viernes, 28 de marzo de 2008

Vicente Valero. Días del bosque. XX Premio Loewe

Comenzamos a realizar parte de los deberes atrasados. Como ya dijimos en su momento, de los libros que se nos han pasado por culpa de los premios, que tampoco han sido muchos, haremos contracrítica y crítica sólo de aquellos cumplan algunas de las dos condiciones siguientes: que o bien tengan una valoración alta por parte del colectivo y/o que sean poemarios que por su importancia mediático-poética no podamos dejar sin reseñar.

A este segundo grupo pertenece "Días del bosque". Vicente Valero ya había ganado el Loewe joven, coincidiendo en esto con otro Vicente, Gallego, casualidades de la vida. De nuevo, un premio Visor dado a un premiado Visor en un jurado con varios premiados visores. Casualidades de la vida, poética en este caso.

La crítica primera, como no, la realizó el másmejoramigo de la editorial: El Cultural. Ainhoa Sáenz de Zaitegui se encargó de darle forma. Para todos aquellos que necesiten una cierta dosis de humor en sus vidas, ahí va el enlace:

http://www.elcultural.es/HTML/20080313/LETRAS/LETRAS22656.asp

La reseña a nosotros nos produce urticaria, especialmente ese final apoteósico: "Este Loewe lo hemos ganado todos". Interesante también su afirmación: "Postmodernos que somos...". En fin, que la crítico quiere arrasar en los Ratzie del año que viene, y va por buen camino.

El triángulo Visor-El Cultural-Ainhoa se merece una nota de objetividad acorde con su manera de tratar el premio, a la editorial y casi a todo lo que empieza por v:

Objetividad a priori de la crítica en este caso según nuestra valoración: -10/10

Nuestra manía general a ciertos premios y al Loewe en particular hace que nos pongamos al nivel de nuestra amiga postmoderna: -10 / 10

Una vez desnudos todos, podemos comenzar.

Portada: nos recuerda a la portada de la rosa de García Posada pero sustituyendo la rosa por una hoja otoñal. Buen comienzo.

El libro se divide en tres partes: Poemas, Declaraciones y Discurso en verso. Los Poemas son en su mayoría poemas en prosa aunque también hay algún poema en verso. Las Declaraciones son explicaciones de cada uno de los poemas de la primera parte, explicaciones que suelen ser redundantes, y el Discurso en verso es un poema-resumen del libro.

El poemario parte de una idea conceptual, a la que se vuelve al final, basada en la nada original metáfora que asocia las palabras a las hojas de los árboles. Sin tirar de Internet ni de biblioteca, nos recuerda a Alexander Pope :"words are like leaves", siglo XVIII, a parte de alguna letra de canción pop que mejor olvidar.

El libro es, en su conjunto, una enorme antropomorfización de la vida del bosque, tal y como la hubiera escrito Walt Disney si se hubiera decidido a escribir poesía: el mirlo convoca a las palabras, el ciervo habla al poeta invitándole a un baño, el árbol sueña un montón de cosas, las palabras se sumergen en el río, los pájaros construyen ermitas y le rezan a Dios, el poeta la habla al "Ojo del bosque", el jilguero tiene una escuela musical, el viento busca al bosque para ser libre, el zorzal ama al limonero porque está más allá, la luz se recoge asustada, el bosque reclama las huellas, después del viento el bosque está siempre cansado, el sol tiene frío o hambre, etc.

Llega a haber momentos en que creemos estar a punto de ver a Blancanieves. El poeta se refiere a los pájaros en estos versos:

"Y el agua que vienen a beber en la palma de mi mano se parece a la luz, es un agua alegre que alumbra: mi mano es una fuente entonces.
Oh pájaro de Octubre. Oh sed tan luminosa".

¿Recuerdas una crítica Ainhoa en la que te ensañaste con los poemas que decían Oh?. Ay, qué mala memoria.

Un poemario tan basado en el lenguaje metafórico podría haber hecho un uso más brillante y original de tan difícil arte, pero en general falla y cae en el amaneramiento, ausencia de originalidad y sensiblería tan propios de los premios españoles Visor que se vienen concediendo últimamente: "el bosque secreto de las palabras", "La escritura de la primavera vierte su tinta de color...", "Tejieron una isla con el hilo pobre y transparente de los sueños", el alma es "cántaro del infinito", rebuscado con "el oficiante de la planimetría voladora", cursi en "la primavera...los baña siempre con agua de color, con perfumes amorosos", extrema originalidad en "Así fluye este río de palabras oscuras", cursi en "al bosque le he pedido que cuide de mi alma"...

El uso cromático de los colores, bastante abundante, tampoco es original: aire amarillo, piedras azules, fragmentos azules de un pan desconocido, alas azules de las mariposas, las venas azuladas, resina roja, venas blancas de las hojas, lluvia negra del bosque, sangre verde...

Hay obviedades convertidas en afirmaciones: "El aviador no es como el pájaro", y luego toda una "Declaración" para explicarnos por que no son iguales. Merecería una explicación si nos quisiera convencer de que son lo mismo, no de que son diferentes, porque ya lo sabemos. Pasa lo mismo en la Declaración V en donde el "Por eso digo" final es una explicación redundante e innecesaria. En el VI nos sorprende afirmando en hipérbaton: "Conocimientos de sí mismos no tienen los árboles". Importante descubrimiento. Vuelve a tratarnos como si no nos enteráramos de nada en el final de la Declaración XIV: "Por esta razón yo digo que mis pies aman la música". Después de leer el poema y las líneas precedentes de explicación, casi que lo sabíamos.

A veces aparece un sentido del humor involuntario cuando le pide al agua del bosque: "Hazme invisible".

Y otras veces parece que el escritor no se haya documentado bien en sus afirmaciones. ¿Quién ha dicho que en la noche no hay caminos ni senderos?. ¿Ni que los demonios no acompañen?. ¿Es el cernícalo el único que sale al encuentro del viento?. ¿El lobo tiene miedo a estar solo?. ¿A los árboles no les gusta el mar?. ¿Pero no es ibicenco?.

Y bueno, importante también es que el poeta se tenga en alta estima, como cuando pide al bosque que haga de su alma un cántaro para que media arca de Noé pueda "beber agua misericordiosa, agua del infinito".

Hay a pesar de todo, momentos más acertados, como el poema XII sobre los pájaros que se fueron y su declaración correspondiente, el poema XX sobre las manos y su declaración correspondiente, el XXIII sobre los espinos y su declaración mejor que el poema incluso, la declaración VI a pesar del comienzo, y la declaración XXIV. En la mayoría de estos poemas o explicaciones poéticas, el poeta minimiza la fábula antropomórfica y se dedica de verdad a escribir poesía con talento y oficio. El último poema, Discurso en verso, salva del suspenso al poemario y de nuevo Vicente demuestra un buen oficio y talento ausente en casi la totalidad del resto del poemario.

El gran problema de "Días del bosque" es que está basado en un universo mistérico que no sólo no resulta creíble sino que suena impostado, a fábula antigua, excesiva en su sentimentalidad, sensiblona, infantil a veces, y no en el mejor sentido de la palabra. Todo esa arquitectura del secreto, la fábula y el misterio cae en el primer poema porque no está construida. Al poeta se le olvidaron los cimientos. Si a eso se le añade un lenguaje metafórico amanerado y escasamente original, una métrica escuela Loewe (empieza con un alejandrino seguido de un endecasílabo), el poemario, más que atalaya de lo postmoderno, parece una representación adaptada del modernismo de principios del siglo XX.

En la última declaración el poeta termina diciendo "escribo estas palabras que son también hojas del bosque, hojas húmedas que anuncian su secreto". Y nos atrevemos a decir, siguiendo el lenguaje metafórico del poeta, que caerán pronto del árbol. No es un libro que, para nosotros, aguante varias lecturas.

Agradecemos, eso sí, la ausencia de dedicatorias a todos los amigos, tan propia de los loeweros, y de algunos antiloeweros también.

