miércoles, 1 de abril de 2009

Playstation y Cristina Peri Rossi. Otro premio Loewe.


Hola a todos de nuevo:

No ha sido fácil escoger una primera crítica tras el parón. Teníamos decidido una reseña completamente distinta pero al final El Cultural de la semana pasado nos cambió, nos encendió y nos lleva a un clásico de este blog: el premio Loewe y la crítico Ainhoa Sáenz de Zaitegui. Luego nos entrarán remordimientos por nuestra dureza pero ahí va la contracrítica. Todavía caliente.

Comencemos por la parte interesante de la reseña. Sáenz se atreve, por primera vez en la historia del suplemento, a partirle la cara a un libro galardonado con este premio. Se agradece la sinceridad y la crítica al poder. Al mismo tiempo lo hace de manera detallada y estamos de acuerdo en la mayoría de puntos negativos que señala.

Por el lado negativo, varios detalles. En primer lugar, ha tenido que dejar de estar el señor Anson en el jurado para que El Cultural ponga el dedo en la llaga. En segundo lugar, como casualidad, es la segunda vez que leemos una crítica dura de Ainhoa y en los dos casos han sido mujeres. En este caso, creemos en las casualidades. Desgraciadamente toda la fuerza de su discurso se pierde al final por el sumidero de la frase: "Pero no nos engañemos: no es un premio Loewe". Ya.

El vigésimo primer premio Loewe no difiere mucho, en su calidad poética, de los veinte libros premiados con anterioridad. Dos han sido los fallos históricos de este premio. En primer lugar, la calidad general de los libros ha sido muy baja, premiándose nombres en vez de obras, comportamiento heredado de los premios de narrativa, siempre con poéticas conservadoras y con una endogamia preocupante de jurados y premiados. El segundo error del premio, en línea con el primer punto, ha sido que, desde su comienzo, ha tenido un enfoque predominantemente burgués. Como los seguidores del Opus sientan en la mesa a un pobre por Navidad, la burguesía ha venido sentando a los poetas con más ganas de aparecer en los medios y sacar dinero, y la connivencia poder-poesía, dos palabras que deberían de ser antónimas, se ha enquistado alrededor de la corbata.

Así que todo el atrevimiento aparente de la crítica se queda en nada en cuanto que defiende lo ocurrido con el premio hasta la fecha. El libro no es sino un nuevo Loewe más, un libro olvidable, afectado por la moda de los años 60 en este caso y que en ningún caso, como el resto, pasará a canon viable salvo a los paraísos artificiales y de interior que fabrican los miembros del jurado. Infumable en cualquier caso. Y, eso sí, de entre lo malo, de lo peor.

Centrándonos ya en "Playstation", uno de los problemas fundamentales del libro es su carácter profundamente narrativo. Dividir una narración en líneas no implica que de manera mágica se fabrique un poema. Esto lo ha dicho Antonio Colinas diez mil veces pero esta vez era jurado. El libro está lleno de ¿poemas? de este tipo, pero algunos son especialmente terribles como "Entrevista", "Recitales de poesía", "Experiencia espiritual" o "Para qué sirve la lectura", que comienza:

"Me llaman de una editorial
y me piden que escriba
cinco folios sobre la necesidad de la lectura

No pagan muy bien.
..."

Apasionante y cargado de poesía. La obsesión por el dinero aparece por todo el poemario: "aunque no nos dieron dinero / que era lo que me importaba"; también la combinación dinero-egocentrismo: "...lo mejor que puedo hacer / es escribir mi biografía / sin pagarle a nadie / a ver si mi editora me lo compra." A veces se incluyen aires de grandeza que le van mucho al premio y premiada: "pero todo el mundo sabe que no me gusta mucho viajar en clase turista...". Toda una declaración de principios.

