viernes, 10 de octubre de 2008

Joan Margarit. "Casa de Misericordia". Visor. Premio Nacional de Poesía.


Hola a todas y todos:

Suscribimos buena parte de lo comentado por vosotros sobre lo ocurrido en el premio Nacional. Desde que comenzó este blog hemos pensado que la poesía viviría mucho mejor sin que un grupo de iluminados nos dijera cada cuál es el mejor libro escrito, y tratara de imprimirlo en la historia forzando lo que haya que forzar. Aparte de esto, se trata de dinero público, Molina, y lo menos que se puede pedir es la máxima transparencia. Y no ha habido nada de transparencia en este premio. Eso sí, viendo el ISBN, lo que algunos poetas metidos a políticos han publicado, y dónde, desde que ocupan cargos de relevancia y lo que publicaban antes, da la sensación de que les ha salido muy bien la jugada.

La opinión del jurado ya ha sido expresado muy claramente por un contertulio. Cuatro personas con una vinculación directísima a Visor, otras sin ninguna conexión evidente con la poesía, un reparto regional cuanto menos curioso, nos llevan a pensar que la objetividad del premio, a priori, es de las más bajas que recordamos:

Valoración de la objetividad del premio Nacional 2008 en nuestra opinión: 2 / 10

Poco más hay que decir cuando un modesto editor sale con su nombre y nadie tiene narices de seguirle. A tragar hasta la muerte, amigos, ¿no?

Empecemos con el libro. Ya en su libro "Joana" el poeta había hecho un ejercicio de poesía confesional, escrita desde la cercanía de la muerte de su hija. El tono confesional continua en "Casa de misericordia", un poemario escrito desde la serenidad de la avanzada edad del poeta, y que hurga en sus obsesiones en ese punto de su vida: la muerte, con Joana todavía como una figura importante en el poemario, la vejez, el paso del tiempo, la soledad, el desamor...

En general el poemario tiene un tono casi existencialista, un desencanto que es común en muchas de sus páginas, casi una especie de rendición anticipada, a veces excedida en lo que podría calificarse de un cierto victimismo.

En una entrevista reciente el poeta despreciaba sin ambages "la grandilocuencia romántica y la poesía de vanguardia". Efectivamente, nada hay de vanguardista en su poesía y de ahí que escritores como Marzal o Montero lo consideren maestro y figura a seguir. De hecho el propio poeta, en un epílogo de escasa altura intelectual y dudosa modestia, nos habla que le ha llevado tiempo comprender la miseria de la vanguardia. Sin embargo, a pesar de sus palabras, el poeta no ha conseguido ni mucho menos desprenderse de lo que él denomina "grandilocuencia romántica". Algunos de sus poemas conectan directamente con el siglo XIX, y no precisamente en los aspectos más positivos de la poesía romántica y post-romántica.

Resulta curioso, en este sentido, que se hable de una voz singular en el caso de Margarit, cuando pocas diferencias tiene con muchos de sus compañeros de editorial. Es más, los versos de unos podrían ubicarse en los poemas de otros, y sería muy difícil destacar la autoría de cada uno de ellos. Margarit, como muchos de los poetas de Visor y de Tusquets que llevamos criticando, para nuestro sopor, en los últimas semanas, es otro ejemplo más del estado artrítico en el que se encuentra buena parte de la poesía oficial. Dice el poeta que hace suya la frase de Hardy y lo único que podemos hacer es escribir sobre las cuestiones de siempre con los estilos de siempre, pero intentándolo hacer un poco mejor. Bueno, pues con las cuestiones de siempre y los estilos de siempre, es decir, desde el conservadurismo poético, Margarit está muy lejos de mejorar cualquiera de los nombres que cita en su epílogo. Su poesía se rige por un concepto unidimensional de la estética, y por una pobreza técnica sorprendente.

Y así, como en el resto de sus compañeros y alumnos, encontramos más de lo mismo:

1) Una buena abundancia de clichés y de terrribles metáforas: "Entre tantos desastre amontonados como sacos", "Tiende la mano hacia un confuso ayer", "La vida es un hielo en el vaso de sombra /que me ofrece la vida.", "zarpo desde los muelles de la realidad", el poema completo sobre el poco manido tema de la partida de ajedrez ("Jaque"), "rompe como una hucha su pasado", "por los raíles / de brutales heridas del pasado,", "Y en el pedregal triste de mi infancia.", "con los cristales rotos del final de la vida",

2) Afectación, con un romanticismo mal entendido, en la línea de la última poesía de mensajes a móviles: "como un reloj de aquellos, que ahora marcan / el ayer y el mañana en nuestro amor", "cuando marque tu hora solitaria / la esfera de la luna sobre el mar", "Donde mueres las olas / he vuelto a ver tus pies de mujer joven / que te barniza el agua lenta y dócil.", "espero / a que, dentro de mí, termine de llorar / la niña del fracaso.", "con palabras de amor que cubrían de musgo / las rocas ásperas donde la vida, / más dura que la guerra, después les estrelló.", "la lluvia se adormece con tu nombre / y limpia el pozo negro de la melancolía", "cruzando el oro verde y oscuro que al crepúsculo / barniza los viñedos de noviembre", "una mañana de oro azul / que destellaba en el cristal del mar.", "en mi boca, conservar / la dulzura de tu amor.", "en el puerto del crepúsculo".