Las comparaciones son odiosas pero que el premio más mediático de poesía en España sea el Loewe nos lleva a recordar cuando el premio de poesía más famoso era el Adonáis: Claudio Rodriguez por "Don de la ebriedad", Hierro por "Alegría", Valente por "A modo de esperanza", Francisco Brines por "Las brasas", Diego Jesús Jiménez por "La ciudad", Felix Grande por "Las piedras", Mestre por "Antífona de Otoño"... Sin contar con algunos accésit (Caballero Bonald, Ángel González, Goytisolo..) que fueron mucho mejores que los premiados, caso del año de Montero. Afortunadamente nadie se cree hoy en día que el Loewe sea el premio de mayor calidad poética de España salvo los premiados, Ainhoa, Anson, la directora de El Cultural y alguno más. Más bien se está convirtiendo en un contraindicador. Es bueno que no exista el monopolio de calidad que tenía Adonáis hace 40 años. Pero también sería bueno que los buenos poetas que hay en España, y los buenos poemarios que se publican, tuvieran más luz de la que se merecen y de la que les dedica la mediocridad mediática que nos rodea.

Valoración del libro "Días del bosque": 5 / 10

martes, 25 de marzo de 2008

Premios Ausiás March a los mejores poemarios editados en España en 2007 en castellano

Hola poetas y amigos:

Llegó el momento deseado por todos. Ya tenemos los resultados finales y los comentarios a los premios. Y lo publicamos con nocturnidad y alevosía. La hora bruja. Las doce.

Antes de nada, cualquier premio tiene como consecuencia un mayor número de frustraciones que de alegrías. Nuestra opinión es una más, tan válida e inválida como cualquier otra. Lo importante es, amigos poetas, creer en vosotros mismos y leer más que escribir. A partir de ahí, la suerte, siempre necesaria, y el trabajo duro, pondrán las cosas, ojalá, en su sitio.

Algunos libros que nos gustaron especialmente y que no pueden estar en los premios por ser reediciones son: "Ciudad en obras" de Pedro Enríquez Martínez, "Los campos de Dios" de Rosa Diaz, ambos editados por Alhulia, o "Grietas. Poemas del Cabo de Gata" de Raúl Quinto, editado por La Garúa. Esperamos encontrar el hueco para de una u otra manera incluir alguno en nuestra sección de Secretos de Poesía.

Muchísimas gracias a todos por vuestra participación y por vuestro apoyo, en especial a los autores y editoriales que de manera anónima y numerosa, han querido participar en esta locura de proyecto.


Premio Ausiás March del público a los mejores poemarios en castellano publicados en 2007 en España

Estos son los premiados por vosotros con vuestro votos. Como viene siendo habitual, no comentamos vuestros votos aunque sí debemos aclarar una cosa. Se presentan ocho libros porque en realidad, el segundo libro más votado por vosotros, la obra completa de Rafael Cadenas, no cumple los requisitos que marcamos en cuanto a reedición. Más de un 25% del texto poético ya había sido publicado en la antología de Visor. En el mismo sentido también había sido publicado uno de los tres poemarios que contiene Calcomanías pero sí cumplía el requisito del 25%.

Nuestra más sincera enhorabuena a todos los premiados.




Votos
Total votos

318


1º Chantal Maillard (1951) Hilos 177
(Rafael Cadenas (1930) Obras enteras 136
2º Joan Margarit (1938) Casa de misericordia 103
3º Oliverio Girondo (1891-1967) Calcomanías 98
4º Juan Antonio González Iglesias (1964) Eros es más 85
5º Eduardo Moga (1962) Cuerpo sin mí 66
6º Clara Janés (1940) Espacios traslúcidos 52
7º Antonio Orihuela (1965) Durruti en Budilandia 41


Premios Ausiás March a los mejores poemarios en castellano publicados en 2007 en España


Presentamos a los ganadores por estricto orden alfabético de nombre. No hemos llegado a los siete poemarios en total porque no se ha producido la circunstancia de que hubiera siete poemarios que cada uno de los cinco miembros del colectivo votaran de manera individual. Tal circunstancia se ha producido en cinco poemarios. Al final de esta entrada tenéis los resultados individuales de cada miembro del colectivo. De nuevo, enhorabuena a los ganadores.


Antonio Cisneros por "Un crucero a las islas Galápagos". Edita Pre-textos: En menos de cuarenta páginas de prosa poética, termino que Antonio odia, este poeta peruano nos transporta en sus cantos marianos a mundos imaginarios, y a veces casi reales, de los que no nos gustaría salir. Es Cisneros en estado puro: simbolismo, misticismo, un sentido del humor tan elegante como a veces negro, una particular visión de la especie humana, animales fetiche...Esta vez alejado de diálogos superfluos o historicistas, Cisneros se centra en su yo, en su vejez y en lo que le rodea abandonando la épica y adoptando un tono más íntimo y cercano, pero a la vez maravilloso por su valentía y su optimismo. El poeta crea su propia religión, seculariza a la Virgen y la hace tan humana como cualquiera de nosotros. Un magnífico poemario.


Chantal Maillard por “Hilos”. Edita Tusquets: Hilos es un libro en donde el dolor interior de la poeta es descrito tanto en el fondo como en la forma del poemario. La fragmentación del verso, su reducción hasta casi la unidad, el recortado sintáctico de la frase a través de la elipsis, la puntuación y el anantapódoton, las repeticiones numerosas tanto en anadiplosis como en epanodiplosis ayudando a crear un ambiente difícilmente soportable. La metapoesía, la reflexión, todo se mezcla en un poemario original en su planteamiento estético, de una arquitectura desenfocada, que tiene sus mayores virtudes tanto en la habilidad técnica de la poeta como en la enorme capacidad de comunicación lírica de algunos poemas. Por el lado negativo encontramos un abuso, en determinados momentos, de ciertas figuras retóricas ya comentadas, una excesiva repetición de conceptos y reflexiones, algunas ramificaciones que nos alejan y se pierden y un exceso de versos en varios poemas sin cuya presencia el poemario no perdería nada y ganaría en agilidad y capacidad de reelectura. Aún así y con todo, uno de los mejores poemarios publicados en 2007.


Jorge Riechmann por “Conversaciones entre alquimistas”. Edita Tusquets: Encontramos en este libro las mismas virtudes y los mismos defectos que han acompañado a este poeta durante años. Por una parte, brotes de talento muy brillantes en unos poemas, en donde se muestra hasta donde podría llegar el poeta si se centrara en el aspecto lírico de su poesía. Por otra parte, el esfuerzo por colocar eslóganes y "vender" ideología ya vendida, la falta de ritmo poético y un exceso de narratividad, pretensiones y prosaísmo contrarrestan parte de los méritos que el talento de este poeta muestra. Si el poemario tuviera 50 páginas menos sería el mejor libro de 2007 sin discusión. Como está se queda en uno de los mejores poemarios de 2007, lo cual tampoco está nada mal.


Oliverio Girondo por “Calcomanías”. Edita Renacimiento:
Excelente edición de los tres primeros poemarios del argentino Oliverio Girondo. Su desbordante imaginación, su atrevimiento brutal en su vanguardismo, sus imágenes brillantes, capaz de sorprender en cada nuevo verso, sea en prosa poética o en verso, su inteligentísimo sentido del humor, su ternura, sensualidad...Un poeta que conmueve, que emociona, que hace pensar, que provoca preguntas, que estremece, desgarra, hace reir, llorar. Un poeta que ya es un clásico. Vértigo.


Rómu
lo Bustos por “Sacrificiales”. Edita veintisieteletras: Extraordinario como los anteriores es el nuevo poemario del colombiano Rómulo Bustos. De una agudeza lírica enorme, el poeta canta a lo pequeño. Con la mirada de niño, de buen poeta, mira a la naturaleza y lo cotidiano y nos saca de donde nos ha metido en un solo verso, lo diario mezclado con la ciencia. A veces un humor salvífico, a veces una religión de nuevo propia convertida en poesía, la poesía a su vez como sacramento. En ocasiones, el poema se acerca en exceso a lo narrativo y pierde cierta tensión lírica que se recupera casi de inmediato. Una pequeña joya.


