domingo, 24 de mayo de 2009

Fallece José-Miguel Ullán


Ayer falleció uno de los poetas más importantes de la segunda mitad del siglo XX: José Miguel Ullán. Su nombre no aparecerá en los periódicos en primera página ni en los telediarios. Es el precio de crear al margen de los mercados y las modas, alejado de la dicha fácil del populismo barato.

Hace aproximadamente un año que publicamos la contracrítica a su poesía completa aparecida bajo el título de "Ondulaciones" en Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores.

http://criticadepoesia.blogspot.com/2008/04/jos-miguel-ulln-ondulaciones-poesa.html

Poetas como Ullán son necesarios en una poesía española cada vez más y más tumorizada por las corrientes más conservadoras. Sólo hay que ver la crítica que Prieto de Paula realizó ayer en Babelia y perdón por la digresión pero es realmente enervante y coincide con el día del fallecimiento. El crítico alaba la involución hacia comienzos del XIX de la poesía de Marzal ("conmueve ver a un autor abandonar la poética donde sentó plaza de maestro y, casi con temeridad, entrarse más adentro en la espesura"). Deprimente en su insulto a la inteligencia y cursi hasta límites insospechados en su prosa ("desde cuyas escarpaduras apenas se divisa aquella lírica...", "un conocimiento cuya flor sólo se abre en el poema"). No es posible entender que poetas tan malos lleguen a críticos de poesía y ayuden a establecer un falso y caduco canon en las extremidades del conservadurismo.

Con la misma depresión de contemplar la poesía mediática sumida hoy en el ridículo dejamos aquí la nota de prensa que nos ha enviado la editorial y, por supuesto, animamos a los lectores, en especial a los más jovenes, a entrar en la poesía de Ullán, cuya obra completa vale por tantos años de tantos premios mediáticos y ultraconservadores, y que pasará por encima de tanto crítico mediocre de olvido cercano.

Al decir de María Zambrano, Ullán era "eso tan raro hoy --época de profesores y comentaristas-- que se llama cantor, un ser viviente entre tanto simulacro de vida". Un cantor con voz "personal y rigurosa", en opinión de Octavio Paz, quien aclaró que se refería "no solamente a la poesía de España, sino a la poesía de todo el orbe hispánico". Y con una atención extrema a la lengua, como subraya por su parte José Ángel Valente: "Acaso no haya palabra nuestra, de bastante tiempo a esta parte, que haya brotado como ésta brota --en verso y en prosa-- de tan admirable don de lenguaje". Por su parte, Julio Cortázar afirmó que "dentro de una producción en la que suelen hacerse sentir demasiado las influencias y las corrientes a la moda, la poesía de José-Miguel Ullán se aparta resueltamente de lo trillado, incluso a riesgo de sorprender o escandalizar, y se sitúa en un nivel individual que le da su acento más profundo y valedero".

José-Miguel Ullán nació en Villarino de los Aires (Salamanca) el 30 de octubre de 1944. Tras el bachillerato, en 1959 se traslada a Madrid e inicia estudios de Ciencias Políticas, Ciencias Sociales y Filosofía. En 1966 se exilia en París, donde sigue cursos en la École Pratique des Hautes Études con Pierre Vilar, Roland Barthes y Lucien Goldmann, y donde trabaja en la ORTF, dirigiendo las emisiones en castellano de France Culture.


A su regreso a Madrid en 1976, se incorpora a Ediciones Rayuela y desarrolla una intensa actividad en medios como El País, Radio Nacional o Televisión Española; subdirector de Diario 16, funda el memorable suplemento Culturas. Su trayectoria periodística está marcada por el sello de la singularidad, por un efecto de profundidad y dilatación en el que caben la ligereza, el humor y la ironía: el programa televisivo Tatuaje o la recopilación de columnas de El País en el libro Como lo oyes (Articulaciones) serían buen ejemplo de ello. Por otro lado, Ullán, co-autor de libros con artistas y notable conocedor del arte contemporáneo, ha organizado numerosas exposiciones; entre sus ensayos sobre arte, destaca el volumen Tàpies, ostinato.

En el 2008 Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores publicó Ondulaciones. Poesía reunida (1968-2007), que recogía el conjunto de su obra y que integraba sus agrafismos, poemas dibujados por el gesto libre de la mano que en otras ocasiones escribe. Unos agrafismos que, durante el último año, han protagonizado exposiciones dentro y fuera de España, la más reciente el pasado mes de abril en Nápoles.