La poeta parece querer cuidar los finales de cada uno de los versos pero el resultado en la mayoría de casos es un final de principiante, rematando un poema que ya estaba muerto de por sí: "Por eso es que no me gusta ir al teatro, "Se nace o no se nace"... Cuando a la vez la poeta intenta ser irónica, o incluso graciosa, el patetismo produce vergüenza ajena, como en el caso de "Anoche tuve un sueño" o "Experiencia espiritual".

Resulta insoportable como todos los poemas giran en torno al yo inflamado de la poeta, que cae en un confesionalismo trasnochado, autocompasivo (menos mal que sólo fue una pierna), egocéntrico (y no sólo por la camiseta del poema "I love Cristina Peri Rossi") y falsamente provocador. ¿A quién pretende provocar, como ella dice, porque sueñe que se lo hace con su madre, porque sitúe en un sex-shop un poema, porque critique a la familia y la Navidad o porque hable de los centímetros de un consolador? En el 2009, señora Rossi, sus provocaciones no sólo son fallidas sino que están apolilladas. Salvo, a lo mejor, para un jurado cuya media de edad es la de nuestra abuelas.

Las repeticiones de temas también conducen a la monotonía. Por un lado Mina cantando Margherita de Cocciante, por otro lado los sueños, por otro las traducciones que le han hecho de sus poemas...Tedio extremo. Bostezos acusados.

Algunos errores como pensar que Bill Gates inventó Internet, o decir que nada alegre o estimulante se le ocurrió a Shakespeare, Dostoievski, Proust o Kafka producen, de nuevo, vergüenza ajena.

Su intento pasajero de manejo del lenguaje poético tiene resultados como éstos: "Como un Porsche última generación". Fantástico.

Lo único salvable del libro quizás sea el poema homenaje a Ballard y el epitafio que ella misma escribe. Todo lo demás aburre, cansa, y no sólo no es poesía sino que es una narrativa pésima.

Quizás lo peor de todo este asunto, además del propio libro, hayan sido las declaraciones de la poeta. Al parecer, declaró que es "un poemario audaz en las antípodas de la corrección formal". Sí, está en las antípodas de muchas cosas, por ejemplo de la poesía. Según Peri Rossi, "la poesía española debe modernizarse como hizo la americana con Bukowski." Ignorábamos la influencia definitiva de Bukoswki en la poesía y su modernización. Tal combinación de desconocimiento de lo propio y de lo ajeno es sintomática. Sólo desde la nada se puede construir una nada mayor.

Como Rossi escribe, efectivamente la literatura es a veces "un residuo". Este libro es un ejemplo de ello.

Si, como dice la escritora, se presentó al premio por el dinero, objetivo conseguido. A estas alturas lo mejor que podría hacer jurado, mecenas y demás es cancelar para siempre este mal ejemplo de lo que tiene que ser la poesía y los poetas.

Valoración del libro "Playstation": 2 / 10

27 comentarios:

Anónimo dijo...

Se ve que es un pestiño (ideal para estas fechas). Sois maliciosos, pero creo que por lo que se extrapola de los versos, verdaderamente, estamos ante un nuevo Loewe de lentejuelas insustanciales. ¿Esta poeta tiene algo interesante? pGracias por volver

Malasombra dijo...

Está claro que habéis superado con éxito la crisis. Inmejorable regreso. ¡Ehnorabuena!

¿El libro? ¿Se puede esperar algo de este premio?

Asterión dijo...

Había leído de esta señora algunas cosas hace un tiempo, con cierto estilo barroco, si mal no recuerdo, lo cual clazaba muy bien con algunas inquetudes que tenía por aquellos años.

Fuera de ahí, me parece que los puntos que han señalado son válidos desde tod punto de vista, espeialemtne por esa propensión de ciertos autores “consagradaos”, que los lleva a autodenominarse transgresores, con consignas que vienen desde su juventud. Y si nos ponemos a ver a los poetas jóvenes, pues lo mismo: se creen transgresores, luego se hacen viejos y los premian y salen en los diarios diciendo cuán trangresores son.