Accésit a los Premios Ausiás March a los mejores poemarios en castellano publicados en 2007 en España

Los siguientes poemarios han obtenido tres de los cinco votos del colectivo. En teoría deberían de ser finalistas. Pero dado que ningún poemario ha obtenido cuatro votos, y ante la disyuntiva de dejar los accésit desiertos o bajarlos a tres votos, hemos optado por lo más generoso para los autores. Son accésit del premio los siguientes poetas:


Juan Antonio Marín por "Ciudad Iluminada". Edita Vitruvio: Una de las sorpresas de los premios. Un poeta que ganó el Adonais cuando todavía no había bajado la calidad de un premio que lo fue todo durante décadas, Juan Antonio nos trae un poemario en prosa que sin duda es uno de los mejores poemarios en prosa del año. Los setenta poemas giran en torno a la ciudad, y lo hacen desde una sencillez poco impostada, desde una reflexión serena y consecuente, con una capacidad de observación de auténtico poeta. Juan Antonio conseguir dar un ritmo natural a su prosa nocturna, nos hace vivir sus vivencias, compartimos sus reflexiones, su sentido del humor, sus imágenes brillantes, su soledad y su alucinógeno lirismo, capaz de brotar de los sitios más insospechados.


Miguel Bermejo por “Lúpulo Fernándes de Silva”. Edita Icaria: Probablemente uno de los libros más originales del año. Miguel Bermejo tiene voz propia y singular, lo demuestra en cada una de las páginas de su libro, y eso hace que el libro sea personal e intrasferible. El autor parece que ha bebido en las mejores fuentes del creacionismo, el surrealismo y el irracionalismo y nos presenta una fábula alegórico-lírica que dice mucho más de lo que parece en una primera lectura, y que lleva envuelta en papel oscuro una carga de profundidad terrible y maravillosa. Un poemario atrevido, oscuro, de una combinación narrativo-lírica difícil de lograr, bello y terrible a la vez, celiano, que pasa a ocupar un lugar único en la poesía publicada en 2007. Si éste ha sido su primer poemario, no podemos dejar de pensar en el segundo.


Rodolfo Hinostroza por “Poesía completa”. Edita Visor: Otra de las apuestas editoriales arriesgadas del año. Se inicia con uno de los poemarios fundamentales de la segunda mitad del siglo XX en Perú, "Consejero del lobo", poemario sólo por el cual vale la pena comprar el libro, como heredero del simbolismo de Saint-John Perse con detalles de Pound. Su segundo libro, "Contranatura", es un libro claramente influenciado por el vanguardismo, que fue premiado en España a comienzos de los 70, cosa que ahora veríamos como imposible, y que Rodolfo llevó hasta casi el extremo con una poesía fragmentaria, cargada de signos, donde el significante puede ser tan importante como el significado…Con un lenguaje lírico de imágenes poderosas, Rodolfo es a la vez bíblico, vanguardista, ritual, mistérico, culturalista, mágico, astrólogo, biógrafo…Un libro recomendable escrito por una compleja personalidad.


Yaiza Martínez Montesdeoca por "El hogar de los animales Ada". Edita Devenir: Otra de las agradables e inesperadas sorpresas con la que nos hemos encontrado. En tan sólo su segundo poemario, Yaiza nos introduce en un matriarcado poético repleto de símbolos y de mitos reinventados. Con un verso muchas veces corto, denso y afilado, el poema se oscurece ante la necesidad de lo que nos rodea, y se superponen distintos planos de realidades, incluyendo lo palpable y lo onírico, el poema y el metapoema, lo fantástico y lo cotidiano. Un libro profundo, enigmático, bello y diferente.


Verónica Volkow por "Litoral de Tinta". Edita Renacimiento: Es cierto que la mejicana Verónica Volkow no es la poeta más original de su país, y que la sombra de Octavio Paz es alargada y profunda. Pero hay algo en esta poeta que la hace estar muy por encima de la media. Para empezar, una poesía como la suya muy basada en la imagen y la metáfora, ha de ser brillante para que a estas alturas nos conmueva poéticamente. Y Verónica es brillante en sus imágenes. Sus descripciones, especialmente cuando vienen acompañadas de una profunda capacidad de reflexión, son poesía pura. Cuida bien los finales, maneja el ritmo minuciosamente, a veces se excede en sus enumeraciones metafóricas pero en general el elevado lirismo, a veces frío y a veces emotivo, cautiva al lector. Si Trotsky levantara la cabeza estaría orgulloso de su nieta rubia y mejicana (y esto no es una metáfora).


Finalistas a los Premios Ausiás March a los mejores poemarios en castellano publicados en 2007 en España

Los siguientes libros han obtenido dos de los cinco posibles votos que podían obtener. Dado que los libros con tres votos han sido considerados como accésit, por lógica los libros con dos votos serán considerados como finalistas.

Estos han sido los finalistas, por orden alfabético:


Adolfo Burriel por "La memoria es el viaje". Edita Vitruvio.

Angel Guinda (1948) por "Claro interior". Edita Olifante Ediciones.

Antonio Méndez Rubio (1967) por "Para no ver el fondo". Edita Ediciones Idea.

Begoña Callejón Aliaga (1976) por "Extraña claridad". Edita Devenir.

Carlos Pardo (1975) por "Echado a perder". Edita Visor.

Carmen Ana (1959) por "Vitral". Edita Torremozas.

Eduardo Mitre (1943) por "Vitrales de la memoria". Edita Pre-Textos.

Eduardo Moga (1962) por "Cuerpo sin mí". Edita Bartleby Editores.

Emilio Ruiz Barrachina (1963) por "Arroyo". Edita Sial/Contrapunto.

Ernesto Pérez Zúñiga (1971) por "Cuadernos del hábito oscuro". Edita Candaya.

Hugo Gutierrez Vega (1934) por "Antología con dudas". Edita Visor.

Jesús Jiménez Dominguez (1970) por "Fundido en negro". Edita DVD.

Juan Carlos Abril (1974) por "Crisis". Edita Pre-Textos.

Julio César Quesada Galán (1978) por "Tres veces luz". Edita La Garúa.

Luis Carlos López (1883-1950) por "Posturas difíciles". Edita Renacimiento

Luis Rogelio Nogueras (1945-1986) por "Hay muchos modos de jugar". Edita Visor.

Manuel García (1966) por "Poemas para perros". Edita Point de lunettes.

María do Cebreiro Rábade (1976) por "Objetos perdidos". Edita Trea.

Miguel Angel Muñoz Sanjuán (1961) por "Cartas consulares". Edita Calambur.

Rosana Curiel Defossé (1957) por "El buen amor siempre tiene dientes en la boca". Edita Baile del Sol.

Vinyet Panyella (1954) por "Taller Cézanne". Edita La Garúa.


Premio especial del jurado

De manera extraordinaria, dado que se trata de un libro reeditado en más de un 25%, el jurado acuerda por unanimidad conceder el Premio especial del jurado a las "Obras enteras" de Rafael Cadenas, editado por Pre-textos. Desde esta modesta tribuna apoyaremos cualquier iniciativa para que Rafael Cadenas, nacido en 1930, sea premiado con el Premio Cervantes, que sin lugar a dudas merece desde hace ya tiempo. Por supuesto, no es el único que lo merece pero quizás sea el más urgente.


