domingo, 3 de mayo de 2009

Secretos de poesía: Campo nublo, de Antidio Cabal


Hola a todas y todos:


Ni está siendo fácil ni está habiendo toda la colaboración que esperábamos, pero estamos encontrando algún tesoro que sí merece la pena. Vamos a seguir buscando y en este sentido seguimos animando a editoriales y autores a que nos envíen sus libros.


El libro que presentamos, "Campo nublo", de 1956 y reeditado en 2008, del casi desconocido Antidio Cabal (sin foto disponible en Internet), treinta poemarios escritos, nacido en 1925, y completamente olvidado por el oficialismo crítico y mediático, es un caso ejemplar de lo que llevamos aullando desde hace tiempo en este blog. Hay una terrible pereza mental por parte de la crítica oficial y oficiosa, y también por parte de buena parte de los poetas oficiales. El último libro, por ejemplo, de Morales y su musa funámbula, es un nuevo caso del lastre que puede suponer para la poesía la crítica. Tres o cuatro editoriales parece que representan el 90% de la producción poética de calidad. Y lo que sale puede coincidir con antiguos alumnos y demás.


Hay, en general, pocas ganas de salirse de los campos marcados por parte del oficialismo. Si Chantal hubiera publicado su "Matar a Platón" fuera de Tusquets, y de tres o cuatro editoriales más, el libro habría pasado casi tan desapercibido como sus libros anteriores salvo para una minoría que no es precisamente la establecida.

Y así, gente como Millares Sall o como el propio Antidio Cabal, que destrozan todos los pre-juicios sobre la generación de post-guerra y la comodidad de manejar dos o tres grupos, resultan puestos al margen en favor de otros poetas que se llevaron muy bien con el franquismo, o que entraron en los círculos de referencias cruzadas o, en unos pocos casos, que eran muy buenos. Pero fuera de los cánones ultraconservadores se deja a parte de la poesía de los últimos 50 años, y se comienza a hacer porque su historia ya está, supuestamente, contada, es lineal y fácil de aprender y estudiar. Su inclusión obligaría a trabajar y rehacer la historia escrita por todo este grupo crítico tan prescindible como lo es una parte importante de la poesía en la que centran sus estudios.


Acabada la perorata, vamos al libro de Antidio, que ya fue publicado en 2000, y vuelve a ser publicado ahora en un esfuerzo editorial sin precedentes de Ediciones Idea para dar a la luz los 30 libros que este señor ha escrito. Agradecemos a Antonio Jiménez Paz el esfuerzo que está realizando de divulgación y difusión de la obra del poeta canario.


Hemos leído en algún sitio que "Campo nublo"es un libro de aforismos. Nos parece una generalización. Hay poemas que se pueden calificar de aforismos pero otros muchos no lo son. En este caso, el propio poeta, en su breve introducción, explica perfectamente ante qué estamos: poemas en prosa de naturaleza nubla, invertebrados en su plasma.


El tono general de los mismos es un tono filosófico, que va desde el mundo pre-socrático, pasando sin duda por Sócrates y Platón, también por la mística española, hasta Heidegger, incluso hay ecos de Cioran y Freud, dando varias vueltas por el orientalismo, tanto de forma como de fondo.


La preocupación principal que trasciende en mucho de los poemas es la preocupación por el yo, por la identidad del sujeto:


"Escucha, amor mío, Antidio, no razones más, no acometas valores decisivos. Podrías haber sido de dos o tres carnes, o de cero nuboso, no te remitas a investigaciones. Tú eres un monomio sin ningún otro, no registres otro monopolio mortal. No cabes más tú en ti. Cuídate."


También hay un importante número de poemas que hablan de la poesía, no tanto desde lo que podría llamarse metapoesía sino casi desde la misma poesía (o musa):


"En torno a nada, no descubriendo, sino después, entre poemas."


La preocupación religiosa también tiene su cabida, y la franqueza con la que habla el poeta explica muy bien su necesidad de exiliarse de España (léase por ejemplo el poema número 32 sobre la Virgen María). También existe una cierta reivindicación del género femenino como superior al masculino, no precisamente típica de la época. Y, como elemento curioso, está la inclusión a veces de un lenguaje científico:


"Las ciencias no detectan la casa del todo de San Juan de la Cruz, ni pueden leer la ecuación unitiva, la llegada del fotón."