Lo otro es lo de la poesía que no es otra cosa que narrativa escrita hasta la mitad del renglón. ¡Qué lejos están estos prosificadores de los poemas en prosa de Rimbaud o Baudelaire¡ ¡Y qué lejos están también de los poemas en verso de ambos!

Saludos.

Anónimo dijo...

Interesante como siempre y de acuerdo. Ahora bien, vuestro premiado, o finalista, García Román, en las antípodas de esta ¿poesía?, ¿no es casualidad que tradujera un libro de DVD y ganara un premio de la misma editorial el mismo año si no me equivoco? ¿No se anunció el premio a Riechmann aquí antes de que se lo dieran? Gracioso mundo el de las editoriales basadas en premios.

Es importante que no miréis siempre al mismo lado. En otros ángulos las cosas no es que estén mucho mejor.

willyimagine dijo...

queridos addison, gracias por volver y por hacerlo con tanta fuerza combativa! desde luego que la ocasión lo merecía.

genial que extrapoléis la vergüenza del loewe (sintomático patrocinador..)a las connivencias entre el poder y algunos poetas que, para más ridículo (si cabe) van de transgresores (lo que suele coincidir con el egocentrismo, por cierto).

es cierto que hoy en día ya nada va a "epatar" en poesía, y que intentarlo cuando el dadaísmo es ya casi centenario va a caer en el ridículo siempre, al menos si el poeta se lo toma en serio, sin la necesaria risa que le distancie de su propia actitud. pero cuidado no nos lleve esto a posturas demasiado cómodas..

en lo que sí debo discrepar es en la modernización de la poesía a través de bukowski. ojo! discrepo primero con peri rossi, lo que dice es estúpido si tenemos en cuenta que, sin salirnos de lo hispánico, los antipoemas de nicanor parra van a cumplir ya 55 años.. además de que la moda bukowski ha hecho estragos entre los más jóvenes, con resultados catastróficos.

ahora bien, de vuestro discurso se podría interpretar que la "antipoesía" (el tono conversacional, incluso vulgar, la entrada de temas cotidianos o incluso grotescos, etc) no tiene que ver con la modernización de la poesía. y precisamente, en mi opinión, casi toda la poesía moderna (excluyo a esencialistas de la ascesis, a lo mallarmé, o del exceso, a lo darío)proviene de la continua renovación a través de lo hasta entonces considerado "no-poético", precisamente desde baudelaire.

que peri rossi se presente anacrónicamente como baluarte de esta renovación y que, sobre todo, lo haga sin renovar y con pésima calidad literaria, no debe ocultarnos la fuerza que ha tenido lo no-poético en la modernidad.

J. Jorge dijo...

Soberbia crítica aunque en algún detalle no se coincida el todo. El libro, efectivamente, tiene mucha polilla y abusa de ese pijo-progresismo que domina en la poesía pretendidamente "rupturista" de mucha gente. Quizás en algún momento abuséis de una, para mí, poco clara "esencia" de la poesía, que os lleva a considerar que lo que escribe esta señora no es poesía. No lo tengo tan claro y creo que no necesitáis acudir a una naturaleza de lo poético para sustentar algunas de vuestras observaciones críticas.
Da igual de todas formas. No se puede, prácticamente, leer más crítica poética que la que hacéis vosotros y algunos otros casos aislados por Internet o en la prensa local. En la de ámbito nacional, poco, muy poco, casi nada así que gracias por vuestro trabajo.

anonimito dijo...

Qué grato el regreso, Addisson, y qué refrescante: no se os veía así desde el principio, lo cual significa que esta vuelta es casi un renacimiento...