Apéndice de premiados por miembro del colectivo

Miembro nº1

Antonio Cisneros (1942) Un crucero a las islas galápagos Pre-textos
Antonio Méndez Rubio (1967) Para no ver el fondo Ediciones Idea
Begoña Callejón Aliaga (1976) Extraña claridad Devenir
Carlos Pardo (1975) Echado a perder Visor
Carmen Ana (1959) Vitral Torremozas
Chantal Maillard (1951) Hilos Tusquets
Diego Medrano Fernández (1978) El viento muerde La Garúa
Emilio Ruiz Barrachina (1963) Arroyo Sial/Contrapunto
Ernesto Pérez Zúñiga (1971) Cuadernos del hábito oscuro Candaya
Joaquín Iriarte Callejas El segundo principio de la termodinámica Ediciones Idea
Jorge Riechmann (1962) Conversaciones entre alquimistas Tusquets
Juan Antonio Marín (1968) Ciudad iluminada Vitruvio
Julio César Quesada Galán Tres veces luz La Garúa
Luis Rogelio Nogueras (1945-1986) Hay muchos modos de jugar Visor
Manuel García (1966) Poemas para perros Point de lunettes
María do Cebreiro Rábade (1976) Objetos perdidos Trea
María Eloy García (1972) Cuanto dura cuanto El Gaviero
Miguel Bermejo (1952) Lúpulo Fernandes de Silva Icaria
Oliverio Girondo (1891-1967) Calcomanías Renacimiento
Rafael Cadenas (1930) Obras entera en verso y prosa. Pre-Textos
Rafael Fombellida (1959) Canción oscura Pre-Textos
Rodolfo Hinostroza (1941) Poesía completa Visor
Rómulo Bustos (1954) Sacrificiales Veintisiete letras
Vinyet Panyella (1954) Taller Cézanne La Garúa



Miembro nº2

Alfonso Berrocal (1973) La habitación del huesped Vitruvio
Angel Guinda (1948) Claro interior Olifante Ediciones
Ángeles López (1969) Mishima, locura por el mundo Huerga y Fierro
Antonio Cisneros (1942) Un crucero a las islas galápagos Pre-textos
Antonio Orihuela (1965) Durruti en Budilandia Baile del Sol
Begoña Callejón Aliaga (1976) Extraña claridad Devenir
Chantal Maillard (1951) Hilos Tusquets
Ernesto Pérez Zúñiga (1971) Cuadernos del hábito oscuro Candaya
Francisco Onieva Ramírez (1976) Perímetro de la tarde Rialp
Hugo Gutierrez Vega (1934) Antología con dudas Visor
Jesús Jiménez Dominguez (1970) Fundido en negro DVD
Jorge Riechmann (1962) Conversaciones entre alquimistas Tusquets
Juan Antonio Marín (1968) Ciudad iluminada Vitruvio
Juan Carlos Abril (1974) Crisis Pre-Textos
Luis Carlos López (1883-1950) Posturas difíciles Renacimiento
Luisa Futoransky (1939) Següana Barrosa EH Ediciones
Manuel Jurado López (1942) En cielo ajeno Algaida
Oliverio Girondo (1891-1967) Calcomanías Renacimiento
Rafael Cadenas (1930) Obras entera en verso y prosa. Pre-Textos
Ricardo Díez Pellejero (1971) El cielo del sol mecido Olifante Ediciones
Rómulo Bustos (1954) Sacrificiales Veintisiete letras
Silvano Andrés de la Morena (1953) Castilla, roca y verbo Celya
Verónica Volkow (1955) Litoral de tinta Renacimiento
Yaiza Martínez Montesdeoca (1973) El hogar de los animales Ada Devenir



Miembro nº3

Adolfo Burriel La memoria es el viaje Vitruvio
Antonio Cisneros (1942) Un crucero a las islas galápagos Pre-textos
Carlos Pardo (1975) Echado a perder Visor
Chantal Maillard (1951) Hilos Tusquets
Dolan Mor (1968) Nabokov's butterflies Editorial Aqua
Eduardo Mitre (1943) Vitrales de la memoria Pre-Textos
Eduardo Moga (1962) Cuerpo sin mí Bartleby Editores
Emilio Arnao (1966) Entre la carne y la rosa Calima
Emilio Ruiz Barrachina (1963) Arroyo Sial/Contrapunto
Héctor Arnau (1976) Y el hambre y los ciegos Huesos Húmeros
Joaquín Pérez Azaustre (1976) El precio de una cena en Chez Moritz Algaida
Jorge Riechmann (1962) Conversaciones entre alquimistas Tusquets
Julio César Quesada Galán (1978) Tres veces luz La Garúa
Julio Espinosa (1974) NN Gens
María do Cebreiro Rábade (1976) Objetos perdidos Trea
Miguel Angel Muñoz Sanjuán (1961) Cartas consulares Calambur
Miguel Bermejo (1952) Lúpulo Fernandes de Silva Icaria
Miguel Galanes (1951) La vida por dentro Huerga & Fierro
Oliverio Girondo (1891-1967) Calcomanías Renacimiento
Rafael Cadenas (1930) Obras entera en verso y prosa. Pre-Textos
Rómulo Bustos (1954) Sacrificiales Ventisiete letras
Rosana Curiel Defossé (1957) El buen amor siempre tiene dientes en la boca Baile del Sol
Rubén Martín (1980) Radiografía del temblor Renacimiento
Verónica Volkow (1955) Litoral de tinta Renacimiento


Miembro nº4

Ana Isabel Conejo Alonso (1970) Rostros Hiperión
Antonio Cisneros (1942) Un crucero a las islas galápagos Pre-textos
Antonio Méndez Rubio (1967) Para no ver el fondo Ediciones Idea
Beatriz Russo (1971) La prisión delicada Calambur
Carmen Ana (1959) Vitral Torremozas
Cesar Ibáñez París (1963) Églogas invernales Vitruvio
Chantal Maillard (1951) Hilos Tusquets
Hugo Gutierrez Vega (1934) Antología con dudas Visor
Jorge Riechmann (1962) Conversaciones entre alquimistas Tusquets
Juan Antonio Marín (1968) Ciudad iluminada Vitruvio
Juan Carlos Abril (1974) Crisis Pre-Textos
Luis Carlos López (1883-1950) Posturas difíciles Renacimiento
Luis Rogelio Nogueras (1945-1986) Hay muchos modos de jugar Visor
Manuel García (1966) Poemas para perros Point de lunettes
María Salvador Cabrerizo (1986) El origen de la simetría Icaria
Mariano Peyrou (1971) Estudio de lo visible Pre-Textos
Oliverio Girondo (1891-1967) Calcomanías Renacimiento
Peru Saizprez (1971) Un corazón con pelos Arrebato Libros
Rafael Cadenas (1930) Obras entera en verso y prosa. Pre-Textos
Rodolfo Hinostroza (1941) Poesía completa Visor
Rómulo Bustos (1954) Sacrificiales Ventisiete letras
Sara Mesa Villalba (1976) Este jilguero agenda Devenir
Vinyet Panyella (1954) Taller Cézanne La Garúa
Yaiza Martínez Montesdeoca (1973) El hogar de los animales Ada Devenir


Miembro nº5

Adolfo Burriel La memoria es el viaje Vitruvio
Angel Guinda (1948) Claro interior Olifante Ediciones
Antonio Cisneros (1942) Un crucero a las islas galápagos Pre-textos
Chantal Maillard (1951) Hilos Tusquets
David González (1964) Algo que declarar Bartleby Editores
David Moreno Hernández (1978) Parole, parole y otras palabras Trashumantes
Eduardo Mitre (1943) Vitrales de la memoria Pre-Textos
Eduardo Moga (1962) Cuerpo sin mí Bartleby Editores
Jesús Jiménez Dominguez (1970) Fundido en negro DVD
Jorge Riechmann (1962) Conversaciones entre alquimistas Tusquets
José Cereijo (1957) Música para sueños Pre-Textos
Juan José Almagro Iglesias (1966) El hombre bañera Bartleby Editores
Miguel Angel Muñoz Sanjuán (1961) Cartas consulares Calambur
Miguel Bermejo (1952) Lúpulo Fernandes de Silva Icaria
Oliverio Girondo (1891-1967) Calcomanías Renacimiento
Oscar Curieses (1972) Sonetos del útero Bartleby Editores
Rafael Cadenas (1930) Obras entera en verso y prosa. Pre-Textos
Reyes Cáceres Molinero Vivir en ámbar Verbum
Rodolfo Hinostroza (1941) Poesía completa Visor
Rómulo Bustos (1954) Sacrificiales Ventisiete letras
Rosana Curiel Defossé (1957) El buen amor siempre tiene dientes en la boca Baile del Sol
Sara Herrera Peralta (1980) La selva en que caí Torremozas
Verónica Volkow (1955) Litoral de tinta Renacimiento
Yaiza Martínez Montesdeoca (1973) El hogar de los animales Ada Devenir



lunes, 17 de marzo de 2008

Chantal Maillard y Jorge Riechmann en versión 2.0

Hola amigas y amigos:

Sentimos el retraso en dar a conocer los premios. La tarea es tan compleja como agotadora. Recta final.