En ocasiones, además, aparece la fina ironía:


"Jenofonte marchó durante tres meses hacia el mar, en búsqueda de naves. Cuando llegó no había naves, luego, no había mar. El todo no siempre contiene a la parte."


Destaca especialmente en este libro el dominio técnico que el poeta tiene del lenguaje, y sobre todo, del juego con la sintaxis. Tiene Antidio un buen conocimiento de las claves del lenguaje poético, en especial del uso de la elipsis, del juego de palabras, y de la reducción, y lo sabe aplicar con una maestría importante.


También destaca un cuidado, medido y rico uso de la retórica: metáforas, imágenes, por ejemplo, se utilizan bien sin que en ningún momento el poeta abuse de ellas.


El lenguaje es, además, un lenguaje desnudo, rico pero no recargado, y en todo momento la contención verbal esencializa la comunicación poética.


Si bien el pensamiento que propone el poeta no es original, en su contenido, sí lo es en la manera en que es presentado.


Un poema resumen de varias de las cosas que hemos comentado sería el siguiente:


"Me distiendo a la inversa. Otra vez lo eso. Orillas, aguas. A lo mejor una música, un pozo, una pirámide. En cada unidad de tiempo una unidad de pérdida. Alguna bandada de desfiguras."


Por el lado negativo, a veces el poeta resulta abusivo en uso de la paradoja, que en determinadas partes se convierte en la principal figura retórica utilizada. En un lenguaje propio de la mística oriental, las definiciones a través de las no-definiciones tienen su sentido en varios momentos pero en otros, de nuevo, aparece con demasiada asiduidad. Por último, el libro se hace demasiado extenso y una lectura lineal lo convierte en repetitivo en ciertas ocasiones, por lo que parece más apropiada una lectura aleatoria. En general preferimos los poemas largos que aquellos más cortos que se acercan en mayor medida al aforismo.


En definitiva, un libro que no pocas veces llega a ser brillante en lo formal y en su contenido, que podría rescatar a un poeta grande de nuestra poesía si se confirma en el nivel del resto de su poesía, algo que desconocemos, un poeta absolutamente olvidado y marginado por el establishment, que sigue en la órbita del conservadurismo a ultranza que ha poblado buena parte de la crítica y poesía mediática de los últimos 25 años. Un libro muy interesante. El poeta no podrá decir ya "Yo me estoy inédito". Y los doctorando, tienen trabajo para romper la forzada linealidad de la historia de la poesía reciente y pasar por encima de sus directores de tesis.


Valoración de "Campo nublo": 7,5 / 10


A modo de reflexión final: "Me han impedido ver mi propio inconsciente, forzándome a pensamientos absolutos, a elecciones que me hacen desaparecer. Me han impedido ver mi propia naturaleza, forzándome a sentimientos absolutos, a elecciones que me hacen desaparecer. No me dejan pasar líbremente por mí mismo, agitan dos raíces. No permiten que mi yo sea objeto, que yo sea mi sujeto, que no tengo mi yo como yo tengo mi yo. No me dejan autopensar mis sentidos, autosentir mi mente. Pero yo no puedo dejar de fluir. Tengo visiones más allá de las analogías. Mi imaginación directa evoluciona fuera de esto, mi identificación directa me arrastra a mi identificación directa. Me gusta cómo empiezo y cómo acabo.Yo no quiero ser una porción."




37 comentarios:

Anónimo dijo...

Maravillosa elección, me quito el sombrero ante vosotros. Muchas gracias.

Anónimo dijo...

"Me distiendo a la inversa. Otra vez lo eso", "Alguna bandada de desfiguras". No sé. Con cosas así, la verdad, no me incita mucho a leerlo. Dejo aquí un aforismo: En poesía la memoria no es justa, pero el olvido sí.

joan dijo...

Suena muy bien al margen del fan incondicional de Marzal, Caballero Bonald y otros para los que el olvido será justo y necesario, como decían los curas. En este caso no puede haber olvido si no hay conocimiento, querido inculto.

Va a ser difícil que los hijos de los hijos de la cursilería vayan a arreglar lo que se hace por aquí teniendo como papis de tesis a los mismos que tienen que contentar y, a su vez, ser puestos en sus libros. Aconsejo la lectura crítica de quienes no viven por estos lares, incluyendo a los extranjeros. Por ejemplo, un tal Jonathan Mayhew le da bastante caña a Montero & Co, aunque se queda corto.

