miércoles, 9 de diciembre de 2009

Secretos de poesía: Carlos de Oliveira y "Entre dos memorias"


Hola:

Llamar secretos de poesía a nuestra sección es un riesgo porque habrá gente que conozca, y bastante bien, la poesía del portugués Carlos de Oliveira (1921-1981). Para los que no le conozcan, o los que quieran recordarle, abrimos esta pequeña ventana.

"Entre dos memorias" lo edita Calambur, que comienza a tener una más que interesante colección de poesía en portugués, a su vez una de las más interesantes que se están escribiendo en la actualidad. La traducción, fiel al texto y en la que el traductor deja todo el protagonismo a Oliveria, es del recientemente fallecido Ángel Campos Pámpano, que ya había traducido a Carlos en una edición difícil de encontrar de Pre-Textos de 1987 (a la que luego siguió "Experimentos con uno mismo..." por otro traductor).

De Oliveira pasó su infancia en la región portuguesa de Gándara. El poeta describió el paisaje que le rodeó, clave para entender su poesía: "Lagunas pantanosas, desolación, roca caliza, arena. Crecí rodeado de la enorme pobreza de los campesinos, de una brutal mortalidad infantil y una temible emigración...Mi trabajo nació en esa atmósfera casi lunar habitada por los hombres...La sequedad, la aridez de mi lenguaje, la forma y se forma a sí misma en parte de materiales que vienen de lejos: grava, caliza, árboles, musgo. Y gente, en una soledad inmensa de arena. Un paisaje de niñez que no es un paraíso perdido sino pobreza, desnudez y muerte de casi todo...La propia tierra es nómada: las dunas se forman y luego se deshacen por el viento. ¿Qué literatura podría haber nacido de todo esto sin ser marcada por esa brevedad opresiva, por ese tono precario, que ha ido creciendo para conformarse con los sentimientos del propio autor?"

Hay veces que los autores explican muy mal su obra y otras veces que en un sólo párrafo explican casi todo lo que hay que entender para leer su poesía. Efectivamente, la poesía de Oliveira es contenida, condensada, elíptica en su frecuente uso de la elipsis, descriptiva hasta el impresionismo, atenta a los detalles más mínimos con minuciosidad, alejada de cargas retóricas, con un lenguaje claramente poético pero en nada amanerado. Poesía del silencio apenas roto.

De hecho, las pocas veces en las que la poesía de Carlos falla es cuando aumenta la temperatura retórica del poema, en especial en un uso no del todo habilidoso de la metáfora.

El libro tiene tres partes, a su vez divididas en tres secciones. En cada una de las secciones el poeta hace una especie de descripción poética del tema elegido, descripción que se distribuye en varios poemas, a veces independientes o a veces formando un todo interrumpido por la página. Las tras partes son Cristal en Soria (En las colinas de Antonio Machado, Descripción de la guerra en Guérnica y Río, despedida), Sub Specie Mortis (Salto de altura, Noche de verano y La segunda memoria) y Tiempo Variable (Danza, Crepúsculo y Fotomontaje). La duración de cada una de ellas es variable.

No hemos querido extraer en este reseña versos sueltos del libro porque nos parecía que era romper un esqueleto demasiado frágil. Hemos preferido poner un poema casi al azar, aunque elegido por su relación con el título del libro. Es el último poema de la parte titulada "La segunda memoria". En él se podrá observar algunas de las características ya comentadas y alguna otra mencionada por la crítica entre las que destaca la abundancia del punto y coma, señal casi obsesiva del mundo poético del poeta, y de como enlaza y a la vez separa los versos, añadiendo la necesaria ambiguedad a quien sabe que la verdad es inalcanzable.

Valoración de "Entre dos memorias": 7,75 / 10


Entre dos memorias;
ya separadas como estratos,
pero recordándose una a la otra;
subimos por el frío:
paredes altas de agua condensándose
en el aire aún azul; con la transparencia
sin sonido suavizándolo;
preguntamos vagamente:
¿nieve más silencio
igual al fin del azul?
¿o la fórmula del olvido;
por donde pasan lentos hielos;
se contradice de otro modo?
sea como fuere,
ninguna sombra nos prolonga
por este suelo de vidrio;
y el aire boreal se nos refleja en los ojos,
tan limpios, que los extingue.

