sábado, 17 de noviembre de 2007

El Cultural, Tercera Semana de Noviembre, 2007. José Antonio Muñoz Rojas

Hola a tod@s.

Esta semana El Cultural viene más modesto, con una sola reseña de poesía.

En el apartado previo que solemos analizar, Juan Palomo (JP) no dice nada esta vez sobre el mundo poético, y la verdad es que se hace aburrida su columna dedicándole todo un párrafo a esa escritora prescindible llamada Lucía Etxebarría. Por otra parte, tenemos la sensación de que haga lo que haga Visor, JP nunca dirá ni mú. ¿Autocensura o censura sin más?.

La defensa numantina que hace Luis María Anson de Cebrián más bien parece una defensa a la entrada que tuvieron tanto él como Cebrián en la Academia, algo sobre lo que JP tampoco dijo nada en su día. Claro, todo fue un proceso perfectamente transparente, en el que, como de nadie es sabido, fueron los propios periodistas los que a través de sus órganos colegiales presentaron los dos mejores candidatos. Ah, ¿qué no fue así?. Lástima. Quizás además de proponer medidas para mejorar el Cervantes habría que mirar también las actitudes propias, señor Anson. Y su columna tiene ese aire de excusatio non petita...

En lo único que estamos de acuerdo con usted es que El País tiene una linea editorial, sobre todo en lo económico, de derechas. Pero eso ya lo dijimos. ¿Y en qué lado del espectro político deja esto a su querido El Mundo?.

Y para terminar, si hablamos de farsas, como usted dijo del premio Cervantes, ¿no fue también su querida transición una inmejorable representación teatral?.

En fin, dejemos la política y disculpas por este paréntesis.

Esta semana tenemos sólo una crítica de poesía. Se trata del libro de José Antonio Muñoz Rojas "Las Sombras". Edita Pre-Textos. La crítica la realiza Francisco Díaz de Castro.

Francisco, que sepamos, publicó un poemario, "La canción del presente", en Pre-Textos. Nuestra nota sobre objetividad:

Objetividad a priori del crítico en este caso según nuestra opinión: 4 / 10

La crítica, por otra parte, detallada y con valor añadido, es buena, señor de Castro.

Nuestra objetividad, por otra parte, se ve afectada ya que nos cuesta valorar a una persona que lleva tantísimos años escribiendo poesía y que tiene una edad tan avanzada. En otras palabras, seremos moderados.

Así que el señor Muñoz Rojas, por supuesto, tiene todo nuestro respeto y admiración por una vida dedicada en buena parte a la poesía, también a la prosa, indepedientemente de que como poeta, a este modesto colectivo, su poesía no le guste especialmente. Ya hemos hablado en otras ocasiones de la poesía de la generación del 36, una generación que ha tenido la desgracia de caer en medio de dos generaciones mucho más brillantes como la del 27 y la del 50. La poesía de José Antonio es preciosista, bella, esteticista, neorenacentista, y ha ido centrándose cada vez más en el interior del hombre sin olvidar su lado más horaciano, su vínculo con el campo.

El libro que nos presenta esta vez por Pre-Textos, que ha recuperado una parte importante del legado literario de este poeta, es un libro que algunos considerarán de prosa poética y otros de prosa simplemente. A nosotros, dependiendo del poema, nos parece una cosa u otra. El mayor mérito del libro es su capacidad para transmitirnos emociones, lo cual no es desdeñable, ni mucho menos. Por el lado negativo, se nos hace algo reiterado la insistencia sobre el concepto sombra expresado de una y mil manera, así como la falta de riesgo poético en fondo y forma, y, quizás, la falta de originalidad. Da la sensación de que hemos leído antes el libro, aunque no lo hayamos hecho. Y así cuando se llega al antepenúltimo poema del libro, con un título que parece cerrar el libro, los dos poemas restantes cuesta terminarlos. A destacar también que buena parte de estos poemas en prosa, o prosa, ya habían sido publicados con anterioridad.

En conclusión, un libro para amantes fieles de la poesía de José Antonio, que gustará también a aquellas personas a quienes les apetezca leer poesía sencilla, esteticista, sin pretensiones, y emotiva.

Valoración del libro Las Sombras: 6 / 10

15 comentarios:

Anónimo dijo...

¿A lo mejor los silencios de Juan Palomo sobre Visor tienen que ver con que el señor Anson, presidente de El Cultural, ha sido jurado del premio entre premios, del magnífico, ilustre, mejor galardón del Planeta, premio internacional de poesía Loewe?. En más de una ocasión, por cierto.

Y también ha sido jurado del Gil de Biedma más de una vez. ¿De qué editorial es este premio?. Coño, de Visor también. Señores amantes de las casualidades, esto sí que es una casualidad.

