendió: ¡a las armas! ...

Derrotada la dictadura, los que ocuparon el poder, las escuelas, las universidades, las fábricas, los ayuntamientos, la vida en general, no fueron los políticos que defendían posiciones de extrema izquierda: ruptura con la burguesía, cara al capitalismo salvaje, independencia de clase, no, era gente de izquierda moderada, eran los herederos de la socialdemocracia y del stalinismo, léase PSOE-PCE, eran una vieja vanguardia que volvía del exilio, porque la clase obrera de este país no había sabido construir una dirección como dios no manda, durante 40 años, de régimen franquista. Esta “vanguardia”, esta gente de izquierda que regresa, tiene una relación con las masas obreras y con el pueblo, cero patatero. Lo que se mueve en esa salsa es una vanguardia con pies de plomo, que negocia con el enemigos a todos los niveles, incluida la cultura. ¿Creéis que los Pactos de la Moncloa no afectaron a la poesía?. Seguro que hay un capítulo (y un capitulo) en los Pactos que contempla quienes forman los jurados, todos los jurados: evidentemente los fiables.
Tomaron el poder los malos, amigos. Los que no intervinieron nunca en las cosas del pueblo. Y cuando no se interviene en las cosas del pueblo y hay que intervenir por el defecto de comer, los que intervienen son los más capaces, los que se lo creen, los que pasan por ser de izquierdas con el beneplácito del pueblo. Los llaman los representantes del pueblo. De un pueblo de cagones como este. Así que tras todas vuestras criticas, que puedo compartir, está mí critica a los que tan sólo saben criticar: a este pueblo de cotillas llamado España.
A la puta calle y a morir por un poema. A tomar el poder. O a asumir que se nos adelantaron los listos, hasta en los jurados de poesía. Tenemos lo que nos merecemos puede sonar a reaccionario, sí, pero si nos meremos más, lo siento, hay que mover el culo. Pero claro, paradojas, los mismos a los que estamos criticando, los mismos, nos “domesticaron” para que no les enseñemos los dientes más allá de esta democracia tan bien educada. Somos muy educados. Tenemos buenos modales. Hay que perderlos. Sin más. En nombre de la Razón.
Este blog para organizar una vanguardia dispuesta a defender en las calles lo que se queda en crítica virtual, tendría sentido, cerraría un circulo viciosos. De lo contrario más de lo mismo: el divertimento del que se alimentan “las familias” Montero. Sería bueno saber si su poder económico y político perdió gas desde que Adison De Wit levantó el dedo. Creo que no.

Salud y Alegría, Tomás Rivero.

Gensanta dijo...

Anónimo, su propuesta es delirantemente divertida. Los premios públicos, sólo para escritores inéditos. Así, cualquiera que sepa escribir lo suficientemente bien como para haber firmado uno de los muchísimos miles de libros que se publican al año en España, se queda fuera. Y la cosa se ventila entre "poetas" que no han sido capaces de publicar ni una triste plaquette. La calidad de las obras presentadas, que ya es baja, caería en picado, como la de las premiadas, pero qué más da, así a lo mejor los genios marginados por la mafie tenemos una oportunidad de ganar algo. Y sí, formemos los jurados por sorteo entre los ¡profesores de instituto! Aunque un profesor de instituto, escogido al azar, pueda saber de poesía lo mismo que yo de diseño de cohetes espaciales, la idea no es tan descabellada: la calidad de las obras presentadas no sería muy superior a la de una redacción escolar, y para "evaluar" (sic) eso, el profesor de instituto da el perfil. Delicioso.

Anónimo dijo...

¿Un sólo prejurado? ¿Problemas de presupuesto? ¿Objeto en sí mismo? ¡Ja, ja, ja, ja! Por favor Julieta no cuentes novelas de Margarite Duras que todavía lo empeoras.
¡Ah, el poeta! ese/a ser atribulado/a que necesita de palmaditas en la espalda (y si es con un sobrecito lleno de billetes de dinero público mejor) para no languidecer.
En fin, no os preocupéis niños, en cuanto empiece la suspensión de pagos y el rosario de quiebras en ayuntamientos y comunidades, el 80% de los premios, eventos y festejos poéticos (sobre todo al sur de la puerta del Sol, que es donde más -y mejor- se desarrolla la especie) va a extinguirse. No creo que sobreviva ni el mismísimo Cosmopoética Carlos, aunque a lo mejor sí porque se van a dejar la jeta para salvar los muebles del 2016, ya sabes.
Así que niños, el que quiera participar en lo que queda de festín que se apresure y contacte cuanto antes vía telefónica o e-mail con su padrino/ina. La presteza es un don.
Por lo demás Addison, excelente el blog.

Julieta Valero dijo...

(había una pequeña errata en la anterior; por favor poned esta)
Yo tampoco estoy acostumbrada a intervenir en blogs, de hecho era casi mi primera vez, y con esta entrada me retiro, fundamentalmente por no repetirme y por no ocupar más espacio. No tiene sentido. Repasando lo que he dicho, creo que mi postura ante casi todo lo que apuntas (anónimo de las 12:58), está clara. Se agradecen el “talante” y el tono de educación. Vuelvo a insistir en que, en ningún caso y por principios (precisamente para ser coherente con mis argumentos), voy a entrar a valorar personal y públicamente la ética de nadie ni, desde luego, la mía. Que mi intervención le suene a alguien a otra cosa, me sorprende mucho y me suena a mí a recepción o mal hecha o prejuiciada. Pero eso también es lícito, en cualquier caso.
Por supuesto que tengo, como muchos de los intervinientes, capacidad y ánimo crítico con esta y otras cuestiones. En mi opinión, los modos sucios que se han descrito más arriba, ocurren muchas veces, claro que sí, pero muchas otras no. Y mi postura radica en que o se parte de la presunción de inocencia y a partir de pruebas fehacientes se denuncia o dicha denuncia queda invalidada. Por muy tentador y fácil que sea atar cabos, deducir, o dar por hecho; y por muchas ganas y razones que se tengan de denunciar las cosas. El conocimiento entre personas no puede ser un delito en sí; el comportamiento anti ético es algo que viene, o no, después; y, en efecto, antes que nada, es una cuestión de conciencia.
Y tampoco creo que sea una condición criticable o sospechosa en sí misma el hecho de alguien sea más o menos conocido; una cosa es que se equilibren y propicien la igualdad de oportunidades entre poetas conocidos y poetas que apenas se conocen y otra que aquello ya sea índice de delito. Creo que tratando de ser justo se puede caer precisamente en lo contrario. Es una opinión, tan respetable como la contraria, espero.
Mi intención al participar era lanzar la reflexión fundamental de arriba y alguna a otra que ha surgido al hilo del intercambio. Si esto ha aportado algo, sea por afinidad o sea por absoluta disensión, me alegro. Mi silencio en lo sucesivo contiene el mismo respeto hacia quien se mueve en ese parámetro como sinceramente contenía en todo lo que he escrito hasta aquí.