No entro en el libro de Peri Rossi, que no he leído, pero sí quería señalar que el tono de la crítica de Ainhoa no me ha gustado: se aprecia demasiado el desprecio que siente hacia el poemario que comenta. No es tan dura y se cuida mucho de no insultar como en la otra ocasión, pero sigue habiendo cierto tufo despectivo que no debería estar en un suplemento que se precie. Y como señaláis, esa añoranza confesa por los grandes premios Loewe (imaginamos que por González Iglesias, que "nos lo ha enseñado todo sobre la poesía", en sus palabras) desactiva la eficacia de la crítica y sitúa a la crítico en la posición ultra-conservadora que todos conocemos.

Willy, salud, hombre, ahora que sé quién eres entiendo tus supersticiones con la edad (los 60 años de algunos poetas, que te parecen con un pie en la tumba). A ver si en tu próximo libro le metes caña a los poetas jóvenes y no tan jóvenes de la patria, que lo de los gabachos me pareció muy simpático. Tómate algo, compadre.

MANUEL SENRA dijo...

Manuel Senra
Puesta de nuevo en marcha la segunda parte del peregrineje, a los Addison les ha llegado,camo caído del cielo, el premio Lowe de Cristina Peri Rossi. Lo han tomado. Y es natural que lo hayan tomado. ¿Acaso hay mejores sandalias para unos beduinos que intentan cruzar el desierto de la poesía? En un oasis vive cualquiera,claro. Y la sombra todo el mundo es feliz. Pero ¿qué ocurrre en el desieto de la incomprensión, el egocentrismos, el compadraje...?

Larga vida, hermanos beduinos de la palabra.

julia dijo...

Justamente estos días había dado por casualidad con un ejemplar de este libro y bien, he tenido que hacer esfuerzos para no quedarme enganchada a la indignación, etc,etc. Más indignante aún fue comprobar que el único medio crítico al respecto había sido El Cultural - con todos los "atenuantes" que ustedes bien mencionan - Tengo la sensación de que tanto la prensa como los organizadores del Loewe y jurado incluído ( deben de estar bien pagados para aceptar esto) han de pensar: la gente no sabe, es ignorante, le decimos que es arte y se lo creen, nadie se dará cuenta de que el rey está desnudo. Me deja estupefacta esa cosa de desmán flagrante a la vista de todo el mundo, como si las reglas, la ética, todo quedara suspendido para ellos porque sí. Deberíamos concienciar a los poetas para que no se presenten a estos concursos vergonzosos, aunque tampoco esto representaría un problema para ellos, más bien una facilidad (ante tanto desaguisado, qué más da decir que se presentaron miles)
Enhorabuena por volver al blog!
Saludos

Anónimo dijo...

Esta poeta tiene una trayectoria muy larga y dispar.

Su insurgencia política y su femenina defensa del ser persona le valieron la persecución y obligado exilio. Hasta ahí, su poesía era creativa, incisiva, valiente y muy respetable.

Poco a poco, se iba repitiendo.
Lástima. No hubo salto. O sí, del más acullá donde consiguio penuria y fama al más acá, donde se asentó en una cierta progresía, carente de riesgos, revulsiva pero sin hondón y estilisticamente salvable pero quizá poco renovada.

LLegó al Loewe ya bailandole el agua al señor de las piscinas.

Creo que es una buena poeta ganada por el lado oscuro de la fuerza, que diría un Jedi.

Éste nuevo libro lo hojeé de pie, en una libreria. No puedo ser muy firme en el rechazo. La verdad es que alguien en Madrid, una semana antes del fallo, me lo adivinó: Éste año el Loewe es para Cristina. No lo puedo demostrar. Creed o no lo que estimeis oportuno.

Lo cierto es que o cambian los jurados o aquí seguirá oliendo a merluza pasada de fecha.

Oudeis dijo...

Yo sí he leído dos poemas de la Play de esta buena señora y, como en tiempos con mi Spectrum, en el tercero mi poca memoria daba error en la carga de datos. Mal regalo me hicieron: está claro que coger un libro del montón de novedades de Fnac no es una técnica recomendable. Volviendo al salvador del Loewe, JAGI, como lo llaman por ahí, creo que una segunda edición podría darle un nuevo título: Eros es más de lo mismo. Me voy a pensar en el realismo sucio que le falta a la poesía española.