Por lo demás, los poemas de este señor, da gusto ver que hay gente de más de ochenta años que escribía así hace 50, me parecen un descubrimiento excitante. Sólo espero que la dichosa distribución no joda un regalo tan merecido.

isla dijo...

Debe ser el mismo por el cuál poetas como Hopkins o Emily Dickinson no deberían haber tenido éxito porque no tuvieron éxito en vida. Una lumbrera.

Enhorabuena al poeta y que poco a poco se le vaya reconociendo más. Es un poco tarde pero no tanto.

anonimito dijo...

Me parece un descubrimiento sensacional, del que ya tenía noticia por cierto blog, muy conocido, por la crítica que su autor practica. Con esto queda confirmado que habrá que buscar el libro.

Respecto a lo que decís, y aun siendo redundante, ya sabéis lo que le pasó a Larrea, a Francisco Pino, a Cirlot, etc. Es la historia de siempre.

Salud

antonio dijo...

Y a Ignacio Prat en los 70, extraterrestre entre los novísimos, y Gloria Fuertes, "a su bola" maravillosa, o a Ferrer Lerín o a Aníbal Núñez, de quien creo dará cien vueltas a los de su época, pero de aquí a muchos años.

Gracias por el descubrimiento para los que no sabíamos.

Anónimo dijo...

XX

Yo no conocía este autor, pero he mirado en Google y hay otro blog que lo reseñaba. Será interesante leerlo.

Para anónimo que dice esto:
--Me distiendo a la inversa. Otra vez lo eso", "Alguna bandada de desfiguras". No sé. Con cosas así, la verdad, no me incita mucho a leerlo.--
Yo creo que justamente en estos casos es cuando hay que leer la obra para descubrirlo. Un libro de poemas no puede ser descartado por cuatro versos aislados, leer todos los poemas del libro es más que conveniente en estos casos. Incluso diría más habría que ir leyendo la obra completa del autor para descubrir la evolución de su escritura. Eso es lo que yo voy a hacer leer todo lo que hay de este autor, que me parece muy muy interesante.

Una cosa me reconforta que aunque tarde se re-editan estos autores que no fueron conocidos en sus momento.

Gracias Addison esta es la labor que me encanta de vosotros. Es bueno que vaya reseñando estas cosas aqui.

Un saludo a todos.

Anónimo dijo...

Hay algo llamativo en esta poesía -al menos en lo aquí presentado- y que trae al corazón un aire fresco y que despierta nuestra curiosidad y es la sensación de 1)estar imbricada en un contexto socio-histórico y no de espaldas a él, esto es, que parece reflejar las ideas de su tiempo; por otro lado, 2) parece que en la ruptura sintáctica arriba criticada hay en realidad una necesidad de búsqueda de la adaptación del lenguaje poético a las inquietudes, harto quebradas, de dicho contexto socio-histórico (no es baladí incluir a la ciencia, concretamente a la física de partículas en una poesía del siglo XX dado que la verdadera revolución cultural de dicho siglo ha venido de la mano de esta física).

Y como no estamos acostumbrados a poetas que nos chillen en las entrañas sobre las cuestiones del siglo XXI sino que, más bien, nos acomodamos en lo clásico (como clásico léanse incluso las vanguardias), esperando que el lenguaje anquilosado no se exceda de sus propios límites y nos ofreza otros parámetros, nos sorprendemos de ver que "alguien nos dice" -a nosotros y a nuestro mundo-, y eso llena.

Muchas gracias addison, seguid así amigos

Anónimo dijo...

XX

Qué curioso yo he nacido en Alcazarquivir Marruecos. Igual este señor coincidió con mis padres allí. Es curioso.