3) Exceso de atención en los finales: Unos cuantos poemas caen en la sentencia final y a veces parecen "pegotes", como si el verso hubiera sido forzado a entrar donde no cabía.

Como nada es blanco o negro, hay algunos poemas buenos, aquellos en donde el poeta mete la mano lo menos posible en la retórica, como "Ser viejos" ("Ser viejo es que la guerra ha terminado"), el tono pausado e impresionista de "Apilando leña", el urbanismo más interesante de "El vendedor de rosas" ("Como un Cupido viejo, / pasa escupiendo el vendedor de rosas."), la serenidad de "Crematorio" ("Dentro de mí, ahora que habéis muerto /hay una luz debajo de una puerta. / Como si os dispusierais a dormir."), el moderado expresionismo de "Avanzar dentro de un cuento" ("Hallo un nido caído, un niño grande / como la cuna de una niña muerta.") y los poemas sobre los niños titulados "Voces infantiles" y "El último juego"

Nos gustaría comentar unas pequeñas líneas sobre un poema que dice: "Lo que hoy toca es hacer democrático el arte. / Ningún árbol más alto. / Espantosamente ricos, / y por eso espantosamente pobres". Primero, es falso que el arte sea democrático. Como ejemplo, tu premio nacional. Más bien estamos en una especie de monarquía a nivel poético, con su cuadrilla de nobles y cortesanos alrededor, en dónde los árboles que destacan, porque hay grandes diferencias en las alturas mediáticas, están siendo árboles de crecimiento rápido y delgado tronco, eucaliptos quizás, que mejor servirán como madera, mientras que es posible que los robles, sin ayuda de nadie, algún día comiencen a verse. Y lo que hoy tocaría es precisamente democratizar el arte y quitarle toda esa carga burguesa, monárquica y de amistades partidista que lo pudren. Como tocaría democratizar este régimen económico-político que como padres y abuelos nos distéis, y que tan contentos os tiene, y que a nosotros, a este colectivo al menos, nos produce nauseas.

Entre fríos, mares, trenes, calles, nieve y muerte el poeta nos muestra su desencanto, su pesimismo y sus recuerdos. De acuerdo, el material, los temas, son los de siempre. La técnica es acomodaticia en lo métrico. En los retórico, en general, no sólo falla sino que el lenguaje metonímico del poeta es lo suficientemente malo para que los poemas mejores notablemente si eliminamos sus metáforas y comparaciones, como ocurre en buena parte de los poemas más acertados.

No es cierto que éste sea el mejor libro del año. Hay decenas de libros mejores sin que 2007 vaya a pasar a la historia de la poesía española. Si el mensaje que se quiere transmitir es que éste señor es el profesor, y todos debemos de seguir sus pasos, por favor, no ahondemos más en el empobrecimiento de la poesía que se escribe. No es extraño que bajen las ventas de libros cuando lo que se vende como gran poesía es esto. Los neófitos pensarán, si esto es lo mejor, ¿cómo sera lo peor? Triste oficialismo el que sufrimos en este siglo XXI cargado de voces viejas independientemente de sus años.

Valoración del libro "Casa de misericordia": 3,5 / 10

PD.- si podemos vamos a trasladar los mensajes puestos en la anterior entrada a ésta

36 comentarios:

anónima dijo...

Enhorabuena por ser los primeros en dar la noticia. Sois la caña. Y enhorabuena, Joan :p

monterito dijo...

En efecto, García Montero -autor fuertemente vinculado a Chus Visor, a quien le dirije una colección donde, cómo no, se ha publicado su último poemario y el póstumo de Ángel González, por ejemplo,miembro del jurado del Premio Nacional de Poesía. El premio le cae a un autor/libro publicado por Visor. Toma ya. ¿Y el sr. Rogelio Blanco no está pensando ya en dimitir como Director General de la cosa?¿son accesibles las actas del premio?¿se abstuvo G. Montero?¿seguirá el Sr. Montero presentándose por Izquierda Unida a alguna elección? Joder...

j. dijo...

Enhorabuena a los Addison por adelantarse en la noticia. Mi opinión es independiente de mi valoración como poeta de Margarit, que creo que es un buen poeta, aunque no pienso que su libro fuera el mejor del año.