La escritura de José-Miguel Ullán, bien lejos del mito de lo inefable, presenta al poeta frente a un mundo saturado de lenguaje, en el que sólo le cabe abrir una pausa, aislar un punto en la cadena interminable de palabras. Escribir no sería entonces crear, sino desdecir, retirar de lo ya dicho los códigos sociales del discurso, las voluntades de poder. Así, buscando el poema en el seno de la lengua real, se compone una poética de la no representación y de la forma libre, donde entran en contacto y mutuamente se depuran los elementos más dispares, de lo banal a lo más alto. La aguda sensibilidad lingüística y la peculiar densidad sensorial componen un espacio táctil y oscuro, de insólitas intensidades y resonancias.

Tal modo de relacionarse con la lengua supone un extremo ejercicio de atención; es el papel en él de la ironía: la forma que el texto tiene de atender a sí mismo. A ella se asocian la discontinuidad, el poder de la ausencia, el límite escéptico; arraiga a la vez en el humor y en la seriedad, en el conocimiento y el afecto. En este desdoblarse de la escucha, el sentido no se niega ni se afirma, no espera a ser descifrado, sino que se sugiere y se suspende en un solo gesto: el poema funciona como enigma, permanencia del pensamiento y la emoción en sus estrictas palabras, rara literalidad. Campo para la energía de un sabio dinamismo, vías para una lectura abierta en la que siempre se mantendrá viva la singularidad de José-Miguel Ullán, figura irrepetible de la cultura española contemporánea.

GALAXIA GUTENBERG / CÍRCULO DE LECTORES

Mayo del 2009

28 comentarios:

anonimito dijo...

Joder, me ha pillado totalmente por sorpresa...

Habrá que digerir la noticia lentamente.

Una gran pérdida, y un hombre que ha creado una de las obras más singulares e independientes del panorama literario de este país.

Aún no me lo creo.

Descanse en paz, es una malísima noticia.

Anónimo dijo...

XX dice:

Que triste se nos van. Si yo tengo vuestra crítica guardada. Tengo el libro para leerlo.

Por lo menos quedan sus poemas.

UN brindis por el gran poeta que fue. Y que está entre nosotros a través de sus escritos.

Levantemos la copa con uno de sus poemas en los labios.


IV

Hay una cicatriz
Rosácea
Un estricto equilibro
Entre el anillo cegador y el halo
Del meñique
Nadie lo vio Mas Benedetto llora
desde su jaula de ejemplar reptil


Un saludo

joan dijo...

Ahora que lo habíamos recuperado, se nos va temprano, antes de recibir todos los honores que iban a sucederle y que merecía y desdeñaba. El poeta de los pintores. Otro poeta de poetas.

Te quería, amigo Ullán. Te quería como a un hermano.

Alfredo J. Ramos dijo...

Me he permitido enlazar su contracrítica de «Ondulaciones» en un sencillo homenaje que he rendido al poeta en mi blog. Confío en que sea de su agrado. Un saludo

Anónimo dijo...

Sabia frase de Miguel Casado en el País.com de ayer o de hoy, al hablar de la trayectoria de Ullán:
"Los grandes poetas son siempre únicos. No crean escuela. Nos abren la mirada y los oídos. No enseñan el camino. El camino está ahí. Y uno tiene que fiarse de sus propios ojos".

La dejo aquí para los jóvenes y no tan jóvenes poetas: hay que fiarse de los propios ojos porque el camino está ahí.

Del resto, nada importa.

carlos dijo...

Da la impresión, señores addison, que su juventud o su ignorancia, o su querer olvidar porque algo dicen en su crítica de hace tiempo, les traiciona. Ullán no sé si era o no un buen poeta, su presunta originalidad es sólo copia de vanguardismos, pura imitación, pero si sé que pocos poetas españoles de los últimos 30 años han tenido el poder, su acceso y dominio, como lo ha tenido este señor. Sólo tienen que leer su biografía para enterarse un poco.

Sin ir más lejos, El País hoy tiene un nuevo artículo, más un obituario más dos columnas. Por tanto, erraron al decir que no saldría en los periódicos. Obviamente su entierro no habrá sido masivo ni ocupará la cabecera de los telediarios, salvo Cuatro a lo mejor, porque los lectores saben reconocer entre la poesía grande y la poesía que va de intelectualoide y que se queda en mera copia e imitación, ejercicio egotista para mayor masturbación del ego.

Anónimo dijo...

Rodríguez Marcos tratando de salvar en El País la cara de su crítico y, de paso, dándole la oportunidad a Gamoneda de hablar bien de un poeta muerto. A eso se le llama encaje de bolillos.