Bueno si Addisson quiere publicar este comentario es la biografía de Antibio Cabal:



Antidio Cabal González nació en Las Palmas (Islas Canarias) en 1925, hijo de padre asturiano, militar de profesión con destino en Canarias, y de madre lanzaroteña de origen humilde.
Vida dispersa en diversas ciudades y pueblos y países, tras Las Palmas: Alcazarquivir y Larache (Marruecos), Teruel, Muel, Alicante, Muchamiel, Marsella (Francia), Barcelona, Tenerife, Córdoba, Madrid, Venezuela, Costa Rica, Nicaragua. Profesor de Filosofía en la Universidad Central de Venezuela y en el Instituto Universitario de Caracas; en Costa Rica, de la Universidad Nacional. Cofundador de la Editorial Costa Rica y de la Editorial de la Universidad Nacional -EUNA- de Costa Rica. Es autor del prólogo y epílogo de Poemas reunidos, la poesía completa de Ernesto Cardenal, editada en 1969 por el Departamento de Cultura de la Universidad de Carabobo (Venezuela). Del mismo autor se encargó de la primera edición de El evangelio de Solentiname, Oráculo sobre Managua y Canto al Frente Sandinista de Liberación Nacional, así como de Cementerio Privado del poeta gallego Celso Emilio Ferreiro. En Costa Rica fue editor, en las Ediciones Oro y Barro, de destacados poetas costarricenses: Isaac Felipe Azofeifa, Ana Antillón, Rafael Duverrán. Fue fundador y/o director de revistas en Venezuela y Costa Rica, como también de suplementos culturales en este último país. Ha impartido cursos sobre ética y estética, sobre la naturaleza de la poesía, así como uno relativo al curso axiológico de la historia de Costa Rica, todos destinados a académicos universitarios. Paralelamente a la creación poética ha cultivado el ensayo, centrado fundamentalmente en temas literarios y filosóficos. Fue corrector de estilo de los presidentes venezolanos Rómulo Betancourt, Raúl Leoni y Rafael Caldera.
Como poeta, las primeras publicaciones de Antidio Cabal aparecen en periódicos y revistas de su ciudad natal, Las Palmas, siendo parte de un "grupo generacional de amigos en la poesía" como Juan León, José Luis Gallardo y Juan Mederos, los poetas más jóvenes y desgajados de los poetas mayores –todos, un grupo como el otro, crecidos al calor y la instrucción del gran animador cultural Juan Manuel Trujillo- que en 1947 publicaron la Antología Cercada: Agustín y José Mª Millares Sall, Pedro Lezcano, Ángel Johan y Ventura Doreste, en un momento histórico en que la poesía se debatía entre el realismo social y las variaciones existenciales y metafísicas. 1947 fue el mismo año en que Antidio Cabal zarpó con rumbo a Venezuela, huyendo de convertirse en un soldado más al servicio de Franco."

jordi dijo...

He leído en libro una primera vez y coincido en general con vuestras apreciaciones, tanto las positivas como las negativas.

La lectura lineal del libro comienza a hacerse complicada alrededor del poema 150. Efectivamente existe un uso considerable de la paradoja y del "no" acompañado de sustantivo que lleva a que el libro se impregne de cierta repetitividad. A esto añadiría que el genero del aforismo es muy complicado y debe ocupar aproximadamente un 50% del libro. Cabal no me parece un mal aforista pero tampoco me parece especialmente brillante en este campo.

Y también es verdad que en los poemas que trascienden el aforismo y van más allá, en contenido y forma, el nivel de la poesía asciende a una altura considerable que hace que el libro sea recomendable. Quizá mi nota sea más un 6.9, sin llegar al notable, con zonas de notable alto y otras de aprobado justo.

Un libro, eso sí, que me parece que está muy por encima de la media publicada en España y de cuyo autor habrá que leer más para saber si realmente podemos hablar de un poeta que podría entrar en el canon.

Anónimo dijo...

La palabra "canon" le haría reír mudcho a Antidio Cabal

JT dijo...

JT:
¿SE PUEDE SER DISIDENTE O ESTO VA A SER OTRO GRUPO CERRADO? ¿POR QUÉ EN ESPAÑA SOMOS TAN PROSELITISTAS?¿SE PUEDE DECIR, POR EJEMPLO: "DESPUÉS DE LEER EL POST NO ME HAN ENTRADO GANAS DE COMPRARME EL LIBRO" SIN SER TENIDO POR UN DESGRACIADO O UN BURRO, SIN SER INSULTADO POR JOAN? ¿SE ADMITE EL GUSTO PERSONAL? ¿PUEDE A UNO NO GUSTARLE ESE TIPO DE POESÍA QUE ROMPE O JUEGA EN EXCESO CON LA SINTAXIS? ¿SE PUEDE SOSPECHAR QUE EN MUCHOS CASOS -NO TODOS, CLARO- ESO ENCIERRA UNA CARENCIA? ¿ME ADMITIRÉIS SI OS DIGO QUE ALTAZOR ME PARECE ABURRIDÍSIMO, QUE GELMAN ESTÁ BIEN PERO NO MATA? ¿Y SI OS DIJERA QUE NO PASÉ DE LA PÁGINA 29 DE LA CASA ROJA, DE JC MESTRE? ¿ME RESPETARÉIS? ¿SE PUBLICARÁ ESTE COMENTARIO? ¿O SIMPLEMENTE MENEARÉIS LA CABEZA Y SENTENCIARÉIS: OTRO QUE NO TIENE NI IDEA, VENDIDO AL MERCADO?

