viernes, 2 de noviembre de 2007

Contracrítica de El Cultural, primera semana noviembre 2007. Crítica

Si la semana pasada nos sorprendió la portada de Babelia con un ensayo de anuncio de Springfield, esta semana nos sorprende El Cultural con una portada que, hemos de decir, ha gustado tanto a nuestro equipo femenino como al masculino, que somos muy raros, independientemente de que creíamos que era un catálogo porno que acompañaba al diario.

Desgraciadamente la noticia no se ha confirmado, y el interior traía lo mismo de siempre. En otra palabras, a partir de la portada, todo fue cuesta abajo. Literalmente en algunos casos.

Nuestro compadre de máscara, Juan Palomo, nos trae buenas noticias. Parece que se va a reformar el proceso que lleva a la concesión del Cervantes, aunque este año no tocará. Esperemos que la despolitización del premio no traiga consigo males mayores. Dice que este año toca poeta del otro lado del charco. Veremos.

Como sabemos de buena tinta que en el ministerio nos leen, pues bueno, creemos que entre todos los que hacemos y contribuimos a este blog hemos puesto un pequeñito grano de arena para este cambio, que insistimos, esperamos que sea para mejor. Ya que estamos, no estaría de más cambiar un poco el procedimiento del Nacional para mejorar, si cabe, su transparencia. Así que, queridos amigos del Ministerio, en unos días recibiréis una sugerencia de procedimiento especialmente preparado para el Nacional. Por si os pudiéramos dar alguna idea.

Respecto a la poesía, hay un artículo de Leopoldo María Panero sobre la exposición de Rimbaud en la Casa Encendida, Madrid. En nuestra modestísima opinión, Leopoldo es el poeta con mayor talento de la generación del 70 con una cierta diferencia con respecto a sus compañeros de generación. Ese talento lo supo aprovechar muy bien hasta quizás Poemas del Manicomio de Mondragón, y a partir de ahí, sinceramente pensamos que el nivel de Leopoldo ha bajado mucho.

Por otra parte, llamar a Leopoldo poeta maldito es un calificativo fácil pero en el que no estamos precisamente de acuerdo. Leopoldo está bastante más cuerdo que muchos otros poetas que sufren en silencio y callados el martirio de la enfermedad mental. Hay una parte de Leopoldo que es real y otro que es personaje. Hablar con él es muy divertido porque es un tío lo suficientemente inteligente como para cambiar de uno a otro sin que apenas se perciba. Pero los poetas malditos no han tenido el éxito en vida de Leopoldo, ni la familia de Leopoldo, ni sus amistades, señores periodistas. Y unos cuantos han pasado por la cárcel, y no precisamente por tráfico de droga. Así que dejen de usar adjetivos fáciles de primero de periodismo, porque no los necesita, y hablemos de Leopoldo María como lo que representa ya para la historia de la poesía del siglo XX: un extraordinario poeta.

La crítica de esta semana es del libro "Casa en construcción", de José Manuel Benítez Ariza. Edita Renacimiento y prologa Felipe Benítez Reyes. La crítica la realiza Francisco Díaz de Castro. En este caso hay dos hechos que afectan a la objetividad teórica de la reseña. Por una parte José Manuel es crítico de El Cultural, no de poesía, y por otra Francisco Díaz de Castro ha publicado en Renacimiento.

Objetividad a priori y teórica de la reseña crítica en nuestra opinión: 3 /10

Por lo que se refiere a nuestra objetividad, tampoco es muy elevada. Por una parte el prologuista no es el poeta que más simpatías nos produce, y por otra pensamos que El Cultural tiene otros críticos sin relación con Renacimiento para realizar esta crítica, ¿no?. Al margen de que incluso puedan encontrarse libros más interesantes para reseñar, ya que sólo se reseña uno. Un paso atrás para El Cultural. Con lo bien que ibais. Volvemos a las andadas.

