lunes, 5 de noviembre de 2007

Modificado. Contracrítica a Babelia, primera semana de Noviembre, 2007. Crítica. Comentario de plata. El 84%

**CAMBIADO TRAS DESCUBRIMIENTO DE RESEÑA**

Habríamos preferido que nuestro comentario número 50 en este blog hubiera tenido otro protagonista.

Pero una no elige sus celebraciones, sino que son ellas las que nos eligen.

Y la plata tiende a amarillear enseguida.

El nuevo Babelia, en su segundo entrega, casi se olvida de la poesía. Ha tenido que ser un lector avispado quien nos dijera que en la página 17 había una reseña de poesía. Quince líneas firmadas por un amputado A. Ortega.

La última crítica de Antonio Ortega en Babelia antes de ésta, si no nos equivocamos, fue de un libro de W.H. Auden. Hemos contado las palabras que tenía dicha crítica: 754 palabras. La crítica de la pasada semana de Mariano Peyrou: 118 palabras. Esto supone una reducción de 84% en el tamaño del texto. La jibarización del crítico y su trabajo.

¿Se puede hacer una crítica con 100 palabras, señores de Babelia?.


En realidad, visto lo visto, tampoco cambia mucho el discurso de este post, pero al menos no nos quedamos sin velas para celebrar nuestro aniversario. Pero nos pondremos el 84% menos.

Nosotros somos muy cortazarianos, aunque esté de moda ningunear Rayuela, y estamos encantados de descubrir un relato nuevo de ese dios argentino. Pero sobraban páginas después de las dedicadas a Julio para incluir aunque fueran reseñas tipo Marca. Bueno, en realidad las reseñas de Marca son más grandes como puede observarse:

http://tiramillas.recoletos.es/libros/resenas/resenas051019/marzal.html

Tenemos la impresión de que mientras que dure el nuevo formato nos podemos olvidar, salvo para libros muy mediáticos, de críticas de poesía, y como mucho tendremos reseñas. Nosotros sufrimos una degradación similar y pasamos a ser contrareseñistas. ¿Veis como teníamos razón guardando la identidad?. ¿Cómo puede ser una contrareseñista y decírselo a alguien con la cara alta?.

Dejando las bromas a parte, Babelia está poniendo a la poesía en el sitio exacto que ocupamos en la realidad de este país. En la nada. Es verdad que se compran más libros de poesía que antes, pero sólo porque ahora hay más poetas, que somos los que compramos mayoritariamente los libros de poesía.

En la educación, la poesía o bien se utiliza para que los niños aprendan a memorizar (fantástica primera impresión y manera de introducir la poesía como el mayor coñazo del mundo) o bien se da un tipo poesía a adolescentes que ni entienden ni les hablan de sus problemas. A partir de ahí, ya ni hablamos del ciudadano medio, metido en su mundo de hipotecas y exclavitudes, que no le permiten ver más allá de una vida basada en el consumo y en el trabajo. Generalidades generalizadas.

Lo cual nos llevaría al hecho de que la poesía no existe salvo para los propios poetas, con las excepciones que algunos premios o muertes producen en los medios.

En realidad, tampoco se hunde el mundo si los periódicos dejan de hacer crítica de poesía. No afectaría a las tres o cuatro editoriales que ocupan el 80% de las reseñas, porque con la fotito y poco más consiguen los lectores que compran por ver un libro reseñado en un periódico. Por el lado positivo, ganaríamos en la democratización de la crítica poética y probablemente Internet se convertiría en un foco de crítica plural, hacia donde quizás terminen enfocándose parte de nuestro esfuerzo contracrítico. Las ventajas son una mayor pluralidad de autores, un mayor número de críticos y, en definitiva, más democracia y más voces. Por el lado negativo, el gueto se hace más evidente.

En realidad, cuando salgan al mercado libros que Babelia considere de interés general, como por ejemplo el próximo de García Montero, es muy posible que el espacio dedicado sea incluso superior a lo normal. En este más que probable caso, iremos a una polarización de la poesía entre la mediática y la inexistente, que no sería buena pero que vemos como inevitable a nivel "mass media".

Internet puede ser el puntal principal por donde se desarrolle buena parte de la crítica en el futuro. La oportunidad está ahí para todos vosotros. Aprovecharla.

Besos a todos.

************************AÑADIDO A POSTERIORI**************************

Contrareseña del libro "Estudio de lo visible", de Mariano Peyrou. Edita Pre-textos. Escribe la reseña Antonio Ortega.

No hay nada relevante que sepamos que afecte a la objetividad de Antonio Ortega en esta reseña.