Salud y suerte

Eduardo dijo...

Todos los que leemos este blog debemos tener cara de tontos, pero de tontos muy tontos, para que alguien venga con una explicación tan "inocente" y pretenda que nos quedemos con los brazos cruzados. Sin ánimo de linchamiento ni nada por el estilo, y conteniéndome para evitar la censura addisoniana a mi anterior correo, creo que los argumentos de esta señora, con todos mis respetos, no los habría firmado ni la versión más optimista y naif de Rousseau.

Personalmente, y una vez entendido el significado de la "valoración subjetiva de la ecuanimidad", en un premio con ese jurado las posibilidades de que gane un poeta poco conocido son del 0%. Y esa debería ser su nota. Y ahora, por favor, hagan lo que quieran pero no nos traten como idiotas. Para eso ya recibimos el trato de la casta política.

Anónimo dijo...

¿Existen premios Nobel alternativos?

Desde luego que sí. ¿Por qué no hay premios de poesía también alternativos? El mundo de los premios de poesía no se acaba en unos cuantos ya reconocidos ni en unas determinadas editoriales.
Todo esto me suena a los Oscars, pero sin alfombra roja...

Anónimo dijo...

Yo soy testigo de primera mano, de haber participado en la preselección de un premio literario, formando parte de un grupo de 4 personas -incluida yo- para esa preselección. Hemos entregado un acta con los diez libros que supuestamente este grupo preseleccionador ha elegido para la consideración del jurado y... ¡sorpresa! El libro ganador corresponde a un autor del representante de la editorial que participa en el jurado y que nosotros no hemos preseleccionado. Es más se da a conocer a bombo y platillo con un título nuevo que ni siquiera aparecía en el manuscrito no seleccinado por los 4 encargados de la presenlección. Doy fe de ello y puedo demostrarlo.

Raúl García dijo...

Bueno, puede que los poetas desconocidos no ganen los grandes premios por culpa de las mafias. O puede que no los ganen porque lo hacen peor, sencillamente. Y yo creo que hay más de lo segundo que de lo primero. No nos engañemos: uno se da vueltas por los foros y blogs literarios, lee lo que escriben los denunciadores habituales de corruptelas y se echa a llorar. He sido lector de una editorial mediana y he podido revisar muchos, pero muchos poemarios nefastos. El 95% de lo que la gente envía certámenes y editores es implublicable, muy malo. A años luz por detrás de cualquiera de los autores que por auí se denostan. Y los padres de estas horribles obras están firmemente convencidos de que son muy buenas, y muchos de ellos quieren ver manos negras donde sólo hay falta de capacidad propia. En fin, que así andamos. ¿Premios "sospechosos"? Los hay, si bien no tantos como parecería leyendo blogs como éste. Pero es absurdo que protesten quienes precisamente acostumbran a protestar. No ganarían estos premios aunque fueran completamente transparentes, igual que no ganan los que ya lo son, que los hay, y muchos.

Anónimo dijo...

VA MODIFICADO (ADW)

[[Hago el envío en 2 partes]


El caso de J.V. es tan sólo eso: un ejemplo de XXXXX, más allá de la calidad de lo que se presenta. Es una parte de algo mucho más extendido: XXXXXXX. La intervención de ella no hace más que confirmar XXXXXX. No hay deducción alguna. Lo dice ella misma, casi con ingenuidad: es amiga del editor del jurado y el premio está relacionado a la editorial con la que ya ha publicado. Más claro imposible: “dado que todos nos conocemos, entonces, no queda más remedio que aceptar presentarse ante los amigos que juzgan”. Pero eso se llama favoritismo. Y es la falacia en la que se refugian tantos. No es necesario el quietismo para saber que hay otros caminos, más largos, más arduos, más difíciles. Pero la “carrera literaria” apremia: la política de los nombres. No insistiría más en el caso: sencillamente, en su honestidad brutal, J.V. ratifica lo que ya sabíamos: quien tiene más amigos tiene más posibilidades. No es necesario ningún pre-acuerdo verbal. Basta que el otro esté ahí, que se acepte no sin cierta cuota de cinismo que “todos nos conocemos”. Pero alguien que dispone de tres poemarios publicados bien puede abstenerse de presentarse en premios-con-amigos. La ética no es sólo un asunto de conciencia moral: es también un asunto de actos, que bien somos capaces de juzgar con toda legitimidad, a riesgo y cuenta del conocimiento previo. Aquí no hay prejuicio: es la convicción de que ganar un premio donde hay un amigo y participa una editorial en la que publiqué antes es esencialmente xxxxxx. Lo más grave excede el caso.

La generalización de la corrupción institucionalizada, de los jurados con amigos y los amigos que presentan sus poemarios para ganar algún dinerillo a costa del erario público y algún título de prestigio para esgrimir, aunque eso sea reproducir las mismas prácticas que unos intelectuales derrotados por el franquismo implementaron como forma de subsistencia. Y la situación se agrava más cuando el camino más largo ni siquiera es camino sino callejón sin salida. Conozco varios poetas que son considerablemente mejores que muchos de los poetas de renombre y, sin embargo, tienen casi todos los caminos cerrados, salvo la perseverancia y su rectitud moral. Pero ¿qué más da que demoren su “notoriedad pública” si hoy tener notoriedad es salvo contadas excepciones una operación de marketing editorial? Aun así, queda claro que tanto atajo es xxxx y, sobre todo, digno de alguna comisión dxxxxxx ¿Con qué autoridad alguien puede condenar el gran negociado de la política y no rechazar este otro gran negociado de la poesía?

Anónimo dijo...

(...)