Nuestra objetividad en este caso: 3 / 10

Y como ponernos una nota mala debería servir para tratar de ser objetivos y realizar penitencia, recordar nuestra educación "maldita" en colegios de curas y monjas, vamos a intentar serlo. La crítica de Francisco es correcta. Entendemos que cuando dice que cierta clase de poesía del poeta es preferible que otra, quizás quiera decir que una parte no le gusta y la otra le gusta más. Pero es sólo una posibilidad.

José Manuel escribe bien. Incluso nos atreveríamos a decir que es un buen narrador. Se le nota mucho su experiencia de traductor de clásicos de narrativa y su propia labor como novelista. Como poeta, sólo nos gusta cuando adopta un cierto tono reflexivo. Y cuando hace uso de sus sentidos sensoriales. Pero sus descripciones, sus enumeraciones, sus largas frases, sus narraciones, carecen de la emoción lírica que debe tener un poema. En el mejor de los casos entretienen y en algunos otros aburren bastante. Uno puede ser frío, como parece que le achacan al autor, y aún así, que su frialdad se nos transmita y nos logre conmover precisamente por distinta. Pero José Manuel no transmite su supuesta frialdad. Narra bien, pero para nosotros, como poeta, no es interesante. Sus poemas, en nuestra modesta opinión, nos parecen más relatos cortos, puestos en líneas versiculares, que versos. Algo que comparte con algunos poetas de su generación muy conocidos.

Valoración del libro "Casa en construcción": 5 / 10

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Vaya como están los suplementos. Entre las fotografías y las apasionantes reseñas de los no menos apasionantes libros, no sé con que quedarme.

Quizás con una buena biblioteca.

La estrategia es: matarnos de aburrimiento

Luis dijo...

Acabo de leer una entrevista de Federico Silva, en la que dice cosas que están muy relacionadas con lo que comentáis en esta reseña, y habéis comentado otras veces:

"...la poesía denominada de la experiencia es una poesía que no le llega a la semejante que se puede hacer en Hispanoamérica, es una triste poesía de experiencias intrascendentes e irrelevantes. Seguramente, parte de una valoración excesiva de la poesía que se hizo en el siglo XVIII y del prosaísmo llevado al extremo."

Luego también coincide con vosotros en referencia a la crítica literaria: "Desgraciadamente, la mayoría de los críticos actuales se dedican a ser reseñistas, a hacer brindis por la salida de un nuevo libro. Los teóricos y los profesores universitarios no se atreven con las últimas creaciones porque es muy arriesgado, en particular con las obras de los autores más jóvenes que están en desarrollo."

Y luego, por aquello de la polémica, dejo esta perla, en referencia a quienes no practican la poesía de la experiencia: "La poesía española está bastante despistada, desnortada. Los que practican la hinchazón expresiva, los que pretenden ser seguidores de Valente han llegado al onanismo literario, al mensaje cero. Es una poesía que se basta a sí misma y que no conmueve. Aunque siempre es preferible Valente que sus seguidores."

Silvia dijo...

Pues el canon que propone Silva para el último tercio de siglo tampoco es que sea muy vanguardista y para echar cohetes. Eso sí, alguno amigo suyo, hay.

Lo demás, puedo estar bastante de acuerdo, aunque no creo que Chantal u Olvido sean seguidoras ciegas de Valente.

Ander dijo...

Lo del mensaje cero y no conmover me parecen generalizaciones excesivas, igual que hablar de "seguidores de Valente", otra etiqueta cajón de sastre que más que otra cosa demuestra pereza intelectual. Siempre hay quien trata de encorsetar las voces originales en filiaciones exasperantes o genealogías inverosímiles, así es más fácil "domesticar" lo diferente y tornarlo inocuo, en lugar de reconocer su singularidad y tratar de entenderlo. Se opta por ningunear. La verdad es que hay poetas buenísimos y que conmueven, con un lenguaje nuevo y ajeno a la retórica del posromanticismo. Pero siempre habrá quien enarbole la alharaca tremendista del fin de todo: la falta de emoción, el mensaje cero. Habría que preguntarle a este señor si un Paul Celan, un Henri Michaux, una Ingeborg Bachmann o un Beckett (que escribió poesía) también están faltos de emoción y no dicen nada... o a lo mejor, como estos autores están en el canon y los otros no, hay un distinto rasero para medir su singularidad, vete a saber...