Valoración a priori de la objetividad del crítico en nuestra opinión: 8 /10

Realmente sería absurdo tratar de hacer una valoración de la reseña de Antonio. No estamos de acuerdo cuando escribe que "la escritura de Mariano es una de las propuestas más lúcidas de la poesía reciente". Hay escrituras mucho más lúcidas. En los demás, para el poco espacio que tiene, lo hace bien.

Por el lado positivo, hay que decir que la poesía de Mariano ha mejorado considerablemente desde su primer poemario "La voluntad de equilibrio". Se le nota mucho más leído y su poesía lo agradece. La poesía de este poeta de origen argentino está algo por encima de la media de los poetas de su generación, lo cual puede tener la lectura positiva de que no está mal o la negativa de que sus compañeros generacionales no lo son tanto. Juzguen ustedes.

En los diversos libros de este autor hemos ido observando diferentes estilos, que en algunos casos tenías ciertos denominadores comunes como el uso de la yuxtaposición, un lenguaje coloquial, ecos de filosofía occidental, y un cierto gusto por que el poema resultara más oscuro que claro, oscuridad a veces forzada y a veces natural..

En el nuevo libro, Mariano reduce algo el tamaño habitual de sus poemas, ya no abusa tanto de la implantación de diversos planos narrativos en un mismo poema, incluso descontextualiza el entorno narrativo, y consigue comenzar a tener un estilo propio, todavía lastrado por multiples lecturas. Es una poesía concentrada, microfiltrada, tan concentrada que el poeta sólo puede acertar o fallar de pleno, y ambas cosas ocurren a lo largo del poemario, con más fallos que aciertos en nuestra opinión.

Y con esa sensación cerramos el libro. Con la sensación de que podía haber ido mucho más allá de lo que fue. Quizás una cadencia más lenta en la publicación de los libros y una mayor dosis de autocrítica y revisión permitan que futuros poemarios de Mariano logren el nivel que a veces, este libro, parecía prometer.

Valoración del libro "La voluntad del equilibrio": 6 / 10

20 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Entonces el libro de Mariano Peyrou que se reseña no es de poesía?

Addison de Witt dijo...

Sí lo es, señor anónimo. Es un libro de poesía.

Lo que no es poesía son nuestras pupilas, que entre tanta imagen y tan poco texto, salen confundidas.

Muchas gracias. Haremos contrareseña.

Anónimo dijo...

Microreseña más bien. Quince líneas en una columna en la que ni el nombre de Antonio cabe entero. Como cinco líneas de una página normal. En el nuevo Babelia Antonio se llama A. No es como para tirar cohetes, vamos. Pero queda muy moderno.

Dentro de poco, las reseñas irán en lenguaje sms, para que quepa más y ahondar en la modernidad. Y además se podrán mandar por el móvil.

Y el domingo, gratis con El País, ¿por qué no una lupa?.

sho dijo...

Amaré a Julio Cortázar sobre todas las cosas.

Ander dijo...

Hola de nuevo:

de nuevo suscribo las palabras de Addison. Y de nuevo me parece bien que se le dedique tanto espacio a Cortázar. Un autor que a mí a estas alturas no me gusta (y ahora me saltará alguno a la yugular por ello, jeje, no se puede tocar a los popes; aclararé que fue mi autor favorito en la adolescencia, pero ahora, a los 30, sus libros se me caen de las manos, como buena parte de la literatura fervorosamente devorada en aquel tiempo), pero del que reconozco sus méritos indiscutibles y el lugar merecidísimo que ocupa en la historia de la literatura.

Sólo quería añadir una cosita, ampliando la reflexión certera de Addison: y es que no sólo pierde la poesía en el nuevo Babelia. También el ensayo, también buena parte de la novela más seria... No nos engañemos, el nuevo Babelia es un completo disparate que sólo privilegia la imagen (no en vano conserva, si no amplía, el espacio destinado a artes escénicas e incluso estrena sección de cine y dvd, antes inexistente). Imagen, imagen, imagen de principio a fin. y quien no tenga imagen que vender o tendrá una reseña irrisoria o directamente el olvido.

Y un último y cariñoso apunte: a mí las mujeres poetas sí me parecen fotogénicas, y bastante atractivas en general.

Saludos.

M. dijo...

Jajaja, sí, algunas somos fotogénicas; yo, por ejemplo, más guapa en foto que en la realidad. Pero ni con esas conseguiré nada ;)

Addison de Witt dijo...

Modificado el texto con algún nuevo dato interesante

Anónima dijo...