Lo de los notarios públicos es una mínima parte de lo que hay que exigir colectivamente. También habría que exigir algún control público más férreo que investigue y sancione en términos jurídicos; asimismo, debería haber alguna normativa que restrinja el acceso a los jurados y obligue a la alternancia de sus miembros, además de prohibir a dichos miembros que puedan presentarse en al menos 3 años al mismo premio. También debería plantearse la exclusión de los editores de los jurados, la exigencia de pluralidad, e incluso, no estaría nada mal la exigencia de un número mayoritario de miembros extranjeros del jurado, lo que de algún modo reduciría el riesgo de favoritismo. Se pueden plantear, en abstracto, muchas ideas más. Pero ¿quiénes y cómo tienen hoy el poder de implementarlas con fuerza de ley? Seguro que los editores podrían, pero es improbable que lo hagan. Se me ocurre que la única forma de detener esta rueda es la capacidad de acción colectiva: que la mayoría de los poetas dejen de participar en los premios y concursos. Pero dudo que eso ocurra, porque los poetas no son nada distinto a la sociedad oportunista en la que viven....

Amparo Bernal dijo...

MODIFICADO (adw)

Julieta Valero dice:
Amparo, respecto a ese método en concreto sobre el que hemos debatido, no tengo soluciones que aportar porque, como he dejado claro, desconfío del método en sí.

Julieta, si desconfias del método en sí, entonces también desconfías del método por el cual han premiado tu libro y ello implica que desconfías de todos los premios.
¿Si desconfías de los premios (de tu premio) porqué lo aceptas?

Me encantaría poder darte la enhorabuena por tu premio, Julieta, pero no puedo. Lo siento.

Habrá muchos preocupados en ganar premios y publicar, pero también hay muchos que no lo están.
La preocupación y lo tremendo para la poesía española (y para la cultura en general) es el trato que se le está dando de simple mercancia en manos de unos cuantos que dirigen a muchos otros que pasan por el aro.

Anónimo dijo...

MODIFICADO (adw)

Me parecen peligrosas algunas de vuestras últimas afirmaciones.
Primera: "Cuando hablamos de ecuanimidad nos referimos a la valoración que realizamos sobre el siguiente aspecto: posibilidades que tendría una persona perfectamente desconocida de ganar el premio."
Según esta premisa, ser conocido es sospechoso. Un autor que haya publicado libro de poemas que lo haga conocido ya es sospechoso, me atrevo a decir, para siempre. Supongo que éste será algún modo siniestro de compensar su éxito. Así que el autor desconocido que gane un premio, una vez que lo gane dejará de ser desconocido y empezará a ser sospechoso. ¿He seguido bien el razonamiento ontológico? Por más que en algunos casos, numerosos me atrevo a decir, la vida de un escritor nace tempranamente y se perfila con cada publicación. Digamos que si Julieta Valero es, como afirmáis, muy reconocible por su escritura, esto es, en mi opinión, antes un mérito que un motivo de descrédito. Es reconocible porque es buena. Y porque es buena ha ganado el premio. Por lo menos me parece un razonamiento igual de "lógico" que el vuestro, por más que ambos tengan sus esperanzas puestas en la inducción, que como se sabe nunca es segura. Claro que hay casos de poetas que salen de la nada. Pero ambas cosas, trayectoria y aparición súbita, deberían ser igualmente encomiables si el poeta es bueno. Y ya sabemos que quien sale de la nada… puede terminar siendo sospechoso.
Por otra parte, creo que entra dentro de la especulación menos rigurosa (el rumor, el chisme) la afirmación de que existe amistad entre miembros del jurado y el premiado. xxxx...

Creo que deberíais agradecer a Julieta Valero que haya enriquecido vuestro blog con una argumentación firmada, puesto que engrandece el nivel que tantas veces, imagino que a pesar vuestro, baja al chisme. En vez de enrabietaros con una persona que os contesta desde el razonamiento, deberíais sentir enfado ante los comentarios no contrastados, simples rencores, o envidias.

jordi dijo...

Raúl, no eres el único que ha estado de lector. Y sabrás tan bien como yo que la mierda se distribuye a partes iguales, sean poetas conocidos o sean poetas desconocidos, sean libros premiados o sean libros finalistas o que ni siquiera llegan a la final.

Lo que aquí está valorándose, en estos premios de los que hablamos, no es lo que se escribe sino quién lo escribe. ¿Tú crees que Jaime Siles, por poner un ejemplo, habría ganado 3 premios en apenas un año si no fuera Jaime Siles? ¿Es que tú también nos estás llamando idiotas a la cara, tío? Venga ya, compara la calidad de esos libros con la de los blogs de los denunciadores. No creo que haya mucha diferencia y si la hay puede que caiga del lado del denunciador.

O no te crees lo que dices, o vas de inocente o es que vamos a ver tu nombre en un premio dentro de poco. Si no, ante tantos casos y tanta evidencia podría pensar que más que no ver, y como otros muchos, no quieres ver.

De una entrevista a Cecilia Domínguez Luis dijo...

¿Hasta qué grado es posible la objetividad y la limpieza en los jurados?

- Creo que la objetividad se da hasta cierto punto, porque una se puede inclinar por 2 o 3 obras que te gustan más, pero como es a votación, unas veces sólo te queda la posibilidad de votar en contra, aunque no evita que el amigo de alguien salga elegido. Nunca faltan las llamaditas telefónicas, que las hay. Un jurado está sometido a todo tipo de presiones. Pero es la ética de un jurado la que engrandece un premio por muy humilde que sea.

- Pero sí hubo un caso sonado de tongo y que tú misma te encargaste de desvelar. Ocurrió hace unos años con el remozado premio de novela “Alfonso García Ramos”, dependiente del Cabildo de Tenerife, con una gran dotación económica y su publicación por parte de la prestigiosa editorial Anagrama…

- Fue el año que ganó Pedro Juan Gutiérrez cuando, al menos yo, pude comprobar que al final de su manuscrito aparecía su currículum, aunque luego me intentaron hacer ver que se les había escapado… ¡Boba soy, pero no tanto! De hecho, yo tenía otras novelas seleccionadas, pero fueron varias las llamadas insistiendo en ella, asunto que me llevó -es verdad, no lo oculto- a hacer un análisis profundo y presenté todo un alegato en contra de ella, hasta el punto de que el propio Herralde insistió en proclamar el premio por unanimidad, pese a que yo no estaba de acuerdo como parte del jurado. Me advirtieron que no tenía que decir nada a la prensa, pero por supuesto que cuando me llamaron yo conté lo que había ocurrido… Al año siguiente por supuesto que me dejaron fuera, pero curiosamente me llama otro miembro del nuevo jurado contándome el mismo problema con el que me había encontrado yo en el anterior. Es en ese año cuando se publica en el periódico toda mi declaración, pues me hacen una entrevista y yo hablo de todo lo que sabía, que no era poco… Todo fue tan extremo que se me convoca a una reunión en el Cabildo y me veo rodeada de un montón de gente pidiéndome explicaciones sobre mis declaraciones, que si yo los estaba acusando de tongo y todo eso. Yo me limité a decir que simplemente había comentado lo que había sucedido. Pero el interrogatorio llegó más allá, llegándome incluso a preguntar por qué no había denunciado el caso formalmente. Yo contesté que lo denuncié donde tenía que denunciarlo, que no era un delito sino un tongo, un fraude, y que cómo iba yo a denunciar a un jurado literario a un juzgado de primera instancia… Al siguiente año fue cuando se suprimió la convocatoria de este premio y no se supo más de él.