Resultan creíbles las palabras de Gamo independientemente de su metida de pata.

Ahora bien, después de las críticas de Paula, completamente enrocado, a poetas como Marzal o al señor su presidente García Posada, resulta un oxímoron ver su nombre asociado ahora con el de Ullán.

J. Jorge dijo...

Un poco en la línea de Carlos, aún sin restarle valor a su poesía (que de todo hay) sólo quiero recordar el enorme poder que atesoró en los 70 y que también empleó a su entera discreción.

Por muy innovadora que fuera su poesía (más o menos discutible), a su expansión no es en absoluto ajena su malla de relaciones privilegiada de las que creo que no se puede separar el estatus que alcanzó y su obra con él.

Finalmente recuerdo un comentario realizado en su momento por un lector de este Blog a raíz de vuestra crítica de "Ondulaciones":

http://criticadepoesia.blogspot.com/2008/04/jos-miguel-ulln-ondulaciones-poesa.html?showComment=1208507580000#c2278987131432682943

De acuerdo con él y con Carlos: al césar lo que es del césar y a Ullán lo que es de Ullán

Anónimo dijo...

Carlos:

deberías dar la carar y firmar públicamente tu comentario. Al menos Gamoneda no se escondió bajo el anonimato cobarde.

anonimito dijo...

No se entienden algunas intervenciones (a Carlos me refiero). ¿De verdad es imposible respetar a quien acaba de morir y a sus allegados? ¿No se puede esperar un tiempo antes de criticar tan atrozmente de esta manera?

Lamentable.

carlos dijo...

Interesante comentario viniendo de otro anónimo. Creo que el mismo derecho tiene Gamoneda que el resto a decir lo que piensa. El fallecido no se entera y no veo el por qué de esa costumbre tan de aquí de llevar a los altares a todos los que mueren como si nosotros no fuéramos a palmar. Dejemos la hipocresía de lado y digamos lo que cada uno piensa.

Aprovecho para volver a copiar el comentario de otro anónimo de aquel momento que ha mencionado Jorge:

"No sé si por vuestra juventud o por qué razones, he notado una cierta falta de crítica a algunos aspectos que soléis mencionar en vuestras reseñas.

Si ahora os parece que García Montero tiene una excesiva presencia, no es nada en comparación con el exceso total de protagonismo que tuvo este señor en los años 70 y 80. Sólo hay que ver la extensísima nómina de poemas dedicados para darse cuenta del poder que tuvo. Fue además subdirector de Diario 16, director de su suplemento cultural, dirigía la colección de Cátedra, cada libro suyo iba acompañado del pintor del momento (la portada del libro es un dibujo de Miró para un poemario suyo)...

En fin que, independientemente de su obra, sí quería resaltar la abrumadora presencia socio-mediática de José Miguel Ullán durante muchos años, presencia que culmina en este libro. Habría que preguntarse por qué una editorial saca un libro de más de 1300 páginas de este poeta, y saca sólo antologías en la misma colección de Brines, Gamoneda, Brossa, Alberti, Ory, Pessoa...Esto demuestra que ni ha perdido todo el poder que tenía, y que el señor Miguel Casado, el matrimonio Casado-García Valdés es íntimo de Ullán, sí tiene mucho poder en la colección."

Jirón dijo...

¿Alguien puede explicarme qué hay de malo en tener estatus, en conocer gente, en que eso beneficie a tu obra? ¿Acaso alguien debe decir "no, no publicaré mis poemas" sólo porque ha tenido la suerte de tener suerte? Deberíamos, entonces, irnos todos al monte, en vez de aprovechar el privilegio que nos distingue de los que habrían sido poetas de no haber nacido en, pongamos, Tanzania. Siempre que no se pise a los demás, no hay nada malo en ayudarse a uno mismo.

Aparte de eso... Buscaré algo de este poeta por mi ciudad, porque no lo conocía. Debates estéticos aparte, siempre es triste que se vaya un cantor. Descanse en paz.

Anónimo dijo...

XX dice:

Yo soy nadie en poesía, en todo esto de las editoriales, de los que tiene poder y no lo tienen, de que hay poéticas mejores y peores. Jamás me publicarán un libro en una de esas grandes editoriales, nunca ganaré un concurso, intentaré escribir lo mejor posible.

Pero se mueren poetas y sólo se intenta encontrar formas de polemizar sobre el valor o no valor de la poesía.