Gracias por lo que nos pueda caer, Ander. Yo creo que los poetas lo que despertamos es morbo en los no poetas, pero a lo mejor soy muy optimista.

Por cierto, no sé si estoy muy de acuerdo en lo que dices de ensayo. Entiendo que los libros que vienen sobre Cesar y Cicerón son ensayos históricos y ocupan una página entera como "libros de la semana". Luego es verdad que hay una pequeña reseña al lado de la de poesía, "La mujer moderna y sus derechos". Pero en la página 18 hay una entrevista a Antonio Valdecantos sobre su libro de ensayos "La moral como anomalía". Ocupa una página entera. Y la siguiente página entera es otro ensayo, en este caso del archifamoso y riquísimo Al Gore: "El ataque contra la razón". Es decir, yo creo que el ensayo sale ganando en el nuevo Babelia, salvo que tengamos una definición distinta de lo que es ensayo.

Y en realidad otras artes más populares como la música, la pintura, las exposiciones, el teatro o el cine parecen salir también favorecidos. En general, todo lo que sea imagen en detrimento de las letras ha salido favorecido.

Los grandes perdedores serían la poesía y la literatura infantil/juvenil, a mi juicio.

Por cierto, Addison, que la estadística del 84% es demoledora y habla y explica todo por sí misma.

Anónimo dijo...

La novela infantil y juvenil nunca tuvo espacio en Babelia, excepto cuando llegaban las Navidades y su consumo desenfrenado, y salía el especial libros con una sección infantil y juvenil.

Ha salido perdiendo, como dice Addison, la poesía, y también la narrativa no comercial, es decir: primeras novelas, o segundas y terceras de autores no consagrados, que son casi todos.

En cuanto al ensayo, creo que el enfoque es el mismo que el de la narrativa: ensayo comercial. Al Gore para todos.

Yo propongo otro código deontológico para los suplementos. Me parece incluso más urgente que el de los premios pues, mal que nos pese a todos, los suplementos siguen siendo el lugar de referencia de muchos lectores.

Felicidades por el blog.

Joan dijo...

Pues yo voy a discrepar con el resto. Me parece perfecto que las reseñas se queden en cien palabras. Seamos sinceros. Anteriormente un cuarto de las reseñas se usaban para meter datos biográficos sin interés, otro cuarto para el resumen tipo contraportada sobre de que va el libro, otro cuarto eran versos del propio libro y el último cuarto era la opinión generosa del crítico con el autor. Así que si nos quedamos sólo con la parte final, como parece, nos libramos de algo que a mí personalmente no me interesaba y que era muchas veces relleno.

Nada hay que pueda ser usado contra una imagen, señores. Están, y estamos, perdidos.

ramón dijo...

Personalmente, me parece una aberración considerar a Leopoldo María, famoso más por excentricidad y padres que por méritos literarios, como el mejor autor de su generación, por encima de Gimferrer, Talens o Aníbal Núñez. Por otra parte, con sintagmas como 'sentidos sensoriales' estáis perdiendo un lector. Saludos

Montse dijo...

Personalmente me parece una "aberración" que la opiniones de los demás te parezcan una aberración sólo porque no coinciden con la tuya, "ramón". Eso tiene un adjetivo, o incluso un sintagma, que seguro que se te ocurre.

Decir que Leopoldo María es famoso por sus excentricidades es desconocer la realidad de una enfermedad mental y, por supuesto, no tener ni idea de su obra. Este señor que te parece tan inferior a la copia de la copia manierista que escribe Gimferrer tiene tesis doctorales de unos cuantos países europeos y americanos. Y tiene una serie completa de poemarios publicados a finales de los 60 y en la década de los 70, tan geniales como inimitables. Y no me estoy refiriendo sólo a "Así se fundó Carnaby Street".

Si no respetas a los demás, no pidas respeto para ti.

Addison de Witt dijo...

Hola a todos,

Ander, recogeremos todos y cada uno de los trozos que se te caigan de las manos :p. Y nuestro equipo tanto masculino como femenino apoya incondicionalmente el morbazo y atractivo de nuestras poetas. Gracias por la parte que nos "toca".

Anónima, habría que acordar la definición de ensayo. Pero parece que estamos de acuerdo en que la poesía es posiblemente el arte más perjudicado.

Anónimo, muy bueno lo de Al Gore para todos jajaj. Desgraciadamente, tienes razón respecto a los autores consagrados. Se va a polarizar todavía más la diferencia entre mediáticos y no mediáticos.

Joan, eres demasiado pesimista. Hay gente en Babelia que tiene cosas interesantes que contar. Con todos sus fallos y problemas.