Como algunos recordaréis, hace tiempo se cambió a nuestro titular que escribe las críticas. Desde ese momento, muchos de vosotros nos habéis escrito para que rehiciéramos las críticas de "Hilos" y de "Conversaciones entre alquimistas". Pues aquí están, para quien le apetezca leernos durante esta santa semana. Si alguno quiere añadir un comentario sobre cualquiera de las dos, os pedimos que por favor lo haga en la entrada respectiva.

Gracias a todos y nos vemos pronto. Pasadlo bien estas fiestas y sed prudentes en la carretera. Sólo ahí.

Crítica de "Hilos":

http://criticadepoesia.blogspot.com/2007/07/sobre-la-crtica-de-el-cultural-hilos.html

Crítica de "Conversaciones entre alquimistas":

http://criticadepoesia.blogspot.com/2007/06/contracrtica-primera-semana-de-junio.html

lunes, 10 de marzo de 2008

Premios Gilgamesh y Arthur Rimbaud a los mejores poemarios de 2007 traducidos al castellano

Hola a todos y todas:

Hemos decidido comenzar por dar a conocer en primer lugar los premios Gilgamesh y Rimbaud a los mejores poemarios editados y traducidos en España, dado que al final nos ha resultado más "sencillo", y además, tenemos la sensación de que las mayores expectativas están en los premios a los mejores poetas españoles, así que dejaremos estos últimos para el final.

Sin duda, ha habido unos cuantos poemarios publicados en 2007 que habrían estado en esta lista si no hubieran sido reediciones. Entre estos podemos nombrar a Ungaretti, a Gottfried Benn, a Ives Bonnefoy, a Philip Larkin, a Stephen Spender o Auden por nombrar a los más conocidos.

Antes que nada, muchísimas gracias a las editoriales que han colaborado de manera desinteresada prestándonos su material, y muchas gracias también a los que habéis votado a la lista de mejores poemarios traducidos.

Estos han sido vuestro votos, que al ser vuestra decisión no vamos a comentar. Al final de esta larga entrada, tendréis los datos pormenorizados tanto de vuestros votos como de los nuestros, en un apéndice.


Premio Nacional Gilgamesh, votado por el público, a los mejores poemarios traducidos al castellano en 2007 (por orden de mayor número de votos)

1º.- William Carlos Williams (1883-1963) por "Cuadros de Brueghel". Norteamericano. Edita Lumen. Traducción de Juan Antonio Montiel.

2º.- Seamus Heaney (1939) por "Distrito y circular". Edita Visor. Inglés. Traducción de Dámaso López.

3º.- Adonis (1930) por "Primer cuerpo…último mar". Edita Huerga y Fierro. Sirio. Traducción de Rosa Isabel Martínez Lillo.

4º.- Adam Zagajewski (1945) por "Antenas". Edita Acantilado. Polaco. Traducción de Xavier Farré.

5º.- François Cheng (1929) por "La escritura poética china seguido de una antología de poemas de los Tang". Chino. Edita Pre-Textos. Traducción de J. Delmont y E. Montejo.

6º.- Anne Carson (1950) por "Hombres en sus horas libres". Edita Pre-textos. Canadiense. Traducción de Jordi Doce.

7º.- Jorie Graham (1950) por "La errancia". Edita DVD. Norteamericana. Traducción de Julián Jiménez Heffernan



Premio Nacional Arthur Rimbaud a los mejores poemarios traducidos al castellano en 2007 (por orden alfabético de autor)

Los siguientes poemarios fueron votados unánimemente por todos y cada uno de los cinco miembros del colectivo. Hacemos un breve comentario de cada libro sin que pueda llegar a hablarse de reseña.

- Adonis (1930) por "Primer cuerpo…último mar". Edita Huerga y Fierro. Sirio. Traducción de Rosa Isabel Martínez Lillo: Como dijimos en su día cuando realizamos la crítica de este libro, "Primer cuerpo...último mar" es un poemario que trata sobre todo del amor, aunque por supuesto va más allá de él, o mejor dicho, explora otros territorios adyacentes. Lo mejor del poemario se encuentra cuando Adonis, como ha hecho de manera más profunda en otros poemarios como "El libro", se vuelve complejo, creativo, innovador, hermético, torrencial, místico, surreal y profeta. Es cuando la poesía de Adonis se convierte en visión, "ru'ya", en "un salto hacia afuera del orden establecido", cuando Adonis se hace grande. Cuando nos recuerda que el sufismo y el surrealismo tienen mucho en común. Es ese Adonis, que encontramos por supuesto en este libro, aunque nos hubiera gustado verlo en toda su presencia, el poeta extraordinario y sublime.

- Al Berto (1948-1997) por "El miedo". Edita Pre-textos. Portugués. Seleccionan y traducen Cidalia Alves dos Santos y Javier García Rodríguez: Ya habían sido publicados poemas de este libro. De los tres libros editados antes sobre el autor, "La secreta vida de las imágenes", por Amarú, y "Una existencia de papel", por Pre-textos, contienen poemas también incluidos en esta antología. Pero el libro tiene más de tres cuartos de textos no reeditados y por tanto puede participar. "Canto del amigo muerto" y "Luminoso afogado" se publicaron en un mismo libro de Celya y no aparecen en este libro. En este singular autor se confabulan de una parte irracionalismo, de otra malditismo, más vital que literario, hedonismo, patetismo, erotismo, un cierto nihilismo, todo ello envuelto en un celofán transparente y ensuciado, propio de ciertas prácticas sexuales. Es decir, una combinación explosiva que la mayoría de las veces, sobre todo cuando abandona el territorio narrativo y se sumerge de lleno en el lírico, hace que la poesía entré directamente en vena de manera extraordinariamente lírica. Un poeta maravilloso.

- Denise Levertov (1923-1997) por "Arenas del pozo". Edita La poesía, señor hidalgo. Selecciona y traduce José Manuel Rodríguez Herrera. Esta sorpresa nos la chafó, para bien del editor, Babelia y Martín López Vega. Como dijimos hace poco en la crítica de este libro, un poemario que aúna a la vez mística y cotidianidad, capaz de atrapar la epifanía del momento espiritual y sensitivo. En él, los lectores encontrarán esa iluminación de revelaciones que ayuda a sobrevivir, a sobrevivir en espíritu a la vez que en cuerpo. Alta poesía.

- Hilda Doolittle (1886-1961) por "Helena en Egipto". Norteamericana. Edita Igitur. Traduce Alfredo Martínez: H.D. nos contó en este maravilloso poemario la versión femenina de la eterna heroína griega. A modo casi de respuesta a los Cantos de Pound, Helena en Egipto es un tratado de modernismo imaginista de una tensión lírica casi inconcebible para un poemario tan largo. Cada vez que se relee este libro, aparecen nuevas y escondidas joyas que todavía lo iluminan más. Esta Helena mucho más profunda y verdadera que la de Homero, se sumerge en las profundas formas de peregrinaje interior y de autoreconstrucción y logra convertirse en uno de los personajes femeninos más complejos de la historia de la literatura. Una historia épica sin historia, visionaria, de un lenguaje sencillo, que constituye una de los poemarios que mayor profundidad han alcanzado a la hora de entender la psicología del personaje, todo escrito de una manera profundamente lírica y poética.