Irene Minski dijo...

Estimados amigos de Addison de Witt:
Desearía haceros una pregunta cuya respuesta a lo mejor todos conocen y soy yo la única despistada. Tengo entendido que el jurado oficial sólo lee las obras que previamente ha seleccionado un comité de lectura no anónimo, pero sí más o menos desconocido. ¿Empieza ahí ya la selección sospechosa? ¿Están en connivencia con el jurado oficial? ¿o puede ocurrir a veces que aunque el jurado oficial esté libre de intereses le lleguen sólo las obras filtradas por el comité de lectura, éste sí previamente aleccionado?
Saludos a todos.

Anónimo dijo...

A Raúl García:

Evidentemente si uno se pasea por los blogs, se puede poner a llorar. Pero eso no es un argumento válido. Si es cierto que muchas veces también se observa que cuando más seguidores tienen un blog de poesía peores son los poemas allí expuestos. Aunque esos blogueros no ganarán nunca un premio y muchos lo saben. En muchas ocasiones el blog les sirve de lugar para relacionarse un poco y matar el tiempo. Y eso demuestra que el nivel de los lectores de poesía es nefasto. EL bloguer no obliga a nadie y si un blog no gusta simplemente no se entra. (Eso es como en las carreteras hay muchos ciclistas que nunca ganarán el Tour pero les gusta pedalear.)
Pero justamente por eso los premios deberían de ser transparentes y para eso deberían de estar los jurados para descartar la paja. Por lo visto no es así, y eso también es en contra de la poesía. Porque seguramente los lectores que van a las librerías comprarán ese libro premiado que no es lo mejor que hay escrito. Lamentablemente eso no hace ningún favor a la poesía y a los buenos poetas.

Hablas de las editoriales y de todo lo que se les manda a los editores. Evidentemente pero para eso esta el editor que debe saber seleccionar y arriesgarse tal vez a publicar a algún desconocido. Pero no es así tampoco.

Y no me estoy quejando porque no gano concursos. No me presento a concursos, porque aunque fueran totalmente transparentes me parece que es como una lotería. Y no estoy para perder el tiempo.

Saludos.

Raúl García dijo...

A Jordi:

“Sabrás tan bien como yo que la mierda se distribuye a partes iguales, sean poetas conocidos o sean poetas desconocidos, sean libros premiados o sean libros finalistas o que ni siquiera llegan a la final”.

Er... Me temo que poco hay de eso. La “mierda”, como tú la llamas, abunda un millón de veces más entre los libros que no pasan a finales, ni se premian ni se publican. Es un hecho patente, además de una cuestión de sentido común. Lo siento.

“Tú crees que Jaime Siles, por poner un ejemplo, habría ganado 3 premios en apenas un año si no fuera Jaime Siles?”

Probablemente no, te doy la razón en eso. Pero, de haber ganado otro, en un premio transparente, puedes estar seguro de que no sería ninguno de los protestadores de guardia.

“Venga ya, compara la calidad de esos libros con la de los blogs de los denunciadores. No creo que haya mucha diferencia y si la hay puede que caiga del lado del denunciador.”

¿Diferencias? Sin ser estos libros de Siles nada del otro mundo, están, en cuanto a calidad, a años luz del promedio de los de los protestones. Por Dios, hablamos de gente que a duras penas es capaz de acabar un párrafo con sentido. Hagamos un experimento: propón diez blogs de escritores “marginados” y los comparamos con cualquier libro premiado que haya sido puesto verde aquí. Verás las risas.

“O no te crees lo que dices, o vas de inocente o es que vamos a ver tu nombre en un premio dentro de poco.”

Tranquilo, siempre puedes decir que está amañado.

“Si no, ante tantos casos y tanta evidencia podría pensar que más que no ver, y como otros muchos, no quieres ver.”

Casos hay, lo he admitido varias veces. Pero en muchas ocasiones atacáis, presos de la envidia y la impotencia, a autores perfectamente honestos. Eso es tan lamentable y tan dañino como lo otro. Lo diré de nuevo: no niego que haya tejemanejes en los premios. Lo que sostengo es que muchas veces se acusa a ciegas, desde el anonimato, a gente honrada. Y también que los acusadores, en general, son pésimos escritores. Habrá excepciones, pero yo he visto pocas.

A Anónimo:

De acuerdo en todo, salvo en esto:

“Evidentemente pero para eso esta el editor que debe saber seleccionar y arriesgarse tal vez a publicar a algún desconocido. Pero no es así tampoco.”

Decenas de autores desconocidos son publicados cada año. Algunos de ellos en editoriales de prestigio. Es un hecho.

jordi dijo...

Yo de verdad que alucino contigo, chaval. Tienes unas orejeras enormes y unas ganas de mostrar palmito delante de tus editores que seguro que te reporta algún beneficio.

Dices: "La “mierda”, como tú la llamas, abunda un millón de veces más entre los libros que no pasan a finales, ni se premian ni se publican. Es un hecho patente, además de una cuestión de sentido común. Lo siento."

¿Es un hecho por qué? ¿Porque tú lo dices? "Y además de una cuestión de sentido común". ¿Cuál es el sentido común? ¿El sentido económico? ¿El sentido de los colegas y amiguetes? ¿El sentido de vivir del dinero público cuatro colegas? ¿Tu sentido hinchado e inflamado?

Leo buena parte de lo que se publica porque tengo la suerte de trabajar en una librería. Es MENTIRA que los libros premiados sean algo mejor que lo que uno pueda encontrarse en la red. Si quieres no podemos poner a reírnos de lo que quieras: de los libros premiados, del Loewe, de los DVD, de los visores, de los blogs o de ti mismo. Empezamos por donde quieras y vemos si el que no sabe terminar o comenzar un párrafo eres tú.