No se puede hablar solamente de un autor vinculado. García Montero dirige la colección "Palabra de honor", colección estrella de Visor y es la mano derecha de Visor (o Visor la suya). Cualquiera que les haya visto por Madrid en un acto, allí suelen ir los dos, uno habla y el otro escucha. Como se puede leer en la contraportada de "Cálculo de estructuras", la opinión que el tanden Montero-Marzal tienen sobre Margarit es casi la misma que Ainhoa tiene de todos sus múltiples dioses.

El problema se hace más grave porque Joan Margarit es uno de los próximos en publicar en la colección "Palabra de honor" de acuerdo a lo que dicen los libros de la colección en su sección de próximos títulos. Toma ya. Ventas aseguradas.

Y el problema se agrava más cuando, efectivamente, Montero ha votado por el libro de Margarit, como cualquier miembro del jurado os podrá informar.

Actas, lo que se dice Actas, no hay porque vivimos en la época de la oscuridad. Sería tan caro llevar un notario a un acto de este tipo.

Al margen de que el premio se está "autonomizando" y cada vez el tufo político es peor, si es que eso es posible, situar a una persona, que en la práctica es editor, en un jurado de estas características debería llevar no al sr. Blanco sino al ministro-poeta a la dimisión inmediata. Cosas así, de esas que producen vergüenza ajena, sólo ocurren aquí.

Anónimo dijo...

Una vieja amistad, además:

http://www.joanmargarit.com/cast/album.htm

Anónimo dijo...

joan, aunque sea por homónimo, nos gustaría conocer tu opinión sobre el nacional, ya que anonimito parece estar ¿depre?. Sois la sal y la luz (lo siento)del foro.

joan dijo...

Yo no suele hablar mal de los amigos, señor anónimo. Y el ganador es un buen poeta y amigo.

Dicho lo cual, en mi vida habría tenido los santos cojones de votar a un íntimo, o menos aún, a alguien a quien le voy a publicar un libro. No le echen toda la culpa a Molina y a Rogelio, que la tienen pero que por supuesto están por encima del bien y el mal en sus cargos políticos. Dichosas nebulosas. El señor Montero, en su cargo de Rey de la Monarquía Española de la Poesía, lleva unas cuantas de éstas y lo que le queda.

Anónimo dijo...

No quería yo que hablaras mal, hombre, sino que dieras tu opinión. Me habrás malentendido por lo de tu sal, menos interesante para mí que tu luz, la verdad. Opinas luego sobre los tejemanejes del premio, pero no sobre el libro de tu amigo. ¿Es que tendrías que hablar mal? No te mosquees conmigo, por favor, que das un poco de miedo. Para mí eres una autoridad, sencillamente.

joan dijo...

Sí, entre la sal, la luz, los años y mi cerebro pérfido, le debo yo haber entendido mal. Pero no me tenga miedo, hombre. Al natural soy peor.

Me imagino que lo de autoridad lo habrá dicho como un piropo, pero si me lo vuelven a decir comprenderé por completo mi fracaso vital y me pegaré un tiro entre ceja y ceja. Al menos tendré asegurado pasar al Olimpo de los poetas suicidas.

Mire, me pide usted algo para lo que creo que no estoy preparado. Mi nota de subjetividad, como dicen los addison, es exigua. Y no soy capaz de salirme de mí mismo y disociarme. Carezco de esas drogas tan solicitadas aunque estoy intentando convencer a mi veterinario para que me pase algo de ketamina, desde que Helena me puso los dientes largos hace meses. Es posible que opere al perro de algo y diga que quiero estar en la sala acompañándole. Si alguien quiere pasarme la droga para salvar al perro de la operación, por favor que mande sus señas a los Addisson y ya me pondré en contacto con ellos y con tan magnífica persona.

Mientras tanto piense, usted que parece inteligente, el por qué de todo lo dicho anteriormente. Y seguro que ya tiene su respuesta.

Anónimo dijo...

No soy muy inteligente, soy peor. Me he perdido en la consulta del veterinario, amigo mío. Me atrevo a interpretar -y disculpe mi cortedad-: no le hace gracia el libro.

joan dijo...

¿Ve cómo es usted inteligente? Se ha perdido en la consulta del veterinario.

La interpretación es suya, amigo. Si un día sale de la consulta, cosa que debería reflexionar teniendo en cuenta lo que cae afuera, le invito a comprar el libro.

lázaro dijo...