- Jorie Graham (1950) por "La errancia". Edita DVD. Norteamericana. Traducción de Julián Jiménez Heffernan: Escrito por una de las poetas norteamericanas más importantes de los últimos 30 años, "La errancia" es Jorie Graham sin añadidos ni complementos. Es una poesía compleja, casi hermética a veces, de largos poemas en las mejores ocasiones, que deben ser leídos como quien bebe un whiskey de muchos años, con lentitud, sin prisas, con ganas de volver. Jorie es maestra en retórica en Harvard, y con esa base teórica monumental que tiene, retuerce la sintaxis y nos corta a mitad de frase, o nos deja un espacio en blanco para nosotros pongamos la palabra, o comienza a mitad de verso, todo con un dominio exacto de lo que hace, de donde está una vez acabado su triple salto mortal. Con una visión poética majestuosa, elegante, en donde la religión, casi obsesiva, se intrinca en la cotidianidad o en imágenes absolutamente originales, Jorie se transforma en una iluminada que habla una poesía tan compleja como grande es la recompensa de su entendimiento.

- Varios por "La diferencia entre Pepsi y Coca-Cola. Antología de poesía norteamericana contemporánea". Edita Vitruvio. Selecciona y traduce Julio Mas Alcaraz: Es curioso que la primera vez que leímos en castellano a Jorie Graham fue en esta antología, a la que meses más tarde se unió el libro de "La errancia". De los diez autores que nos propone el traductor y antólogo, dos poetas ya habían sido en parte traducidas al español, Sharon Olds y Louise Glück, y Billy Collins que salió casi a la vez en un libro de Bartleby, al que al final del año siguió un libro también de DVD. El resto de poetas incluidos en este libro son: Robert Hass, James Tate, David Lehman, Tony Hoagland, Dean Young y Denise Duhamel. Algunos de estos otros poetas verán a la luz próximamente nuevos libros, lo que de alguna manera confirma el acierto a la hora de elegir los poetas. Además, el mismo acierto se consigue en la selección de poemas, que sin duda están entre los mejores de cada uno de los poetas seleccionados. La mayoría de los poemas son auténticas obras maestras que deberían de estudiarse en cualquier escuela de poesía. Y algunos, en contra de la opinión de algún mediático, son poemas a la vez maravillosos y divertidos. Por lo demás, cada poeta consigue conservar su voz original, riesgo que siempre suele aparecer en las antologías traducidas, y cada poeta es muy distinto del resto, lo que convierte al libro en algo rico, lejos de maniqueísmos de escuelas. La antología es bilingüe. Un excelente retrato de la mejor poesía norteamericana del momento.

- William Carlos Williams (1883-1963) por "Los cuadros de Brueghel". Edita Lumen. Traduce Juan Antonio Montiel: Aunque hemos encontrado alguna crítica a la traducción de este libro en Internet, ningún poemario es perfecto y mucho menos una traducción, la importancia del libro y el ser una novedad ha contrarrestado los posibles y en todo caso pequeños defectos de traducción del poemario. Además, el poemario es bilingüe por lo que se puede apreciar en toda su fuerza la sonoridad y ritmo del "variable foot" que inventó este médico que pasará a la historia por su poesía. A veces irregular, algo común en sus poemarios, sin embargo "Cuadros de Brueghel" contiene algunos de los momentos más inspirados del autor. Sus poemas, como suele ser habitual, son breves, concisos, encabalgados con la precisión de un cirujano, sensoriales frente a la reflexión, lo cotidiano visto casi fotográficamente, sin adornos, visual, tal cual. Puro WCW. Poesía.


Accésit Premio Nacional Arthur Rimbaud a los mejores poemarios traducidos al castellano en 2007 (por orden alfabético de autor)

Estos poemarios fueron votados por cuatro de los cinco miembros del colectivo:

- Billy Collins (1941) por "Navegando a solas por la habitación". Edita DVD. Norteamericano. Traduce Eduardo Moga: Este poemario bilingüe es una recopilación de poemarios anteriores del autor. En él quizás encontramos al Collins más prototípico: metáforas brillantes, finales muy cuidados, un afinado sentido del humor, lo cotidiano llevado a veces a lo más profundamente lírico, casi a lo sublime. Collins no tiene buena prensa entre sus colegas. Vende demasiados libros para ellos y es muy claro en su poesía. Lo cierto es que es tan claro como difícil de imitar. Lorca o Alberti también fueron poetas populares que escribieron unos cuantos poemas al alcance de un lector normal de poesía, y eso no significa que el poeta sea menos poeta. Tan buen poeta es Billy Collins como Jorie Graham. Y el que no sepa disfrutar de ambos se está perdiendo una poesía muy buena.

- Georg Johannesen (1931-2005) por "Antología poética". Edita Bassarai Ediciones. Noruego. Traduce Francisco J. Uriz: La antología de Johannesen se divide en 5 partes, además de los cuatro poemas de Tu Fu. Sin duda, la más relevante, y uno de los poemarios más importantes para la poesía del siglo XX en Noruega, es Ars moriendi, un poema dividido en sietes semanas, los siete pecados capitales, en donde cada día es un poema distinto de tres estrofas de tres versos. Aparentemente difícil, la ausencia de rebuscamientos léxicos así como de retórica hace que la dificultad sea menor, y la lectura del poema se abre a múltiples significados y referencias de una manera natural, nada forzada. Al final del libro el propio poeta dedica un par de páginas a darnos claves de la simbología del poemario, pero puede leerse perfectamente sin la ayuda. En el resto del libro, bilingüe, se incluye tanto lo que podría considerarse una continuación de Ars moriendi, Ars vivendi, como otros poemarios muy bien seleccionados que nos presentan a un poeta mucho menos simbólico que en los Ars pero de una extraordinaria intuición lírica para la imagen y el verso. Un poeta muy interesante, inédito, hasta lo que nosotros sabemos, en España.

- Ghérasim Luca (1913-1994) por "El inventor del amor / La muerte muerta". Rumano. Edita La poesía, señor hidalgo. Traducción de Eugenio Castro: Contiene dos poemarios: "El inventor del amor" y "La muerte muerta". De muy interesante se puede calificar el rescate de este poeta surrealista, políticamente incorrecto y de gran sentido del humor, bastante negro a veces, que emigró a Francia y escribió en francés parte de su obra. Aquí se presenta la versión francesa de los poemas a parte de la versión en castellano. Perteneciente al grupo de Bucarest, que a mediados de los años 40 produjo una especie de renacimiento del surrealismo desde su aislamiento forzado, surrealismo que proponía como novedad una mayor implicación del arte en la lucha por cambiar el mundo. "El inventor del amor" tiene algo de manifiesto poético pero sobre todo es un canto al amor, sin duda original, por cuanto tiene de violento e intranquilizador, de reinvención del propio amor, y de locura en el sentido de extremo. "La muerte muerta", por otra parte, trata en mayor medida de la propia muerte, aunque comienza con un acto amoroso, como espejo de contrarios del primer poemario, y nos habla de la soledad y del suicidio, aunque siempre con un inteligente y corrosivo sentido del humor. En resumen, un poeta que además entretiene, sorprende, lúcido, genial y divertido. Un magnífico re-descubrimiento.



Finalistas Premio Nacional Arthur Rimbaud a los mejores poemarios traducidos al castellano en 2007 (por orden alfabético de autor)

Estos poemarios fueron votados por tres de los cinco miembros del colectivo:

- Anne Carson (1950) por "Hombres en sus horas libres". Edita Pre-textos. Canadiense. Traduce Jordi Doce: Auténtico melting pot el de Anne Carson en este libro. Acude por una parte al ya antiguo oficio de cambiar de espacio-tiempo a los mitos grecolatinos, a la intertextualidad, salvaje en ocasiones, neologismos, irracionalismos, pura posmodernidad. Una parte importante del texto difícilmente entraría en la categoría de poesía por su acentuado prosaísmo incluyendo géneros tan dispares como el cuento o el ensayo. Pero es en los momentos verdaderamente poéticos, de una clara naturaleza fragmentaria y yuxtapuesta, poemas fracturados a propósito, desubicados de su semántica y sintaxis en cada giro, en donde Carson logra los mejores momentos de su libro. En el peor de los casos, Anne Carson hace pensar, aunque no sea poesía. En casi ningún momento encontraran los lectores un ritmo poético, ni siquiera dodecafónico. Pero es de agradecer el enorme riesgo que Anne asume en cada libro.