Anónimo dijo...

Maravilloso candidato a peor libro del año. Enhorabuena, Enrique. Eso sí es filantropía.

joan dijo...

Buena entrada, chicos. Bienvenida sea la mala leche.

Yo sí compré el libro, sólo para devolverlo en el mismo día. Ser el peor Loewe de la historia es un hito difícil de lograr pero esta señora lo ha conseguido. Tan difícil como salir de su país en 1972 por el golpe de Estado que ocurrió en 1973. Vaya biografía más cool. Y para venir a un país donde gobernaba un golpista. Guayyyyy.

Su poesía de los años 70 y 80 es mucho más lírica que lo que escribe ahora, pero es un lirismo poco original, manoseado y sobado. Se puede echar un vistazo en Internet para ver a qué me refiero. Ni en prosa ni en verso levanta cabeza. Sólo su lesbianismo le ha procurado un público fiel ajeno a su calidad literaria (esto es poco políticamente correcto pero es la verdad).

Entiendo que el jurado ha querido premiar a una mujer después de la caña que disteis el año pasado. Pero las buenas poetas no se presentan a estos premios. Creo. Y esta señora les daba nombre, o eso creen ellos, y entra dentro del ámbito político de progresía burguesa de clase media-alta que tanto cuadra al jurado.

Un coñazo de libro y de premio. Lástima de dinero y de luces.

Por cierto, anonimito, ¿cómo se puede vivir en Barcelona durante tantos años y no saber hablar catalán? No seré yo ahora el defensor de la causa nacionalista pero hay algo de desprecio, o escasa habilidad para las lenguas, en esta señora, ¿no?

mediaveronica dijo...

Espectacular vuelta! Pero bueno, creo el objetivo elegido en esta ocasion ha puesto las cosas mas faciles de lo habitual. Coincido plenamente con la critica, el libro no hay por donde cogerlo y lo del premio menos.
Venga, a seguir oxigenando de esta forma. Saludos

anonimito dijo...

Querido Joan:

es una pregunta muy difícil de responder porque tiene varias aristas y depende de la lente con la que la queramos observar. Por un lado tienes razón y por otro, también podemos entender que las lenguas están para comunicarse y, por lo tanto, qué más da lo que hablemos si nos entendemos o hacemos el esfuerzo por entendernos. Puedo comprender las dos posiciones: la de quien cree que es una falta de respeto no aprender la lengua del lugar en que uno vive y la de quien cree que, al estar en una zona bilingüe, basta con conocer una de las lenguas. Por mi parte creo que cada cual debe hablar lo que pueda y sepa sin imponer nada a nadie, cuando me preguntan en la calle en inglés o francés, respondo en esa lengua, o incluso me aventuro en alemán o un esperpéntico italiano, o uso cuatro palabras de japonés, lo que me echen... Nunca pensaré mal de nadie porque no sepa catalán, castellano o lo que fuere...

Estoy de acuerdo contigo en que el Loewe es un premio muy desprestigiado y que las (y los) buenos poetas no se presentan a él. Sólo hay que mirar la nómina de los ganadores, muy elocuente. Quizá el único Loewe que me gusta es el de Rafael Curtoisie, cuando era jurado Octavio Paz: un libro duro y distinto al lado de la languidez que vino después.

Abrazos

PD: Blogger me pide "Misia". ¡Aleluya! Adoro a esa mujer!!

Baudeleriano dijo...

Muy buena crítica.

Este poemario probablemente sea lo peor que he leído en mi vida. Pero la culpa no es suya, sino de quien la premia.

Un saludo.

(yo) dijo...

También ha habido loewes menos malos: ¿Qué os parecen los de Talens, Cabrera, Oliván? Quizá no los libros íntegros, pero hay poemas sueltos que son espectaculares (el que abre En la estación perpetua, por ejemplo). ¿Qué opináis?