Enhorabuena, supongo, (a) Joan. Tanto se habla por estos lares de esas lides y trifulcas que ya no sabe hasta qué punto se debe felicitar o dar sencillamente el pésame.
Curiosa duplicidad nominal Joan, me alegra que sigas siendo tan corrosivamente ácido y malhumorado. La gente educada y correcta nunca falta. Está bien que no todos quieran agradar.
Es noticia que vayan 20 c0mentarios cuando escribo esto y no haya comentarios de anonimito ni de Helena, ¿ha pasado algo?
Bueno, pues lo dicho, felicidades para Margarit y a los addison por la excelencia de sus fuentes tan rápidas y duales. Estaría bien que comentaran algo sobre el libro, si les apetece, y sobre el aburrimiento. Y tú, Joan, ¿lo ves aburrido o tópico?
Saludos a todos,
Lázaro

helena dijo...

Estoy viva y coleando, amigo Lázaro, pero a veces el trabajo me mantiene alejada.

Querido Joan, si tomas ketamina, lleva mucho cuidado con la dosis. No vaya a ser que te quedes disociado para siempre. Si no la has probado nunca, como me temo, no pases de 150mg. Nunca la compres en la calle, por cierto. O te la consigue un amigo directamente o busca alternativas. Y no, yo no tengo ni te daría si tuviera. Se llama ética y está de capa caída.

A mi esto de los premios con nombres tan terribles casi siempre me parecen injustos, politizados y poco transparentes. Recuerdo que este libro quedo el tercero en la votación del público de este portal, así que no me extraña lo ocurrido, y más con el peso que tenía Cataluña, perdón por ser políticamente incorrecta, en esta votación. El libro, ya tendréis ocasión de leerlo, me parece un libro bastante mediocre, con los defectos que se suelen señalar por los addison últimamente, probablemente el peor nacional de los últimos años junto con el de Caballero Bonald. Realmente el pasado año no fue excelente, tampoco éste lo está siendo, pero creo que había libros más buenos, o menos malos, si se prefiere.

Lo último y más gracioso dijo...

Un chiste: cuentan por los mentideros que anoche, en la inauguración del Liber, Chus Visor iba lamentándose de que el montante del premio se lo iba a llevar la editorial catalana del poemario y no la suya. ¿Se puede tener más...?

El tema no es hacer o no una reseña o enhebrar una discusión sobre si el premio de Margarit es merecido o no. El tema consiste en decir de una vez: BASTA YA a que nos tomen por gilipollas. Y que se deje de utilizar el dinero público, sea al nivel de la administración pública que sea, para este tipo de cacicadas.

Pues sí, incrédulos, la mano del tándem Visor-García Montero es muy alargada...

anita dijo...

Eso es lo que se llama humor negro.

Lo cierto es que Visor se va a sacar un buen dinero porque cada premio nacional lleva consigo 5 o 6 ediciones del premiado. Así que tiene poco de lo que quejarse.

Igualmente, el nuevo libro de Joan Margarit de la colección que dirige Montero, a la par jurado del Nacional, venderá bastantes más libros a partir de ahora.

Como dicen los sabios, la banca siempre gana.

El BASTA YA tiene que estar liderado por alguien de mucho peso. Gamoneda tendría el peso y los huevos para hacerlo, por ejemplo. Y le seguiríamos legión. No sé si le coge con pocas ganas.

políticamente incorrecto dijo...

Según el Ministerio de Cultura:

"El Jurado ha estado formado por Pere Gimferrer, por la Real Academia Española; Francisco Xavier Carro, por la Real Academia Gallega; Francisco Javier Rojo, por la Real Academia de la Lengua Vasca; Carles Miralles, por el Instituto de Estudios Catalanes; Luis García Montero, por la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas; Luis Alberto de Cuenca, por la Asociación Española de Críticos Literarios; Juan Mollá, por la Asociación Colegial de Escritores; Pedro Miguel Lamet, por la Federación de Asociaciones de Periodistas de España; Clara Janés, por el ministro de Cultura; José Manuel Caballero Bonald y Olvido García Valdés, autores galardonados en la dos últimas ediciones. Actuó como presidente el director general del Libro, Archivos y Bibliotecas, Rogelio Blanco y como vicepresidenta, la subdirectora general de Promoción del Libro, la Lectura y las Letras Españolas, Mónica Fernández."

Voy a ser políticamente incorrecto. Lo siento por los que lo sean:

1) Presencia de Visor: Clara Janés ha publicado unos cuantos libros con Visor y ha sido premiada con el premio de Visor "Ciudad de Melilla". Curiosa coincidencia: Luis Alberto de Cuenca también ha obtenido el mismo premio de Visor y ha publicado su obra completa en la misma editorial. Caballero Bonald no ha obtenido el Melilla pero ha sido miembros de muchos premios Visor, incluido el Loewe y el famoso Parnaso. También tiene publicada una Antología Personal y una poesía amatoria. Y por supuesto Montero. De acuerdo son cuatro miembros, pero muy importantes teniendo en cuenta que varias personas del jurado no tienen ni libros ni artículos publicados conocidos sobre poesía.