Saludos

Anónimo dijo...

¿Podría alguien indicarme dónde encontrar la entrevista de Federico Silva? Enlace web o la publicación en papel. Muchas gracias.

Un internauta dijo...

"La poesía española después de la generación del 27 no es auténtica, aunque hay excepciones muy honrosas, como Gil de Biedma, Ángel González, José Agustín Goytisolo, José Hierro, Félix Grande, Jaime Siles, Ory, Guillermo Carnero o Jenaro Talens" Con esto creo que está todo dicho.

Por cierto, que Federico Silva no cita a ninguna mujer. Le deben de dar miedo... Yo soy hombre y estas simplificaciones, poéticas y sexistas, me parecen insólitas.
Saludos.

Anónimo dijo...

http://www.abc.es/20071103/canarias-
canarias/poesia-espanola-esta-
bastante_200711030252.html

O teclea en google: federico silva valente

Te saldrá como el segundo resultado, del ABC de Canarias.

Anónima dijo...

Y digo yo, si tan alta ética exige El Cultural para el premio Cervantes, y critica además otros premios. ¿Tan elevada autoridad moral no le lleva a pensar por un momento en los dos argumentos que dais para darle una baja nota a la objetividad de esa reseña?.

quid autem vides festucam in oculo fratris tui et trabem in oculo tuo non vides

Addison de Witt dijo...

Antes que nada, Luis, gracias por animar un poco la sección comentarios.

El canon que establece Silva tampoco nos parece especialmente brillante y vanguardista, desde luego. Gil de Biedma, aunque comparta código genético con Espe, sí es desde luego una excepción más que honrosa. Y el Felix de hace unos años, el canalla, también lo es, aunque ya en un escalón algo inferior. El resto, a nosotros, no nos interesa especialmente. Y los varios premios Loewe que menciona, por favor, que nos explique qué diablos tienen que ver con la poesía hispanoamericana que tanto le gustan.

Estamos de acuerdo en lo que dice sobre la poesía de la experiencia, entre otras cosas porque ya lo habíamos dicho nosotros. Exceso narrativo, falta de vigor lírico, experiencias aburridas e intrascendentes. Algo de ello tiene el libro reseñado en este comentario.

Sobre lo que dice de Valente, no lo terminamos de entender. Primero, Valente es un poeta muy difícil de imitar por su originalidad y estilo. Segundo, Valente tenía bastante mala leche, por lo que no tenía una gran legión de seguidores. Y tercero, ¿podría aclarar quienes son esos seguidores de Valente que practican el onanismo literario y el mensaje cero?. No se puede tirar la piedra a la muchedumbre. Sea usted más específico, señor Silva.

Por cierto que Valente podría ser el mejor poeta de la generación del 50. Tampoco es mala influencia.

Y por último, estamos de acuerdo en que parte de la poesía española, usted habla en general, está desnortada. Pero creemos que es la poesía que usted lee. Salgase un poco del oficialismo, de los loewes y de todo eso y quizás se encuentre con sorpresas casi tan agradables como la poesía latinoamericana.

(Nos encanta Michaux, Ander).

Abrazos a todos y muchas gracias por participar.

unomismo dijo...

Hola, me gustarñia mucho que nombráseis a algunos de vuestros favoritos de los poetas sudamericanos que os gustan. Pero sobre todo me encantaría que me pudieseis decir qué libro debo leer de Leopoldo María, si hay alguna antología que merezca la pena o qué poemas debo leer. Hasta ahora sólo he leído cosas malas, pero son sobre todo recientes. Muchas gracias.