Anónimo dijo...

Queridos addison,
de acuerdo con lo apolillado y lo vergonzoso de los versos citados. Pero utilizar el argumento de burgués para desprestigiar, además de innecesario, creo que es también algo superado. No porque no sean burgueses sino porque es un concepto muy manoseado y facilón. Desde luego hay mucha fuerza en la reseña, pero aunque hay buenos ejemplos, como alguien ya ha apuntado más arriba manifestais un uso de la esencia de la poesía (como si la poesía tuviese esencia, o como si acaso la tuviese alguien pudiese manejarla). De acuerdo con el tema de la narratividad, pero cuidado con la brocha gorda.
Lázaro.

joan dijo...

Tienes razón, anonimito. Yo suelo hacer lo mismo que tú, aunque no me atrevo con los japoneses. Lo que quería decir es que en esta mujer parece haber una cierta voluntad, por muy torpe que se sea, de no aprender un lenguaje. Para mí eso es un desprecio. Con la misma boca que digo que la Generalitat discrimina a quienes escriben en castellano en Cataluña digo que lo de esta mujer me parece un desprecio al catalán.

Yo no sé a qué se refiere Lázaro con el tema de la esencia. Pero hay que tener cuidado con los cuidados. La brocha gorda es lo que ha escrito esta mujer. Si decir que un libro es pura narrativa y de la mala es brocha gorda habrá que hablar de la causa. El comentario sí me ha parecido de brocha gorda, pero quizá porque he leído el libro. O a lo mejor porque tu poesía es muy narrativa, yo que sé. Puede ser narrativa y ser poesía, evidentemente. Pero esta obviedad también es brocha gorda.

yei dijo...

Enhorabuena por la vuelta, chicos. Nunca está de sobra la crítica al poder, sea económico o periodístico.

Poesía narrativa reciente, y juntado lo narrativo con lo épico, se me ocurren algunos nombres interesantes del siglo XX: Perse con Anábasis, el Omeros de Derek Walcot, el Mensagem de Pessoa, el Paterson de William Carlos Williams, la Helena de Hilda Doolittle...

En España no se me ocurre nada bueno y reciente pero a lo mejor alguien tiene mejor memoria o lecturas. Justo Jorge Padrón ha sacado creo dos de los tres tomos de una épica atlántica publicada en Visor, pero es bastante mala siendo educado.

En cualquier caso no he visto una preferencia entre una y otra rama de la poesía en este blog. Creo que el libro de H.D. tuvo buena crítica, por ejemplo. Un poco de mayor rigor en el foro vendría bien.

De los libros que mencionas, (yo), me quedo con algo de Jenaro. Sin grandes entusiasmos, pero su libro tiene algunos poemas buenos, sin duda.

Frelises dijo...

Es un consuelo leer que este poemario no es lo suficientemente bueno para alguien que perdió. Sabia
que soñar no era suficiente para que mi poemario ganase.A pesar de todo la felicité. Seguiremos escribiendo sin perder la ilusión.

Felicidades por volver.

Anónimo dijo...

¡Chapó! Por cierto, lo de Bukowski es un clásico.

BUKOWSKIADA

Con un poco de suerte de la mala,
un padre que les pegue
con la badila hasta en los sabañones,
una madre que escupa en el puchero
para elevar un grado su autoestima,
y unos papeles falsos donde rece
que el Mar Muerto lo está por sobredosis
de malditismo (o que
las lumias ya eran caras en el año
mil novecientos veinte)...

Pues sí, con estos mimbres y, además,
la excusa de hacer cestos de colores
para sobrevivir a otra prehistoria
de alienación, desidia,
tontosaurios y cibercromañones
(téngase en cuenta cómo se las gasta
la vida con Chinaski,
o con esos muchachos de mi quinta
que aprendieron a oler a nata rancia
y a escribir “quetefollen”
al final del poema)...