2) ¿Por qué hay una representación de las academias vascas, catalana y gallega? ¿Qué pasa con los señores de Burgos, de Jaen, de Valencia, de Santander, de Tenerife, de Cáceres, de Cuenca o de Madrid? ¿No presenta cada miembro dos candidatos? ¿Quién representa al resto de regiones? ¿Por qué narices tiene que haber una representación territorial? ¿Van a dar un premio cada año a una comunidad distinta? ¿Es casualidad que haya ganado un catalán y sea finalista un vasco?

3) ¿Por qué no hay actas de qué libros ha presentado cada candidato y de qué ha votado cada candidato?

4) ¿Por qué se permite que haya miembros en el jurado que no tengan la poesía en su currículum? ¿Qué sabe esa gente de poesía para votar un premio de esta envergadura?

5) ¿Por qué no se pluraliza la poesía española a nivel oficial de una puta vez? ¿Es que sólo hay una editorial o dos? ¿Es que también el régimen monárquico se cuela en la poesía oficial? ¿Vivimos en un régimen de monopolios?

En fin, date palmaditas en la espalda por la gran mejora en el equilibrio y transparencia del premio, Molina. Siempre se puede hacer peor pero para eso hay tiempo. Pero quítale el apellido de Nacional al premio. Porque en mi nombre, aunque sí con mi dinero, NO.

pepo paz dijo...

Y en el mío tampoco, por supuesto.

lectora dijo...

Tiene usted un par, señor Paz. Qué pena que otros callen pensando, ingenuos, que algún día pueden caerles unas migajas. Si siguieran su ejemplo, esta tomadura de pelo se acababa en días. Gracias y ánimo.

sacrificado dijo...

Y digo yo, si el Estado va a gastarse 30.000 millones de euros, ¿por qué no 30.001 y le regalan el millón a estos señores para que disfruten la lírica pornográfica del dinero que tanto aman a cambio de que dejen la poesía al menos un año? Yo marco la casilla del IRPF que haga falta Sr. Molina. Incluso puedo ir de rodillas a Fisterra o leer su antología de Círculo. Lo que sea. Estoy dispuesto a todo pero tómense unas vacaciones, por Dios.

zen dijo...

Saber qué es lo correcto y no hacer nada es la peor cobardía.

Confucio (hace unos cuantos años)

Anónimo dijo...

Un Nobel poco conocido para el gran público. Y han estudiado doscientos candidatos. Vamos, como aquí.

Ende o impar o hepta dijo...

Desde que el libro fue considerado como un producto de mercado poco a poco fueron las editoriales, y de una forma natural, dejando de ser veneros de cultura escrita pasando a ser comercio puro y duro. Los poetas que no entren en el juego del poderoso caballero don dinero se dividen en los que ven un sesgo en la literatura y los que son conscientes de que lo publicado en estas grandes editoriales poesía puede que sea, pero no cultura ni arte. Yo compro libros de estos porque el leerlos es entretenido, pero la poesía que me gusta es la escrita por nadie conocido, que se transmite mediante el carteo entre amigos poetas.

No sé por qué os quejáis de aquellos libros premiados. Puede ser que confundáis mercado con cultura. No lo sé. Yo, al menos, tengo clara la diferencia, y no me irrita nada. Hace tiempo que supe que no hay nada peor (hablando de cultura, claro) que un poeta que sea político.

Escriben sus “poemas de experiencia”. No saben escribir de otra manera. Como uno canta lo que pierde siempre y la pléyade sesga la experiencia de los demás con su poder, no tienen más remedio que hablar de los escombros que ellos mismos crearon (de asfalto, de taxis, de metros… todo aquello que el poeta modesto nunca tiene dentro de sí). No quiero ni pensar que la poética que me ha llegado a través de estos libros que he leído se convierta en cultura (no lo creo). La poesía siempre la he entendido (y a eso aspiro) póstuma. Y creo que es así como un poeta debería escribir, sin libro en mente (aunque sé que lo dicho es para nada).

Las gracias a los de AdW por dejarme, esta vez, que escriba en silva.

helena dijo...

La única buena noticia ha sido que el premio Federico García Lorca se lo han concedido a Tomás Segovia. Por primera vez parece que se vota a alguien que no forma parte de la camarilla. Aunque a lo mejor está la obra completa en el horno de la calle Issac Peral...Pero por mí, de momento, chapeau.

medardo dijo...

Yo quiero decir que de aquí a muchos años se hará justicia poética conmigo. Puede que no me den el nacional de poesía, pero es evidente que iré a las legiones santas por mi meritaje como poeta.

Consolaos con eso, amigos.

Que estos tristes señoritos tan laureados morirán para siempre.

Sepamos que ocos recitaremos nuestro sol en el cementerio.

