martes, 21 de agosto de 2007

Babelia, 18 de agosto de 2007

Dos críticas la semana pasada en Babelia.

La primera crítica la realiza Antonio Ortega sobre una antología de W. H. Auden titulada Los señores del límite. Selección de poemas y ensayos (1927-1973), publicada por Galaxia Gutenberg/Circulo de Lectores y prologada y traducida por Jordi Doce.

La objetividad de Antonio Ortega respecto del traductor no es elevada.

Objetividad a priori del crítico en este caso: 3/10

Respecto a la crítica en sí, demasiada presencia y alabanza al traductor "preciso e iluminador prólogo, que es un brillante examen...", ó "Jordi Doce cumple el reto brillantemente...y es capaz de establecer intensas y hermosas emociones". Quizás sea este punto en el que menos de acuerdo estamos. El análisis poema por poema de la versión original y la traducción nos da una versión que en ocasiones se aleja a veces tanto del original que llegamos a poemas en donde más bien podría hablarse de "Auden según Jordi Doce" que de una verdadera traducción. En cualquier caso, al ser una edición bilingüe, siempre está a mano el texto original, en este caso muy muy por encima de la traducción.

Sobre W.H. Auden, Antonio Ortega hace un resumen de sus cualidades poéticas, que ahora no vamos a descubrir. Aunque omite algunos detalles importantes para su obra. Auden era tan inglés como americano. Se fue a EE.UU con 32 años y murió en este pais con 66 años. Además, era homosexual y promiscuo, lo cual se refleja en muchos de sus poemas (excelentes sus poemas de amor). Igualmente se refleja y debía de haberlo recordado el crítico la importancia de la religión para el poeta, y sus continuas evoluciones y contradicciones desde el protestantismo, el catolicismo y la teología de Bonhoeffer. Finalmente, como detalle menor, tampoco se menciona que 2007 es el año de celebración del centenario del nacimiento del poeta.

En definitiva, un libro que puede servir de introducción a la poesía de este poeta imprescindible para entender la poesía de la segunda mitad del siglo XX, donde la traducción, de un buen traductor en otros libros, se aleja demasiado de Auden y se transforma en una versión muy por debajo del original, y que debería de servir para que los lectores se atrevieran a leer directamente las ediciones de los poemas completos que existen de Auden o a leer al menos cualquiera de los largos poemas del autor, no incluidos en este libro e imprescindibles para entender a este poeta.

Valoración del libro "Los señores del límite": 5,5 / 10

La otra crítica de Babelia la realiza Luis Antonio Villena sobre el libro de Hilda Doolittle "Helena en Egipto".

Este libro ya lo contracriticamos hace unos meses:

http://criticadepoesia.blogspot.com/2007/06/contracrtica-el-cultural-segunda-semana.html

Realmente comparar la crítica de Antonio Colinas en El Cultural con la de LAV es estremecedor. Con diferencia sobre todos los demás, en nuestra opinión LAV es de los peores críticos, menos buenos si se prefiere, de poesía en Babelia. Se contradice en cada crítica una y otra vez, se le olvidan detalles importantes (para una vez que sí correspondía hablar de la sexualidad del poeta...), introduce nombres sin venir a cuento como si nos quisiera demostrar algo, habla de que H.D. logra un "largo y bello poema" pero termina preguntándose si "¿hay poesía épica contemporánea?". ¿A que llamará LDV aliento épico?. Luego dice "Magnífico fracaso...H.D. logra bellísimos momentos". Para LAV tanto Pound con los Cantos como H.D. fracasan pero al parecer lo hacen "magistralmente" y las razones, o razón, para ello no se explican o son de risa.

3 comentarios:

Ana dijo...

Sois demasiado duros con Luis Antonio. Tiene un lado patético y pelotero indudable pero al menos aporta una nota de color al panorama poético español. Y además encaja con deportividad las críticas.

Me parece mucho peor el desembozado, por seguir un símil con el que tanto se autoregocija, Manuel Rico, mucho peor crítico y poeta. Y además, le sienta fatal cualquier contracrítica. Como comentasteis un día, las verdades le duelen.

Luis dijo...

Yo no sé si hay cierta dureza con Luis Antonio pero si es así, sería merecida. Si hay alguien que se ha inventado un personaje con el fin de ser un poeta mediático ha sido él. Su presencia de jurado en los premios "planeta" de la poesía tampoco dice mucho a su favor. Le gusta el poder y aparecer en los medios de comunicación más que a un tonto un lápiz. Y además, ha usado sus antologías durante años para tratar de labrarse un círculo de discípulos obedientes que se ha quedado en tres colegas. Idem con su posición de crítico. Por lo que se refiere a su poesía, a mi particularmente no me gusta ni tampoco conozco a nadie que le apasione.

Sobre el otro personaje, sí estoy de acuerdo en que es bastante peor que Luis Antonio aunque su falta de gracia y su físico le han impedido llegar a la "altura" mediática de Luis Antonio.

El tiempo borrará a los dos muy fácilmente.

Addison de Witt dijo...

Pues, aunque suene un poco raro en nosotros, lo que menos nos disgusta de Luis Antonio es su poesía. Como crítico, antólogo, novelista, ensayista y personaje mediático-cortesano, nos produce cierta vergüenza ajena.

Sin embargo, como poeta, y en contra de la opinión mayoritaria, no nos parece ni mucho menos tan malo. No pasará a la historia pero se puede leer su poesía y hasta pasar, a veces, un buen rato.