Ramón, por supuesto que el sintagma no es ortodoxo. Era una licencia poética, un guiño si quieres. No podemos gustar a todo el mundo ni pretendemos hacerlo. Respecto a tu "me parece una aberración", estamos de acuerdo en ese punto con Montse. Nosotros no diríamos que tu gusto poético es una aberración. Respecto a Aníbal, no estaba incluido en el canon que mencionó Silva y por tanto en ningún momento hablábamos de él. Nos gusta la gente crítica y os publicaremos sin cortapisas vuestras opiniones, pero por favor, intentar ser constructivos.

Gracias a todos por la participación.

Ander dijo...

Me refería al ensayo "serio" (todo lo entrecomillado que queráis), que cultivan editoriales como Pre-textos y otras. El ensayo filosófi co a la antigua usanza no parece que vaya a ser la apuesta del nuevo Babelia. Modestamente me considero un lector omnívoro, y lo que me ofrece ahora Babelia me desalienta: encuentro poco, en cualquier género, de mi interés. En poesía, poquísimo, o nada, tal como están las cosas. Pero seguiremos husmeando por bibliotecas y librerías, donde afortunadamente siempre hay alguna novedad interesante que no reseñan los medios.

A Montse una observación: estoy de acuerdo contigo, pero creo que decir que Panero tiene tesis doctorales en varios países tampoco es garantía de nada. Es un poeta muy bueno con o sin tesis doctorales. Lo digo porque aquí criticamos mucho a los premios,y con razón, pero también la academia es criticable, y no creo que en ningún caso las tesis doctorales, libros o conferencias que se hagan sobre un autor sean un baremo para medir su calidad.

Para anónima: morbo no, sino sana contemplación de la belleza (a lo mejor soy un ingenuo tontorrón por decir esto, jeje).

Addison de Witt dijo...

Anónimo,

Se nos pasó decirte que tenemos un código deontológico para suplementos:

http://criticadepoesia.blogspot.
com/2007/10/cdigo-deontolgico-
addison-de-witt-para_07.html

Está en una entrada del mes de octubre.

Abrazo

Montse dijo...

Hola Ander,

A mi parece que son un baremo bastante más objetivo que una lista de premios, sobre todo si proceden de universidades diversas y de profesores no conectados entre sí. Pero a mi Leopoldo, en sus viejos libros, me gustaría aunque escribiera para él y se hubiera dejado un manuscrito en un café. Fantasías que tiene una...

Un saludo

Anónima dijo...

Yo es que soy menos sutil, Ander. No puedo contemplar la belleza y no unirme a ella.

Pero para nada eres un tontorrón. Cada uno somos como somos.

Besis

Anónimo dijo...

El hecho de que el nuevo Babelia no nos guste parece un claro signo de que a la mayoría de lectores les gustará. En otras palabras, lo que para nosotros está mal, para ellos y para su mayoría de lectores, es un acierto y un éxito.

Desde aquí me apunto a que hagáis contracrítica al diario ABC, que en estos momentos tiene un suplemento cultural bastante más interesante que Babelia.

anónima7 dijo...

Estoy de acuerdo con lo de ABC.
Por otro lado, ¿habéis visto ya El Cultural? Yo lo miro en la red, y aún no puedo creerme que haya CUATRO cosas de poesía!

I am mo, anó-ni-mo- dijo...

hola a todos

mi nombre es juan. os sigo desde hace tiempo con inmenso placer. sois el soporte crítico más fiable que conozco para acercarme a la poesía española contemporánea y sois también los responsables de que comenzase a leer babelia y el cultural. esto puede resultar paradójico, pero tiene su explicación: desde hace años yo leo únicamente el suplemento cultural del ABC. cuando comencé a interesarme por los suplementos culturales de nuestra (m)amada patria compré babelia y el cultural, los leí con detenimiento (casi todo en mi vida lo hago con detenimiento) y decidí abandonarlos. luego llegásteis vosotros, y con vosotros volvieron vuestros suplementos, cuyo único sentido defendible hoy es el de serviros como lanzadera discursiva.

os escribo por una cosa muy simple : sólo para deciros que me adhiero con vehemencia a la propuesta que he leído en varios comentarios de añadir la contracrítica del ABC a vuestras páginas. entiendo que tal vez sería demasiada carga de trabajo para vosotros. lo que hacéis es de agradecer como se agradece un don, porque eso es, en puridad, este blog. y sin embargo os propondría que os planteaséis tranquilamente la reforma.

¡ adelante la columna poética !

un beso.