Medardo.

Arturo Borra dijo...

Muchos de los comentarios aquí vertidos me parecen acertados y certeros en el golpe. No voy a cuestionar la legitimidad del anonimato -que a veces es la única forma de plantear las cosas en un contexto que castiga la crítica-, pero sí me pregunto por qué cuesta tanto asumirse como sujeto crítico sin necesidad de(o sin sentirse obligado a) ocultar la identidad. Imagino que el contexto lo explica, pero quizás también sea preciso, más que nunca, ser más osados y jugarse más el ser en los posicionamientos.
Como sea, celebro una vez más esta labor imprescindible que están haciendo. Hace falta señalar los fiascos poéticos, las corruptelas, los clanes e incluso, aquellas producciones que, aun siendo intelectual o moralmente honestas, no alcanzan un mínimo de nivel estético.
Por todo ello, agradezco una vez más a los responsables del foro por ayudarnos a situar en el campo poético español.
Un saludo cálido,
Arturo

Anónimo dijo...

La crisis: los "haberes" de Luis García Montero

El pasado sábado (20.09.08), Luis García Montero —poeta, filólogo, intelectual progre, marido de la escritora Almudena Grandes y, por supuesto, columnista de El País— deleitó a sus lectores con un artículo del que me permito reproducir el siguiente fragmento:

"No hay un duro por culpa del miedo, nadie se fía, nadie invierte. Como no le echen una mano los políticos, va a la quiebra segura. Y haber quién crea puestos de trabajo, quién le da de comer a los moros y a los ecuatorianos. Habrá muchas declaraciones contra el racismo, pero si no se les da trabajo haber cómo van a vivir".

El contenido del artículo es tópico y ramplón, pero no me digan que no son entrañables los dos “haberes” que incluye el docto intelectual. Por si alguien quiere echarle un ojo, el artículo se titula "Crisis" y aparece en la página 6 de El País de Andalucía del sábado, 20 de septiembre. También está en la edición digital, en este enlace, aunque quizá ya lo hayan retirado o corregido. En cualquier caso, me he visto en la obligación de escribir un soneto como homenaje al excelso escritor prisaico:

Haber si en El País hay columnista
más culto, más molón y más esteta.
Haber si en el Parnaso hay un poeta
más delicado, fino y progresista.

Haber si en toda España hay un artista
de prosa más galana y más coqueta.
Haber si hay escritor en el planeta
más engagé, carmín y antifascista.

Haber si hay un filólogo en el mundo
más docto, más sagaz y más profundo
que el célebre consorte de Almudena.

Y haber si un día leo sus artículos
sin que se me contraigan los testículos
de angustia, de desánimo y de pena.”

Publicado por Alfonso Valencia.

http://sociopolitica.com/sociedad/a-proposito-de-un-lapsus-de-garcia-montero

Anónimo dijo...

Es la primera vez que me atrevo a escribir después de leeros mucho. He sabido muchos detalles sobre las maniobras de los premios. Y os cuento otra: Se ha convocado un premio, el "Premio de Poesía Joven" en RNE. El poemario premiado lo editará Hiperión. Si RNE es un organismo público, ¿No deberían hacer un concurso para la adjudicación de la edición a la editorial que tenga más méritos?
Creo que aquí también hay amiguismos. Seguiré leyendo este blog, os lo aseguro.

helena dijo...

Juajuajuajuajua.

Qué bueno, por Dios. El catedrático, jurado de premio nacional, Loewe, premio nacional y heredero elegido por los dioses tiene haberes en su escritura (además de ciertos problemas con nuestros vecinos). Parece que la crisis no está sólo en lo que comenta el articulista. Aunque la crisis poética de este señor es bastante más larga.

http://www.elpais.com/articulo/andalucia/Crisis/elpepiespand/20080920elpand_11/Tes

Si luego lo corrigen da igual porque ya tengo copia del html y además se puede sacar copia en la hemeroteca y pasarlo a pdf. Ohhh, buenísimo Alfonso. Addisons, dadle el premio a la investigación a este hombre que lo merece.

Paso a distribuirlo a todo bicho viviente. Gracias por alegrar esta vuelta a casa :)

el artículo completo (¿por qué borran los votos negativos? dijo...

LUIS GARCÍA MONTERO
Crisis

LUIS GARCÍA MONTERO 20/09/2008

Antonio está indignado. Las cosas andan mal, muy mal, y la culpa de todo la deben tener como siempre los políticos. Si supieran hacer su trabajo, ahora no tendría problemas para llegar a fin de mes. Resulta difícil pagar la letra del BMW, la del cochecito de Antonia, la hipoteca del chalet y los dos pisos que compró en El Puerto para invertir y pensar en el futuro de los niños. Todo se lo estaba ganando con su esfuerzo, porque nadie como él era capaz de trabajar a destajo con el yeso, sin tonterías de convenios y de salarios oficiales. Nadie como él para enyesar un edificio del tirón. Pero quién iba a decir que el negocio se pararía, y que a los muchachos de la asociación les iba a resultar tan difícil visitar nuevas obras para imponer condiciones. La culpa es de los políticos...