24 comentarios:

jordi dijo...

Leí en su día Micropaisaje en Pre-Textos y me gustó mucho. Me alegro que vuelvan a traducir a Oliveira. Gracias por el recuerdo presente.

Miriam dijo...

Qué pena que muriera relativamente joven, ¿no? Su primera poesía me interesa menos. Pero a partir de Cantata se convierte en un gran poeta. ¿Sería descabellada una poesía completa, editores amigos?

Anónimo dijo...

Aquí seguimos pensando que Portugal es el país de las toallas y de las mujeres sin depilar. O en el mejor de los casos, Pessoa. Vivimos de espaldas a ese país, del que se podría hacer también alguna antología muy interesante.

joan dijo...

Qué generación. Eugenio de Andrade, Sophia de Mello y el propio Oliveira por un lado, Vitorino Nemesio y Sena por otro...Para que luego digan que la generación posterior a un grande, como es Pessoa, ha de ser necesariamente inferior.

Nunca entendí el apellido de neo-realistas para Oliveira y algunos otros pero me parece un acierto reivindicar su poesía.

Anónimo dijo...

Es curioso como baja el número de comentarios cuando no se trata de un tema polémico o de los famosos premios. Define bien el egocentrismo del universo poetil.

Anónimo dijo...

Gracias Addisson por descubrir esta poesía.
No conocía este autor como tantos otros que habeís rescatado.
Luego dirán que no hacen falta.
Yo me nutro de vuestras referencias para ir leyendo poesía.
Gracias de nuevo.

Anónimo dijo...

En Portugal ha habido en el siglo XX una poesía excepcional. Muchísimo mejor que la de aquí mal (o bien) que nos pese.
Aparte de todos los citados yo nombraría a Al Berto y sobre todo a Herberto Helder. Y hay más, claro.
Lo que no conozco mucho es lo que hace allí la gente menor de 40 años. ¿alguien sabría recomendar algo al respecto?

Anónimo dijo...

¿menor de 40 años? pondría como cota la edad límite para el Adonais, que es 35...¿conoce alguien algún poeta portugués de menos de 35 años? sería curioso conocerlos

anonimito dijo...

En primer lugar, gracias por el oportuno "rescate" de este poeta.

Por lo demás, Los portugueses me parecen sensacionales, pero aquí también han estado Valente, Cirlot, Gamoneda, Ullán, etc. ¿Es Helder mejor poeta que Valente? ¿Al Berto superior a Gamoneda? Probablemente no, y tampoco lo contrario. Tendemos a denigrar lo propio y ensalzar lo ajeno, y esto ha sido motivo ya de algún ensayo antropológico-literario (Nuria Amat tiene algún apunte muy interesante al respecto, más en el terreno de la literatura escrita por mujeres, donde pone el dedo en la llaga); parece ser un rasgo común en nuestras letras.

También los cineastas portugueses parecen muy superiores a los españoles, pero depende de con qué los comparemos. Si comparamos a Pedro Costa con Almodóvar, la cosa está clara, pero si nos vamos a Martín Patino o Erice, todo cambia. Tiendo a pensar que el talento está distribuido de forma más o menos uniforme en todas partes, sólo que en algunos lugares, como aquí, buena parte de la oficilidad está ocupada por discursos conservadores y retóricas obsoletas. Basta explorar un poco más para que emerjan las gemas.

El otro día hojeé la última antología "canónica", de Planeta, titulada "Mil años de poesía española". Dedica un amplio apartado a la poesía del siglo XX, con un nutrido grupo de poetas (quizá entre 150 y 200). Lo extraño es que antes de abrirlo ya sabía quiénes estaban y quiénes no. Es bien sabido que las antologías se alimentan unas de otras y apenas innovan. Luego abrí el volumen y comprobé que era así: salvo en alguna contada excepción, todo previsible. Ejemplo de arbitrariedad: no está Mestre pero sí un poeta tan flojito como Andrés Trapiello. Y así sucesivamente.

En una crítica a esta antología se decía que pretendía rescatar los poemas que reflejan la hidalguía de la nación y de la lengua (uuuffff). El último poeta incluido es Carlos Marzal. Quizá ése sea el problema: querer cincelar la historia literaria a través de fijodalgos y valedores del casticismo inmemorial, no hacerse eco de los poetas que, precisamente, subvierten el paradigma "sagrado". Hablamos de los problemas de la crítica, pero la academia también padece una esclerosis atávica y perpetúa un estatus quo marmóreo y poco poroso a la diferencia.