Hablas de envidia y de impotencia, que me imagino que será lo que sientes y lo que te lleve a presentarte a premios y a salir aquí a defender no se sabe bien qué. No os tengo ninguna envidia. No se me ocurre ningún sentimiento tan contrario a lo que verdaderamente siento. En el mejor de los casos, asco.

Raúl García dijo...

Jordi, relájese o habrá que avisar a un exorcista. Para tener una librería, poco conoce usted el mundo editorial. ¿Cree usted que mis editores pierden el tiempo leyendo estas cosas, hombre? Que los poemas que uno encuentra en determinados blogs de la red son espantosos, a años luz de cualquier libro de Hiperión, por ejemplo, es algo que salta a la vista, y si usted no sabe o no quiere verlo me temo que el problema es grave. ¿Piensa de verdad que a los editores (así, en abstracto, a todos) les interesa publicar malos libros por amiguismo? ¿Cree que tienen interés en silencial a los escritores de talento? ¿De verdad lo cree? Cualquier empresario editorial, cualquiera, trata de montar el mejor catálogo posible, según su criterio. Que, por fortuna, veo que en general no coincide con el de usted. Que en ocasiones utilicen los premios para costearse las ediciones que tenían proyectadas de antemano es otra cosa, que desde luego yo no apruebo, ya se lo he dicho. Pero insisto en lo que le decía: seleccione diez blogs de genios marginados y los comparamos con diez libros de Pre-Textos o de Visor. Poema por poema. Venga, hombre, anímese. Por supuesto que hablo de envidia y de impotencia, porque sólo eso explicaría tanto rencor y tanta bilis. Y tanto "asco". No estoy aquí defendiendo a nadie en concreto, sino censurando una actitud, la de acusar, sin pruebas y sin razón, desde el anonimato, a todo el que gana un premio, importante o no, sin excepción. Tiene usted el derecho a patalear todo lo que quiera, pero estaría bien que lo hiciera a cara descubierta y, si tan graves son las injusticias que ve, ante un tribunal. Aunque claro, seguro que los jueces están metidos en el ajo. Es un complot universal. Universal. Que tenga usted suerte con la librería.

Anónimo dijo...

La Nobel Doris Lessing jugó en 1981, cuando ya era más que famosa por el éxito de El cuaderno dorado, una broma editorial al enviar con el pseudónimo de la inédita Jane Somers una novela a varios editores.
Todos la rechazaron, episodio narrado por la propia Lessing, que llegó a publicar hasta las cartas de la vergüenza, denunciando así algo más que la situación difícil de un escritor desconocido: sino que, en realidad, no se atendiera a la calidad de la obra misma.

http://www.actualidadliteratura.com/2008/10/21/los-rechazos-mas-celebres-de-la-historia-de-la-literatura-v-una-jugarreta-de-doris-lessing/

Hoy contaremos las picardías de una señora llamada Doris Lessing. En 1981, cuando Lessing ya era una escritora famosa (ya había publicado El cuaderno dorado) decidió jugarles una broma a los editores (y más que eso, logró poner el tema de la rechazos editorial como un tema serio a tratar en los ámbitos académicos). Lo que hizo Lessing fue enviar una obra suya hasta el momento inédita (la novela Diario de una buena vecina) a diferentes editoriales bajo el seudónimo de la desconocida Jane Somers.
Con el declarado objetivo de mostrar qué tan difícil es para un escritor inédito publicar su primer obra, y tratando de mostrar cómo los editores se guían más por las reglas del mercado o por el re(nombre) de los escritores ya testeados como productos vendibles, la obra de la futura premio Nobel recibió el rechazo de múltiples editoriales.
Las reacciones de los algunos de los editores que recibieron la obra merecen destacarse: por ejemplo, su editor norteamericano al leer el manuscrito firmado con el seudónimo de Jane Somers llamó a Lessing para decirle que no le tomara el pelo. Mientras que, quien era su editor habitual en los años ochenta en Inglaterra rechazó de plano publicar la obra en cuestión por falta de calidad.
Pero la medalla de oro se la llevó un editor que finalmente aceptó publicar la obra, aunque puso algunos reparos al considerar que la novela tenía cierta influencia de Doris Lessing.

Anónimo dijo...

Estas impresiones, convendrán, no provienen precisamente de un "perdedor" o de algún sentimiento como la envidia.

Extraído de :

http://www.revistaenie.clarin.com/notas/2008/01/24/01592759.html

Doris Lessing: "Siento pena por los escritores jóvenes"

La última ganadora del Premio Nobel reapareció públicamente y en un acto en Londres, que ya dio la vuelta al mundo, denunció que los premios y las giras promocionales del mercado editorial acabarán por perjudicar a los nuevos y jóvenes escritores.

Lessing, que hizo su primera aparición pública desde que se enteró que recibiría el máximo galardón literario en octubre pasado, dijo sentir "pena" por los nuevos autores, que deben lidiar con un marketing agresivo que convierte a los escritores en celebridades.

La autora, de 88 años, dio un discurso público en el famoso Quenn Elizabeth Hall, en Londres, que apareció esta mañana publicado en el Times. La novelista comparó a su editora de la década del 50', quien le pidió disculpas por "promocionar" su obra con las ambiciosas campañas marketineras de las editoriales. "Ahora lo que ocurre es que si usted es una muchacha guapa y escribió incluso un libro medianamente bueno, puede ganar sumas siderales de dinero muy rápidamente y, claro, lo enviarán a una gira promocional por todo el mundo", disparó una irónica y afilada Lessing.

"Pude conocer autoras que me dijeron que ese éxito era lo peor que pudo ocurrirles. Hay gente que no puede escribir un segundo libro, porque el teléfono nunca deja de sonar o porque tienen que presentar su primer libro en televisión. Me siento desesperadamente triste por ellos", confesó la escritora nacida en Kermanshah, Persia, en 1919.

La ganadora más entrada en años en la historia del Premio Nobel, se mostró debilitada y debió ser ayudada para subir al escenario por su biógrafo, Hermione Lee, reseñaron los medios británicos.

"El escritor se tornó en una mera personalidad. Los festivales literarios, por ejemplo, son muy agradables, pero nada de eso tiene que ver con la escritura", insistió Lessing.

"Todos sabemos que la escritura proviene de un hombre o de una mujer sentada sola en un cuarto, con el teléfono descolgado, una taza de café y -en los viejos tiempos- un cigarrillo", reflexionó la autora de El cuaderno dorado (1962) al sentenciar que el estado actual del mercado editorial conspira contra los nuevos autores.

Anónimo dijo...

Para Raúl García.