Asi que no se preocupen que no verán una sola mala crítica de Juan Palomo contra Visor, ni una mala reseña, ni nada que se le parezca, en El Cultural.

¿Como afecta esto a su código deontológico de suplementos culturales?. ¿Cuantos artículos se infringen?.

Y cierro este breve comentario con una palabras de este señor en un artículo que se llamaba "La comercialización de la novela", publicado en 2006 en El Cultural, y en el que textualmente decía:

"Algunos editores, sobre todo de poesía, como Chus Visor, tienen conciencia clara de lo que significa la literatura en la sociedad y se esfuerzan por no golpear a la república de las letras como están haciendo, y con saña, tantos comerciantes a los que no preocupa otra cosa que las ventas, el dividendo y la plusvalía."

Ahora es cuando suenan las risas y no son enlatadas.

Con estos hechos, hay que tener un par para criticar el Cervantes. O lo que sea, don Luis María.

Mar dijo...

Interesante información, anónimo. Ahora se entienden mejor muchas cosas.

La verdad nos hará libres, pero también cabrea, ¿no?.

Por cierto, que don Luis también estuvo en el jurado del Reina Sofía que premió a Muñoz Rojas. No digo que no lo mereciera, que a mi su poesía sí me gusta y era justo premio a toda una carrera (no tanto el nacional que le dieron). Pero es que el libro reseñado ya había sido publicado casi en su totalidad en otros libros, y su interés editorial me parece pequeño respecto a otros libros que hay ahora en el mercado.

Montse dijo...

Las cosas del campo es un libro excelente de este poeta y narrador. Esto que ha sacado pre-textos no tiene demasiado interés, pero todos aquellos que lean Las cosas del campo quedarán maravillados para siempre. Es un libro de prosa, pero de una prosa maravillosamente poética sin ser prosa poética.

Lo del nacional por Objetos Perdidos yo creo que fue una especie de premio honorífico a una generación, lo cual no es su cometido. Para eso, como habéis comentado, ya está el Cervantes, el Reina Sofía, el nacional de literatura o el Príncipe de Asturias.

Leer Las Cosas del Campo. Os encantará.

Postdata: Ayyy Luis María. Como te gustan los jurados, hijo.

Anónimo dijo...

Siento discrepar con el tono general condescendiente de esta entrada. La poesía de este Muñoz Rojas no es ni ni de lejos la mejor de su generación, que tiene en Rafael Morales o Rafael Montesinos mejores y más brillantes representantes. Es una poesía menor. En lo único que ha aventajado Muñoz Rojas al resto de miembros de su generación es en la longevidad. De ahí que se haya llevado los premios que otros, si hubieran vivido más, habrían recogido. Es lo mismo que pasó con Vicente Aleixandre. Le dieron el Nobel no a él sino a la generación del 27, muertos la mayoría muy jovenes. Pero no era tampoco, ni de lejos, el mejor de su generación. Eso sí, mejor que Alberti, aunque eso no sea muy difícil.

Creo que hay que hablar un poco más claro y dejarnos de tanto lenguaje políticamente correcto.

Anónima dijo...

Anónimo, sin querer entrar en conflicto, creo que te pasas un poco. Entras en ese tono tan preocupante y villeniano de poesía mayor o menor, sin que se sepa realmente cuáles son los criterios objetivos que sitúan a un poeta en una u otra línea. El que te gusten los dos rafaeles es una cosa, pero de ahí a considerar a un poeta "menor" como si esto fuera un sistema de castas y aristocracias hay un mundo.

Creo que respetar a las personas y utilizar un lenguaje moderado permite decir lo mismo y evita caer en las descalificaciones absurdas e indemostrables.

Vivir la poesía creo que es otra cosa.

Un saludo cordial.

Addison de Witt dijo...

Hola a todo el mundo.

Fin de semana de manis antifascistas por toda España. Y salvo en un sitio, ni un plato roto. Mientras, una familia sigue llorando a un chaval de 16 años...

Al primer anónimo. Lo que cuentas, en su mayor parte, son hechos. Las relaciones entre los mismos y sus consecuencias son una buena pregunta. Mira, como JP tiene blog y de momento o nadie le escribe o nadie pasa el filtro, vamos a poner un mensaje a la vez aquí y en su blog para ver si hay o no censura. Y de paso saber si contesta.

Mar, más razón que una santa. Y sí Montse, el libro que comentas es un libro especial y obligatorio. No era la reseña que se hacía pero está bien que recordéis buenos libros por si alguien no los conoce. Gracias.