Qué más dará??? son personas que ahora mismo ni siquiera pueden hablar de sus poéticas, de sus amigos, de su manera de entender la poesía, de sus relaciones.

Tienen amigos, todos tenemos amigos en nuestro entorno.

Y ahora la familia, los amigos de esos poetas están llorando porque ya no verán los ojos abrirse, porque no podrán escuchar sus palabras que posiblemente en la intimidad serán palabras sencillas, que no recitarán poemas delante de sus hijos, tal vez nunca los hayan recitado.

Una manera de respetar es no entrar a polemizar.

Ya se ha tenido demasiada polémica con el Sr. Benedetti. NO empezeís ahora con el Sr. Ullán.

Descanse en paz Sr. Benedetti, Sr Ullán.


Y seguro que alguien dirá, esta que es "una nadie" que puñetas se pone a opinar aqui en este lugar tan selecto. Pero me importa un pimiento.


Un saludo.

jey dijo...

¿Pero cómo no va a salir en El País si escribió en ese medio durante años? ¿Y cómo no iba a tener contactos si era el director de Culturas, lo que hoy podría considerarse un equivalente a la suma de Babelia y El Cultural juntos por su significancia?

Creo que lo que importa es su obra. En ese sentido, en las últimas décadas hay pocas voces tan variadas, atrevidas y profundamente poéticas como la voz de Ullán.

Si tenía tantos amigos pintores y literatos existe la enorme posibilidad de que fuera porque la gente le quería.

Anónimo dijo...

"...el fallecido no se entera..."Anonadada me deja semejante cobardía...

Su obra, extensa y variada, ahí queda para quienes gusten. Los demás bien podríais emplear vuestra inteligencia en ignorarle, como sabiamente habría hecho él con vosotros.

Su recuerdo como ser humano dejádnoslo en paz a los que pasaremos el resto de nuestras vidas echándole en falta.

Gracias.

antonio dijo...

Cioran decía que siempre había que estar con los oprimidos, sin olvidar que a ciencia cierta, si éstos llegaran a tener poder serían aún más terribles y tiranos. Qué nivelazo, mon dieu, qué de cuchillos lanzados, qué degüellos ante unos muertos, qué urgencias, qué miserias.

Freud o quizás mejor el enmarañado Lacan se lo pasarían en grande al leer estas intervenciones, ya los veo mover la cabeza y pensando en que esta gente mata al padre ya muerto porque no llegaban a él ni con escalera. Hace tiempo polemicé un poquito con Joan acerca de Ullán y su labor cultural en los inicios de la democracia. Ahora pienso que si dispusiera de un periódico, una radio o una editorial, llamaría a personas como Ullán. Vivimos épocas confusas y raras: no se perdona la excelencia ni el esfuerzo; todo es sospechoso, mejor esconderse en la grisura y no destacar, no saber, no pensar, ir con la corriente al uso, o bien cobijarse en un grupo. Recuerdo que escuchar a Ullán, leer sus artículos, entrevistas y libros fue una salida al aire fresco entre tanta miseria cultural ( sus conversaciones y semblanzas de María Zambrano son de lo mejorcito que me echado a los ojos). Los más jóvenes, mayoría por estos pagos, no saben de qué hablan y sólo se quedan con esquemas sobados acerca de poderes e influencias.

Si algunos de los que me preceden son poetas, qué tristeza añadida, aunque sea un meme romántico enlazar bondad y verdad con poesía. Joé qué pena.

Gracias, Ullán.

Anónimo dijo...

completamente d'acord con Antonio

Anónimo dijo...

Todo se remonta, María Zambrano también era sospechosamente favorecida por Ortega y Gassett.

Gracias Antonio, se agradece la exactitud en un mundo tan adjetivo, tan chatamente emocional y tan núbil.


De Ullán sólo puedo decir que hay que leerlo, aunque no se haya tenido la fortuna de convivirlo

Anónimo dijo...

XX dice:

Sr. Joan siento que este tan apenado. Le acompaño si es posible en la tristeza que tiene.

Un abrazo desde aqui.

Ignacio dijo...

Estoy completamente de acuerdo con vuestro comentario de hoy (y mira que es difícil).

Ullán es inmenso y por lo mismo inmensamente desconocido. ¡Qué lástima!

Un saludo,

Ignacio Fajardo

Ignacio dijo...

Vuelvo a comentar después de haber leído los anteriores (la primera vez no lo había hecho): Pero vamos a ve, ¿hablamos de poesía o de otras cosas?.
Me importa poco la vida de Ullán o de quien sea. Pero que su poesía es magnífica no lo puede ocultar ni su peor enemigo (so pena de quedar como un imbécil).