Anónimo dijo...

Ya has tenido tu minuto de gloria, jt. Felicidades.

Asterión dijo...

Esta reseña me hace poner las barbas en remojo. Como todo "exiliado", no encuentra cabida en ninguna parte. Él vivió en Costa Rica bastante tiempo, y aquí es conocido como editor (labor muy importante), pero no recuerdo haberlo visto en antologías o estudios críticos.

Su esposa o ex esposa, no lo tengo claro, Ana Antillón, sí es usualmente ubicada dentro del canon tico.

Uno de sus hijos, Dionisio Cabal, es muy conocido por haber formado parte del grupo Cantares, entre otras actividades.

Y otro hijo, Pablo Cabal, profesor de matemáticas, fue compañero mío en el Instituto Weizman por varios años, y difícilmente lo oí hablar de su padre alguna vez.

Pero bueno, toda esta perorata es para indicar que ahora que yo mismo esoty en la revisión del canon costarricense, debo prestar atención a la obra poética de Cabal.

Saludos y gracias por la reseña.

Anónimo dijo...

JT, lo interesante sería que dijeras qué te gusta de la poesía oficial. Seguro que te sale algo convincente.

Anónimo dijo...

XX

Una pregunta JT: ¿Cuáles son tus lecturas poéticas que te han gustado, las que te han movido algo por dentro?

Altazar es una obra maestra. Te ruego que la vuelvas a leer en voz alta. Altazar a mi en una primera lectura me sacudió, es impresionante cuando terminaba de leer una parte era una sensación genial. Altazor tiene que seducirte y si te gusta mucho la poesía es una lástima que te la pierdas.

A mi hay ciertas lecturas que en un primer paso no me dicen nada, pero las vuelvo a leer y crecen en las re-lecturas. No dudes que hay muy buenos poemario que en un primer momento no te dicen nada y luego los descubres y te fulminan. Y esa es una de las caracteristicas de muchos buenos poemarios.

Profundiza las lecturas no te quedes con lo exterior, la buena poesía late en el fondo.

Bueno no sé si me he expresado lo que quería decirte.

Un saludo a todos.

Anónimo dijo...

EL POETA MEXICANO JOSÉ EMILIO PACHECO PREMIO REINA SOFÍA DE POESÍA

A QUIEN PUEDA INTERESAR

Que otros hagan aún
el gran poema
los libros unitarios
las rotundas
obras que sean espejo
de armonía

A mí sólo me importa
el testimonio
del momento que pasa
las palabras
que dicta en su fluir
el tiempo en vuelo

La poesía que busco
es como un diario
en donde no hay proyecto ni medida.

JOSÉ EMILIO PACHECO

Anónimo dijo...

JT:

GRACIAS, ADORO TENER MINUTOS DE GLORIA.
UN DÍA DE ESTOS RELEO ALTAZOR, ED. CATEDRA, QUE ES LA QUE TENGO EN CASA.
NO TENGO PROBLEMA EN DECIR QUÉ POESÍA ME GUSTA, SEA OFICIAL O NO, AUNQ ENTIENDO QUE NO INTERESE MUCHO LO QUE A MÍ ME PUEDA GUSTAR. PERO SI INSISTES (OTRO MINUTO DE GLORIA?): ME GUSTAN BILLY COLLINS, ÁNGEL CONZÁLEZ, NICANOR PARRA, OSCAR HAHN, JORGE TEILLIER, ANTONIN ARTAUD, J.A. GOYTISOLO, ANÍBAL NÚÑEZ, GARCÍA CASADO...

SALUDOS.

Addison de Witt dijo...