"Anonimo debajo de Montse", puedes discrepar cuanto quieras con nosotros. En cualquier caso, no vamos a endurecer nuestro lenguaje como forma de llegar a una verdad más pura, si es que eso existe. Vamos a seguir igual. Pero tienes estos foros para decir lo que creas conveniente. Y sí anónima, estamos de acuerdo en que esa distinción de poesía mayor o menor, muy villeniana a pesar de que no le favorece mucho, es tan absurda como insultar a un poeta con el adjetivo de poetastro porque no nos gusta su poesía. Primero, a lo mejor somos nosotros los que tenemos el gusto trastornado y el tiempo da a veces unas sorpresas que no hace falta ni contar.

Al anónimo que insulta a dos hijos de poetas mencionados en este foro, ya sabes que no se publican insultos de ningún tipo, sean relacionados con el foro o sea, como en tu caso, sin tener ninguna relación con lo que se habla. Como penitencia te mandamos a que vayas a hacer el amor en este mismo instante. Y después a que lo sigas haciendo.

Besos chicos. Babelia saldrá calculamos que el martes. Sobre la respuesta o no de JP, ya os comentaremos.

Besos a todos

Anónimo dijo...

Soy el anónimo censurado por maleducado.
Simplemente os quería comentar lo mismo que en el mensaje anterior, pero sin meterme con los hijos de Rafael Montesinos y de Rafael Morales, grandes tipos ambos.
Me parece que vuestras críticas pierden "objetividad" por estar ocultas tras la máscara de Addison.
Obviando el tema de la objetividad, o introduciendo el mucho más moderno "punto de vista", me parece paradójico que critiquéis la biografía del críticos y firméis como "colectivo", eufemismo de máscara.
Valoro vuestras opiniones, me encantan algunas, otras me parecen chismes de gente del mundillo -aquí todo el mundo se conoce... no se puede culpar a nadie de haber publicado en Hiperión, por ejemplo, pero eso son otras historias...- y no quiero que os lo toméis como una crítica al concepto de vuestra web.
Pero entráis en grave contradicción -grave porque no estimula- de censor: mirar la paja en el ojo ajeno. Vamos, que no sabemos nada de vosotros... y eso huele a chamusquina. ¿Tan dramático sería que os desenmascararais? ¿Os echarían de algún suplemento?

Addison de Witt dijo...

Hola anónimo,

Gracias por eliminar tus insultos. Por el tono de tu comentario nos tememos que no has realizado tu penitencia. Tú te lo pierdes.

El tema que comentas ha sido comentado largo y tendido en este foro en varias ocasiones, la última coincidiendo con un comentario de Ben Clark. Lo puedes consultar si lo crees conveniente. Así que nos vas a permitir que no nos repitamos sobre las razones para firmar como colectivo.

Tratamos de autovalorar nuestra propia objetividad desde hace tiempo. No es la solución perfecta. Pero es un avance.

No estamos de acuerdo en tu definición de eufemismo. Pero entendemos que algunos no lo comprendáis. Respetamos, por supuesto, tu opinión pero no la compartimos.

En realidad no recordamos haber puesto chismes. Sabemos muchos y aumentarían enormemente la audiencia pero no es el propósito de este blog. Los detalles biográficos que se dan sirven o bien para valorar la objetividad de los críticos en casos concretos o para valorar determinados premios.

Nos gusta Hiperión y jamás culparíamos a nadie por publicar en la editorial de Jesús Munárriz. Hay poetas que nos encantan y que publican en Hiperión. Algunos incluso son amigos y, cosas de las máscaras, a lo mejor alguien de aquí ha publicado en esa editorial. A lo mejor. Jesús sabe bastante de poesía, lo cual no se puede decir de otros editores. Lo único que no nos gusta de su editorial son sus premios, y las casualidades que se producen en ellos. Pero publican a mucha gente que no se lleva premios. Y algunos premiados, por supuesto, son buenos, independientemente de que nos disguste el procedimiento del premio.

Miramos la paja en el ojo ajeno y seguro que tenemos unas cuantas en el nuestro, anónimo. Seguro. Lo hemos dicho otras veces. No somos perfectos.

Y sí, sería dramático. Está escrito en el apocalipsis de San Juan y posteriormente por Nostradamus que cuando los cincos enmascarados se quiten sus máscaras, el anticristo bajara a la tierra en forma de actor de películas de serie indefinible venido a político. Terrible.

En serio, nada es dramático. Y no, no nos echarían de ningún suplemento, mal pensado. Como no nos lees, no te acordarás de lo de la oferta recibida para participar en uno. Somos masocas y preferimos pagar nosotros los libros. La ventaja es que los autores no nos dan un coñazo. Y esa sí que es una gran ventaja, ¿verdad anónimo?.