- Anne-Marie Berglund (1952) por "El alba en pedazos". Edita Alhulia. Finlandesa. Traducción de David Guijosa Aeberhard: Poeta de poemas cortos, a veces de dos versos, esta finlandesa que escribe en sueco presenta un poemario algo irregular en cuanto a calidad pero en el que hay un buen número de poemas de factura notable. Muchas veces es una sola idea, una breve reflexión, incluso una frase, la que constituye el poema. Otras veces, en poemas más largos, la poeta se atreve a introducir imágenes surrealistas y lo hace en el momento más adecuado. Y en otras la poeta nos sorprende con un giro social inesperado o con un detalle cotidiano marcado por un único verso. Hay también una cierta mirada existencial que a veces se manifiesta de manera expresionista. En definitiva, una poeta con un estilo muy peculiar y muy definido. A destacar el excelente poema que comienza con el verso "Nuestra madre muere en la cruz".

- C.K. Williams (1936) por "Reparación". Edita Bartleby Editores. Norteamericano. Traduce Jaime Priede: A veces, si uno lee superficialmente a C.K, puede llegar a creer que está leyendo prosa y no verso. Pero este poeta tan bueno está solo jugando con nosotros y tarde o temprano llegará la poesía en ese mismo poema y lo hará de manera deslumbrante. Con versos algo más cortos de lo que acostumbra, "Reparación" es uno de los mejores poemarios de C.K., que brilla sobre todo con su forma rica y detallada de describir el mundo que le rodea, sea para reflexionar sobre el mismo o casi por el mismo y maravilloso hecho de la contemplación.

- Henrik Nordbrandt (1945) por "Armenia". Edita Bassarai Ediciones. Danés. Traducción de Francisco J. Uriz: Un poemario original que gira en torno al holocausto armenio perpetrado por los turcos a comienzos del siglo XX, pero que sirve como muestra de la estupidez y la irracionalidad de cualquier guerra. Apenas dividido intuitivamente por los espacios de las hojas, el poema se desarrolla de manera casi ininterrumpida, manejando con enorme habilidad las partes más narrativas para dotarlas siempre de un componente lírico. Aunque a veces peca de un excesivo alargamiento del poema, hay momentos de verdadera genialidad por parte del poeta, que construye un juego de espejos, metáforas, narraciones y horrores que conecta directamente con nuestra situación actual y con fenómenos tan corrientes ahora mismo como el exilio. Memoria de la historia versus memoria personal, Armenia es un poemario que se lee de una sola vez, escrito por uno de los mejores poetas nórdicos vivos del momento.

- Sebastiano Grasso (1947) por "El talco bajo las bailarinas". Edita Huerga y Fierro. Italiano. Traducción de Fabio Rodríguez Amaya y Nieves Arribas Esteras: Esta magnífico poemario de amor sobre Giuliana, que tiene voz en el poemario a diferencia de otras amadas, y al que el protagonista contesta en cada poema, es un poemario de amor epistolar. Poesía en prosa, apasionada y erótica en fondo y forma, moderna en su uso del lenguaje, desprovisto de cualquier adorno innecesario, Sebastiano logra por una parte que su prosa sea verdaderamente poética y que la narración subyacente, la historia de los dos enamorados a lo largo del tiempo, nos interese. En la segunda parte, el sujeto masculino transforma todo su amor en un odio adolescente y creíble, mediocre, y por tanto, real. Un excelente poemario, prologado por José Saramago.

- Wislawa Szymborska (1923) por "Dos puntos". Edita Igitur. Polaca. Traducción de Gerardo Beltrán y Abel A. Murcia Soriano: Termina el poemario como anuncia el título. Con dos puntos y el vacío. En su segundo poemario tras la consecución del nobel, Wislawa nos presenta un poemario con algunos poemas excelente como "La cortesía de los ciegos" o "Monólogo de un perro con la historia" que si se hubieran mantenido en el resto del libro habría sido un libro claramente ganador. Su poesía continúa siendo aparentemente simple, sucinta, de una enorme dificultad, sin embargo, en la traducción por lo "cotidiano" de su lenguaje, por la búsqueda de rimas más o menos evidentes. Quizás esa cotidianidad, su lucidez y aparente sencillez, es lo que ha hecho de ella una poeta popular, como lo fue Frost. Un libro que, a pesar de los altibajos, se queda acaba demasiado pronto.

- Yannis Ritsos (1909-1990) por "Testimonios II y III". Edita Icaria. Griego. Traducción de Román Bermejo: La segunda y tercera parte de Testimonios nos presenta al Ritsos de poema corto, alejado de los largos monólogos dramáticos de otros poemas. Es el poeta que habla de la vida que le rodea quien se pronuncia en estos testimonios, sea como observador de su propia existencia, como reflexión del pasado griego en su confluencia con el presente, o como anecdotario. Y lo hace Ritsos muchas veces mezclando la fantasía dentro de la realidad como si en realidad fuera una sola, soñando despierto en su sencillo mundo para transformarlo a su antojo, punteando con brillantes imágenes algunos de los versos, otras veces dejando caer el peso del poema enteramente en su reflexión u observación. Uno de los mejores poetas griegos del siglo XX.


Semifinalistas Premio Nacional Arthur Rimbaud a los mejores poemarios traducidos al castellano en 2007 (por orden alfabético de autor)

Estos poemarios fueron votados por dos de los cinco miembros del colectivo:

Christoph Martin Wieland (1733-1813) por "Juno y Ganímedes". Edita Bartleby Editores. Traducción de Ibón Zubiaur.

Nathan Zach (1930) por "Continente perdido". Edita Visor. Traducción de Jenaro Talens.

Park Je-Chun (1945) por "La canción del dragón y otros". Edita Verbum. Traducción de Ming Yong-Tae.

Apéndice

Distribución de los votos recibidos por los lectores:


Votos Total Votados


318 209
William Carlos Williams (1883-1963)
78 24,53% 37,32%
Seamus Heaney (1939)
64 20,13% 30,62%
Adonis (1930) 62 19,50% 29,67%
Adam Zagajewski (1945) 49 15,41% 23,44%
François Cheng (1929) 37 11,64% 17,70%
Anne Carson (1950) 34 10,69% 16,27%
Jorie Graham (1950) 22 6,92% 10,53%


Votos de cada uno de los cinco miembros del colectivo Addison de Witt:


Miembro 1

Adam Zagajewski (1945) Antenas
Adonis (1930) Primer cuerpo…último mar
Al Berto (1948-1997) El miedo
Anne Carson (1950) Hombres en sus horas libres
Anne-Marie Berglund (1952) El alba en pedazos
Billy Collins (1941) Navegando a solas por la habitación
C.K. Williams (1936) Reparación
Denise Levertov (1923-1997) Arenas del pozo
Georg Johannesen (1931-2005) Antología poética : Ars moriendi, Ars vivendi y otros poemas
Hilda Doolittle (1886-1961) Helena en Egipto
Jorie Graham (1950) La errancia
Nathan Zach (1930) Continente perdido
Park Je-Chun (1945) La canción del dragón y otros
Varios La diferencia entre Pepsi y Coca-Cola. Antología
William Carlos Williams (1883-1963) Los cuadros de Brueghel


Miembro 2

Adonis (1930) Primer cuerpo…último mar
Al Berto (1948-1997) El miedo
Billy Collins (1941) Navegando a solas por la habitación
Christoph Martin Wieland (1733-1813) Juno y Ganímedes
C.K. Williams (1936) Reparación
Denise Levertov (1923-1997) Arenas del pozo
Georg Johannesen (1931-2005) Antología poética : Ars moriendi, Ars vivendi y otros poemas
Ghérasim Luca (1913-1994) El inventor del amor / La muerte muerta
Hilda Doolittle (1886-1961) Helena en Egipto
Jorie Graham (1950) La errancia
Park Je-Chun (1945) La canción del dragón y otros
Varios La diferencia entre Pepsi y Coca-Cola. Antología
William Carlos Williams (1883-1963) Los cuadros de Brueghel
Wislaya Szyborska (1923) Dos puntos
Yannis Ritsos (1909-1990) Testimonios II y III