Os pasamos un enlace de una entrevista a Antidio que realiza el propio Antonio Jiménez Paz y que ha aparecido hoy. Creemos que añade bastante a lo que hemos comentado ya:

http://patadegallo.blogspot.com/2009/05/reojos.html

Respecto al premio Sofía, nos preguntamos qué coño tiene que ver la poesía con esta señora, o con el arte moderno (deleznable que el mejor museo de arte moderno del país lleve el nombre asociado con la institución española más derechista y antigua junto con el episcopado) y por qué no hay un sólo poeta que no sea capaz de renunciar al premio o hacer un acto dadá en mitad de la ceremonia. Nos parece patético como el poder controla y modera a la poetas y éstos se dejan masturbar. Pero igual que en otras cosas, somos la minoría de la minoría. Agáchense que entramos en túnel, queridos vates.

Esta tarde el Palacio Real estará llenos de bocas salivando y restregándose en las cortinas durante la recepción. Qué espectáculo tan grotesco.

Sobre la hipocresía que esta señora, su marido y la institución representan aconsejamos, entre otros muchas referencias, la entrevista que Buenafuente realizó la pasada noche a Arrabal. Sobre la hipocresía de los poetas, no hace falta ir a youtube.

Como van a ir unos cuantos poetas osos, cuidado con la escopeta real, sobre todo si bebéis. No miramos ninguna bufanda. O sí.

Gracias B. por la errata.

Saludos

marcos dijo...

¿No os recuerda este jurado a otros cientos de jurados?

El director de la Real Academia Española (RAE), Víctor García de la Concha; y los escritores Pablo García Baena, José Saramago, Luis Antonio de Villena, Jaime Siles, José Manuel Caballero Bonald, José Miguel Santiago Castelo y Carmen Posadas.

¿No recuerda también a Visor?

El poeta de IU podría decirle que su grupo pregunte en el Congreso cuánto ganan cada uno de los miembros del jurado y quién los elige. Digo podría porque los dos públicos de IU que conozco con visores visores. Si hay alguien de IU leyendo que no sea visor y le apetezca, por favor, un poco más de caña a la institución y a quienes ganan pasta gracias a ella, o sea, nosotros.

Anónimo dijo...

XX

Para JT.: He leído la lista de de los autores que te gustan: grandes autores todos ellos. El dialogo es enriquecedor siempre.
Gracias por dejarla.


Un saludo a todos.

Anónimo dijo...

La entrevista con Antidio es muy interesante, gracias por colgar aquí el link.

anonimito dijo...

Al margen de que la institución en sí esté obsoleta y sea un residuo del pasado, hay dos cosas notables en el Premio Reina Sofía. Una de ellas es tan evidente que es una redundancia señalarla: el premio de la reina, de la primera dama o mujer del reino, no lo ha ganado nunca una poeta española. Y sólo dos extranjeras; sigue siendo, como todos los grandes premios de este país, un galardón falocrático. No creo en paridades de ningún tipo, pero parece evidente que hay una asimetría y que hay cosas que siguen sin superarse, por muy posmodernos que creamos ser.

Lo segundo lo apunta Marcos. Al jurado se le puede objetar una tendencia en exceso conservadora. Es un jurado parcial y poco abierto, me parece, a tendencias renovadoras en la poesía y en la lengua.

Puestos a pedir, no habría estado mal que el galardón lo recibiera Rafael Cadenas o algún otro. Hay poetas muchos más destacables que Pacheco en Sudamérica, sin querer restarle méritos. Pero vista la amplitud de miras del jurado, no me extraña que se decanten por otras opciones, poéticamente de menor calado, a juicio de este lector anónimo.

Los dos últimos Reina Sofía me resultan muy decepcionantes.

Salud

PD: Celebro, Jordi, tu precisión: darle un 6,9 a un poemario me parece una empresa meritoria. ¿Seguro que no has estudiado ciencias? Me parece admirable lo claro que lo tienes, te lo digo con el cariño que sabes que te tengo. Abrazos

jordi dijo...

Anonimito, te gusta tirarme de la lengua, amigo. Un 6,9 es una expresión matemática de un libro que se queda en la frontera del notable. Como creo que decía en mi comentario, tiene algunas partes de sobresaliente y unas cuantas de aprobado. De ahí que me parezca que se queda al borde del notable. Puede ser 6,9 ó 6,75 ó 6,95 ó ... El decimal puede bailar a gusto del consumidor. Podría haber puesto 6,66 < nota < 6,99 y a lo mejor quedaría más claro. Decimales básicos, vamos. No hay integrales dobles. Ni actitudes.