No sé si puede servir de algo esta anécdota, pero un profesor de literatura extranjero me decía que España le parecía, en lo cultural, en lo literario y en lo poético, un país esquizofrénico, que avanzaba "a dos velocidades": por un lado una fuerza centrífuga y por otro otra centrípeta, autores que se agarran al pasado con uñas y dientes y hacen lo posible por que no brote savia nueva y otros que exploran, tantean, y muchas veces sucumben a la presión del ninguneo y la indiferencia de los primeros. Al menos así nos veía él desde fuera.

joan dijo...

Joder con Planeta. Vaya ladrillo españolista y naftalino.

Yo tampoco me atrevería a decir que la poesía portuguesa es mejor que la española o viceversa. Pero sí que creo que es bastante más desconocida que, por ejemplo, la francesa. Me da la sensación de que hay un montón de buenos poetas portugueses que serían "Secretos de poesía".

No puedo sino contestar, mordiéndome la lengua al comentario de anónimo. ¿Menores de 40 no y sí menores de 35? ¿Conoce usted bien la nómina de poetas portugueses entre 35 y 40 años? ¿Y entre 40 y 50? ¿Y entre 50 y 60? ¿Me diría diez nombres de poetas portugueses de cada uno de los siguientes grupos: 35-40, 40-50, 50-60? ¿Qué coño me importará la edad que tenga el poeta si es bueno y si desconozco a la mayoría de poetas vivos de ese país?

Juventud, divino coñazo.

Rastreador dijo...

José Ángel Cilleruelo es también un buen conocedor de la poesía portuguesa más contemporánea. Sería bueno que se animara a recuperar un proyecto que tuvo en su día a punto de sacar con una editorial independiente hace unos años...

Anónimo dijo...

¿Y los poetas galegos qué?

anonimito dijo...

Un poema de Micropaisaje, de Oliveira:

"Si el poema
analizase
la propia oscilación
interior,
cristalizase
otro movimiento
más sutil,
el de la estructura
donde se generan
milenios despúes
estas imaginarias
flores calcáreas,
hallaría
su micro-rigor".

Muy recomendable también este libro.

joan dijo...

Me pierdo con los poetas gallegos. A lo mejor usted nos puede informar. Entre la extraordinaria Rosalía y la Castaño actual debe haber puntos intermedios de calidad aceptable. A veces me llegan cosas pero en general muy politizadas y con muy poca poesía (y mucha subvención).

Los premios de las asociaciones de críticos autonómicos suelen estar muy influenciados por los amiguismos y demás, todavía más que los premios normales porque todos se conocen y están muy juntos, y no me han servido de referencia para encontrar buena poesía en gallego.

Se admiten recomendaciones, a ser posible de libros que no sean de uno mismo o del íntimo.

Anónimo dijo...

Los dos libros de Pacheco ocupando los dos lugares de libros más vendidos de poesía. Business is business. Incluso de la poesía algunos pueden vivir, y muy bien.

Anónimo dijo...

Hablando de Galicia... Recital de poesía en Barcelona hace un par de semanas con asistencia de los poetas:Xosé María Álvarez Cáccamo, Gonzalo Navaza, Xulio López Valcárcel y Diana Varela Puñal. Según informa El País, el acto
"fue presentado por el escritor catalán y director de Cultura de la entidad financiera, Àlex Susanna, que se mostró 'orgulloso' por la presencia en la capital catalana de los cuatro poetas, de los cuales, destacó, 'son el reflejo del potencial innegable y la gran diversidad de estéticas que ha alcanzado la poesía gallega en nuestros días'".
¿Alguien que asistiera al acto por aquí tiene su opinión? ¿Son estos nombres representativos de lo que se hace por Galicia?

se deberían incluir las citas? dijo...

"One", de Alanis Morisette

I am the biggest hypocrite
I've been undeniably jealous
I have been loud and pretentious
I have been utterly threatened
I've gotten candy for my self-interest
the sexy treadmill capitalist
heaven forbid I be criticized
heaven forbid I be ignored

I have abused my power forgive me
you mean we actually are all one
one one one one one one one
I've been out of reach and separatist
heaven forbid average (whatever average means)
I have compensated for my days
of powerlessness

I have abused my so-called power forgive me
you mean we actually are all one
one one one one one one one

did you just call her amazing?
surely we both can't be amazing!
and give up my hard earned status
as fabulous freak of nature?