Haz tu penitencia, venga.

Anónimo dijo...

Esa sí que es buena: "Tratamos de autovalorar nuestra propia objetividad desde hace tiempo. No es la solución perfecta. Pero es un avance." Esa es la habitual justificación de Occidente en su lucha contra la barbarie... Pero bueno, allá vosotros.
Y no, no he hecho la penitencia por falta de tiempo, pero tomo nota.

anonimito dijo...

Me encanta la penitencia impuesta y aunque no me toque la haré encantado.

Munárriz sabrá mucho de poesía, pero se negó a publicar un libro alegando que "los nombres extranjeros no venden". Sorpresa: años después ese nombre extranjero fue premio nacional de poesía, y su obra se estudia en universidades de otros países y parece ser más valorada en Alemania o Estados Unidos que aquí. Un buen olfato, sí señor.

También quería añadir algo a la respuesta que Anónima brinda a Anónimo. En concreto, sobre este párrafo: "Creo que respetar a las personas y utilizar un lenguaje moderado permite decir lo mismo y evita caer en las descalificaciones absurdas e indemostrables". Totalmente de acuerdo, pero anónimo tampoco ha insultado, se limita a discrepar. Cosas mucho más duras se han leído en este blog y nadie ha hecho una defensa numantina del respeto a ultranza. Así que pediría respeto, sí, pero para todos, no sólo exigirlo a quien discrepa de nuestros gustos.

Y gracias por el blog, es un gran trabajo el que hacéis.

Anónima dijo...

Anonimito,

Me fastidia que te hayas puesto ese nick, porque despierta en mi un lado maternal que odioooooo.

No vale decir el pecado y no el pecador. Porfa, ¿quién fue?. ¿Chantal?. ¿Pero si Munárriz comenzó publicando traducciones, no?. Explícanos un poco, anda. Vaya, si es Chantal, menuda putada, con perdón.

Bueno, de acuerdo que anónimo no ha insultado, por cierto que podríamos utilizar otro nick que no fuera anónimo, pero hablar de poetas mayores o menores me parece una forma de desprecio. ¿Quién tiene la regla? A una tía nunca se le hubiera ocurrido esa clasificación. Estáis obsesionados con el tamaño, hermanos.

No sé si estarás de acuerdo, anonimito. Qué cosita, madre.

Bueno, que me quito ya la falsa fachada de mami y aprovechando que está el día fatal, habrá que hacer caso a las penitencias wittianas.

Besos

anonimito dijo...

Me puse anonimito porque soy un anonimo pequenito, chiquitín, jeje.

En efecto, fue a Chantal a quien rechazaron publicar ahí de plano, por esa razón, sin molestarse ni en ver si el libro merecía la pena (creo fue Hainuwele, me disculparéis que no cite a mi fuente, fidedigna, y no es la autora). Además, me consta que otras editoriales han rechazado también sus textos ensayísticos o diarísticos.

Lo he releído y pensado y tienes razón, anónima: la verdad es que lo de poetas mayores y menores parece un prejuicio de la testosterona o la virilidad mal entendida. No comulgo para nada con esa división tan simplista.

Un abrazo

Anónima dijo...

Anonimito es pequeño, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. ...:p

En serio anonimito, gracias por tu comentario. Menuda metida de pata. Se habrá tirado de la coleta más de una vez. Ainsss. Pero bueno, así es la vida. Golpea donde más duele. También ha rescatado a gente que estaba un poco olvidada, eso sí, gente con la que ya mantenía una cierta relación. En realidad creo que si mandas un inédito a Hiperión, y pasa con otras editoriales, si no te conocen, el inédito ni lo leen aunque dentro lleve la realidad y el deseo. Piensan que para eso ya tienen los premios (en donde también premian a los conocidos). Así que me alegro muchísimo porque Chantal haya roto el círculo. La pregunta es como sacar a la luz a los otros diez chantales que no han tenido tanta fortuna.

Un besi

Addison de Witt dijo...

Anónimo, como te pasas. En fin, hay queda tu comentario para la efímera posteridad. Como no has hecho tu penitencia estás castigado. Ya se nos ocurrirá algo.

Y a anónima y a anonimito casi que os vamos a buscar un chat privado, ¿no?.

Que surja el amor, aunque sea de debajo de las piedras.

Besos

Anónimo dijo...

Hola Addison,
soy anónimo.
Me refiero a que tratar de "autovalorar nuestra propia objetividad" es lo que se llama subjetividad... Algo que no permitís a los críticos criticados.

Ha vuelto mi novia y no podría llamar pnitencia a lo que hemos hecho.

Haya amor.