Fernando está indignado con el partido. Hay que ver las cosas que uno tiene que votar en el Parlamento y defender en la calle. Porque hay cosas que se deben hacer, pero no se pueden decir. La Directiva europea de retorno clama al cielo. Cómo iba a imaginarse que acabaría defendiendo la expulsión de un menor, incluso a un país distinto al suyo. ¡Y los centros de internamiento sin control judicial! Pero es que la gente está muy preocupada, y como se deje a la derecha el asunto de la inmigración se van a perder las elecciones. Eso sería mucho peor para todos. Como siempre, la culpa es de la avaricia de los bancos. Pero quién se lo explica a los votantes...

María está hundida. Acaba de perder su trabajo en Caja Maravillas. Ahora vienen a decirle que ha metido la pata, que arriesgó demasiado y concedió créditos sin garantías. Ya nadie se acuerda del espíritu emprendedor de los triunfadores, de que la suerte ayuda a los más atrevidos, de las mejoras urgentes en la cuenta de resultados, del plus a final de año y del ascenso por clientes conseguidos. ¡Lo que le faltaba! Un imbécil le ha dado un golpe en el coche y se ha ido sin dejar su nombre y su teléfono. ¡Le ha destrozado el intermitente de la izquierda! El muy imbécil habrá querido conservar el plus de no siniestralidad que ofrecen las compañías de seguros.

José tiene la cabeza perdida. Ya no sabe ni conducir, acaba de pegarle un toquecito a otro coche cuando salía del aparcamiento. Pero es incapaz de centrarse en nada. Con lo difícil que resulta poner en marcha una promotora, encontrar suelo, pelearse con las normas municipales, hacer bloques de pisos bonitos, aguantar las críticas de los ecologistas. Lo de Colina Linda parecía un negocio, pero queda más de la mitad sin vender. No hay un duro por culpa del miedo, nadie se fía, nadie invierte. Como no le echen una mano los políticos, va a la quiebra segura. Y haber quién crea puestos de trabajo, quién le da de comer a los moros y a los ecuatorianos. Habrá muchas declaraciones contra el racismo, pero si no se les da trabajo haber cómo van a vivir. Y anda que no exigen. Desde que tienen papeles, exigen más que un albañil de Comisiones Obreras. Lo único bueno de la mala racha es que va a provocar una limpieza. Que vengan ahora a exigir derechos...

Yasir sale en el periódico con sus cinco años, los dientes muy blancos y los ojos muy abiertos. Acaban de salvarle la vida. Nunca ha oído hablar de los Chicago Boys, los economistas que se aprovecharon del golpe de Pinochet para experimentar en Chile las consignas de un nuevo liberalismo. No ha oído hablar de Ronald Reagan, Margaret Thatcher o Deng Xiaoping. No sabe que en los últimos 30 años la riqueza se ha organizado para que un grupo de altos capitalistas aumente con una avaricia extrema su poder y la pobreza del mundo.

Carmen se conmueve al ver la fotografía del niño en la patera. Pobrecito. Mira que ella tiene problemas, que no sabe cómo llegar a fin de mes, cómo pagar la hipoteca. Pero esas criaturas sí que lo están pasando mal. Pobrecitas.

en busca de la verdad dijo...

La lectura es clara. Dos faltas de ortografías impropias de un catedrático de universidad y de una "figura poética", aunque todos sabemos el nivel que tienen los catedráticos en España comparados con otros países. Como poeta, aún con el corrector de textos, su poesía no mejora mucho del narrador mediocre que se nos muestra.

No estoy de acuerdo, sin embargo, que haya ningún mensaje racista. La persona que dice eso no es Montero sino uno de los personajes de su pésimo relato. Pero aunque sea malo, y tenga falta de ortografías, no pongamos en su boca lo que no ha dicho, porque entonces parece que nos quieren colar una mentira entre varias verdades.

Solito se retrata a sí mismo sin necesidad de ayudas extras.

Anónimo dijo...

El premio de "Poesía Joven" de RNE, lo edita Pre-textos, no Hiperión.

anónima dijo...

Capítulo final de la Crisis, que añado. No pienso en nadie en concreto.