Hala, otro saludo.

Ignacio Fajardo

Anónimo dijo...

Aprendiz dijo:

Para volver a la serenidad y a la poesía, copio unos versos de Ullán.

"SI HAS LLEGADO hasta el trono, multiplica tu fe. Inmutable,
sé infiel al escarmiento de la cera.

Aquí, en el altivo campo de las ofrendas, una mano despoja y
reconoce las ardientes estrellas que florecen cuando toda
escritura se apaga. Así es mi canto: ausencia."

Anónimo dijo...

XX dice:

Mando este poema de Ullán. Un gran poeta sin ninguna duda.

TESTAMENTO

la voz es voz
hiciera
añicos las palabras redentoras

...la quijada blandida,
la mueca de tu hermano,
la saliva secreta, la agonía
capaz, de darte posesión primera,
última ya (oh cuerpo ensangrentado),
herencia de este salmo, tierra ajena,
fuga para siempre, libertad cautiva...

la voz es voz
no existe

no existe aroma nuevo

cerrad mis párpados

"Mortaja" 1970

jordi dijo...

Por desintoxicar un poco el ambiente poético que algunos crean a costa de su egote,
anonimito ¿que te han parecido las declaraciones de Almodovar sobre Boyero&Borja Hermoso y su retransmisión periodística de Cannes?

http://www.pedroalmodovar.es/PAB_ES_11_T.asp

Parece que en todas partes cuecen hostias pero no sé si en este caso me quedo con lo malo o con lo peor. Entre el petardo de Boyero y un Almodovar que agota casi a los franceses, ¿no se puede no elegir?

¿Has estado por allí? ¿Alguna peli recomendable además de la de Haneke?(que no sé si será recomendable, pero soy fiel a su versión de Funny Games y parece que no soy el único).

Hablando de violencia, no sé que tal estará la nueva de Park Chan-wook, que creo que ha sido Prix du Jury. ¿Qué opinas de este tío? ¿Y qué tal ha estado Un Certain Regard?

Abrazo

rubén m. dijo...

Boyero es uno de esos "críticos de prestigio" que por desgracia tanto abundan y que son más famosos por su prepotencia que por otra cosa. Se permite decir cosas como que Erice es un "juglar de los membrillos" o que Resnais le parece una chorrada incomprensible. Allí en Cannes dijo de Lars Von Trier, que no es santo de mi devoción, que era "para darle una hostia" por su nueva película (es literal, está en los vídeos de El País). Así que desde luego me quedo con Almodóvar, que por lo menos ha hecho algo en su vida, aunque se ha pasado cuatro pueblos también con lo de los testículos de don Carlos XD

saludos

helena dijo...

Sí, yo creo que también estaría del lado de Almodóvar aunque su cine no me guste nada. Pero es más bien porque el tal Boyero me gusta todavía menos. En el comunicado de apoyo a Boyero y demás que publica la redacción hay un párrafo interesante sobre la crítica:

"Debe saber el señor Almodóvar que la crítica es libre. Que el mismo derecho que él tiene para filmar lo que le da la gana, la opinión que tengan los críticos y el público sobre él es igual de soberana. Se permite el lujo el director a preguntar si nuestro periódico no encuentra a nadie mejor para enviar al festival de Cannes. No es él quien goza de ese criterio, ni de ese poder –pese a los muchos que despliega- de la misma forma que no somos nosotros quienes elegimos el reparto de sus películas."

Creo que algunas veces anonimito ha mencionado a varios directores excelentes de este país que viven en la oscuridad más absoluta. Me imagino que a ellos la reivindicación de Almodóvar les tiene que hacer poca gracia teniendo en cuenta la enorme presencia mediática que tiene.

Es una elección poco apetecible.

Anónimo dijo...

Al cine español le sobran estrellas por el lado de la crítica y la dirección y le falta muchísima promoción a las películas que verdaderamente arriesgan.

Aún así, el público no parece el más propicio para arriesgar. La primera película española por taquilla este año es "Fuga de cerebros", título irónico, cuyo reclamo principal es que la actriz protagonista se desnuda de cintura para arriba y es la actriz de una serie televisiva llamada Sin tetas no hay paraíso.

Con ese público, la distribución en manos de dos, con críticos como los que tenemos y con la prensa resaltando sólo a sus anunciantes, el mercado del cine no está, salvo para los elegidos, atravesando un buen momento precisamente.

Anónimo dijo...

Era el mejor.