Miembro 3


Adonis (1930) Primer cuerpo…último mar
Al Berto (1948-1997) El miedo
Anne-Marie Berglund (1952) El alba en pedazos
Denise Levertov (1923-1997) Arenas del pozo
Georg Johannesen (1931-2005) Antología poética : Ars moriendi, Ars vivendi y otros poemas
Ghérasim Luca (1913-1994) El inventor del amor / La muerte muerta
Henrik Nordbrandt (1945) Armenia
Hilda Doolittle (1886-1961) Helena en Egipto
Jorie Graham (1950) La errancia
Nathan Zach (1930) Continente perdido
Sebastiano Grasso (1963) El talco bajo las bailarinas
Varios La diferencia entre Pepsi y Coca-Cola. Antología
William Carlos Williams (1883-1963) Los cuadros de Brueghel
Wislaya Szyborska (1923) Dos puntos
Yannis Ritsos (1909-1990) Testimonios II y III



Miembro 4

Adonis (1930) Primer cuerpo…último mar
Al Berto (1948-1997) El miedo
Anne Carson (1950) Hombres en sus horas libres
Billy Collins (1941) Navegando a solas por la habitación
C.K. Williams (1936) Reparación
Denise Levertov (1923-1997) Arenas del pozo
Ghérasim Luca (1913-1994) El inventor del amor / La muerte muerta
Henrik Nordbrandt (1945) Armenia
Hilda Doolittle (1886-1961) Helena en Egipto
Jorie Graham (1950) La errancia
Sebastiano Grasso (1963) El talco bajo las bailarinas
Varios La diferencia entre Pepsi y Coca-Cola. Antología
William Carlos Williams (1883-1963) Los cuadros de Brueghel
Wislaya Szyborska (1923) Dos puntos
Yannis Ritsos (1909-1990) Testimonios II y III


Miembro 5

Adonis (1930) Primer cuerpo…último mar
Al Berto (1948-1997) El miedo
Anne Carson (1950) Hombres en sus horas libres
Anne-Marie Berglund (1952) El alba en pedazos
Billy Collins (1941) Navegando a solas por la habitación
Christoph Martin Wieland (1733-1813) Juno y Ganímedes
Denise Levertov (1923-1997) Arenas del pozo
Georg Johannesen (1931-2005) Antología poética
Ghérasim Luca (1913-1994) El inventor del amor / La muerte muerta
Henrik Nordbrandt (1945) Armenia
Hilda Doolittle (1886-1961) Helena en Egipto
Jorie Graham (1950) La errancia
Sebastiano Grasso (1963) El talco bajo las bailarinas
Varios La diferencia entre Pepsi y Coca-Cola. Antología
William Carlos Williams (1883-1963) Los cuadros de Brueghel

viernes, 7 de marzo de 2008

In memoriam Isaías Carrasco


Esta no es una entrada de poesía y nada tiene que ver con ella. Ni es una entrada "guay" ni políticamente correcta. Ni vamos a poner un poema. Que quede claro si alguien quiere seguir leyendo. No era este el siguiente post que queríamos escribir. Ni mucho menos. Ni esto es un blog de política, entre otras razones porque nuestras ideas políticas son tan marginales y minoritarias que se escriben con minúscula y tampoco creemos que interesen. Evidentemente, el siguiente breve párrafo tiene unos únicos destinatarios: los asesinos y sus encubridores y simpatizantes.

El fin no justifica los medios y estamos hasta las narices de gritároslo y que baséis vuestra patética lucha en orinar esquinas como perros y pegar tiros por la espalda. Isaías era otro inocente más y no sólo porque todo existencia es inocente, queridos malnacidos. Tenéis nuestro correo en buzondewitt@gmail.com. Ojalá mañana mismo nos deis la oportunidad de gritaros bien alto a la cara: ¡cobardes hijosdeputa!.

sábado, 1 de marzo de 2008

Mejores y Peores Críticas de Poesía en 2007 según los lectores

Comenzamos el goteo de premios, como dijimos, por los premios a los críticos. En este caso habéis sido vosotros, y sólo vosotros, quienes habéis votado. Sólo uno de cada cinco votos, aproximadamente, contenía votos a los críticos y, de estos, hubo más correos votando a las peores críticas que a las mejores. Por tanto, según las reglas que establecimos, se presentan tanto las mejores como las peores críticas de poesía de 2007. Agradecemos a todos vuestra participación, también a los que habéis votado por Addison de Witt, lo cual se nos olvidó señalar que, obviamente, no es válido.

Dado que es vuestra opinión, plural y democrática, no vamos a hacer ningún comentario sobre los distintos premiados. Lo dejamos a vosotros. El orden de las dos categorías se ha realizado en base al número de votos recibidos. Muchas gracias a todos.


Mejores críticas de poesía en 2007 según los lectores

1º.- Antonio Colinas por "Las bodas de Pentecostes", de Philip Larkin. Edita Lumen. La crítica se publicó en El Cultural.

2º.- Antonio Ortega por "Los cuadros de Brueghel" de William Carlos Williams. Edita Lumen. La crítica se publicó en Babelia.

3º.- Jaime Siles por "Antenas", de Adam Zagajewski. Edita Acantilado. La crítica se publicó en ABC.

4º.- Angel Luis Prieto de Paula por "Obra completa de Pedro Salinas". Edita Castalia. La crítica se publicó en Babelia.

5º.- Chantal Maillard por "La escritura poética china" de François Cheng. Edita Pre-Textos. La crítica se publicó en Babelia.


Peores críticas de poesía 2007 según los lectores

1º.- Ainhoa Sánez de Zaitegui por "Hilos" de Chantal Maillard. Edita Tusquets. La crítica se publicó en El Cultural.

2º.- Túa Blesa por "El libro de la egoísta" de Yolanda Castaño. Edita Visor. La crítica se publicó en El Cultural.

3º.- Ainhoa Sánez de Zaitegui por "Eros es más" de Juan Antonio González Iglesias. Edita Visor. La crítica se publicó en El Cultural.

4º.- Luis Antonio de Villena por "Rojo y sepia" de Vicente Núñez. Edita Visor. La crítica se publicó en Babelia.

5º.- Francisco Díaz de Castro por "Dinero", de Pablo García Casado. Edita DVD. La crítica se publicó en El Cultural

En relación a la distribución de los votos, el resultado se puede ver más abajo. En total se recibieron 318 correos con voto. La cifra nos parece algo baja teniendo cuenta que en estos momentos el blog se acerca a las trescientas visitas al día, la mayoría de las cuales son de usuarios únicos. Comparado esto con blogs más generalistas son unas cifras bajas pero como blog de poesía y sólo de poesía, nos parecen unas cifras muy respetables y sólo podemos dar miles de gracias a todos vosotros.

De los 318 correos con votos recibidos, 55 correos incluyeron votación a las mejores críticas y 67 a las peores críticas (todos los que votaron a la peor crítica también lo hicieron a la mejor).

Así, como ejemplo de cómo funciona la tabla, Antonio Colinas fue votado dentro de la categoría de mejor crítica por un 6,60% del total de votos y por un 38,18% del total de personas que votaron a la mejor crítica. Igualmente, Ainhoa, por su crítica de Hilos, fue votada dentro de la categoría a peor crítica por un 13,21% del total de votos recibidos y por un 62,69% del total de personas que votaron a la peor crítica.



Total Votados
Antonio Colinas 6,60% 38,18%
Antonio Ortega 5,66% 32,73%
Angel Luis Prieto de Paula 5,03% 29,09%
Jaime Siles 4,09% 23,64%
Chantal Maillard 3,77% 21,82%







Total Votados
Ainhoa Sáenz de Zaitegui 13,21% 62,69%
Túa Blesa 9,75% 46,27%
Ainhoa Sáenz de Zaitegui 8,18% 38,81%
Luis Antonio de Villena 4,40% 20,90%
Francisco Díaz de Castro 3,46% 16,42%


Se permite la reproducción total o parcial de este artículo siempre que sea citada la fuente.