Hablando de revoluciones, acabo de venir de Francia y está ardiendo literalmente. Qué envidia. ¿Tenemos que esperar a que los hijos de los inmigrantes se hagan mayores para que esto comience a animarse?

Anónimo dijo...

Apreciado Jordi, creo que calificar de la manera que lo haces el libro de Cabal es discriminatorio, en el sentido de eque estamos hablando de un libro que antes de publicarse a permanecido décadas y décadas escrito (aunque no publicado), y eso de cara a los cánones literarios de los que hablas (que para mí son estupideces)es una prueba más que matemática de que ha resistido el tiempo y merece, o bien ser tenido en cuenta de otra forma a la que tú haces, o bien entender mejor qué es lo bueno y lo malo en un libro como el de Antidio. Me parece muy ligero tu comentario, porque la literatura de Cabal ensambla unos poemas con otros para lograr el "todo del libro·. No estamos ante un libro que colecciona poemas uno detrás de otros para hacer lo que tú haces. Y no es que sea considerable (eso me parece a mí)el uso de la paradoja... Me parece que esa es precisamente la marca de "la casa" del autor. Creo que hay que valorarlo de otra forma, y Antidio Cabal eso es lo que hace, presentar un libro de poesía atípico tras la prueba de fuego de los años de su escritura. Eso es lo cojonudo: no puntuar a un libro "recién escrito" sobre el que el paso del tiempo no ha dicho ni una palabra, como suele hacerse en España. El riesgo paradójico, la fragmentación, el no-lenguaje es "su marca", ya digo (o eso creo). ¿Que es excesivo? ¿En otros no es excesivo el romanticismo, la correcció´n poética? ¿la actualidad campante? Creo que no te estás enterando a que tipo de poeta y sus consecuencias has leído. Esa es mi opinión.
Sólo quería hacer este inciso.

jordi dijo...

No sé anónimo, me desorienta tu comentario, pletórico de calificativos, y me perturba "a permanecido".

Es un libro atípico para el momento en que se supone que está escrito, pero cosas parecidas, y de enorme calidad, se habían escrito treinta años antes de la supuesta fecha de escritura.

Insisto en que el libro me parece bueno. Me interesa, doy las gracias a los addison, a su editor y probablemente compre otros del mismo autor. Siento no derretirme.

Estoy acostumbrado a leer poesía fragmentada, desestructurada y torcida. Ese no es el problema que veo en el libro precisamente, porque, de hecho, la sintaxis suele ser convencional. No es excesivo en eso.

Su mayor problema es que es repetitivo, extenuando la misma retórica y semántica durante un buen número de páginas. Como aforista, conjunto o individual, me parece falto de originalidad.

Ahora bien, es posible que no me haya enterado de nada, que sea ligero, matemático, radical, reduccionista, discriminatorio y lo que tú quieras, mon cher, entre otros muchos defectos terribles y excluyentes que ahora mismo no puedo confesar.

Anónimo dijo...

A mí también me perturba "a permanecido", cómo no. Soy hijo de un tecleo, no más.

jordi dijo...

"No más" indica que estás al otro lado del charco (o yo en el otro lado), aunque la aviación es también posible. Saludos compañero de lengua.

Sara Castelar Lorca dijo...

Yo no entiendo muy bien qué es eso del canon, de hecho llega a asustarme la idea que tengo de lo que pueda ser...pero bueno. Este libro que se propone de Antidio Cabal es una lectura de hoy en un libro que se escribió hace muchos años, seguramente si este libro se hubiera publicado antes, ya habríamos tenido tiempo de "contagiarnos" de referencias y similares, por lo que observo un valor añadido a esos ojos nuevos con los que podemos mirarlo hoy en día, y además sigo no creyendo en eso de la poesía actual, o cualquier otra coletilla que se le intente poner (sigo siendo una ilusa feliz), pero aún
no lo he leído y no puedo aportar mucho más al respecto. Lo entiendo como una alternativa y sobre todo una atención al poeta que se ha visto silenciado, y eso no es poco.
A veces creo que tenemos una tendencia a descontextualizar casi todo, en poesía lo hacemos casi a diario, hacia adelante o hacia atrás, vemos anticuados textos que se escribieron en un contexto histórico a años luz de lo que desprenden y vemos ritmos e innovaciones en otros que tan sólo atienden, en muchos casos, al acierto o desacierto del traductor, pero que en su lengua originaria atienden a las mismas premisas que se veían en ese instante en el mundo...en fin, que somos terriblemente humanos, lo mismo es verdad eso que dice Rojas de que sólo Huidobro hablaba con Dios... Por cierto Altazor...maravilloso, es que soy una aburrida, ¿qué le voy a hacer? :)))

Un saludo a todos

Anónimo dijo...