I have abused my power forgive me
you mean we actually are all one
one one one one one one one
always looked good on paper
sounded good in theory



fragmento de "Reservado", del libro premiado de Yolanda Castaño

Pero he sido antipática y pretenciosa,

he sonreído por mi propio interés,

la ajetreada capitalista sexy;

compensé por mis días de impotencia.

Miriam Litvan dijo...

El suplemento Babelia de hoy, dedicado a libros para regalar. Incluye apartado de clásicos (narrativa), de libros de arte, de cómic, de libros sobre música, de libros sobre cine y hasta de libros sobre cocina. De poesía 0% del total.
Así que ni portugueses, ni gallegos ni serbocroatas. El desconocimiento sobre poesía es general y amenaza con invisibilizarlo todo.
Menos mal que nos quedan otros cauces. Gracias por darme a conocer a Oliveira.

eduardo dijo...

En todo este ambiente festivo sobre la poesía de Oliveira, que yo comparto, se les ha pasado un detalle a los Addison, no sé si por falta de atención o por estrabismo visual.

La edición del libro ha tenido una ayuda del gobierno Portugués. Hasta ahí comprensible. Pero la edición también ha tenido una ayuda del gobierno de Extremadura. ¿Alguien me puedo explicar esto? Y resulta que hojeo otros libros de la misma editorial y en casi todos encuentro la ayuda del gobierno de Extremadura. Cuando hablamos de nepotismos y demás en otras editoriales, y del dinero público y su uso, ¿por qué no nos fijamos también en estas cosas?

Porque si va a resultar que Calambur es una especie de segunda sucursal de la editora extremeña, estaría bien saberlo, porque a lo mejor compro sus libros con un menor entusiasmo. ¿Y su colección balear tiene los mismos parámetros? ¿También todos los libros tienen una subvención del gobierno balear?

Así cualquier edita poesía, eso sí, se está fomentado el nepotismo regional y localista, que no es precisamente algo que parezca que entusiasme en este blog.

Addison, más ecuanimidad o estad más espabilados. Esto tiene la misma pinta que los premios que tanto criticáis.

Anónimo dijo...

Siempre tiene que haber un ensuaciador, probablemente de la competencia, con ganas de que todo parezca del color que provoca. Lee un poco a Oliveira, Eduardo, y si tienes algo que denunciar, acércate a la farmacia de guardia más cercana.

Anónimo dijo...

Quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra.

helena (con h) dijo...

Joder, vaya traducción de la Morissette. Qué bonito. Ya que se copia, o se intertextualiza al pie de la letra, se podría hacer de alguien que escribiera mejor. ¿Dónde estás Jesús, amor mío?

Como siempre, no pasa nada. AR está mucho mejor ahora que antes. Qué decir de Lucía Etxebarría.

Cosas de mujeres. Entre nosotras, no pasa nada. Y además quien tiene tobillos tan delgados puede hacer lo que quiera.

fuera de lugar dijo...

Esto se está poniendo off-topic total; los poetas mencionados como asistentes a ese recital son representantivos algunos, no todos, echamos de menos la presencia de más mujeres y más gente joven.

En cuanto a la poesía de Yolanda Castaño yo creo que por sí sola habla de su xxxxx y su increíble autoidulgencia.El mensaje oculto: "yo, que soy guapa según mi propio testimonio, he sido rechazada en los altos circulos literarios por maquillarme". De risa. Prueba de que estamos ante una xxx hiperprotegida por medios de comunicación y xxx editoriales desde el principio,es el premio espiral maior al mismo libro que se ha llevado el premio ojo crítico. Por primera vez en su historia dando una suma 10.000 euros al ganador, se lo concedió su amigo y mentor Miguel Anxo Fernán Vello, conocido editor y escritor de la poesía gallega que le ha publicado ya varios libros. Alguien de la casa, vamos. A un poemario que cualquiera en el jurado podría saber que era de la autora, puesto que algunos de sus textos parece ser que no eran inéditos. Una vergüenza total.

gdsm dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.