Hola, Raúl. Decirte que yo me presenté a uno de esos concursos que ganó Jaime Siles (al de José Hierro) y estaría encantado en enseñarte el poemario que mandé a dicho concurso. Te llevarías una sorpresa al leerlo y comparar su calidad con la de Siles. No es que presuma de que mi poesía sea buena, pero lo tengo facilísimo si comparo el poemario que mandé con el que ganó Siles.

No sé cómo podría enviarte la dirección del blog donde tengo escrito el poemario para que lo leas (no es plan de escribirte aquí la dirección; si quieres se la mando a los de AdW y te pones en contacto con ellos; aunque no me gustaría tampoco....me dan miedo los de AdW.....-es broma-).

Raúl García dijo...

A Anónimo 1:

Bueno, parece que a la Lessing de incógnito, finalmente, le aceptaron el manuscrito, aunque le pusieran reparos por tener influencias de Lessing. A lo que iba: si usted ha escrito un buen libro, es cuestión de tiempo que el libro se publique como se merece. Puede ser mucho tiempo, es cierto, pero, habiendo un material digno, el resto es cuestión de paciencia. El problema es que todos nos creemos Doris Lessing, y casi todos nos equivocamos.

A Anónimo 2:

Como decía, todos estamos convencidos de que nuestros libros son geniales. Si no, no nos molestaríamos en sufrir escribiendo ni invertiríamos un dinero considerable en enviarlos a premios o editores. Pero ya le digo, casi siempre nos equivocamos. Si realmente su libro merece la pena, tarde o temprano lo verá en las librerías, no lo dude.

F.J. dijo...

Raúl, es muy triste andar escudriñando en blogs donde nadie te llama con el objetivo de constatar "qué mal escriben los poetas desconocidos". Sinceramente no creo que seas lector de ninguna editorial, no cierra que alguien obligado de cojones a leerse miles de manuscritos en los cuales habrá cosas muy malas y otras no tanto, en amplio abanico, todavía tenga ganas de andar husmeando en páginas webs que considera sin valor literario alguno. Tu actitud me suena familiar, más cercana a la idiosincracia de un tipo de personaje bien diferente: la de algún poetastro que, tras haber ganado algún premiecillo, se regodea y disfruta comprobando "lo mal que escribe esa gente" a diferencia de sí mismo.

Anónimo dijo...

Para Raúl, de nuevo.

No, Raúl, no estoy hablando de que mi libro sea bueno o no. Estoy diciendo de lo malo que fue el que ganó, el de Siles. Y del por qué ganó un libro tan malo es de lo que se trata aquí. Yo no lo sé, pero esta gente parece que sí saben por qué ganan concursos libros tan malos. No sé si tendrá que ver lo del firmante del libro o el amiguismo, yo no tengo ni idea de esas cosas, pero es rarísimo que libros como los que ganan ganen, sobre todo si sé que se presentaron (y no hablo del mío) libros exquisitos de poetas "desconocidos".

Amparo Bernal dijo...

Raúl, la única manera de demostrar que los libros premiados son los mejores, y están como tú afirmas, a años luz de los demás, es si existiera un código deontológico, ello implicaría igualdad de oportunidades para todos los que se presenten.
Lo demás son opiniones muy respetables, tanto la tuya, la de Julieta, como todas las demás que dicen lo contrario.
La opinión de los Addison está basada en hechos que todos podemos comprobar. Tú ves bien, por ejemplo ¿Qué Luís García Montero y Benjamín Prado, suelan estar siempre en el jurado de un premio y otro?
Yo no soy escritora, pero si lo fuera y recibo un premio en cuyo jurado están Montero y Prado, te aseguro que lo devuelvo. Mejor premio es no tener nada que ver con ellos.

Por cierto, espero que la viuda de Ángel Gonzalez haya dejado de tener problemas con Montero. ¿Alguien sabe algo?
Yo sé que la viuda de Alberti, prefiere callarse y no hacerle caso ni a Montero ni a Prado.

jordi dijo...

De verdad que hay ser xxxx, me vuelvo a censurar, para decir tantas tonterías en tan poco espacio. ¿A qué libros de Hiperión te refieres? Porque hace mucho tiempo que no leo un libro de Hiperión, salvo uno al año a lo mejor, que merezca los nueve euros que cuestan. ¿Tú crees, ya que nombras a Hiperión, que Francisco Castaño, por ejemplo, publicaría en Hiperión si no fuera íntimo de Jesús? ¿Tú crees que el propio dueño publicaría sus libros, no me refiero a sus traducciones, si no fuera quien es? Pon encima de la mesa un libro de cualquier de ellos dos y los comparamos con los poemas de los blogs. Te vas a llevar una sorpresa. O haz lo mismo con los últimos premios Hiperión y vuelve a comparar. Precisamente has puesto un ejemplo de una editorial que demuestra tu capacidad crítica como lector: ninguna.

Es muy difícil llevar estos temas a cualquier tribunal pero sería muy fácil hacer los premios muchísimo más transparentes. El porqué algunos no queréis que eso ocurram no queréis transparencia y os parece maravilloso el sistema actual, os delata en vuestra propia falacia: queréis tapar y que siga el chollo de dinero público repartido entre unos pocos.

También te animo a que pongas tus poemas aquí y que todos podamos opinar sobre tan insigne lumbrera. Y así, en vez de hacer generalizaciones idiotas sobre todo lo que se escribe en la red, hay buenísimo y malísimo, podremos valorar adecuadamente tu inteligencia y dotes de poeta milenario.

En serio tío, sigue con tus maniobras y miserias, tu vida de plumilla literaria. Lo dicho antes: asco.

joan dijo...

Yo no le haría mucho caso a un troll que se mofa de reírse de los poemas de los demás, que está entusiasmado con el sistema perfectamente opaco de los premios en España, que tiene erecciones frecuentes leyendo la colección última de Hiperión y que posee una fe ciega en la mano invisible del mercado. Joder, con ese currículum humanista el hombre ya tiene bastante consigo mismo.

Anónimo dijo...

No sé, Jordi. Si Raúl es como dices que es, flaco favor le está haciendo a la poesía. Pero si se siente poeta, no sólo porque escriba sino porque ame la poesía, creo que Raúl aún está a tiempo de cambiar. Tú, Jordi, lo hiciste, según tengo entendido. Raúl debe recapacitar, pensar en lo que hace, y cambiar (por supuesto). No creo que alguien que ame la poesía crea que lo que se está haciendo hoy con ella sea lo correcto. Muchos son jóvenes, ilusos, con desconocimiento, que con el tiempo ya se arrepentirán. Pero pienso que debe ser bien venido aquel que se dé cuenta y que cambie de actitud. Toda la poesía se lo agradecerá.

santiago dijo...