Sería interesante la aportación de aquellos que hayan podido hacerse con un ejemplar de Campo nublo y cuál es su criterio sobre los intereses del autor y la validez poética del libro... Esto lo estoy echando de menos.

La Piedra de la Locura dijo...

Me parece curioso aquello de querer comprender un libro de tantos años atrás con los paradigmas del presente y medir su “validez poética”, pues claramente los paradigmas en el lenguaje, el deslumbramiento por ciertos recursos, los guiños generacionales, las citas políticas y otros gestos de contextualización con el “presente”, serán otros.

Sin embargo, podrían haber claves que permitan una lectura atemporal, alguna sustancia debe traspasar el lenguaje materno, pues de lo contrario no se podrían leer poemas milenarios o en otros idiomas, pero sabemos que se puede y con gran placer.

Saludos desde Chile, muy buena página. Y por que se nombró aquí, me despido con un trozo de ese cataclismo que es Altazor:

“Los verdaderos poemas son incendios. La poesía se propaga por todas partes, iluminando sus consumaciones con estremecimientos de placer y de agonía”

helena dijo...

Querido Asterión,

¿Nos podrías dar algunos nombres que creas interesantes de la poesía costarricense para investigar en Internet y descubrir autores desconocidos para muchos? Gracias y un beso

pd. me encantó el libro de Antidio, cuyo mayor problema está en la distribución. Coincido con Jordi en algunas de sus debilidades pero el conjunto es poético y muy interesante. Chapeau addisons

Rafael dijo...

He podido conseguir el libro y me ha parecido todo un descubrimiento. No tengo otra expresión que la de "extraordinario", con la importancia del "extra". Gracias por el descubrimiento.

mediaverónica dijo...

Yo también soy de las afortunadas que ha podido disfrutar de este libro desde hace ya unos meses. Extraordinario Antidio Cabal y también sobresaliente el trabajo realizado sobre su obra por Antonio Jiménez Paz. Una poesía para reflexionar, donde lo escueto no lo es tanto como parece. Un libro y un poeta por descubrir.

"Huyo hacia adentro, y siempre quedo fuera"

Contigo, Addison

Anónimo dijo...

¿Ganará Carlos Salem el próximo premio "Alonso de Ercilla" del Salón Iberoamericano del libro de Gijón? Sería muy práctico visto que participa como invitado en el recital que hay después de la proclamación.

Asterión dijo...

Hola, Helena:

Gracias por tu interés. Y sí, el problema siempre es la distribución (entre otros).

Pues bueno, atendiendo a tu pedido, te dejo una lista (en orden cronológico) de poetas costarricenses que considero valiosos:

Isaac Felipe Azofeifa
Eunice Odio
Laureano Albán
Carlos Francisco Monge
Alí Víquez
Mauricio Molina
Luis Chaves
Esteban Ureña
Mauricio Vargas Ortega
Joan Bernal Brenes
Alfredo Trejos
David Cruz

Y por no desaprovechar, podés buscar ago mío, Gustavo Solórzano Alfaro.

Saludos.

divina_elina dijo...

QUERIDO DON ANTIDIO CABAL, YO SOY NATHALIA, LA HIJA DE RAUL MORALES VARGAS, POETA DE SU GENERACION.... A QUIEN USTED ESTIMABA MUCHO.

LE ESCRIBO A SU EMAIL, PORQUE NI IDEA, DE SU NUMERO TELEFONICO...

TENGO MI PROPIA COLECCION DE POEMAS, QUE ME INTERESA MUCHO PUBLICAR, Y NO TENGO NI IDEA, DE DONDE IR...NI DE QUE HACER, ME GUSTARIA VER, SI PUEDE ASESORARME, POR FAVOR.... ATT.. LO RECUERDO CON MUCHO CARIÑO, NATHY!