"El poeta se asoma al balcón de su céntrico piso madrileño. Apoyado sobre la fachada palaciega del balcón, observa la plaza que pronto se convertirá en un magnífico centro comercial. Debajo de su casa, una tienda de ropa de lujo. Quién lo iba a decir. Vuelve al interior del salón. Observa uno de los cuadros de Alberti que cuelgan de las altas paredes. Realmente la vida le ha sonreído. No le importa en absoluto que su mujer gane más dinero que él y sea más conocida. ¿A quién le importa ganar cientos de miles de euros? Hay casos en los que uno más uno supera a dos, ¿no? La casa de Granada, la casa en la playa, el piso en Madrid. ¿Qué crisis? Él es funcionario. Y participa en decenas de premios y en decenas de conferencias. Y también los recibe. Le invitan a muchos países y ciudades. Quizá algún día pueda hasta tener una casa con sus amigos en el parque natural de la Costa del Canon, en Menorca. La adhesión a un partido de izquierdas es ideológica. Porque sigue pensando en un mundo mejor. Pero su vida es su vida. Y llegar hasta donde ha llegado es muy difícil. Las ideas y las acciones no tienen por qué estar de acuerdo. Ha pasado siempre y seguirá pasando. No ha pedido la santidad. ¿A quién no le gusta el dinero? ¿Y el poder? Claro. Ellos harían lo mismo.

En la portada del periódico que se apoya sobre una elegante mesa, una imagen de pateras. Qué injusta es la vida, piensa. Mira hacia otro lado. La justicia no es posible. Y sólo vivimos una vez. Nunca he hecho dicho que sea un santo. Nadie lo es. Y a lo mejor llego más lejos que ninguno. No, este año no puedo recibir ese premio. Otro año. Este año que se lo lleve alguien que no sea muy amigo. Así el que viene volvemos. Tampoco hay que abusar, ¿no? Su hija de fondo. Está mejorando al piano y su voz cada vez es más bonita. La vida, definitivamente, le sonríe".

Anónimo dijo...

Creo que lo que esté discutiendo no es si lo publica Hiperión o Pre-Textos. En este caso le toca a Pre-Textos. Lo importante es que esa edición la pagamos todos porque pertenece a un organismo público y por tanto debería de haber un proceso concursal y transparente para decidir quién es el editor. Es lo que suele ocurrir en otros países algo más avanzados.

Jenni dijo...

Las vantguardias confundieron publicidad con poesia, quizás sean una reacción espléndida, pero básicamente lo que hacen es inventar la publicidad. No hay vanguardia en su poesía.
No estoy de acuerdo con lo del tono victimista, la poesía manifiesta el sentimiento y le sirve al poeta para ordenar su mundo interior, también como forma de consuelo.
Estoy de acuerdo en que el libro de Joan Margarit no es el libro del año, es evidente que la mayoría de premios importantes que se dan en este país (financiados por empresas cuyo interés es evidente ) suelen caer en manos que no lo merecen. También es evidente que existen muchos autores, muchísimos desconocidos que merecen reconocimiento, pero es cierto que, lamentablemente, la literatura en el terreno comercial es cuestión de marketing o padrinos.
A mi el libro no me disgusta, no se trata del libro del año, ya lo he dicho,pero hay algo en Joan Margarit que me gusta; su visión esencialista que enseña a vivir y a entender el mundo y esa mezcla de dolor y sensibilidad que plasma en sus poemas.
Aunque respeto vuestra crítica por supuesto, sólo la comparto parcialmente.

Addison de Witt dijo...

Muchas gracias a todos por vuestra participación, especialmente a las personas que escriben por primera vez: Jenni, Alfonso Valencia, Arturo Borra, Monterito, Lo último y más gracioso, Medardo, y también a Pepo, que parece ser el único que dice con nombres y apellidos lo que otros no. Los primeros pasos son muy importantes, Pepo. Gracias

Miriam Litvan dijo...

Pues el Premio Nacional de Narrativa tampoco está nada mal. Juan José Millás con la misma novela con que ganó el Planeta. Así que esa es la mejor obra narrativa del último año... Pues muy bien...

Estel_Julià dijo...

Hola a tod@s,


Confieso que me gusta Joan Margarit por muchos motivos pero Casa de Misericordia, cuando leí algunos de sus poemas, me provocó dejarlo, demasiado pesimista y triste, sinceramente, aunque reconozco su trabajo.

Prefiero Cálculo de Estructuras o el libro de Joana (este último en esa linea tan personalmente triste).

En cuanto al hombre, me cautivó cuando le vi en el CCC Octubre, su discurso es tremendamente lúcido y considero que viniendo de un área de conocimiento tan distante a la poesía como es la arquitectura aporta mucho en en esta, es un ejemplo, salvando algunas cosas que comentáis y en las que estoy totalmente de acuerdo.

Más bien este premio creo que es un reconocimiento, tal vez una reconciliación, como tantas otras han habido en premios de la embergadura de éste.

En fin, es mi modesta opinión.


Un saludo,



Estel J.