Con darle tres brochazos de miseria,
nocturnidad y bilis de garrafa
al ángel repeinado
que custodia su ayer en esa orla
del resto del desastre
(cuando empezaron las oposiciones
al todo por el todo
y –por nada- perdieron los papeles
en cutres regateos del bazar
del llora que te mama)...

Con todo esto que digo (¡a ver si acabo
de una bendita vez!),
y esa cosa de estar a buena hora
donde se baila y parte el bacalao
(o tener un colega
que lo sea también del gran eunuco
que adoba el Arte de la Consejera),
es más que suficiente,
en los días que se corren, para hacerle
un servicio completo a la Poesía.

Josemari dijo...

Un poco tarde, pero acabo de leer el Loewe de Cristina Peri. Lo cierto es que puede no ser poesía, pero tampoco se lee mal. Hay evidentes fallos, que habéis denunciado con claridad, pero en cierto modo me gusta el estilo, el desenfado, algún sarcasmo...Lo que si me parece exagerado es la cuantía del premio. Si no me equivoco 20.000 euros. También me gustaría poder comparar el texto premiado con algún otro finalista...Se podría hacer?
Gracias. Un amigo de Bilbao

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amigos Addison y demás,

He llegado a este blog por casualidad. Me parece extraordinario y ya me lo he apuntado en mi lista de blogs a seguir. Interesantísima la crítica que hacéis de la autora en cuestión. Algo conocía de ella, pero no todo lo que decís en vuestro artículo. Es que no tiene desperdicio. Es un buen consejo para tener en cuenta los libros que no hay que leer, ni las autoras, en este caso la Peri Rossi, que andan por el mundo predicando como si de evangelistas se tratase, pensando que están en posesión de la Verdad Absoluta y todos los demás somos unos imbéciles que tenemos que tragarnos todo lo que ellas escriban y digan, incluyendo estupideces e insensateces.

Me gustaría leer el artículo de la crítico Ainhoa Sáenz de Zaitegui sobre Playstation y el premio Loewe, pero no sé cómo llegar a él. ¿Podríais darme el enlace? Lo podéis hacer aquí mismo, porque, a partir de ahora, os leeré siempre.
Me parece que no tenéis pelos en la lengua y eso es propio de pensadores libres, que no están sujetos a la Dictadura ni a la Tiranía de lo "polítiamente" correcto. Seguid fieles en vuestra tarea, que hay mucha gente en este mundo deseando que haya alguien que les hable y les diga lo que se piensa y no lo que se tiene que pensar, porque lo digan quienes (¿y "*quienas"?) se creen estar en posesión de la Verdad Absoluta.

Un cordial saludo,

Antonio

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amigos Addison y demás,

Como me gusta el rigor y la corrección gramatical, me corrijo a mí mismo, por un pagzapo que se me coló en mi comentario.

Donde dice:

"polítiamente" correcto

es evidente que debe decir:

"políticamente" correcto.

Insisto en lo que os decía en el comentario anterior, pues no veo que mi petición haya sido satisfecha:

"Me gustaría leer el artículo de la crítico Ainhoa Sáenz de Zaitegui sobre Playstation y el premio Loewe, pero no sé cómo llegar a él. ¿Podríais darme el enlace? Lo podéis hacer aquí mismo, porque, a partir de ahora, os leeré siempre".

Muchas gracias por todo y un cordial saludo,

Antonio

Addison de Witt dijo...

Gracias por tu comentario, Antonio. Encontrar el artículo de Ainhoa en google es fácil. Aquí va:

http://www.elcultural.es/version_papel/LETRAS/25012/Playstation

Saludos cordiales.

Malvario dijo...

Comparto la crítica al libro de Peri Rossi. Villena estuvo peor que el libro, comentó que es una lucha con el lenguaje. Se ve que son buenos amigos. No hubo lenguaje ni poesía. El premio Loewe debería mejorar la puntería. Es ofensivo premiar algo tan pobre. Gracias por una lectura honesta y sin malas intenciones.