He dejado de leer una novela interesante por cierto, para intentar leer el blog de los Addison y no perderme ¡que peleas!no soy hombre de ciencia pero creo que en los tiempos que corren, España es uno de los paises mayores en: ENCHUFISMO Y CORRUPTELA y en la poesía pasa lo mismo.
Comparar a los blogs con los premios no me parece justo y decir que todos los premios son corruptos tampoco, pero que hay un gran cantidad de "caca" en los premios que se otorgan, es cierto y tengo que dar la razón a la gente que lo dice, yo lo he vivido no en poesía, en cuentos. No voy a extenderme ni a contar, no merece la pena, pero creo que la unica forma de llevar el río a su cauce, sería la denuncia en cuanto se conociese que tal o cual premio es corrupto.
En cuanto a las editoriales, o lo tomas o lo dejas, son empresas y son así, solo te queda bobook o lulu creo que se llaman,lo guisas, lo comes y terminado. Lo mas triste al final es que los "ESTOMAGOS AGRADECIDOS" son una legión potente, el resto como los palestinos con piedras.
Un saludo a todos

Miriam Litvan dijo...

Lo que sí es preocupante de veras es que Benjamín Prado esté en la mayoría de los jurados de premios gordos (que no ya de prestigio). Y me centro en Prado porque acabo de leer el poema que le dedicó ayer a Miguel Hernández en el suplemento de El País. Hacía tiempo que no leía nada tan malo, malo y remalo de verdad; pobre Miguel Hernández...

Anónimo dijo...

Ojo. Un poco de humor para celebrar que el jurado del Tiflos (a saber: los eméritos y avezados linces García López, de Cuenca y Visor), para no dar palos de ciego, haya dejado desierto el premio. ¿No había ningún aspirante de esos de la vista cansada? A ver cómo se ve en pantalla este sonete:

(Títulos aspirantes al título)

He aquí los diez poemarios aspirantes,
los que a la última cena son llamados:
"Hermética raíz", "Costumizados
silencios", "El perfil de las bacantes",

"Tratado de los síndromes errantes",
"Órfico yo", "Los signos devastados",
"La próstata de Ulises", "Los dorados
cuadernos de Bohemia", "Coribantes

alrededor de un sistro" y, de propina,
"Morfeo viscoelástico". Imagina
cuál de las obras ganará el certamen.

Apuesto por "El don de los solistas",
que hay libros que no quedan finalistas
porque merecen el mejor dictamen.

Salud y saludos, poetas, engendros, sucedáneos y remedos.

Anónimo dijo...

He aquí un hombre que entiende la poesía como acumulación de premios, que habla del prestigio que premio Loewe y que tiene el valor de llamarse poeta:

http://www.elcultural.es/noticia.aspx?idnoticia=274

Como no podía ser menos, en el gutural.

Anónimo dijo...

"Es el exceso lo que cansa en la poesía: exceso de la poesía, exceso de las palabras poéticas, exceso de las metáforas, exceso de nobleza, exceso de depuración y de condensación que asemejan los versos a un producto químico. (…) Los poetas siguen agarrándose febrilmente a una autoridad que no tienen y embriagándose a sí mismos con la ilusión del poder. ¡Qué ilusos! De cada diez poemas uno por lo menos cantará el poder del Verbo y la elevada misión del Poeta lo que, justamente, demuestra que el Verbo y la Misión están en peligro… y los estudios o reseñas sobre poesía nos procuran una rara impresión: porque su inteligencia, sutileza y finura están en contraste con el tono que es a la vez ingenuo y pretencioso. Todavía no han comprendido los poetas que de la poesía no se puede hablar en tono poético y por eso sus revistas están llenas de poetizaciones sobre la poesía muy a menudo horripilantes por su estéril malabarismo verbal."

Witold Gombrowicz "Contra los poetas"

Anónimo dijo...

Corregido adw

Amigo Raúl, me temo que aquí no se está hablando de publicaciones sino de premios. Por supuesto que cada editor puede publicar cuando quiera y los libros que quiera a quien le venga en gana. Como si edita exclusivamente poemarios a sus primos. Me parece perfecto, a lo mejor hasta hay alguno bueno. La cuestión querido Raúl es que es absolutamente INMORAL (como lo es en otros ámbitos de esta sociedad de la subvención fácil, no nos engañemos) que se otorguen algunos premios en función del conocimiento personal que tal o cual individuo/a tenga de los jurados, de los editores (que se costean así el libro por la cara, otra cuestión lamentable) o de los concejales y agregados de cultura de turno. Y eso es independiente de la calidad poética de su libro. Estamos hablando del PREMIO. De dinero público, amén de reglas autoincumplidas. ¿Por qué establecen unas bases si luego no se van a cumplir? ¿Qué sentido tiene engañar a tanta gente? ¿No te das cuenta que todo esto no hace más que avalar un contrato falso, un engaño, una mentira, un xxxx? ¿Hay alguna diferencia entre esto y las injusticias sociales que denunciamos día a día?
El que no vea eso realmente o está muy obnubilado o sufre un proceso de acanallamiento preocupante. Entiendo que tras estudiar una licenciatura con un futuro tan prometedor como por ejemplo filología hispánica, cada cual tenga que sacarse su pan para sobrevivir. A ti por lo que se ve te toca ahora defender a Hiperión o a la indeterminada editorial que (como tú mismo pareces sugerir) premiará tu libro en el futuro. Es el rol que te toca desempeñar, de acuerdo, tú lo has elegido y así te irá. Pero no pretendas convencer a nadie de que ese papel de “abogado a cambio de...” pueda poseer una mínima virtud (ni siquiera estética) o dignidad. Que quieres vender tu alma por 6.000 euros brutos, me parece perfecto, hay que pegarse una cena de vez en cuando, pero no prediques al respecto por favor, confundiendo las cosas, y arrogándote el poder además, de saber cómo escribimos los demás, porque de eso te aseguro que no sabes demasiado. Comprenderás entonces Raúl que parezca ya un tanto excesivo este desayuno-merienda-cena, de ruedas de molino.
Por lo demás estoy de acuerdo que no todos los premios son sucios ni están dados. ¡Aunque sea sólo por razones estadísticas, es imposible! Pero con que lo estén un tanto por ciento sustancial y por añadidura los económicamente más dotados, podemos hacernos una idea cuantitativa del fraude. Porque sí, querido Raúl, te repito que es un xxxx y que un libro premiado no tiene nada que ver con su calidad, aunque a veces coincida. Y eso va a seguir siendo cierto aunque lo repitas para ti mismo mil veces mientras te miras al espejo.

