lunes, 24 de septiembre de 2007

El Cultural, tercera semana de Septiembre

Dos críticas esta semana en El Cultural, escritas por dos de nuestros críticos "favoritos": el idílico Blesa y la hiperbólica Ainhoa.

Túa Blesa, con esa mordaz y agresiva crítica que le caracteriza, que lo acerca a personajes míticos comoHeidi, nos hace un nuevo laudatorio, en este caso, oh no, de Luis Antonio Villena García, sobre cuyo verdadero nombre existe una curiosa discusión en su página wiki. LAVG aparece en la foto con la barbilla en un ángulo ligeramente inferior a los 45 grados respecto a la horizontal de su cuello, lo cual es toda una noticia en este señor de ángulos imposibles.

LAVG nos trae esta vez una rabiosamente actual antología de los poetas que giraron en torno a la revista Cántico.

Valoración de la objetividad del crítico en este caso: 4 / 10

La antología de LAVG carece de cualquier interés. Una antología puede tener sentido cuando el número de poetas incluido es una buena muestra de un universo poético grande, o cuando los libros incluidos son difíciles de encontrar, o incluso cuando se quiere aumentar el círculo de amistades, algo que LAVG lleva haciendo décadas con mayor o menor éxito. En este caso, el grupo de poetas es muy pequeño, y además es relativamente sencillo encontrar sus libros.

Entendemos dentro del aire partidista que asola a la poesía española el hecho de que los novísimos sigan reivindicando al grupo de poetas en torno a Cántico, empezando por Carnero en los 70 y siguiendo hasta nuestros días. Paternidades aparte, a nosotros esta antología, como mucha de la poesía de postguerra con excepciones muy notables, se nos antoja absolutamente prescindible.

Valoración del libro Los poetas de Cántico: 5 / 10.

Y seguimos. Nuestra querida Ainhoa critica esta semana el libro de Antón Vallet Pujol "Diarios de Robinson". Llega con un poco retraso la crítica porque este libro, ¿por qué no lo dice la crítica?, fue ganador del premio de poesía "Ciudad de Torrevieja", en el año 2005, en jurado presidido por José Manuel Caballero Bonald, que si no recordamos mal, abandonó el jurado de dicho premio, aunque por culpa del premio de novela creemos, y no ha vuelto a aparecer por la ciudad enladrillada.

Valoración de la independencia de la crítica: 7 / 10

Vallet llevaba 25 años sin escribir y casi podríamos haber estado otros 25 años más perfectamente sin sus poemas, especialmente esos poemas cortos que, de tanto querer ser nada, consiguen llegar a serlo. En algunos momentos el poeta llega a ser irritante (
Discúlpame/ por todo lo que/nunca te diré) aunque unas pocas veces surge la llama de la poesía: (Elegir una ruta y andarla y desandarla/en largas caravanas de ida vuelta/ para hacerla más honda cada vez). Un poemario muy irregular, con momentos monótonos, de relleno, y algún momento brillante puntual, como las apariciones de este señor que se levanta cada cuarto de siglo.

Sin comentarios a la nueva comparación "made in Ainhoa" de poeta versus mito. Esta vez le tocó a Daniel Defoe, "temerario lector". Los últimos párrafos de esta señora, animando al lector a jugarse la vida en cada crítica y comparando al autor con cualquier dios que se le antoje, sí que comienzan a ser dignos de una antología. Y pensar que nos gustaste mucho...

Valoración del libro "Diarios de Robinson": 5 / 10

1 comentario:

Sonia dijo...

Un par de apuntes sobre vuestro comentario. Me resulta extraño que no os guste los poetas en torno a Cántico, vosotros que habéis comentado en varias ocasiones la importancia que para vuestro gusto estético tiene la metáfora y la imagen.

Respecto a Luis Antonio, estoy de acuerdo en las bromas respecto a su personaje, me reí bastante con de lo la barbilla :), pero no sólo es un buen poeta, como comentasteis en un post previo, sino que es un señor muy prolífico. Se le podrá acusar de partidista, todos los somos, y habría que recordar que la mayor parte de los poetas de Cántico eran homosexuales, por ejemplo, pero publica muchos libros y anima al sector cultural.

Respecto a Ainhoa, no me creo que se crea sus comparaciones. Me parece que es una manera que tiene ella de intentar acercar al lector a la poesía. El problema es que olvida que la mayoría de los que leemos esa columna, igual que la mayoría que leemos poesía, somos poetas, y claro, los pelos como escarpias. Pero os recuerdo una primera crítica de ella, yo también puedo ser contracrítica de los contracríticos :p, en la que decíais que estaba entre lo mejorcito del panorama crítico.

Saludos bichos