Anónimo dijo...

jajajaja Soy el primero de mi generación en recibir un premio tan "prestigioso" jajajaj

Anónimo dijo...

Acabo de terminar de leer Mejorando lo presente.Poesía española última: posmodernidad, humanismo y redes, y compruebo con alegría que este blog está citado en varias ocasiones como ventana abierta siempre al debate y a la discusión poética. Es un libro que recomiendo porque denucia, en términos más templados y en un tono igualmente más equilibrado, la situación que vive hoy la poesía en España. Los premios amañados, los encargos, la repetición de lor jurados, etc. Es de los pocos que, junto con Singularidades de Vicente Luis Mora, señala el problema real de la subvención con dinero público de estéticas privadas y empresariales.
Saludos a todos.

Anónimo dijo...

Solo un comentario: agradeciendo como ya he hecho otras veces la labor del blog, recordar que aún hay premios limpios, que sí valen la pena y que pueden ayudarnos a calibrar el nivel de nuestra escritura y a publicar. Lo digo como testigo directo. Yo he ganado premios en los que, os lo puedo asegurar, no me conocía ni el tato.
Evidentemente, no son grandes premios a nivel mediático o editorial. Pero compensan mucho más a alguien que los gana sabiendo que lo ha hecho sólo porque su libro ha gustado a un jurado que nunca había oido hablar de él.
Pondré un ejemplo porque estos concursos también merecen ser señalados por lo que les corresponde: el Martínez Baigorri de Lodosa. Además, publicación muy cuidada. Y hay muchos más.

Un saludo a todos.

JUAN PAYERAS.

Addison de Witt dijo...

La lentitud para sacar un nuevo post tiene alguna explicación. El inicio del año poético está siendo lento y decepcionante. La mayoría de las escasas novedades son poco interesantes y las pocas que interesan están pendientes de llegar a nuestro buzón.

Como siempre, el email de secretos de poesía (recepciondepoemarios@gmail.com) sigue abierto, tanto para envíos de autores y editores como para sugerencias.

Volvemos enseguida.

Anónimo dijo...

Un libro reciente para poder hacer una critica, con lo bueno y mejorable del mismo, podría ser el último publicado por Blanca Andreu.

Anónimo dijo...

¿Podrían comentar el último poemario de Antonio Moreno? Acaba de editarlo Tusquets. Este mes. Gracias

Teresa Domingo Català dijo...

El libro de Blanca Andreu es en general muy hermoso.

Anónimo dijo...

García Montero acaba de aterrizar en Público con un primer artículo sobre la democracia. Qué paradoja. A ver lo que tardan Benítez Reyes y Benjamín. Qué hartazgo.

Anónimo dijo...

Anónimo dijo:
He aquí un hombre que entiende la poesía como acumulación de premios, que habla del prestigio que premio Loewe y que tiene el valor de llamarse poeta:
http://www.elcultural.es/noticia.aspx?idnoticia=274

He buscado poemas del autor al que remite el enlace y he encontrado este que me ha puesto los pelos como escarpias. (yo creo que en mi blog tengo iguales, no sé si decir mejores, y soy poetastra, of course; jajejajuas).
http://inicia.es/de/joseluisrey/index.htm

PAÍS POÉTICO EN ROCHESTER

Cuando la tierra sea poesía

volaremos despiertos por detrás de las nubes

habrá una estrella en todos los tejados

y veremos las cosas que hasta entonces no vimos

la luna rubia baña los hoteles

hay una fiesta en el ático muchachas con los ojos de cerveza

bailar con ellas mientras se hunde el mundo

en la violeta claridad de junio

con monedas de espuma saltando en el bolsillo deseando llegar

y contar la aventura a los amigos mirad este es el cielo

os haré un mapa con palabras verdes

aquí está la verdad aquí está la belleza cuidado con el bosque

seguid este camino para entrar en el oro

aquí está la ciudad donde es imposible morir

comprad su luz famosa

llamando a las ventanas llegar tarde después

nuestra vida empapada por la lluvia naranja

ya lo veis ya lo veis

os dije que podíamos cantar

y entraremos cansados de volar

en una casa llena de manzanas

donde todo es muy lento y el mar aún no ha nacido

todo eso será cuando vivamos

cuando la tierra sea poesía

Tomás dijo...

Pablo:

He seguido con interés las reflexiones de Julieta Valero.

He ganadod el Oliver Belmás y no conocía a ninguno de los miembros del jurado. Sí, la obra de todos ellos.

Otro libro mío ganó un premio que edita Hiperión. Aún no he conocido a los miembros del jurado. NO asistieron a la entrega.

Esa es mi experiencia. Saludos y gracias por vuestro blog.

Anónimo dijo...

Escribo desde Argentina. No leí el libro de la poeta que mencionan, leí los comentarios y la crítica del blog, por supuesto. Los versos que se transcriben me parecen menores Aquí decimos (alguien lo dijo, no yo)que en la vida hay que plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro, en ningún momento se menciona que ese libro deba ser publicado. Y si la necesidad de hacerlo nos atrapa, agrego, hay que aceptar que te destripen (no a vos, al libro.
Gracias por el blog, soy lectora nueva de ustedes.

Adolfo González dijo...

Yo sé de un poeta serio, honesto crítico también en un diario de provincias, que participó como jurado en el Fray Luis de León -hace un par de años o tres- y se enfadó con el resto del jurado (todos o casi todos esos que aquí nombráis) porque descartaron entre ellos a un finalista del que decían tenía un verso muy malo, para acabar dándole el premio (dado de antemano) a Mabuel Vilas, que es un poeta bastante paquete que intenta ser gracioso y que rara vez tiene un sólo verso bueno. Mi buen amigo ya no volvió a querer participar como jurado desde entonces.

Amparo Bernal dijo...

Adolfo, pregúntale a ese poeta serio, honesto crítico, que pasó cuando estuvo también de jurado en los Premios del Tren 2008 “Antonio Machado” de Poesía y CUENTO.

Pregúntale si se enfadó también...

Amparo Bernal dijo...

Disculpa Adolfo, creo que no nos referimos al mismo poeta. He confundido un nombre con otro por las fechas. Y tu amigo no estaría en lo que yo digo del tren. Me refería a otro. Mis disculpas.